Bra­sil. Peli­gro­so ejér­ci­to de incapaces

Por William Noza­ki, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​Brasil de Fato /​2 de febre­ro de 2021.

La actual Espla­na­da dos Minis­té­rios ha sido ocu­pa­da por una exor­bi­tan­te can­ti­dad de uni­for­mes en el pri­mer escalón

Jair Bol­so­na­ro nun­ca se ha preo­cu­pa­do por ocul­tar u omi­tir su deu­da con las Fuer­zas Arma­das – Fotos Públicas

El últi­mo día de 2020, el pro­fe­sor de Eco­no­mía Polí­ti­ca Inter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Rio de Janei­ro, José Luís Fio­ri, publi­có un artícu­lo de gran reper­cu­sión nacio­nal en el que diag­nos­ti­ca­ba el avan­za­do pro­ce­so de des­truc­ción físi­ca y moral del país en los últi­mos dos años. Fio­ri defien­de la tesis de que el gran fra­ca­so del gobierno de Bol­so­na­ro es inse­pa­ra­ble de las Fuer­zas Arma­das bra­si­le­ñas; el últi­mo gran apo­yo de un gobierno que, en últi­ma ins­tan­cia, es un gobierno militar.

Un gobierno que nació de un ope­ra­ti­vo bajo la tute­la del enton­ces exje­fe de las Fuer­zas Arma­das y que lue­go fue lite­ral­men­te ocu­pa­do por un bata­llón de unos 8.000 mili­ta­res en acti­vo y de la reser­va que han sido abso­lu­ta­men­te inep­tos para el ejer­ci­cio del gobierno. Duran­te estos dos años en los que man­tu­vie­ron en el poder a un “psi­có­pa­ta agre­si­vo, cru­do y des­pre­cia­ble, rodea­do de una ban­da de sin­ver­güen­zas sin prin­ci­pio moral, y de ver­da­de­ros bufo­nes ideo­ló­gi­cos que jun­tos pre­ten­den gober­nar Bra­sil duran­te dos años”, defi­ne Fiori.

Una sema­na des­pués de la publi­ca­ción del artícu­lo del pro­fe­sor Fio­ri, el pro­pio Bol­so­na­ro con­fir­mó el diag­nós­ti­co del pro­fe­sor al decla­rar públi­ca­men­te que «Bra­sil está que­bra­do y el no pue­de hacer nada», una de las con­fe­sio­nes más sin­ce­ras que se le cono­cen a un gober­nan­te que reco­no­ce su pro­pio fra­ca­so y al mis­mo tiem­po se decla­ra inca­paz de enfren­tar la des­truc­ción cau­sa­da por su gobierno, duran­te un tiem­po en que ‑en lugar de gober­nar- se dedi­có per­so­nal­men­te a ata­car a per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes y a bur­lar­se del sufri­mien­to y la muer­te de sus pro­pios con­ciu­da­da­nos. La decla­ra­ción se hizo el mis­mo día a en que el gene­ral acti­vo y minis­tro de Salud, Eduar­do Pazue­llo, anun­cia­ba al país que no tie­ne fecha ni plan de vacu­na­ción, aun­que sea solo para cal­mar psi­co­ló­gi­ca­men­te a la socie­dad brasileña.

Por todas estas razo­nes, el pro­fe­sor Fio­ri final­men­te lla­ma a la socie­dad bra­si­le­ña a tomar el des­tino del país en sus pro­pias manos, renun­cian­do a los “gran­des sal­va­do­res” y devol­vien­do los mili­ta­res a los cuar­te­les, debi­do a su actual fra­ca­so y sobre todo por­que no tie­nen la menor pre­pa­ra­ción téc­ni­ca e inte­lec­tual para diri­gir un esta­do y gober­nar una socie­dad de la exten­sión y com­ple­ji­dad bra­si­le­ña. En otras pala­bras, para el pro­fe­sor Fio­ri este gobierno y su fra­ca­so deben car­gar­se a la cuen­ta de los mili­ta­res, y no hay posi­bi­li­dad de recons­truir la demo­cra­cia bra­si­le­ña sin que todos sus acto­res polí­ti­cos renun­cien defi­ni­ti­va­men­te y para siem­pre a ape­lar a los mili­ta­res para hacer lo que no saben y hacen muy mal.

De hecho, des­de que fue ele­gi­do, Jair Bol­so­na­ro nun­ca se ha preo­cu­pa­do por ocul­tar u omi­tir su deu­da con las Fuer­zas Arma­das. «Usted es uno de los res­pon­sa­bles de que yo esté aquí», dijo el pre­si­den­te-capi­tán al enton­ces gene­ral Eduar­do Villas Boas, en refe­ren­cia a su elec­ción a la Pre­si­den­cia de la República.

Depen­den­cia creciente

En los últi­mos dos años esta depen­den­cia se ha inten­si­fi­ca­do. Den­tro del gobierno, la rup­tu­ra del bol­so­na­ris­mo con el lava-jatis­mo legal, la pér­di­da de fuer­za rela­ti­va del ola­vis­mo ideo­ló­gi­co, suma­do a las ten­sio­nes con par­te de la pren­sa domi­nan­te y el males­tar de par­te de la comu­ni­dad empre­sa­rial, crea­ron un ambien­te para la reor­ga­ni­za­ción de fuer­zas que resul­tó en la expan­sión de espa­cios ocu­pa­dos por mili­ta­res en el gobierno.

Con cada nue­vo cho­que ideo­ló­gi­co derro­ta­do, cada nue­va sos­pe­cha de corrup­ción y fecho­ría que invo­lu­cra al clan Bol­so­na­ro, y cada nue­vo error de polí­ti­ca públi­ca por par­te de civi­les, los mili­ta­res avan­za­ban al menos un casi­lle­ro en el table­ro. Así, a veces bajo el efec­to de la adhe­sión irres­tric­ta, a veces bajo el argu­men­to de la reduc­ción de daños, los mili­ta­res se posi­cio­na­ron como garan­tes y tuto­res del gobierno de Bolsonaro.

Plan del gobierno Bol­so­na­ro para Defen­sa da aper­tu­ra a con­flic­tos con paí­ses vecinos

Este movi­mien­to no sufrió nin­gu­na resis­ten­cia real por par­te de los sec­to­res de la socie­dad civil y pau­la­ti­na­men­te se fue nor­ma­li­zan­do y natu­ra­li­zan­do. Mien­tras que una par­te de los acto­res polí­ti­cos de izquier­da creía en el mito de que los mili­ta­res bra­si­le­ños serían nacio­na­lis­tas o esta­tis­tas, una par­te de los acto­res polí­ti­cos de dere­cha reite­ró la idea de que los mili­ta­res serían polí­ti­ca­men­te inmu­nes a la corrup­ción y téc­ni­ca­men­te supe­rio­res en mate­ria de ges­tión. Error de Ledo. Esta mito­lo­gía tie­ne su ori­gen en el reco­no­ci­do papel desem­pe­ña­do por los mili­ta­res en la for­ma­ción del Esta­do y en el desa­rro­llo de la indus­tria­li­za­ción a lo lar­go del siglo XX.

Mili­ta­ris­mo hoy

Pero el ejér­ci­to de ayer no es el mis­mo que el de hoy. Des­de la vic­to­ria libe­ral-con­ser­va­do­ra toda­vía en el perío­do de la dic­ta­du­ra, lo que pre­va­le­ce en la geo­po­lí­ti­ca es la defen­sa del ali­nea­mien­to auto­má­ti­co con el gobierno esta­dou­ni­den­se. Esta elec­ción ha libe­ra­do a bue­na par­te de nues­tros mili­ta­res de par­ti­ci­par en la for­mu­la­ción de estra­te­gias nacio­na­les, libe­ran­do tiem­po y ener­gía para cen­trar­se prin­ci­pal­men­te en los intere­ses cor­po­ra­ti­vos en los cuar­te­les. Ade­más de ser “neo­li­be­ral” o “neo­de­sa­rro­llis­ta”, el ejér­ci­to bra­si­le­ño se ha vuel­to corporativista.

Es con este espí­ri­tu que una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del ejér­ci­to ha avan­za­do den­tro del gobierno de Bol­so­na­ro. La actual Expla­na­da de los Minis­te­rios ha sido ocu­pa­da por un exor­bi­tan­te núme­ro de uni­for­ma­dos en el pri­mer esca­lón del gobierno, 11 de los 23 ministros.

Vea­mos algu­nos de los pro­ble­mas en los minis­te­rios enca­be­za­dos por los mili­ta­res. ¿Cómo es posi­ble con­fiar en la supe­rio­ri­dad éti­ca y moral de una Casa Civil que rea­li­za reunio­nes minis­te­ria­les tan des­ca­li­fi­ca­das como la que tras­cen­dió el año pasa­do? ¿Cómo creer en la com­pe­ten­cia estra­té­gi­ca de un GSI que no iden­ti­fi­ca dro­gas en avio­nes de la FAB y un minis­tro que se deja gra­bar en una con­ver­sa­ción pri­va­da por la pren­sa? ¿Cómo creer en el espí­ri­tu repu­bli­cano de una Secre­ta­ría de Gobierno que admi­te inje­ren­cias en la Poli­cía Fede­ral o un minis­tro de la Secre­ta­ría Gene­ral que aco­ge los intere­ses per­so­na­les de la fami­lia pre­si­den­cial? ¿Cómo es posi­ble sus­ten­tar la voca­ción nacio­nal de un por­ta­fo­lio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía en un pro­ce­so de des­man­te­la­mien­to ace­le­ra­do que se posi­cio­na de mane­ra no estra­té­gi­ca en un tema cru­cial como es la tec­no­lo­gía 5G? ¿Cómo defen­der el espí­ri­tu inno­va­dor de un área de Minas y Ener­gía impac­ta­da por des­man­te­la­mien­tos y apa­go­nes? ¿Cómo apos­tar por la Trans­pa­ren­cia en un gobierno impul­sa­do por fake news? ¿Cómo admi­tir que el área de Infra­es­truc­tu­ra tie­ne posi­cio­nes tan refrac­ta­rias fren­te a las inver­sio­nes públi­cas? ¿Cómo acep­tar una vice­pre­si­den­cia que se encar­gue de las rela­cio­nes con Chi­na y la Ama­zo­nía en el perío­do en el que el país ha ten­sa­do el diá­lo­go con el país asiá­ti­co y ha bati­do récords de defo­res­ta­ción e incendios?

Por todos estos moti­vos, ya no es posi­ble exi­mir a las alas mili­ta­res de res­pon­sa­bi­li­dad y com­pli­ci­dad con el desas­tre lide­ra­do por Bol­so­na­ro. El caso del actual minis­tro de Salud, gene­ral Eduar­do Pazue­llo, es uno de los más emble­má­ti­cos en la des­mi­ti­fi­ca­ción del aura de com­pe­ten­cia polí­ti­ca, inte­lec­tual y admi­nis­tra­ti­va de los militares.

Pazue­llo entre­gó el man­do de la XII Región Mili­tar pero se nie­ga a ir a la reser­va, crean­do una inde­sea­ble mez­cla entre las Fuer­zas Arma­das y el Eje­cu­ti­vo. El gene­ral ni siquie­ra domi­na los cono­ci­mien­tos que deben com­po­ner su reper­to­rio mili­tar, no com­pren­de la geo­gra­fía (al lidiar con la pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia, aso­ció el invierno en el hemis­fe­rio nor­te del glo­bo con la región nores­te de Bra­sil), no entien­de el Esta­do (dijo que no cono­cía al SUS), no entien­de de pla­ni­fi­ca­ción (ya no coor­di­na las accio­nes de las enti­da­des fede­ra­ti­vas), no entien­de de dis­tri­bu­ción (dejó cadu­car más de 6,8 millo­nes de prue­bas con­tra COVID-19 en stock) y no com­pren­de la logís­ti­ca (retra­só la defi­ni­ción sobre la com­pra de jerin­gas, agu­jas y sumi­nis­tros de vacunas).

El pro­ble­ma se agra­va cuan­do mira­mos a los otros nive­les de gobierno. Se esti­ma que hay más de 8.450 mili­ta­res de la reser­va y 2.930 mili­ta­res acti­vos que labo­ran en diver­sas áreas y nive­les jerár­qui­cos de gobierno, con énfa­sis en los sec­to­res de pla­ni­fi­ca­ción, pre­su­pues­to y logís­ti­ca de los minis­te­rios. Algu­nas áreas sen­si­bles sufren un inten­so pro­ce­so de mili­ta­ri­za­ción, en la ges­tión socio­am­bien­tal hay más de 90 mili­ta­res asig­na­dos a áreas como FUNAI, IBAMA, ICM­Bio, SESAI, INCRA, MAPA, FUNASA, FCP, ade­más del Minis­te­rio de Ambien­te y el Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Gana­de­ría y Abas­te­ci­mien­to. En el Minis­te­rio de Salud, solo duran­te el perío­do de la pan­de­mia, se nom­bró al menos a 17 militares.

El pano­ra­ma no es dife­ren­te en empre­sas esta­ta­les y muni­ci­pios, hay una plé­to­ra de mili­ta­res nomi­na­dos en la mayo­ría de ellos: Ama­zul, Cai­xa, Casa da Moe­da, CHESF, Correios, CPRM, Data­prev, EBC, Ebserh, Ele­tro­bras, Emge­pron, EPL, FINEP, IMBEL, INB, Infra­ero, Nuclep, Petro­bras, Ser­pro, Tele­bras, Valec. En muchas de estas empre­sas el énfa­sis está en lo opues­to a la línea gene­ral de la pro­pia polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del gobierno: en lugar de des­in­ver­sio­nes a algu­nas se les ofre­ció capi­ta­li­za­ción, en lugar de pri­va­ti­za­ción se indi­ca que algu­nas deben pasar por fusio­nes únicamente.

Tal pre­sen­cia ha garan­ti­za­do a los mili­ta­res impor­tan­tes acuer­dos inter­na­cio­na­les de defen­sa, rati­fi­can­do el ali­nea­mien­to auto­má­ti­co con EE.UU., ade­más de ampliar el pre­su­pues­to del Minis­te­rio de Defen­sa y poten­ciar pro­yec­tos y empre­sas vin­cu­la­das a él. No fal­tan las ganan­cias cor­po­ra­ti­vas por las armas: pri­vi­le­gios de la segu­ri­dad social como jubi­la­ción com­ple­ta y sin edad míni­ma, reajus­tes sala­ria­les reales en torno al 13% que no ocu­rrie­ron con el sala­rio míni­mo, y aumen­to de boni­fi­ca­cio­nes. En las empre­sas esta­ta­les, por ejem­plo, el pago de die­tas al per­so­nal mili­tar aumen­tó un 9,7% en 2020, sin men­cio­nar las ganan­cias adi­cio­na­les y acu­mu­la­ti­vas con pues­tos de con­fian­za y adya­cen­cias. La mag­ni­tud de las ganan­cias cor­po­ra­ti­vas y las ganan­cias per­so­na­les indi­can que los mili­ta­res no regre­sa­rán al cuar­tel de mane­ra auto­má­ti­ca o volun­ta­ria, sea cual sea el pró­xi­mo gobierno.

La situa­ción debe ser moti­vo de preo­cu­pa­ción, inclu­so den­tro de las pro­pias Fuer­zas Arma­das. Por­que la bue­na repu­tación y la con­fian­za de que gozan los mili­ta­res en la opi­nión públi­ca riva­li­za día a día con las hue­llas que dejan los uni­for­ma­dos en los erro­res del gobierno. Ade­más, al acep­tar la mala ges­tión de la polí­ti­ca exte­rior actual, los mili­ta­res se ponen en una posi­ción subor­di­na­da para el diá­lo­go con Esta­dos Uni­dos, Chi­na, la Unión Euro­pea e inclu­so con algu­nos paí­ses vecinos.

Así, en tiem­pos en los que se deba­ten las posi­bi­li­da­des de cons­truir un fren­te amplio o popu­lar, la defen­sa de un poder legis­la­ti­vo «libre, inde­pen­dien­te y autó­no­mo» y la recons­truc­ción de un Esta­do que pro­mue­va «la vida, la salud, el tra­ba­jo y los dere­chos» están total­men­te en con­so­nan­cia con la tesis de Fio­ri de que la con­so­li­da­ción de una «demo­cra­cia viva y fuer­te» en Bra­sil requie­re un pac­to que garan­ti­ce el regre­so de los mili­ta­res a los cuar­te­les y a sus fun­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les. Este no es solo uno de los tér­mi­nos para la reanu­da­ción de la sobe­ra­nía popu­lar y nacio­nal del país es, antes que eso, la pre­mi­sa fun­da­men­tal de un nue­vo país que se asu­me en sus pro­pias manos, pres­cin­dien­do de la inter­ven­ción sal­va­do­ra de uni­for­mes, togas o pija­mas como dice Fio­ri al final de su artículo.

Edi­ción: Cami­la Maciel

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *