Eco­lo­gía social. La abe­rran­te pri­va­ti­za­ción del agua

Por Hedel­ber­to López Blanch, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 2 de Febre­ro de 2021. 

Las cifras son alar­man­tes: de los 7 600 millo­nes de habi­tan­tes en el mun­do, 2 533 no tie­nen acce­so al agua pota­ble, más de 3 000 millo­nes care­cen de un sanea­mien­to segu­ro y cer­ca de 680 millo­nes defe­can al aire libre.

Pero lo más ver­gon­zo­so en este mun­do de capi­ta­lis­mo y neo­li­be­ra­lis­mo sal­va­je es que en tiem­pos de pan­de­mia de covid 19, que se ha expan­di­do por todos los con­ti­nen­tes, suce­de que aho­ra en la Bol­sa de Valo­res de Wall Street el Gru­po CME ha lan­za­do con­tra­tos para el comer­cio de futu­ros de agua en el orbe, con el pre­tex­to de “ayu­dar a los usua­rios a obte­ner el ser­vi­cio del pre­cia­do líquido.

La ope­ra­ción comer­cial la reali­zó ese gru­po el pasa­do 7 de diciem­bre lo que per­mi­ti­rá, según afir­mó, que com­pra­do­res y ven­de­do­res inter­cam­bien un pre­cio fijo por la entre­ga de una can­ti­dad de agua en fecha futura.

El rela­tor espe­cial de Nacio­nes Uni­das sobre Dere­cho al Agua Pota­ble y al Sanea­mien­to, Pedro Arro­jo Agu­do denun­ció inme­dia­ta­men­te que «no se pue­de poner un valor al agua como se hace con otros pro­duc­tos bási­cos comer­cia­li­za­dos. Ese líqui­do es de todos y es un bien públi­co. Está estre­cha­men­te liga­do a todas nues­tras vidas y medios de sub­sis­ten­cia y es un com­po­nen­te esen­cial para la salud pública».

El exper­to aler­tó que mien­tras los agri­cul­to­res, las fábri­cas y las empre­sas de ser­vi­cios públi­cos bus­can fijar pre­cios, un mer­ca­do de futu­ros de este tipo tam­bién podría atraer a espe­cu­la­do­res como fon­dos de cober­tu­ra y de ban­cos a apos­tar por estos pre­cios, repi­tien­do la bur­bu­ja espe­cu­la­ti­va del mer­ca­do de ali­men­tos en 2008.

Como mani­fes­tó Arro­jo Agu­do es muy preo­cu­pan­te que el agua se tra­te como el oro, el petró­leo y otros pro­duc­tos bási­cos que se nego­cian en el mer­ca­do de futu­ros de Wall Street y aten­ta con­tra el dere­cho de todos los ciu­da­da­nos del orbe.

La ONU, prin­ci­pal orga­nis­mo inter­na­cio­nal (aun­que algu­nos de los paí­ses pode­ro­sos se des­en­tien­den de sus deci­sio­nes) coor­di­nó en julio de 2010 el acce­so de todas las per­so­nas al agua. El acuer­do que se reafir­mó final­men­te duran­te la Agen­da 2030 y cuyo obje­ti­vo es aca­bar con las des­igual­da­des en ese sec­tor no ha sido cum­pli­do en muchos casos.

En las déca­das de 1970 y 1980 nadie se cues­tio­na­ba si el agua era una mer­can­cía o un dere­cho humano por­que se com­pren­día que debía per­te­ne­cer por igual a todos los ciu­da­da­nos del pla­ne­ta, pero esa con­cep­ción cam­bió a par­tir de los años 90 del pasa­do siglo cuan­do se impul­só el sis­te­ma capi­ta­lis­ta neoliberal.

En esa inhu­ma­na acción han teni­do par­te fun­da­men­tal varios orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), el Ban­co Mun­dial (BM), el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) y la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio (OMC), los que han favo­re­ci­do a ricos empre­sa­rios nacio­na­les y a com­pa­ñías transnacionales.

Solo duran­te el año 2000, expli­ca el inves­ti­ga­dor Gus­ta­vo Cas­tro Soto, el FMI obli­gó a 12 paí­ses a pri­va­ti­zar el agua y otros ser­vi­cios públi­cos: Ango­la, Benín, Gui­nea Bis­sau, Hon­du­ras, Nica­ra­gua, Nige­ria, Pana­má, Ruan­da, San­to Tome y Prín­ci­pe, Sene­gal, Tan­za­nia y Yemen.

La estra­te­gia ha sido pre­sio­nar a los gobier­nos con emprés­ti­tos con la con­se­cuen­te acu­mu­la­ción de deu­das que des­pués son impa­ga­bles, o median­te coac­cio­nes a diver­sos gobier­nos para que abran esos recur­sos al sec­tor pri­va­do.
La situa­ción real es que ya las cuen­cas de agua están bajo ame­na­za extre­ma por el aumen­to de las pobla­cio­nes, las deman­das cada vez mayo­res para la agri­cul­tu­ra, la indus­tria mine­ra y el cam­bio climático.

Entre el 60 % y 90 % de la pobla­ción mun­dial vive en paí­ses con esca­sez de agua dul­ce, mien­tras la actual pan­de­mia de coro­na­vi­rus ha pues­to de mani­fies­to como que­dan las per­so­nas más nece­si­ta­das del pri­mor­dial líqui­do que las lle­va a tran­si­tar por un camino más sombrío. 

A esa esca­sez se une la con­ta­mi­na­ción, pues muchas enfer­me­da­des se pro­pa­gan por aguas infec­ta­das, sanea­mien­tos defi­cien­tes o fal­ta de higie­ne que cau­san cada año la muer­te a más de 1,5 millo­nes de niños, o sea, cada 15 segun­dos mue­re un menor por esos moti­vos que podrían ser resuel­tos con polí­ti­cas eco­nó­mi­co socia­les por par­te de gobier­nos e ins­ti­tu­cio­nes internacionales.

A las ya ago­ta­das fuen­tes de abas­to de agua y en muchos ríos y lagu­nas son ver­ti­dos dia­ria­men­te 2 000 000 de tone­la­das de resi­dua­les y otros contaminantes.

Según estu­dios de orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, ese desas­tre se agra­va en los paí­ses en desa­rro­llo don­de se arro­jan, casi siem­pre por com­pa­ñías trans­na­cio­na­les, más del 90 % de los dese­chos sin pro­ce­sar y el 70 % de los resi­duos industriales.

Las pri­va­ti­za­cio­nes del agua con­du­cen a efec­tos desas­tro­sos entre los pobla­do­res pues los pagos por esos ser­vi­cios se vuel­ven incos­tea­bles. El nego­cio con­sis­te en con­tro­lar esos dere­chos en zonas abun­dan­tes y ven­dér­se­los a los ciu­da­da­nos median­te con­ce­sio­nes y contratos.

Entre las gran­des com­pa­ñías se encuen­tran las fran­ce­sas Suez y Veo­lia, la esta­dou­ni­den­se Bech­tel, la ale­ma­na RWE-Tha­mes, la espa­ño­la Aguas de Bar­ce­lo­na y otras.

Lo cier­to es que con la nue­va acción del CME Group en la Bol­sa de Valo­res de Wall Street, los con­sor­cios del agua ejer­ce­rán más influen­cia sobre el con­trol y cos­to del pre­cia­do líqui­do, que solo podrá ser enfren­ta­do y dete­ni­do por la unión de los gobier­nos nacio­na­lis­tas que defien­dan a sus ciu­da­da­nos en los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les ante la rapi­ña del capi­ta­lis­mo neoliberal.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *