¡SOCIALIZACIÓN DE LOS TRABAJOS ASISTENCIALES PARA LA LIBERACIÓN DE LAS MUJERES TRABAJADORAS! Ser­vi­cios de cali­dad, gra­tui­tos y uni­ver­sa­les – ITAIA

En una diná­mi­ca pro­pia del capi­tal, las con­di­cio­nes vita­les y labo­ra­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra mues­tran un cons­tan­te dete­rio­ro des­de la cri­sis de 2007 – 2008, o inclu­so des­de antes. Esta cri­sis no es fru­to de la pan­de­mia ini­cia­da el pasa­do mar­zo, sino que este con­tex­to de pan­de­mia no ha hecho más que empeo­rar la situa­ción ante­rior. Si algo ha que­da­do cla­ro, es que se han mul­ti­pli­ca­do las con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes al capi­tal. Una de las cua­les pone en peli­gro su mis­ma con­ti­nui­dad: la cues­tión de la repro­duc­ción social. Jus­ta­men­te, en esta repro­duc­ción social las muje­res de la cla­se tra­ba­ja­do­ra cum­pli­mos una fun­ción cen­tral tan­to en las for­mas de tra­ba­jo domés­ti­co fue­ra del tra­ba­jo asa­la­ria­do, como tam­bién en el papel que desem­pe­ña­mos en la eco­no­mía formal.

El futu­ro de las muje­res tra­ba­ja­do­ras de hoy está carac­te­ri­za­da por una explo­ta­ción estruc­tu­ral sal­va­je, que, como siem­pre, afec­ta­rá las sub­je­ti­vi­da­des más vul­ne­ra­bles: las muje­res jóve­nes, las migran­tes… Nues­tras con­di­cio­nes ante­rio­res a la pan­de­mia pro­ta­go­ni­za­rán un detri­men­to aún más nota­ble, como tra­ba­jos ines­ta­bles, sala­rios insu­fi­cien­tes o vivien­das de cali­dad pési­ma. Otras nume­ro­sas muje­res, a fal­ta de otras posi­bi­li­da­des, se verán obli­ga­das a ven­der su cuer­po y a con­ver­tir­se en mer­can­cías sexua­les y repro­duc­ti­vas. A todo esto hay que aña­dir­le la des­preo­cu­pa­ción del Esta­do y de las Admi­nis­tra­cio­nes Públi­cas, que tie­nen una reper­cu­sión direc­ta en muchas muje­res tra­ba­ja­do­ras, ya que sobre noso­tras recae el cui­da­do de los niños y niñas, las per­so­nas mayo­res y las per­so­nas con depen­den­cia. A cau­sa de la pri­va­ti­za­ción, el cie­rre y la dis­mi­nu­ción de los ser­vi­cios que garan­ti­zan –aun­que de mane­ra mise­ra­ble– estas nece­si­da­des y la mayor par­te de estas res­pon­sa­bi­li­da­des recae­rá sin reme­dio sobre las muje­res trabajadoras.

EL TRABAJO ASISTENCIAL Y EL MODELO DE VIDA DE LAS MUJERES TRABAJADORAS

Si bien las tareas asis­ten­cia­les (los tra­ba­jos social­men­te nece­sa­rios), garan­tes de la repro­duc­ción social, hacen refe­ren­cia a una gene­ra­li­dad, hay tra­ba­jos que his­tó­ri­ca­men­te han rea­li­za­do las muje­res, que aun habien­do sido trans­for­ma­dos, no han cam­bia­do en su esen­cia. Las muje­res tra­ba­ja­do­ras hemos cum­pli­do una fun­ción esen­cial en los tra­ba­jos domés­ti­cos, tenien­do en cuen­ta que son nece­sa­rios para la repro­duc­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Estos tra­ba­jos no le supo­nen nin­gún cos­te ni inver­sión al Esta­do; al con­tra­rio, le resul­tan bene­fi­cio­sos para con­se­guir la fuer­za de tra­ba­jo en la for­ma que nece­si­ta y ase­gu­rar­se así su per­du­ra­ción. Sin embar­go, en las últi­mas déca­das y con la trans­for­ma­ción del capi­ta­lis­mo a nivel mun­dial, se ha vis­to una cla­ra femi­ni­za­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo. Sobre todo a par­tir de la déca­da de los 70, la can­ti­dad de muje­res incor­po­ra­das al mun­do de tra­ba­jo ha sido mayor que la de hom­bres. No obs­tan­te, esta incor­po­ra­ción de muje­res tie­ne unas carac­te­rís­ti­cas deter­mi­na­das. Por un lado, la mujer se ha incor­po­ra­do a unos sec­to­res deter­mi­na­dos: en la CAV, por ejem­plo, las acti­vi­da­des domés­ti­cas (90%), otro tipo de ser­vi­cios per­so­na­les (77%) o la edu­ca­ción (69%) son ejem­plo de unas ramas de acti­vi­dad con una mayo­ría de muje­res. Por otra par­te, la pre­sen­cia de muje­res ha incre­men­ta­do sobre todo en los sec­to­res con peo­res con­di­cio­nes: jor­na­das par­cia­les, una gran fle­xi­bi­li­dad, sala­rios bajos… Esto se ve cla­ra­men­te por ejem­plo en el caso de las tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas, en el cual, entre otras cosas, la ines­ta­bi­li­dad, las jor­na­das inten­sas o la fal­ta de pres­ta­cio­nes socia­les son carac­te­rís­ti­cas comu­nes. A esto le podría­mos aña­dir la fal­ta de posi­bi­li­da­des para cobrar una pres­ta­ción por desempleo.

En la reali­dad actual, estos ser­vi­cios se garan­ti­zan y ges­tio­nan de dis­tin­ta mane­ra. Algu­nos ser­vi­cios son pres­ta­dos por el Esta­do, es decir, son ser­vi­cios que se lle­van a cabo median­te inver­sio­nes públi­cas. Si bien podría enten­der­se que estos le pue­den supo­ner un gas­to al Esta­do, esto debe­rá enten­der­se en tér­mi­nos rela­ti­vos, pues este dine­ro lo habrá reco­gi­do ante­rior­men­te en la recau­da­ción de impues­tos direc­tos e indi­rec­tos. El capi­tal, por una par­te, no extrae plus­va­lía nin­gu­na de estos ser­vi­cios (a no ser que el Esta­do los reali­ce median­te sub­con­tra­tas), y por otra par­te, no ten­drá nin­gún cos­te eco­nó­mi­co, pero sí una pér­di­da de capa­ci­dad para explo­tar la fuer­za de tra­ba­jo, tenien­do en cuen­ta que una cla­se tra­ba­ja­do­ra con las nece­si­da­des bási­cas sacia­das se sitúa en una posi­ción mejor para nego­ciar. En el caso de que estos ser­vi­cios se reali­cen de mane­ra pri­va­da, a saber, si los rea­li­za una mujer tra­ba­ja­do­ra en una empre­sa de ser­vi­cios, el capi­tal obtie­ne bene­fi­cios eco­nó­mi­cos. Hay otra opción: la de los ser­vi­cios per­so­na­les. Como con­se­cuen­cia del aumen­to del poder adqui­si­ti­vo de algu­nos indi­vi­duos, estos ser­vi­cios han obte­ni­do un pre­cio deter­mi­na­do en el mer­ca­do en for­ma de ser­vi­cios per­so­na­les. Este feno­meno depen­de­rá del valor social­men­te pro­du­ci­do y de la capa­ci­dad de aho­rro de las per­so­nas com­pra­do­ras de los ser­vi­cios y tie­ne un cla­ro com­po­nen­te de clase.

De una for­ma u otra, las men­cio­na­das son tareas que con­di­cio­nan com­ple­ta­men­te el mode­lo de vida de las muje­res tra­ba­ja­do­ras. El tra­ba­jo domés­ti­co nos obli­ga a car­gar con una doble jor­na­da, lo cual nos code­na a un ais­la­mien­to social y polí­ti­co. Sien­do las res­pon­sa­bles de la repro­duc­ción fami­liar y sien­do todos estos tra­ba­jos nece­sa­rios, con­di­cio­na total­men­te la vida de las muje­res tra­ba­ja­do­ras, y al mis­mo tiem­po, tie­ne reper­cu­sión direc­ta en nues­tra par­ti­ci­pa­ción en la pro­duc­ción social. La con­ci­lia­ción fami­liar nos lle­va a los pues­tos de tra­ba­jo más pre­ca­rios, y como con­se­cuen­cia, lle­va­mos una vida carac­te­ri­za­da por la pobre­za. Cuan­do habla­mos de la bre­cha sala­rial entre los hom­bres y las muje­res, no habla­mos de que las muje­res gane­mos menos por rea­li­zar un mis­mo tra­ba­jo con­cre­to (aun­que en deter­mi­na­dos casos así sea). Al con­tra­rio, cuan­do habla­mos de la bre­cha sala­rial, habla­mos de una menor par­ti­ci­pa­ción en el valor social­men­te pro­du­ci­do, a lo que res­pon­den las jor­na­das par­cia­les, la even­tua­li­dad labo­ral, los tra­ba­jos no cua­li­fi­ca­dos y unos sala­rios más bajos que reci­bi­mos por ende. Esta situa­ción nos lle­va irre­me­dia­ble­men­te a una depen­den­cia eco­nó­mi­ca hacia nues­tros mari­dos o las ins­ti­tu­cio­nes de la admi­nis­tra­ción pública.

Aquí es impor­tan­te recal­car que esta situa­ción no solo deter­mi­na la vida de la mujer tra­ba­ja­do­ra en el pre­sen­te, sino que tam­bién defi­ne el mode­lo de vida que nos espe­ra en el futu­ro. De hecho, la pre­ca­ri­za­ción de la vida labo­ral de las muje­res influ­ye en nues­tra futu­ra vida, en el sen­ti­do de que nues­tras esca­sas coti­za­cio­nes deter­mi­nan los ingre­sos que ten­dre­mos en nues­tra jubi­la­ción. Al res­pec­to, cabe men­cio­nar la can­ti­dad de muje­res mayo­res que tie­nen que sobre­vi­vir con las pen­sio­nes de viu­de­dad o com­ple­tan­do sus pen­sio­nes sin coti­za­ción (algo así como 300 – 400€) con la RGI.

LA REPRODUCCIÓN DE LA CLASE TRABAJADORA EN CONTEXTO DE CRISIS Y LA MISERIA DE LA MUJER TRABAJADORA

Como hemos men­cio­na­do al prin­ci­pio, en un con­tex­to de cri­sis, esta situa­ción se vuel­ve aún más lamen­ta­ble, y se expre­sa median­te la ofen­si­va con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La cri­sis enten­di­da como una cri­sis de acu­mu­la­ción de capi­tal se ha cos­tea­do his­tó­ri­ca­men­te median­te la reor­ga­ni­za­ción de la explo­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Vivi­mos unos tiem­pos de ofen­si­va en el ámbi­to de la repro­duc­ción social y las refor­mas labo­ra­les en la esfe­ra pro­duc­ti­va, ambas estra­te­gias des­ti­na­das a que la acu­mu­la­ción de capi­tal con­ti­núe su ten­den­cia en alza. En este sen­ti­do, el capi­tal, con el fin de man­te­ner sus ganan­cias, redu­ce los ingre­sos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, por una par­te, y por otra, rea­li­za recor­tes y pri­va­ti­za­cio­nes en los ser­vi­cios de la socie­dad que faci­li­tan la repro­duc­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra (las resi­den­cias, pen­sio­nes, ingre­sos míni­mos, come­do­res, guar­de­rías…). Aquí, las muje­res tra­ba­ja­do­ras desem­pe­ña­mos una fun­ción cen­tral, car­gan­do con muchos de estos tra­ba­jos tan­to en el mer­ca­do como fue­ra de él.

En esta coyun­tu­ra, la posi­bi­li­dad de reci­bir ser­vi­cios de ges­tión pri­va­da será cada vez menor para aque­llas capas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que ante­rior­men­te goza­ban de ellos, pues­to que se les dis­mi­nui­rá la capa­ci­dad eco­nó­mi­ca. Asi­mis­mo, la ofer­ta de ser­vi­cios de ges­tión públi­ca tam­bién se limi­ta­rá nota­ble­men­te; la baja­da de las ganan­cias empre­sa­ria­les y la capa­ci­dad de con­su­mo de la cla­se tra­ba­ja­do­ra trae­rá con­si­go un des­cen­so en la recau­da­ción de impues­tos. Por lo tan­to, la posi­bi­li­dad de una inver­sión pública/​social será cada vez menor. Esto se encuen­tra en con­tra­dic­ción con el pro­ce­so de pro­le­ta­ri­za­ción que vive la cla­se tra­ba­ja­do­ra en un con­tex­to de cri­sis, así como con la posi­bi­li­dad cada vez menor que tie­ne de reci­bir ser­vi­cios pri­va­dos. En con­se­cuen­cia, el mis­mo capi­tal pue­de mos­trar­se a favor de los ser­vi­cios públi­cos con el fin de aho­rrar­se las con­se­cuen­cias que le pue­de traer el no garan­ti­zar las cuo­tas de bien­es­tar en unos nive­les míni­mos, pero esto depen­de­rá de sus capa­ci­da­des y no de su volun­tad. Aun así, a fal­ta de estos ser­vi­cios impres­cin­di­bles para la repro­duc­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, se verá un detri­men­to des­ta­ca­do de las con­di­cio­nes de vida de los miem­bros de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Como se pue­de pre­ver, todo esto ten­drá una mayor reper­cu­sión en las con­di­cio­nes vita­les y labo­ra­les de las muje­res tra­ba­ja­do­ras: ten­dre­mos difi­cul­ta­des para con­su­mir estos ser­vi­cios y debe­re­mos car­gar con muchos de dichos tra­ba­jos. En resu­men, cae­rá sobre noso­tras la res­pon­sa­bi­li­dad de garan­ti­zar prin­ci­pal­men­te en el ámbi­to fami­liar los tra­ba­jos que cubría el Esta­do o una empre­sa con­tra­ta­da. Todo esto, apar­te de aumen­tar nues­tra car­ga de tra­ba­jo, esta­ble­ce­rá las con­di­cio­nes nece­sa­rias para seguir per­pe­tuan­do nues­tra opresión.

A su vez, todo esto se verá refle­ja­do en las con­di­cio­nes que ten­drán las muje­res tra­ba­ja­do­ras en cier­tos sec­to­res del tra­ba­jo asa­la­ria­do. Cabe des­ta­car que nume­ro­sos de estos ser­vi­cios garan­ti­za­dos por el Esta­do y las Admi­nis­tra­cio­nes Públi­cas serán pro­por­cio­na­das de mane­ra indi­rec­ta, o sea, median­te una sub­con­tra­ta o en for­ma de un con­ve­nio públi­co-pri­va­do. En dichos casos, como tan solo una ges­tión «efi­cien­te» de dicha inver­sión públi­ca le ase­gu­ra­rá los bene­fi­cios a la empre­sa, esta empeo­ra­rá tan­to las con­di­cio­nes labo­ra­les de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras en estos ser­vi­cios (en gene­ral, muje­res) como el mis­mo ser­vi­cio pres­ta­do. Ejem­plo de ello son los tes­ti­mo­nios que han dado las tra­ba­ja­do­ras de las resi­den­cias pri­va­das en las luchas lle­va­das a cabo en los últi­mos meses, así como la deja­dez al res­pec­to de las Admi­nis­tra­cio­nes Públi­cas. Otro aspec­to que se debe­ría aña­dir es que las muje­res somos las mayo­res usua­rias de los ser­vi­cios vin­cu­la­dos a la depen­den­cia y la aten­ción socio­sa­ni­ta­ria, con­se­cuen­cia de una vida más lon­ge­va y más enfer­me­da­des cró­ni­cas. En con­clu­sión, somos las muje­res tra­ba­ja­do­ras las que mejor cono­ce­mos la mala situa­ción de estos ser­vi­cios y su esca­sa calidad.

La pro­duc­ción y pres­ta­ción de ser­vi­cios que pres­ta el Esta­do se con­vier­ten en un obs­tácu­lo para el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co; se aso­man difi­cul­ta­des para com­pa­gi­nar la acu­mu­la­ción del capi­tal y la repro­duc­ción social. Sin embar­go, somos cons­cien­tes de que el capi­tal nun­ca hace un repar­to igua­li­ta­rio de la rique­za; con­cen­tra la rique­za en unas pocas manos, mien­tras que con­de­na a la mise­ria las amplias masas. Esta es la lógi­ca gene­ral del capi­tal, que como se vie­ne dicien­do, se acen­túa más en un con­tex­to de cri­sis y se hace más apre­cia­ble en el día a día. La raíz del pro­ble­ma no se sitúa en la cues­tión de la polí­ti­ca fis­cal y el gas­to públi­co, sino en la fal­ta de bene­fi­cios y de acu­mu­la­ción de capi­tal. En con­se­cuen­cia, para res­ta­ble­cer la tasa de acu­mu­la­ción, des­cen­de­rán los ingre­sos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, y a la vez, la impo­si­bi­li­dad de man­te­ner el nivel ante­rior de los ser­vi­cios socia­les jus­ti­fi­ca­rá cual­quier recor­te. En todo esto, la fun­ción que desem­pe­ña­mos las muje­res tra­ba­ja­do­ras en la repro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, sobre todo en el ámbi­to fami­liar, se con­vier­te en esencial.

LA OPRESIÓN, SU CARÁCTER MUTABLE Y LA ELECCIÓN DEL SOCIALISMO

La opre­sión de las muje­res no se fun­da en nues­tra capa­ci­dad bio­ló­gi­ca para repro­du­cir la socie­dad, es decir, en nues­tra capa­ci­dad para tener des­cen­dien­tes. Al con­tra­rio, se tra­ta de la depen­den­cia que tie­ne el capi­tal hacia la repro­duc­ción y, por tan­to, del carác­ter social que se le ha atri­bui­do a estas prác­ti­cas rea­li­za­das por muje­res vin­cu­la­das a las capa­ci­da­des bio­ló­gi­cas. En otras pala­bras, el capi­tal nece­si­ta de la repro­duc­ción de la cla­se obre­ra para poder repro­du­cir­se a sí mis­mo, en las ver­tien­tes de la repro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo y en la de la repro­duc­ción inter­ge­ne­ra­cio­nal. Esto deja en evi­den­cia la nece­si­dad de las muje­res. El capi­tal, enton­ces, como con­se­cuen­cia del sen­ti­do social que le asig­na a la repro­duc­ción, tie­ne que man­te­ner el con­trol sobre ella. En defi­ni­ti­va, la opre­sión de las muje­res en la fun­ción repro­duc­ti­va que desem­pe­ña­mos es cen­tral y afec­ta a todos y cada uno de los ámbi­tos de nues­tras vidas. En con­se­cuen­cia, nues­tro hori­zon­te debe situar­se en la acción de libe­rar las muje­res tra­ba­ja­do­ras de todas las rela­cio­nes labo­ra­les y de las fun­cio­nes repro­duc­ti­vas que nos hacen per­ma­ne­cer oprimidas.

A este res­pec­to, la incor­po­ra­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra al mun­do labo­ral – pro­ce­so que se ha pro­du­ci­do sobre todo a par­tir de la indus­tria­li­za­ción – , si bien tene­mos cla­ro que supo­ne un cla­ro avan­ce en su pro­ce­so de eman­ci­pa­ción, no ha supues­to una liber­tad real. Hoy por hoy la mayo­ría de las tra­ba­ja­do­ras del cen­tro capi­ta­lis­ta tra­ba­ja­mos bajo un sala­rio, pero esto no nos ha libe­ra­do de la vin­cu­la­ción con las tareas domés­ti­cas, sino todo lo con­tra­rio; dicho de for­ma vul­gar, hemos pasa­do a tener que cubrir dos jor­na­das de tra­ba­jo. En con­se­cuen­cia, a pesar de la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de algu­nas muje­res res­pec­to a diver­sas ins­ti­tu­cio­nes, las muje­res más pro­le­ta­ri­za­das, debi­do a sus pre­ca­rias con­di­cio­nes labo­ra­les, siguen bajo una fuer­te depen­den­cia económica.

Al con­tra­rio de lo que algu­nos pen­sa­ban, cuan­do algu­nas prác­ti­cas domés­ti­cas se han con­ver­ti­do tam­bién en tra­ba­jo asa­la­ria­do, la opre­sión de las muje­res no ha des­apa­re­ci­do. Lejos de anu­lar la opre­sión de las muje­res, la con­ver­sión de estos tra­ba­jos en asa­la­ria­dos ha con­tri­bui­do a per­pe­tuar la divi­sión sexual del tra­ba­jo. Algu­nas muje­res (muje­res de cla­se media) han teni­do la opor­tu­ni­dad de libe­rar­se de estos tra­ba­jos, pero no las más pro­le­ta­ri­za­das, en su mayo­ría muje­res inmi­gran­tes, y ade­más, lo han teni­do que ejer­cer en con­di­cio­nes lamen­ta­bles, como las tra­ba­ja­do­ras del hogar a las que hemos hecho refe­ren­cia reite­ra­da­men­te. Otra opción de este tipo es la pres­ta­ción que reci­be un miem­bro de la fami­lia den­tro de la Ley de Depen­den­cia para garan­ti­zar el cui­da­do de otro miem­bro de la fami­lia con depen­den­cia (en nin­gún caso supera los 500 €). Algu­nos estu­dios han pues­to de mani­fies­to que en el 89% de estos casos es una mujer quien rea­li­za estas tareas de cui­da­do y que, en la mayo­ría de los casos, ade­más, ha lle­ga­do a esta situa­ción moti­va­da por nece­si­da­des eco­nó­mi­cas y socia­les. Ade­más, es evi­den­te que la situa­ción asa­la­ria­da del tra­ba­jo domés­ti­co y de cui­da­dos ha apar­ta­do a la mujer de la vida social y la ha des­ti­na­do al inte­rior del hogar in eternum.

En la situa­ción actual, por tan­to, en base a las nece­si­da­des de estas muje­res tra­ba­ja­do­ras, debe­ría­mos rei­vin­di­car la socia­li­za­ción de los ser­vi­cios que his­tó­ri­ca­men­te se han cubier­to en el ámbi­to domés­ti­co. Debe­mos rei­vin­di­car que estos ser­vi­cios sean res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do (como res­pon­sa­ble de la ges­tión de la repro­duc­ción social) y que deben ser unos ser­vi­cios de cali­dad, uni­ver­sa­les y gra­tui­tos. La asun­ción de estos tra­ba­jos por par­te del Esta­do per­mi­ti­ría, por un lado, libe­rar a la mujer de este tra­ba­jo, y por otro, poder garan­ti­zar gra­tui­ta­men­te y con cali­dad todos los ser­vi­cios nece­sa­rios al con­jun­to de la socie­dad. Asi­mis­mo, se podrían garan­ti­zar las con­di­cio­nes de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras que tra­ba­jan en ello. Por el con­tra­rio, como se ha men­cio­na­do ante­rior­men­te, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y el Esta­do bur­gués, agen­te de su ges­tión, son estruc­tu­ral­men­te inca­pa­ces de desa­rro­llar esta tarea, y en con­se­cuen­cia, urge poner sobre la mesa la nece­si­dad de un nue­vo mar­co eco­nó­mi­co y social que nos ofre­ce el socia­lis­mo. Dicho de otra mane­ra, nos es impres­cin­di­ble diri­gir nues­tra estra­te­gia hacia un Esta­do Socia­lis­ta como for­ma de Esta­do que esté subor­di­na­do a los intere­ses de la socie­dad. En ese sen­ti­do, la apues­ta de ITAIA es cla­ra: la úni­ca opción real que crea­rá las con­di­cio­nes para supe­rar la opre­sión, la situa­mos en el pro­yec­to polí­ti­co con poten­cia­li­dad de supe­rar la orga­ni­za­ción social que vivi­mos, la cons­truc­ción del socia­lis­mo. Por ello, con la inten­ción de apor­tar en la for­ma orga­ni­za­ti­va que ten­ga ese obje­ti­vo estra­té­gi­co y para poder dar el desa­rro­llo de las capa­ci­da­des polí­ti­cas impres­cin­di­bles, es nece­sa­rio que tra­ba­je­mos en la mejo­ra de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y de vida de las muje­res trabajadoras.

Jato­rria /​Ori­gen

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *