Pue­blos Ori­gi­na­rios. For­ma­da en Cuba, una médi­ca wichí vuel­ve a su pue­blo en Argen­ti­na para aten­der casos de des­nu­tri­ción infantil

Por Emma­nuel Gen­ti­le. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de febre­ro de 2021. 

Tujuay­li­ya Gea Zamo­ra se gra­duó en la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na (ELAM) y, jun­to a otros argen­ti­nos egre­sa­dos en La Haba­na, enca­be­za un pro­gra­ma de aten­ción pri­ma­ria de salud en San­ta Vic­to­ria Este, pro­vin­cia de Salta.

Al ter­mi­nar la escue­la secun­da­ria en la ciu­dad de Embar­ca­ción, en la pro­vin­cia argen­ti­na de Sal­ta, Tujuay­li­ya Gea Zamo­ra supo que, a pesar de su fer­vo­ro­so deseo, no le sería posi­ble estu­diar una carre­ra uni­ver­si­ta­ria. Si Argen­ti­na esta­ba devas­ta­da casi por com­ple­to des­pués de la cri­sis de 2001, para una ado­les­cen­te indí­ge­na de la etnia wichí, en una región his­tó­ri­ca­men­te pos­ter­ga­da del nor­te del país, la situa­ción era extre­ma­da­men­te difícil. 

Y lo sigue sien­do. Uno de cada cin­co niños des­de recién naci­dos has­ta los cin­co años de edad pre­sen­ta pro­ble­mas de malnu­tri­ción en San­ta Vic­to­ria Este, en el lími­te con Boli­via y Para­guay, según un estu­dio rea­li­za­do entre 2018 y 2019 por la Uni­ver­si­dad de Sal­ta (UnSa). 

De hecho, des­de hace al menos diez años la muer­te de niños wichí en el Gran Cha­co argen­tino es una noti­cia que se repi­te con fre­cuen­cia, que resue­na fuer­te en todo el país pero que al poco tiem­po se olvi­da. Más allá de algún ges­to de preo­cu­pa­ción y varias pro­me­sas guber­na­men­ta­les, el défi­cit de acce­so al agua es his­tó­ri­co, el des­mon­te indis­cri­mi­na­do ha limi­ta­do los recur­sos de estas comu­ni­da­des, y la can­ti­dad de pozos no ha aumen­ta­do significativamente.

La doc­to­ra Ailén Fuen­tes, for­ma­da en la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na (Cuba), toma la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral de una madre wichí en Sal­ta, Argentina.Tujuayliya Gea Zamora

En 2003, cuan­do el sue­ño de estu­diar pare­cía inal­can­za­ble para Tujuay, su tío, tam­bién de la etnia wichí pero resi­den­te en la pro­vin­cia de Cha­co, se ente­ró que esta­ban dan­do becas en Cuba. Y a la mamá de Tujuay­li­ya se le ocu­rrió escri­bir­le una car­ta direc­ta­men­te a Fidel Cas­tro, a tra­vés del con­su­la­do. A los pocos meses sonó el telé­fono en la car­ni­ce­ría del pue­blo. Dije­ron que lla­ma­ban des­de la isla y pre­gun­ta­ban por Tujuay­li­ya, por­que en su casa no tenían línea para ubicarla. 

La pri­me­ra médi­ca wichí

Un año más tar­de, con 17 años de edad, Tujuay­li­ya se fue a vivir y a estu­diar a La Haba­na, gra­cias al apo­yo del esta­do cubano. Egre­só de la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na (ELAM) en 2010, con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra médi­ca wichí en la his­to­ria de la comunidad.

Hoy enca­be­za un Pro­gra­ma de for­ta­le­ci­mien­to de la Aten­ción Pri­ma­ria de la Salud en San­ta Vic­to­ria Este, don­de el 77 % de una pobla­ción de 13.500 habi­tan­tes es ori­gi­na­ria, prin­ci­pal­men­te de las etnias wichís, pero tam­bién cho­ro­tes, chu­lu­píes y qom. ¿El obje­ti­vo? refor­zar la arti­cu­la­ción entre el sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio de salud de la zona y las fami­lias, hacien­do visi­tas a los hoga­res, lle­van­do la aten­ción a la comu­ni­dad, y obser­van­do el entorno y otros con­di­cio­nan­tes que, muchas veces, impi­den el acce­so a un dere­cho fundamental. 

El gru­po for­mó el Equi­po Terri­to­rial Inter­cul­tu­ral del Hos­pi­tal de San­ta Vic­to­ria Este para visi­tar a las fami­lias de las comu­ni­da­des ori­gi­na­rias en el territorio.Programa de for­ta­le­ci­mien­to de la Aten­ción Pri­ma­ria de la Salud, San­ta Vic­to­ria Este

El pro­yec­to lo ideó Zamo­ra poco antes de la cua­ren­te­na por el coro­na­vi­rus, jun­to a otros médi­cos sur­gi­dos de la ELAM, que con­for­ma­ron la Agru­pa­ción de Gra­dua­dos en Cuba. Era enero de 2020 y el gober­na­dor sal­te­ño Gus­ta­vo Saenz había decre­ta­do la emer­gen­cia socio­sa­ni­ta­ria en los depar­ta­men­tos de San Mar­tín, Orán y Riva­da­via, lue­go de la muer­te de 8 niños por desnutrición.

Tujuay­li­ya Gea Zamo­ra, médi­ca wichí «Lo que me plan­teé en pri­mer lugar fue dar una devo­lu­ción de toda la for­ma­ción que yo reci­bí en Cuba. Poder tra­ba­jar por el pue­blo al que yo per­te­nez­co. El com­pro­mi­so con Cuba era ese, garan­ti­zar médi­cos y médi­cas de las comu­ni­da­des, en las comu­ni­da­des y en las fronteras».

A pesar de las difi­cul­ta­des que plan­teó la pan­de­mia a par­tir de mar­zo, Tujuay renun­ció a su tra­ba­jo en el Minis­te­rio de Desa­rro­llo y se deci­dió a via­jar: «Yo me voy a Sal­ta, qui­sie­ra que alguno de uste­des me acom­pa­ñe«, dijo a sus cole­gas a tra­vés de una video­con­fe­ren­cia por zoom. En pocas sema­nas, había una dece­na tra­ba­jan­do en el territorio.

«Nece­si­ta­ba ir para allá por­que me pare­cía que dar una entre­vis­ta, opi­nar des­de Bue­nos Aires o irme de visi­ta a ver qué ocu­rría no era la solu­ción. Lo que me plan­teé en pri­mer lugar fue dar una devo­lu­ción de toda la for­ma­ción que yo reci­bí en Cuba. Poder tra­ba­jar por el pue­blo al que yo per­te­nez­co. El com­pro­mi­so con Cuba era ese, garan­ti­zar médi­cos y médi­cas de las comu­ni­da­des, en las comu­ni­da­des y en las fron­te­ras. Es par­te de la idio­sin­cra­sia que trans­mi­te la ELAM a sus alum­nos», expli­ca esta pro­fe­sio­nal médi­ca de 34 años en diá­lo­go con RT.

Estu­vie­ron dos sema­nas tra­ba­jan­do en el terri­to­rio, habla­ron con el Minis­te­rio de Salud de la pro­vin­cia de Sal­ta, pre­sen­ta­ron el pro­yec­to y con­si­guie­ron un con­tra­to indi­vi­dual a cada médi­co para tra­ba­jar bajo el ala esta­tal, aun­que se con­for­ma­ron como equi­po de For­ta­le­ci­mien­to de Pri­mer Nivel de Aten­ción a la Salud. 

La doc­to­ra Tujuay­li­ya Gea Zamo­ra y sus cole­gas argen­ti­nos for­ma­dos en Cuba, duran­te una visi­ta en San­ta Vic­to­ria Este, Salta.Programa de for­ta­le­ci­mien­to de la Aten­ción Pri­ma­ria de la Salud, San­ta Vic­to­ria Este

El gru­po par­ti­ci­pa del esque­ma de guar­dias en el hos­pi­tal, y garan­ti­za la pre­sen­cia de tres médi­cas y médi­cos por mes en la zona. «No que­ría­mos hacer un tra­ba­jo de ONG. Nues­tro tra­ba­jo tie­ne que ver con la medi­ci­na fami­liar o de cer­ca­nía que sí fun­cio­na en Cuba, con visi­tar las comu­ni­da­des todos los días, aten­der a niños, niñas, emba­ra­za­das o a quien lo nece­si­te«, deta­lla Zamora. 

El gru­po coor­di­na con el pro­gra­ma de Aten­ción Pri­ma­ria de la Salud (APS), y jun­to a los agen­tes sani­ta­rios y el per­so­nal del Hos­pi­tal de San­ta Vic­to­ria Este con­for­ma­ron el Equi­po Terri­to­rial Inter­cul­tu­ral del Hos­pi­tal. «Vamos un médi­co de nues­tro equi­po, un enfer­me­ro, un nutri­cio­nis­ta y a veces un médi­co del hos­pi­tal de San­ta Vic­to­ria. Ellos ya venían tra­ba­ján­do­lo, hacían un esfuer­zo, pero no tenían el recur­so humano sufi­cien­te para la aten­ción médi­ca en terri­to­rio, por lo que las visi­tas en las comu­ni­da­des eran espo­rá­di­cas», ase­gu­ra Tujuay.

La impor­tan­cia del agen­te sanitario 

El Equi­po de For­ta­le­ci­mien­to tra­ba­ja ade­más en la capa­ci­ta­ción de los agen­tes terri­to­ria­les de salud y enfer­me­ros y enfer­me­ras de la comu­ni­dad. Los agen­tes sani­ta­rios son pro­mo­to­res de salud, una figu­ra his­tó­ri­ca que tomó mucha rele­van­cia a par­tir de los 90, con la epi­de­mia de cóle­ra, y que per­mi­tió que el sis­te­ma sani­ta­rio salie­ra al territorio. 

La mayo­ría de ellos son indí­ge­nas, cono­cen a las fami­lias, visi­tan las vivien­das e iden­ti­fi­can situa­cio­nes que se repor­tan al sis­te­ma sani­ta­rio. Muchos son caci­ques, o no lo son pero tie­nen algún rol de lide­raz­go for­mal o infor­mal. Inclu­so, en algu­nos casos son ele­gi­dos por las familias. 

El Equi­po de For­ta­le­ci­mien­to tra­ba­ja en la for­ma­ción de los agen­tes sanitarios.Programa de for­ta­le­ci­mien­to de la Aten­ción Pri­ma­ria de la Salud, San­ta Vic­to­ria Este

Tam­bién par­ti­ci­pan de toda estra­te­gia de pro­mo­ción pre­ven­ti­va en salud. «Es la cara del sis­te­ma sani­ta­rio ante la comu­ni­dad, y la cara de la comu­ni­dad ante el sis­te­ma sani­ta­rio», sos­tie­ne Zamo­ra. Y agre­ga que «son tra­ba­ja­do­res de la salud a los que hay que res­ca­tar, jerar­qui­zar con mejo­res sala­rios y acom­pa­ñar, por su impor­tan­cia den­tro del sis­te­ma sani­ta­rio y la medi­ci­na rural, para lograr que se den pro­ce­sos que garan­ti­cen la auto­no­mía de esta pobla­ción en cuan­to a sus deci­sio­nes de salud en la comu­ni­dad«. 

El mar­co nor­ma­ti­vo en el que se apo­ya el pro­yec­to está basa­do en tra­ta­dos inter­na­cio­na­les y en el dere­cho del pacien­te. El con­ve­nio 169 de la OIT plan­tea la con­sul­ta pre­via, libre e infor­ma­da. Toda prác­ti­ca e inter­ven­ción que se haga en terri­to­rio indí­ge­na debe ser con­sul­ta­da a las comu­ni­da­des. «Que­re­mos intro­du­cir ese con­cep­to y faci­li­tar su prác­ti­ca, acom­pa­ñan­do pro­ce­sos de empo­de­ra­mien­to en salud, por­que es su dere­cho», expli­ca la entrevistada. 

La ELAM y la medi­ci­na revolucionaria

El 15 de noviem­bre de 1999, el coman­dan­te y líder de la Revo­lu­ción cuba­na Fidel Cas­tro inau­gu­ró la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na (ELAM), una ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca de pri­mer nivel, des­ti­na­da a la for­ma­ción de médi­cos en Amé­ri­ca Lati­na, Áfri­ca y otras par­tes del mundo. 

Pero la ELAM no es cual­quier casa de estu­dios. Los alum­nos que pasan por sus aulas se gra­dúan con una impron­ta dis­tin­ti­va, mul­ti­cul­tu­ral: están pre­pa­ra­dos para tra­ba­jar en la Aten­ción Pri­ma­ria de Salud en sus regio­nes de ori­gen o en otras dife­ren­tes, siem­pre dan­do prio­ri­dad a las comu­ni­da­des con mayo­res deman­das en el orden sani­ta­rio.

Tujuay­li­ya Gea Zamo­ra, médi­ca wichí: «Nece­si­ta­mos que el Esta­do se ocu­pe de la deu­da his­tó­ri­ca que tie­ne y como tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos por él tra­ba­ja­mos en fun­ción de eso. Que­re­mos que la gen­te ten­ga acce­so a sus dere­chos, sin per­der autonomía»

En sus más de 20 años de vida, la ELAM ha for­ma­do a 30.000 médi­cos de 118 nacio­nes, muchos de los cua­les, debi­do a caren­cias eco­nó­mi­cas o difi­cul­ta­des del orden social, no hubie­ran podi­do estu­diar si no fue­ra por­que reci­bie­ron una beca de par­te de La Haba­na. Una de esas 30.000 per­so­nas es Tujuayliya.

En ple­na pan­de­mia de coro­na­vi­rus, el gru­po de médi­cos de la ELAM via­jó a Sal­ta para poner en mar­cha el proyecto.Programa de for­ta­le­ci­mien­to de la Aten­ción Pri­ma­ria de la Salud, San­ta Vic­to­ria Este

Zamo­ra des­cri­be la zona rural de San­ta Vic­to­ria Este como «el rei­no de las ONG», y aun­que reco­no­ce que vie­nen apor­tan­do y asis­tien­do a las fami­lias ori­gi­na­rias, lo cier­to es que no ha habi­do cam­bios estruc­tu­ra­les en 50 años. «Por más que sumen, la pre­sen­cia de esas orga­ni­za­cio­nes corre al Esta­do de cum­plir con una obli­ga­ción. Nece­si­ta­mos que el Esta­do se ocu­pe de la deu­da his­tó­ri­ca que tie­ne y como tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos por él, tra­ba­ja­mos en fun­ción de eso. Que­re­mos que la gen­te ten­ga acce­so a sus dere­chos, sin per­der auto­no­mía«, des­cri­be la médi­ca wichí. 

Y aña­de: «Esta­mos enca­mi­na­dos a cam­biar el modo en que se ejer­cen las polí­ti­cas públi­cas de salud. La aspi­ra­ción más gran­de que tene­mos es la de poder inter­cul­tu­ra­li­zar­la y hacer que lle­gue a todos y todas». 

La Pro­vin­cia de Sal­ta ya les avi­só que en mar­zo se ter­mi­na el dine­ro que hay dis­po­ni­ble por la cri­sis del coro­na­vi­rus, por lo que les han pedi­do que hagan un con­ve­nio con el Minis­te­rio de Salud local para sos­te­ner su esta­día ahí. Están pagan­do los bole­tos de sus bol­si­llos y aho­ra ten­drán que pelear para que les man­ten­gan los con­tra­tos y poder seguir aten­dien­do a las comunidades. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *