Cul­tu­ra. Pablo Hasel: «Comu­ni­ca­do ante mi encar­ce­la­mien­to inminente»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de febre­ro de 2021.

El cono­ci­do rape­ro cata­lán Pablo Hasel, con­de­na­do a 9 meses de pri­sión efec­ti­va por los con­te­ni­dos anti­fas­cis­tas y anti­mo­nár­qui­cos de sus can­cio­nes, ha dado a cono­cer el siguien­te comunicado:

En 10 días ven­drá a secues­trar­me a la fuer­za el bra­zo arma­do del Esta­do para encar­ce­lar­me por­que no voy pre­sen­tar­me de for­ma volun­ta­ria en pri­sión. No sé ni a que cár­cel me lle­va­rán ni cuán­to tiem­po. Entre todas las cau­sas que acu­mu­lo por luchar, unas con con­de­nas pen­dien­tes de recur­so y otras de jui­cio, pue­do pasar has­ta casi 20 años en pri­sión. Este cons­tan­te aco­so que sufro des­de hace muchos años y que se mate­ria­li­za más allá de las con­de­nas de cár­cel, no sólo es debi­do a mis can­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, tam­bién por mi mili­tan­cia más allá de la músi­ca y escri­tu­ra. La pro­pia Fis­cal reco­no­ció lite­ral­men­te: “es peli­gro­so por ser tan cono­ci­do e inci­tar a la movi­li­za­ción social”. Lle­var a la prác­ti­ca la lucha de la que hablo en mis can­cio­nes es lo que me ha pues­to espe­cial­men­te en el pun­to de mira, ade­más de apo­yar a orga­ni­za­cio­nes que han com­ba­ti­do al Esta­do, ser soli­da­rio con sus pre­sos polí­ti­cos y crear con­cien­cia denun­cian­do las injus­ti­cias seña­lan­do alto y cla­ro a sus culpables.

El rapero Pablo Hasel tiene diez días para ingresar a prisión

Es muy impor­tan­te tener cla­ro que no es un ata­que sólo con­tra mí, sino con­tra la liber­tad de expre­sión y por tan­to con­tra la inmen­sa mayo­ría que no la tene­mos garan­ti­za­da como tan­tas otras liber­ta­des demo­crá­ti­cas. Cuan­do repri­men a uno, lo hacen para asus­tar al res­to. Con ese terro­ris­mo quie­ren impe­dir que se denun­cien sus crí­me­nes y polí­ti­cas de explo­ta­ción y mise­ria, no pode­mos per­mi­tir­lo. Saben que no voy a clau­di­car por estar pre­so, por eso lo hacen espe­cial­men­te para que el res­to lo haga. Por no inte­rio­ri­zar que es una agre­sión con­tra cual­quier anti­fas­cis­ta, ha fal­ta­do soli­da­ri­dad para evi­tar mi encar­ce­la­mien­to como tan­tos otros. El régi­men se cre­ce ante la fal­ta de resis­ten­cia y cada día nos qui­ta más dere­chos y liber­ta­des sin pen­sár­se­lo dos veces a la hora de tocar­nos, nece­si­ta­mos orga­ni­zar la auto­de­fen­sa ante sus ata­ques sis­te­má­ti­cos. Muchas per­so­nas me escri­bís pre­gun­tan­do qué podéis hacer. Hace fal­ta mucha difu­sión para que todo el mun­do se ente­re de lo que hacen y se tome con­cien­cia, pero sobre todo urge la orga­ni­za­ción no sólo para lle­var la soli­da­ri­dad a los hechos en las calles y coor­di­nar­la bien, tam­bién para defen­der todos los dere­chos que piso­tean con impunidad.

Tam­bién es nece­sa­rio seña­lar al tan mal lla­ma­do Gobierno “pro­gre­sis­ta” por per­mi­tir esto y tan­to más, mien­tras pro­te­gen a la Monar­quía y le aumen­tan el pre­su­pues­to, no tocan la ley mor­da­za y otras leyes repre­si­vas, han aña­di­do ade­más la “ley mor­da­za digi­tal”, siguen tenien­do las cár­ce­les lle­nas de lucha­do­res en pési­mas con­di­cio­nes, ade­más de otras polí­ti­cas con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Qué duda cabe de que si nos encar­ce­la­ran con un gobierno de PP y VOX habría mucho más escán­da­lo, pero son estos far­san­tes quie­nes dicién­do­se de izquier­das ni se han opues­to fir­me­men­te a esto.

No voy a arre­pen­tir­me para redu­cir la con­de­na o evi­tar la cár­cel, ser­vir a una cau­sa jus­ta es un orgu­llo al que jamás voy a renun­ciar. Si me libe­ran antes de fina­li­zar la con­de­na será por­que la pre­sión soli­da­ria lo con­quis­ta. La cár­cel es otra trin­che­ra des­de la que segui­ré apor­tan­do y cre­cien­do, como tan­tas otras per­so­nas yo empe­cé a luchar ins­pi­ra­do por el ejem­plo de resis­ten­cia y otros apor­tes de nume­ro­sos pre­sos polí­ti­cos. Espe­ro que este gra­ve atro­pe­llo sea apro­ve­cha­do para sumar más per­so­nas a la lucha con­tra el Régi­men enemi­go de nues­tra dig­ni­dad, que si me encar­ce­lan para silen­ciar el men­sa­je ten­ga mucha más voz y sal­gan per­dien­do. Res­pe­tan­do el exi­lio, deci­dí que­dar­me aquí para que esta opor­tu­ni­dad sea apro­ve­cha­da para des­en­mas­ca­rar­los aún más. Este gol­pe con­tra nues­tras liber­ta­des pue­de tor­nar­se con­tra ellos, pon­gá­mo­nos manos a la obra.

Pablo Hasél.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.