Méxi­co. «Decre­to» pre­si­den­cial no prohí­be el gli­fo­sa­to ni el maíz tran­sǵe­ni­co, advier­te Red en Defen­sa del Maíz

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de febre­ro de 2021

El «decre­to» pre­si­den­cial publi­ca­do el 31 de diciem­bre en el Dia­rio Ofi­cial de la Fede­ra­ción «no prohí­be el gli­fo­sa­to ni el maíz gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do» y, por el con­tra­rio, abre un amplio espa­cio de «dis­cre­cio­na­li­dad» y de ambi­güe­dad sobre las accio­nes para erra­di­car su uso, seña­ló la Red en Defen­sa del Maíz.

«Leyen­do el docu­men­to no pode­mos dejar de pen­sar que pare­ce más un memo­rán­dum interno que un decre­to pre­si­den­cial», indi­có la Red, que cir­ti­có que no apa­rez­ca en el tex­to la noción de que se prohi­be el gli­fo­sa­to o el maíz transgénico.

«Si real­men­te se quie­re prohi­bir el maíz gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do y el gli­fo­sa­to, la nor­ma debe ser cla­ra, bre­ve y explí­ci­ta prohi­bien­do su uti­li­za­ción», añadió.

Por otra par­te, la Red aler­tó que la creen­cia de que el decre­to prohi­be el uso del agro­tó­xi­co y la siem­bra del maíz gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do pue­de pro­vo­car la des­mo­vi­li­za­ción de las comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes que han lucha­do por la defen­sa del terri­to­ro­rio, las semi­llas nati­vas, la salud y la sobe­ra­nía alimentaria.

Final­men­te, seña­ló que a la par de la esca­la­da agro­in­dus­trial en el cam­po mexi­cano «suce­si­vos gobier­nos, inclu­yen­do éste, se han empe­ña­do en una gue­rra con­tra la agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na y todo lo que sig­ni­fi­que una agri­cul­tu­ra inde­pen­dien­te», por lo que remar­có la nece­si­dad de hacer fren­te a la agro­in­dus­tria y rei­vin­di­car la lucha por la agro­eco­lo­gía y la sobe­ra­nía alimentaria.

A con­ti­nua­ción el comu­ni­ca­do completo:

2 de febre­ro, día de la Can­de­la­ria, día de la ben­di­ción de las semi­llas 2021

Comu­ni­ca­do de la Red en Defen­sa del Maíz ante el “decre­to” publi­ca­do en el Dia­rio Ofi­cial de la Fede­ra­ción el 31 de diciem­bre de 2020

Ante la emi­sión de este docu­men­to, que abor­da dos asun­tos en un mis­mos espa­cio (el gli­fo­sa­to y de pasa­da el maíz gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do), en la Red en Defen­sa del Maíz deci­di­mos abrir un tiem­po para ana­li­zar colec­ti­va­men­te y con­si­de­rar los tér­mi­nos y el con­tex­to en que se for­mu­ló, pues de inme­dia­to lo reto­ma­ron muchas per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes liga­das al ámbi­to de la defen­sa de la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y del ambien­te, al igual que los medios, sor­pren­di­dos, supo­nien­do que Méxi­co sí había “prohi­bi­do” el gli­fo­sa­to y, de paso, el maíz gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do. Con­tra­rio a lo que mucha gen­te pien­sa y aun­que por todas par­tes se diga que este docu­men­to prohí­be el gli­fo­sa­to y el maíz GM (lo que pue­de pro­vo­car la des­mo­vi­li­za­ción de las comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes que crean que estos pun­tos han sido sal­da­dos), este memo­rán­dum a las depen­den­cias de gobierno NO PROHIBE EL GLIFOSATO ni el maíz gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do. Vea­mos por qué.

1. El “decre­to” ape­la a diver­sos artícu­los e inci­sos de leyes (entre ellas la Ley Orgá­ni­ca de la Admi­nis­tra­ción Públi­ca fede­ral, la Ley Gene­ral de Salud, la Ley de Bio­se­gu­ri­dad y Orga­nis­mos Gené­ti­ca­men­te Modi­fi­ca­dos y la pro­pia Cons­ti­tu­ción fede­ral, ade­más de con­si­de­rar el Con­ve­nio de Diver­si­dad Bio­ló­gi­ca y el Pro­to­co­lo de Cartagena.

2. Con 6 artícu­los cen­tra­les y seis tran­si­to­rios, el docu­men­to decla­ra en su artícu­lo 1 que “tie­ne por obje­to esta­ble­cer las accio­nes que debe­rán rea­li­zar las depen­den­cias y enti­da­des de la Admi­nis­tra­ción Públi­ca para sus­ti­tuir gra­dual­men­te el uso, adqui­si­ción, pro­mo­ción e impor­ta­ción de la sus­tan­cia quí­mi­ca deno­mi­na­da gli­fo­sa­to” y de los agro­quí­mi­cos que lo con­tie­nen “como ingre­dien­te acti­vo”. Se esta­ble­ce un perio­do de tran­si­ción al 31 de enero de 2024 “para lograr la sus­ti­tu­ción total del glifosato”.

Su artícu­lo 2 “ins­tru­ye a las depen­den­cias y enti­da­des de la Admi­nis­tra­ción Públi­ca”, para que en “el ámbi­to de sus com­pe­ten­cias”, “se abs­ten­gan de adqui­rir, uti­li­zar, dis­tri­buir, pro­mo­ver e impor­tar gli­fo­sa­to o agro­quí­mi­cos que lo con­ten­gan como ingre­dien­te acti­vo, en el mar­co de pro­gra­mas públi­cos o cual­quier otra acti­vi­dad de gobierno”.

El artícu­lo 3 dice que Sader y Semar­nat “pro­mo­ve­rán e imple­men­ta­rán alter­na­ti­vas sos­te­ni­bles y cul­tu­ral­men­te ade­cua­das al uso del gli­fo­sa­to, ya sea con otros agro­quí­mi­cos de baja toxi­ci­dad”, pro­duc­tos bio­ló­gi­cos u orgá­ni­cos, “prác­ti­cas agro­eco­ló­gi­cas o uso inten­si­vo de mano de obra que resul­ten segu­ras para la salud huma­na, la diver­si­dad bio­cul­tu­ral y el ambien­te”. Conacyt, “en el ámbi­to de su com­pe­ten­cia”, coor­di­na­rá y pro­mo­ve­rá inves­ti­ga­cio­nes e inno­va­cio­nes que pudie­ran ser alter­na­ti­vas al gli­fo­sa­to, y Conacyt podrá con­vo­car a las “ins­ti­tu­cio­nes que per­te­ne­cen al sec­tor que enca­be­za” para dar “cum­pli­mien­to a esta dis­po­si­ción” pudien­do invi­tar a “gru­pos orga­ni­za­dos de pro­duc­to­res agrí­co­las, a la indus­tria de agro­quí­mi­cos, a aso­cia­cio­nes de usua­rios de agro­quí­mi­cos y a pro­duc­to­res de bio­in­su­mos o insu­mos agrí­co­las orgá­ni­cos” a par­ti­ci­par en “el dise­ño, pro­mo­ción o imple­men­ta­ción de las alter­na­ti­vas” antes mencionadas.

Según el artícu­lo 4, Conacyt “emi­ti­rá reco­men­da­cio­nes anua­les” a las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes, “que les per­mi­tan sus­ten­tar, en su caso, la can­ti­dad de gli­fo­sa­to que auto­ri­za­rán a los par­ti­cu­la­res para su importación”.

El artícu­lo 5 dice que Semar­nat, Salud, Sader y Conacyt, a más tar­dar en el pri­mer semes­tre de 2023, “pro­mo­ve­rán las refor­mas de los orde­na­mien­tos jurí­di­cos apli­ca­bles para evi­tar el uso del gli­fo­sa­to como sus­tan­cia acti­va de agro­quí­mi­cos y de maíz gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do en México”.

El artícu­lo 6 decla­ra que “con el pro­pó­si­to de con­tri­buir a la segu­ri­dad y a la sobe­ra­nía ali­men­ta­rias y como medi­da espe­cial de pro­tec­ción al maíz nati­vo, la mil­pa, las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas, el patri­mo­nio gas­tro­nó­mi­co y la salud” las auto­ri­da­des en mate­ria de bio­se­gu­ri­dad “en el ámbi­to de su com­pe­ten­cia, de con­for­mi­dad con la nor­ma­ti­va apli­ca­ble, revo­ca­rán y se abs­ten­drán de otor­gar per­mi­sos de libe­ra­ción al ambien­te de semi­llas de maíz gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do”. “Las auto­ri­da­des en mate­ria de bio­se­gu­ri­dad, en el ámbi­to de su com­pe­ten­cia, de con­for­mi­dad con la nor­ma­ti­va apli­ca­ble y con base en cri­te­rios de sufi­cien­cia en el abas­to de grano de maíz sin gli­fo­sa­to, revo­ca­rán y se abs­ten­drán de otor­gar auto­ri­za­cio­nes para el uso del grano de maíz gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do en la ali­men­ta­ción de mexi­ca­nas y mexi­ca­nos has­ta sus­ti­tuir­lo total­men­te en una fecha que no podrá ser pos­te­rior al 31 de enero de 2024”…

3. Leyen­do el docu­men­to no pode­mos dejar de pen­sar que pare­ce más un memo­rán­dum interno que un decre­to pre­si­den­cial. Un memo­rán­dum nos pide que ten­ga­mos pre­sen­tes algu­nos hechos y razo­nes, que man­ten­ga­mos el pen­dien­te, que siga­mos “tenien­do en cuen­ta una acción o deter­mi­na­do asunto”.

Un decre­to es la deci­sión, reso­lu­ción o dis­po­si­ción dic­ta­da por una auto­ri­dad. En cam­bio, este docu­men­to abre un amplio espa­cio de “dis­cre­cio­na­li­dad”, de ambi­güe­dad, pues nos dice que ocu­rri­rán algu­nas accio­nes que los fun­cio­na­rios de las depen­den­cias men­cio­na­das, como Semar­nat, Sader, la SSA, Conacyt, harán o deja­rán de hacer, se abs­ten­drán, pedi­rán apo­yos, o pro­mo­ve­rán de “con­for­mi­dad con la nor­ma­ti­vi­dad apli­ca­ble y en el ámbi­to de sus com­pe­ten­cias”. Esta­mos ante un docu­men­to que pro­po­ne una gra­dua­li­dad que implí­ci­ta­men­te se reco­no­ce sin sus­ten­to ni bases lega­les al afir­mar que se “pro­mo­ve­rán las refor­mas lega­les de los orde­na­mien­tos jurí­di­cos apli­ca­bles” a más tar­dar en el pri­mer semes­tre del 2023, según vimos en el articu­lo 5.

El memo­rán­dum pre­si­den­cial dice lo que dice y no dice lo que no quie­re decir. Y en nin­gún lado apa­re­ce la noción de que se está prohi­bien­do algo. Se hace el esfuer­zo por dar­le la vuel­ta a la prohi­bi­ción con eufe­mis­mos a modo. Todo depen­de. Inclu­so el artícu­lo tran­si­to­rio 4 acla­ra que “la inter­pre­ta­ción del pre­sen­te decre­to corres­pon­de” a las secre­ta­rías men­cio­na­das y al Conacyt, al que le con­ce­den una opi­nión pre­via, pero “en al ámbi­to de sus res­pec­ti­vas com­pe­ten­cias”. En reali­dad todo que­da rela­ti­vi­za­do en los can­da­dos que se esta­ble­cen en el pro­pio tex­to, sin que se modi­fi­quen, en lo abso­lu­to, las fun­cio­nes y facul­ta­des que en la actua­li­dad ejer­cen tales ins­tan­cias. Ni la “nor­ma­ti­vi­dad apli­ca­ble”, claro.

4. Varios abo­ga­dos han emi­ti­do la opi­nión de que este lla­ma­do decre­to tie­ne fun­da­men­tos jurí­di­cos muy ende­bles y que su pro­por­cio­na­li­dad jurí­di­ca es muy des­ven­ta­jo­sa en rela­ción con “las nor­ma­ti­vas apli­ca­bles” como la Ley de Bio­se­gu­ri­dad y Orga­nis­mos Gené­ti­ca­men­te Modi­fi­ca­dos, la Ley de Pro­duc­ción, Cer­ti­fi­ca­ción y Comer­cio de Semi­llas, la Ley de Fomen­to y Pro­tec­ción del Maíz, la Ley de Varie­da­des Vege­ta­les más los tra­ta­dos de libre comer­cio a los que ten­dría que con­fron­tar, como el T‑MEC, el TPP 11 o el TUEM.

Son tan ende­bles sus fun­da­men­tos jurí­di­cos que ni siquie­ra se escla­re­ce a qué suje­tos se diri­ge —y pese a que las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas u ori­gi­na­rias serían las ver­da­de­ras afec­ta­das o “bene­fi­cia­das” prác­ti­ca­men­te no se les men­cio­na, ni se les con­si­de­ra interlocutoras.

5. Del docu­men­to ema­na la enor­me con­fu­sión de asu­mir que la defen­sa de la agri­cul­tu­ra, de la ali­men­ta­ción, del maíz y la “auto­su­fi­cien­cia ali­men­ta­ria”, ata­ñen mera­men­te al ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal, don­de no es la gen­te impli­ca­da direc­ta­men­te la que pudie­ra deci­dir nada, y don­de tales ins­ti­tu­cio­nes sólo pue­den hacer cosas siem­pre y cuan­do no con­tra­ven­gan “la nor­ma­ti­vi­dad apli­ca­ble y el ámbi­to de su com­pe­ten­cia”, lo que le for­ja pies de barro al texto.

6. Todo lo ante­rior nos preo­cu­pa seria­men­te. Estos dos pun­tos, gli­fo­sa­to y maíz gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do, así vuel­tos feti­ches, no pue­den sub­su­mir la inte­gra­li­dad de una lucha que va des­de la defen­sa terri­to­rial, pasa por la defen­sa de las semi­llas nati­vas, defien­de la salud del entorno y bus­ca lograr una sobe­ra­nía ali­men­ta­ria como cora­zón de una auto­no­mía urgente.

7. Des­de la Red en Defen­sa del Maíz tenía­mos la expec­ta­ti­va de que se pudie­ran esta­ble­cer cri­te­rios con­cre­tos, nor­ma­ti­vas y accio­nes con­tun­den­tes para pro­te­ger la agri­cul­tu­ra a par­tir de un ver­da­de­ro plan que fre­na­ra el lace­ran­te enve­ne­na­mien­to que se sufre en regio­nes del país don­de los nive­les de agro­quí­mi­cos son tales que el 100% de mues­tras de ori­na que se toma­ron en niños en edad esco­lar resul­ta posi­ti­va para gli­fo­sa­to, y don­de hay enfer­me­da­des gra­ves y colec­ti­vas que sólo se expli­can debi­das al enve­ne­na­mien­to agro­in­dus­trial. Sufri­mos sue­los degra­da­dos, con­ta­mi­na­ción de acuí­fe­ros, pér­di­da de la bio­di­ver­si­dad agrí­co­la, una con­ta­mi­na­ción trans­gé­ni­ca del maíz nati­vo que sigue intac­ta, quie­bra de la eco­no­mía rural, migra­ción labo­ral, explo­ta­ción de tra­ba­ja­do­res agrí­co­las, y enfer­me­da­des públi­cas como obe­si­dad, hiper­ten­sión, dia­be­tes, y malnu­tri­ción infan­til: crí­me­nes ambien­ta­les y socia­les que reque­ri­rían mayor con­tun­den­cia polí­ti­ca y social.

8. Si real­men­te se quie­re prohi­bir el maíz gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­do y el gli­fo­sa­to la nor­ma debe ser cla­ra, bre­ve y explí­ci­ta prohi­bien­do su utilización.

9. Ya cons­ta­ta­mos que el salien­te pre­si­den­te del Con­se­jo Nacio­nal Agro­pe­cua­rio, Bos­co de la Vega, se con­gra­tu­ló hace poco de que el gobierno fede­ral “acce­dió a reabrir éste y los siguien­tes tres años la com­pra de ese her­bi­ci­da”, una medi­da que fue toma­da por los titu­la­res de las depen­den­cias fede­ra­les en pre­sen­cia del con­se­je­ro jurí­di­co de la pre­si­den­cia, Julio Sche­rer Iba­rra. Así, se abre de nue­vo la impor­ta­ción para los gran­des com­pra­do­res, las cor­po­ra­cio­nes agro­in­dus­tria­les. Éstas segui­rán con­tan­do con gli­fo­sa­to. Mien­tras, como se pro­mue­ve que el gobierno no lo uti­li­ce en sus pro­gra­mas, son en reali­dad los peque­ños pro­duc­to­res, los cam­pe­si­nos a quie­nes se les han devas­ta­do sus sue­los tras años de Revo­lu­ción Ver­de, quie­nes no ten­drán cómo hacer los pasos gra­dua­les para lim­piar sus cam­pos por ahí de 2024. Se verán arrin­co­na­dos de inmediato.

10. Nues­tro país, y la pobla­ción tan diver­sa que lo con­for­ma­mos, mere­ce­mos que las accio­nes guber­na­men­ta­les vayan al fon­do del asun­to: nos urge un cam­bio radi­cal que des­ar­ti­cu­le la esca­la­da agro­in­dus­trial res­pon­sa­ble de la defo­res­ta­ción, de inun­dar con agro­quí­mi­cos las regio­nes, de robar­se a miles de jóve­nes de las comu­ni­da­des para hacer­les jor­na­le­ras y jor­na­le­ros que dejan su vida en los gal­po­nes inun­da­dos de pla­gui­ci­das, con tem­pe­ra­tu­ras casi inso­por­ta­bles y un suel­do muy pre­ca­rio. Es una esca­la­da agro­in­dus­trial que pien­sa sola­men­te en divi­sas de la expor­ta­ción y no en ali­men­tos sanos para nues­tra gen­te. Mien­tras, suce­si­vos gobier­nos, inclu­yen­do éste, se han empe­ña­do en una gue­rra con­tra la agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na y todo lo que sig­ni­fi­que una agri­cul­tu­ra independiente.

Como Red en Defen­sa del Maíz, segui­re­mos rei­vin­di­can­do nues­tra agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na, la agro­eco­lo­gía como una con­cien­cia para impul­sar la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria pro­du­cien­do nues­tros pro­pios ali­men­tos con dig­ni­dad y salud. Y enten­de­mos, como tan­tas veces antes, que sólo la gen­te común —des­de nues­tras regio­nes, noso­tras, noso­tros, socie­dad civil rural y urba­na de tan­tí­si­mas comu­ni­da­des, orga­ni­za­cio­nes y redes— defen­de­mos y habre­mos de defen­der nues­tro maíz, nues­tras semi­llas nati­vas, la salud de nues­tros terri­to­rios, y man­ten­dre­mos nues­tra deci­sión de fre­nar­le el paso a los noci­vos OGM, al noci­vo gli­fo­sa­to y a los otros agro­tó­xi­cos que inun­dan nues­tros campos.

Red en Defen­sa del Maíz: Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya Múuch’ Xíin­bal. Colec­ti­vo Xa’aybej. Misio­ne­ros AC. Con­se­jo Regio­nal Indí­ge­na Maya de Baca­lar. Colec­ti­vo de Semi­llas Muuch Kanan L’inaj. U Yool Che A. C. Red Mayen­se de Guar­dia­nas y Guar­dia­nes de Semi­llas (Penín­su­la y Chia­pas). El Cam­po es Vida-Cho­cho­la. Resis­ten­cia Civil de Can­de­la­ria. Ka Kux­tal Much Meyaj, AC. Espa­cio Esta­tal en Defen­sa del Maíz Nati­vo de Oaxa­ca. Unión de Orga­ni­za­cio­nes de la Sie­rra Juá­rez de Oaxa­ca. Ser­vi­cios del Pue­blo Mixe. Ser­vi­cios para una Edu­ca­ción Alter­na­ti­va (Edu­ca, AC). Uni­ver­si­dad de la Tie­rra Oaxa­ca (Uni­tie­rra). Desa­rro­llo Agro­eco­ló­gi­co Mix­te­co (Damix, AC). ETCO-San­tia­go Tla­te­pus­co. Cen­tro Eco­ló­gi­co Mil­pa Urba­na. Comi­té de Dere­chos Huma­nos de la Sie­rra Nor­te de Vera­cruz. Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y Social de los Mexi­ca­nos Indí­ge­nas (DESMI), Cen­tro Nacio­nal de Apo­yo a Misio­nes Indí­ge­nas (Cena­mi). Comu­ni­da­des del Enla­ce de Agen­tes de Pas­to­ral y Pue­blos Indí­ge­nas EAPPI de 7 regio­nes. Aula Ver­de. Colec­ti­vo por la Auto­no­mía. Sabe­res Loca­les. Gru­po de Pro­duc­ción Orgá­ni­ca de La Cié­ne­ga, Jalis­co. Semi­llas Coli­brí. Cara­col Psi­co­so­cial, AC. Coamil Fede­ra­lis­mo. Dan­za de la palabra”-Guadalajara. Red Sur Ver­de, Jalis­co. Muje­res Comu­ni­dad, Terri­to­rio y Vida Dig­na en Jalis­co. Gru­po de Huer­tos Urba­nos y Agro­eco­ló­gi­cos El Gru­llo, Jalis­co. Tor­ti­llas Azu­les Dio­da­ta, Gua­da­la­ja­ra, Jalis­co. Comu­ni­dad de Apren­di­za­je Urbano Cam­pe­si­na de Autlán. Ixim Coope­ra­ti­va de Dise­ño. Cen­tro de Inves­ti­ga­ción y Recur­sos para el Desa­rro­llo AC. Colec­ti­vo Agro­eco­ló­gi­co Teo­cintle. Mil­pa de Can­tos, Naya­rit y Jalis­co. Cen­tro de Estu­dios para el Cam­bio en el Cam­po Mexi­cano (Cec­cam). Vía Cam­pe­si­na Méxi­co. UNORCA Michoa­cán. Gru­po ETC. GRAIN. Jose­fi­na San­tia­go San­tia­go. Mag­da­le­na Gómez. Mer­ce­des Gar­cía Lara. Edith Mora­les Sán­chez. Ale­xan­dre Beau­pré. Juan Car­los Julián Mora­les. Alfre­do Zepe­da. Sara Fran­cis­co Apo­li­nar. José Pare­des Solo­rio. Evan­ge­li­na Robles. Euti­mio Díaz. Modes­ta Gue­rra Rodrí­guez. Fer­nan­da Herre­ra Cue­vas. Susa­na Cabre­ra. Helen Juá­rez. Luz Mar­ce­la Pare­des. Lour­des Gue­va­ra. José Anto­nio Pare­des. Gru­po Semi­llas, de Colom­bia. Cen­tro Eco­ló­gi­co, Bra­sil. ANAFAE, CONROA, Hon­du­ras. Red Lati­no­ame­ri­ca­na de Muje­res Defen­so­ras de Dere­chos Socia­les y Ambien­ta­les. Colec­ti­vo de Coor­di­na­ción de Accio­nes Socio Ambien­ta­les (Colec­ti­vo CASA) – Boli­via. Red Nacio­nal de Muje­res en Defen­sa de la Madre Tie­rra (RENAMAT) – Boli­via. Obser­va­to­rio Lati­no­ame­ri­cano de Con­flic­tos Ambien­ta­les (OLCA).

FUENTE: des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *