Pen­sa­mien­to crí­ti­co. “Los ban­cos cen­tra­les nos están con­de­nan­do al infierno»

Por Moi­sés Rome­ro. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de febre­ro de 2021.

Mani­pu­la­ción de esta­dís­ti­cas, apa­ños con­ta­bles, basu­ra deba­jo de las alfom­bras. En las Gran­des Cri­sis, como la actual, todo vale. Cuan­do vuel­va el río a su cau­ce y la nie­ve haya des­apa­re­ci­do toca­rá, tam­bién, bus­car muer­tos en el jar­dín y reha­cer esta­dís­ti­cas. Mien­tras, los ban­cos cen­tra­les nos están con­de­nan­do al infierno sin expli­car el por­qué, si hemos peca­do o no. Y si hemos peca­do, cuál es la cate­go­ría del mis­mo. Pue­de ser venial o mor­tal. Lue­go están los sie­te peca­dos capi­ta­les. En cual­quier caso, mori­re­mos como la rana her­vi­da, fenó­meno cuya dis­cu­sión sigue viva, como expli­co al final. Y si no es como la rana será por sobre­do­sis de heroí­na o de cual­quier otra dro­ga. Nos han con­ver­ti­do en reba­ño. Ade­más, los otros ban­cos, los de siem­pre comien­zan a cobrar por tener dine­ro en la cuen­ta corrien­te desa­fian­do el temporal.

¡Al mata­de­ro! no ten­gan duda algu­na. Des­con­fíen ade­más de las cifras. Des­co­no­ce­mos el esta­do real de la eco­no­mía. No son tiem­pos para tirar­se a la pis­ci­na. Liqui­dez aun­que nos cobren», me cuen­ta uno de mis gurús favo­ri­tos, que me deja dos enla­ces. Suficiente.

“Con tan­to estí­mu­lo des­ple­ga­do, tra­tar de ave­ri­guar si la eco­no­mía está en rece­sión es como tra­tar de eva­luar si tuvo fie­bre des­pués de tomar una gran dosis de aspi­ri­na … Se está con­di­cio­nan­do a los inver­so­res a no reco­no­cer el peli­gro. El mayor pro­ble­ma con estas inter­ven­cio­nes guber­na­men­ta­les y del ban­co cen­tral sos­te­ni­das y sin pre­ce­den­tes es que los ries­gos para el capi­tal que­dan enmas­ca­ra­dos inclu­so a medi­da que aumentan»

«Hay una tone­la­da de dine­ro que bus­ca un lugar para inver­tir y no quie­re inver­tir más en ren­di­mien­tos reales nega­ti­vos y mer­ca­dos de accio­nes que se encuen­tran en nive­les récord y que pare­cen estar comen­zan­do a alcan­zar los lími­tes de valoración».

A pro­pó­si­to del sín­dro­me de la rana hervida: 

El deno­mi­na­do sín­dro­me de la rana her­vi­da es una ana­lo­gía que se usa para des­cri­bir el fenó­meno ocu­rri­do cuan­do ante un pro­ble­ma que es pro­gre­si­va­men­te tan len­to que sus daños pue­dan per­ci­bir­se como a lar­go pla­zo o no per­ci­bir­se, la fal­ta de con­cien­cia gene­ra que no haya reac­cio­nes o que estas sean tan tar­días como para evi­tar o rever­tir los daños que ya están hechos. La pre­mi­sa es que si una rana se pone repen­ti­na­men­te en agua hir­vien­do, sal­ta­rá, pero si la rana se pone en agua tibia que lue­go se lle­va a ebu­lli­ción len­ta­men­te, no per­ci­bi­rá el peli­gro y se coce­rá has­ta la muer­te. La his­to­ria se usa a menu­do como una metá­fo­ra de la inca­pa­ci­dad o fal­ta de volun­tad de las per­so­nas para reac­cio­nar o ser cons­cien­tes de las ame­na­zas sinies­tras que sur­gen gra­dual­men­te en lugar de hacer­lo de repente.

Si bien algu­nos expe­ri­men­tos del siglo XIX sugi­rie­ron que la pre­mi­sa sub­ya­cen­te es ver­da­de­ra si el calen­ta­mien­to es lo sufi­cien­te­men­te gra­dual,​según los bió­lo­gos con­tem­po­rá­neos, la pre­mi­sa es fal­sa: una rana que se calien­ta gra­dual­men­te sal­ta­rá a la super­fi­cie. De hecho, la ter­mo­rre­gu­la­ción al cam­biar de ubi­ca­ción es una estra­te­gia de super­vi­ven­cia fun­da­men­tal­men­te nece­sa­ria para las ranas y otros ecto­ter­mos.

Fuen­te: La Car­ta de la Bolsa

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *