Argen­ti­na. Día Mun­dial de los Hume­da­les: ¿para cuán­do la ley que los proteja?

Por Nata­lia Are­nas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de febre­ro de 2021. 

El pedi­do de una #Ley­deHu­me­da­les­Ya cre­ce des­de que los incen­dios inten­cio­na­les del 2020 des­tru­ye­ron un millón de hec­tá­reas en todo el país. Intere­ses inmo­bi­lia­rios, agro­pe­cua­rios y mine­ros hacen lobby para que el Esta­do no se meta. ¿Hay chan­ces de que el Con­gre­so la trate?

¿Será el 2021 el año en que Argen­ti­na san­cio­ne una ley nacio­nal que pro­te­ja los hume­da­les? El 2 de febre­ro se cele­bra el Día Mun­dial de los Hume­da­les, en recor­da­to­rio de la fir­ma de la Con­ven­ción de Ram­sar, a la que nues­tro país adhi­rió en 1992.

Esa adhe­sión es el pri­mer ante­ce­den­te en la Argen­ti­na de medi­das para pro­te­ger uno de los eco­sis­te­mas más impor­tan­tes del mun­do. Pero tie­ne gus­to a poco: si bien es una decla­ra­ción por los eco­sis­te­mas loca­les que tie­nen impor­tan­cia inter­na­cio­nal, en los hechos todos nues­tros hume­da­les están des­pro­te­gi­dos y en peli­gro constante.

En Argen­ti­na exis­ten seis gran­des regio­nes de hume­da­les: Cuen­ca del Pla­ta, Cha­co,
Pam­pas, Pata­go­nia, Puna y Zona Cos­te­ra Pata­gó­ni­ca. Según las últi­mas esti­ma­cio­nes, ocu­pan casi un cuar­to del terri­to­rio argen­tino. En 2020, se que­ma­ron casi un millón de hec­tá­reas en todo el país. Sólo en la región del Del­ta del Para­ná (Cuen­ca del Pla­ta) se des­tru­ye­ron 300 mil hectáreas.

Los hume­da­les son eco­sis­te­mas muy hete­ro­gé­neos. No sólo son reser­vo­rios de flo­ra y fau­na, sino que fun­cio­nan como espon­jas que absor­ben el agua y miti­gan las inun­da­cio­nes. Son, ade­más, pre­ven­to­res del calen­ta­mien­to global.

Hacia una ley nacio­nal de humedales

El pri­mer ante­ce­den­te de un pro­yec­to de ley es de 2013. Lo pre­sen­tó el enton­ces sena­dor por San­ta Fe Rubén Gius­ta­nia­ni (Par­ti­do Socia­lis­ta) y fue apro­ba­do por una­ni­mi­dad. Lle­gó a Dipu­tados y como no pasó de la pri­me­ra comi­sión, per­dió esta­do par­la­men­ta­rio en 2015.

En 2016, se pre­sen­ta­ron varios pro­yec­tos que que­da­ron uni­fi­ca­dos en uno del sena­dor Pino Sola­nas. La ini­cia­ti­va se deba­tió y apro­bó con modi­fi­ca­cio­nes en el recin­to. Pero, una vez más, que­dó tra­ba­da en Diputados.

En el 2020 los hume­da­les toma­ron la agen­da públi­ca a par­tir de los incen­dios en el del­ta del Para­ná. Con movi­li­za­cio­nes en dis­tin­tas ciu­da­des del país, la pre­sión social lle­vó a que se pre­sen­ta­ran 13 pro­yec­tos entre las dos cáma­ras (diez en Dipu­tados y tres en Sena­do­res). Final­men­te hubo un pri­mer dic­ta­men en la Comi­sión de Recur­sos Natu­ra­les y Ambien­te Humano de la Cáma­ra de Dipu­tados en el cie­rre de las sesio­nes ordi­na­rias. Pero toda­vía fal­ta. Este año debe­ría tra­tar­se en las otras tres comi­sio­nes asig­na­das (Agri­cul­tu­ra y Gana­de­ría; Intere­ses marí­ti­mos, flu­via­les, pes­que­ros y por­tua­rios, y Pre­su­pues­to y Hacien­da). Recién cuan­do logre dic­ta­men en todas podrá lle­gar el deba­te al recinto.

Lo que va a esta­ble­cer la ley es la ela­bo­ra­ción de un inven­ta­rio de hume­da­les, es decir, que sepa­mos exac­ta­men­te cuá­les son los exis­ten­tes en la Argen­ti­na, y va a dis­po­ner los pre­su­pues­tos míni­mos para su conservación.

“La pro­tec­ción de los hume­da­les es una dis­cu­sión de muchos años que se vie­ne pos­ter­gan­do y que se dio con fuer­za el año en el que se ini­ció la peor cri­sis ambien­tal: el covid 19”, dijo a Cose­cha Roja el dipu­tado Leo­nar­do Gros­so, autor del pro­yec­to de ley y pre­si­den­te de la Comi­sión de Recur­sos Natu­ra­les y Ambien­te Humano. “Y no sólo esta­mos ante una pan­de­mia de ori­gen zoo­nó­ti­ca, murien­do de a miles, sino antes una des­truc­ción de hume­da­les y una situa­ción de eco­ci­dio nun­ca antes vis­ta”, agregó.

Para Gros­so, “hay sobra­da evi­den­cia de que hay que pro­te­ger ya no sólo la acti­vi­dad pro­duc­ti­va sino la vida humana”.

Si bien hace años que colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes ambien­ta­lis­tas vie­nen insis­tien­do en la nece­si­dad de una legis­la­ción que los pro­te­ja, recién el año pasa­do, con el eco­ci­dio y los focos de incen­dios regis­tra­dos en casi todas las pro­vin­cias argen­ti­nas, el tema se ins­ta­ló en la agen­da públi­ca y mediá­ti­ca con el pedi­do de una #Ley­DeHu­me­da­les­Ya y la denun­cia de #eco­ci­dio.

“Yo ven­go inves­ti­gan­do el tema hace muchos años y nun­ca se habló de los hume­da­les, nun­ca se tomó noción de que exis­tía un eco­sis­te­ma lla­ma­do hume­dal, como lo es aho­ra en la opi­nión públi­ca y mediá­ti­ca”, dijo a Cose­cha Roja Julián Mon­kes, licen­cia­do en Cien­cias Ambien­ta­les y docen­te de la UBA. “Esta visi­bi­li­za­ción es pro­duc­to del eco­ci­dio que vivi­mos, pero tam­bién de una cues­tión mun­dial con la apa­ri­ción de Gre­ta Thun­berg en 2018, de Jóve­nes por el Cli­ma en la Argen­ti­na y de otras orga­ni­za­cio­nes. Cada vez está más ins­ta­la­do en la agen­da públi­ca y mediá­ti­ca la impor­tan­cia de la con­ser­va­ción del ambien­te”, agregó.

Entre los acti­vis­mos que mos­tra­ron su fuer­za el año pasa­do estu­vo la Mul­ti­sec­to­rial por los Hume­da­les, que nació en Rosa­rio por las que­mas en el del­ta entre­rriano. Con una mili­tan­cia joven, la expe­rien­cia se repli­có en otras ciu­da­des del país y se sumó a las orga­ni­za­cio­nes ambien­ta­les que des­de hace déca­das pelean por­que Argen­ti­na haga una tran­si­ción a un mode­lo pro­duc­ti­vo menos dañino y extrac­ti­vis­ta. Otro ejem­plo de acti­vis­mo es la lucha de las comu­ni­da­des de La Puna, que des­de los noven­ta pelean para que la mine­ría por extrac­ción de litio no des­tru­ya los sala­res, que tam­bién son humedales.

Mon­kes expli­có que los hume­da­les “son eco­sis­te­mas muy frá­gi­les que no tie­nen una legis­la­ción espe­cí­fi­ca, excep­to en algu­nas pro­vin­cias, y están expues­tos al avan­ce de las dife­ren­tes acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, ya sea del agro, de la cons­truc­ción, la mine­ría y otras. Son muy pro­duc­ti­vos por la fer­ti­li­dad de la flo­ra y de la fau­na. Tam­bién des­de el pun­to de vis­ta inmo­bi­lia­rio son muy atrac­ti­vos, para hacer cam­pos, coun­tries y demás”, agregó.

La prin­ci­pal resis­ten­cia a la legis­la­ción vie­ne jus­ta­men­te de par­te de los sec­to­res pro­duc­ti­vos que ven en el pro­yec­to una ame­na­za a sus nego­cios. “Es un pro­yec­to de ley que toca intere­ses muy impor­tan­tes. La Ley de Bos­ques iba con­tra el agro­ne­go­cio con­cen­tra­do, la Ley de Gla­cia­res con­tra la mine­ría. La ley de hume­da­les va con­tra esos dos y apar­te con­tra el sec­tor inmo­bi­lia­rio”, deta­lló Monkes.

“Noso­tres, des­de el ambien­ta­lis­mo, no vemos una con­tra­dic­ción entre la eco­lo­gía y la eco­no­mía o entre la pro­duc­ción y la con­ser­va­ción del ambien­te. Pero sí hay una con­tra­dic­ción entre la acu­mu­la­ción des­me­di­da y des­re­gu­la­da de los nego­cios y la con­ser­va­ción del ambien­te”, dijo.

Esos sec­to­res eco­nó­mi­cos del agro­ne­go­cio, la mine­ría y la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria son los que vie­nen hacien­do lobby para que no se tra­te la ley y, por lo tan­to, no se regu­len las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. Y, como todo gru­po de poder, cuen­tan con el apo­yo de varios dipu­tadxs y senadorxs.

“Des­de la Socie­dad Rural dicen que esta ley va a prohi­bir la pro­duc­ción. Y no es cier­to: esta ley va a regu­lar­la. Va a esta­ble­cer pau­tas de fun­cio­na­mien­to y prác­ti­cas de pro­duc­ción que sean sus­ten­ta­bles eco­nó­mi­ca y eco­ló­gi­ca­men­te”, acla­ró Gros­so, quien ade­más con­fir­mó la volun­tad polí­ti­ca de que el pro­yec­to sea tra­ta­do este año.

Mon­kes coin­ci­de: “Algu­nos se resis­ten por la fal­sa creen­cia y la ino­cen­cia de que esto efec­ti­va­men­te afec­ta al desa­rro­llo. Y otros por intere­ses con­cre­tos de no que­rer tener una ley que fre­ne el avan­ce des­me­di­do de la acu­mu­la­ción ines­cru­pu­lo­sa de las ganan­cias que no tie­ne en cuen­ta ni el medio ambien­te ni la salud de las per­so­nas. Una acu­mu­la­ción que des­tru­ye nues­tros eco­sis­te­mas y redun­da en una mayor injus­ti­cia social y una mayor vul­ne­ra­bi­li­dad de las cla­ses populares”.

Para Gros­so lo úni­co que logran los lob­bies es retra­sar la capa­ci­dad del Esta­do en regu­lar: “Lo que el Esta­do no regu­la, el mer­ca­do lo destruye”.

Este 2021 la Ley de Hume­da­les pro­me­te ocu­par nue­va­men­te la agen­da públi­ca y apa­re­ce como prio­ri­dad de los acti­vis­mos ambien­ta­les. Mien­tras el Esta­do no regu­la, los intere­ses eco­nó­mi­cos cre­cen, avan­zan y des­tru­yen. Pero tam­bién se mul­ti­pli­can las luchas y resistencias.

Fuen­te: Cose­cha Roja – Ilus­tra­ción: María Vic­to­ria Rodríguez

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *