Cul­tu­ra. Pablo Hasel: «Comu­ni­ca­do ante mi encar­ce­la­mien­to inminente»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de febre­ro de 2021.

El cono­ci­do rape­ro cata­lán Pablo Hasel, con­de­na­do a 9 meses de pri­sión efec­ti­va por los con­te­ni­dos anti­fas­cis­tas y anti­mo­nár­qui­cos de sus can­cio­nes, ha dado a cono­cer el siguien­te comunicado:

En 10 días ven­drá a secues­trar­me a la fuer­za el bra­zo arma­do del Esta­do para encar­ce­lar­me por­que no voy pre­sen­tar­me de for­ma volun­ta­ria en pri­sión. No sé ni a que cár­cel me lle­va­rán ni cuán­to tiem­po. Entre todas las cau­sas que acu­mu­lo por luchar, unas con con­de­nas pen­dien­tes de recur­so y otras de jui­cio, pue­do pasar has­ta casi 20 años en pri­sión. Este cons­tan­te aco­so que sufro des­de hace muchos años y que se mate­ria­li­za más allá de las con­de­nas de cár­cel, no sólo es debi­do a mis can­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, tam­bién por mi mili­tan­cia más allá de la músi­ca y escri­tu­ra. La pro­pia Fis­cal reco­no­ció lite­ral­men­te: “es peli­gro­so por ser tan cono­ci­do e inci­tar a la movi­li­za­ción social”. Lle­var a la prác­ti­ca la lucha de la que hablo en mis can­cio­nes es lo que me ha pues­to espe­cial­men­te en el pun­to de mira, ade­más de apo­yar a orga­ni­za­cio­nes que han com­ba­ti­do al Esta­do, ser soli­da­rio con sus pre­sos polí­ti­cos y crear con­cien­cia denun­cian­do las injus­ti­cias seña­lan­do alto y cla­ro a sus culpables.

El rapero Pablo Hasel tiene diez días para ingresar a prisión

Es muy impor­tan­te tener cla­ro que no es un ata­que sólo con­tra mí, sino con­tra la liber­tad de expre­sión y por tan­to con­tra la inmen­sa mayo­ría que no la tene­mos garan­ti­za­da como tan­tas otras liber­ta­des demo­crá­ti­cas. Cuan­do repri­men a uno, lo hacen para asus­tar al res­to. Con ese terro­ris­mo quie­ren impe­dir que se denun­cien sus crí­me­nes y polí­ti­cas de explo­ta­ción y mise­ria, no pode­mos per­mi­tir­lo. Saben que no voy a clau­di­car por estar pre­so, por eso lo hacen espe­cial­men­te para que el res­to lo haga. Por no inte­rio­ri­zar que es una agre­sión con­tra cual­quier anti­fas­cis­ta, ha fal­ta­do soli­da­ri­dad para evi­tar mi encar­ce­la­mien­to como tan­tos otros. El régi­men se cre­ce ante la fal­ta de resis­ten­cia y cada día nos qui­ta más dere­chos y liber­ta­des sin pen­sár­se­lo dos veces a la hora de tocar­nos, nece­si­ta­mos orga­ni­zar la auto­de­fen­sa ante sus ata­ques sis­te­má­ti­cos. Muchas per­so­nas me escri­bís pre­gun­tan­do qué podéis hacer. Hace fal­ta mucha difu­sión para que todo el mun­do se ente­re de lo que hacen y se tome con­cien­cia, pero sobre todo urge la orga­ni­za­ción no sólo para lle­var la soli­da­ri­dad a los hechos en las calles y coor­di­nar­la bien, tam­bién para defen­der todos los dere­chos que piso­tean con impunidad.

Tam­bién es nece­sa­rio seña­lar al tan mal lla­ma­do Gobierno “pro­gre­sis­ta” por per­mi­tir esto y tan­to más, mien­tras pro­te­gen a la Monar­quía y le aumen­tan el pre­su­pues­to, no tocan la ley mor­da­za y otras leyes repre­si­vas, han aña­di­do ade­más la “ley mor­da­za digi­tal”, siguen tenien­do las cár­ce­les lle­nas de lucha­do­res en pési­mas con­di­cio­nes, ade­más de otras polí­ti­cas con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Qué duda cabe de que si nos encar­ce­la­ran con un gobierno de PP y VOX habría mucho más escán­da­lo, pero son estos far­san­tes quie­nes dicién­do­se de izquier­das ni se han opues­to fir­me­men­te a esto.

No voy a arre­pen­tir­me para redu­cir la con­de­na o evi­tar la cár­cel, ser­vir a una cau­sa jus­ta es un orgu­llo al que jamás voy a renun­ciar. Si me libe­ran antes de fina­li­zar la con­de­na será por­que la pre­sión soli­da­ria lo con­quis­ta. La cár­cel es otra trin­che­ra des­de la que segui­ré apor­tan­do y cre­cien­do, como tan­tas otras per­so­nas yo empe­cé a luchar ins­pi­ra­do por el ejem­plo de resis­ten­cia y otros apor­tes de nume­ro­sos pre­sos polí­ti­cos. Espe­ro que este gra­ve atro­pe­llo sea apro­ve­cha­do para sumar más per­so­nas a la lucha con­tra el Régi­men enemi­go de nues­tra dig­ni­dad, que si me encar­ce­lan para silen­ciar el men­sa­je ten­ga mucha más voz y sal­gan per­dien­do. Res­pe­tan­do el exi­lio, deci­dí que­dar­me aquí para que esta opor­tu­ni­dad sea apro­ve­cha­da para des­en­mas­ca­rar­los aún más. Este gol­pe con­tra nues­tras liber­ta­des pue­de tor­nar­se con­tra ellos, pon­gá­mo­nos manos a la obra.

Pablo Hasél.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *