Puer­to Rico. El triun­fo independentista

Por Rober­to Ale­jan­dro Rive­ra*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de febre­ro de 2021.

Pri­me­ra parte

En las recien­tes elec­cio­nes, el inmen­so cre­ci­mien­to del Par­ti­do Inde­pen­den­tis­ta Puer­to­rri­que­ño se unió a otros triun­fos que el inde­pen­den­tis­mo ha alcan­za­do en las pasa­das dos déca­das. El apo­yo elec­to­ral para can­di­da­tos del PIP fue lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo del pasa­do pro­ce­so elec­cio­na­rio. Es un triun­fo que los inde­pen­den­tis­tas, en Puer­to Rico y en la diás­po­ra, debe­mos cele­brar. Esta es la tesis que me pro­pon­go dis­cu­tir en este ensa­yo.[i] Esta tesis no le res­ta méri­to a los votos ni a las vic­to­rias legis­la­ti­vas, tam­bién impre­sio­nan­tes, del Movi­mien­to Vic­to­ria Ciu­da­da­na. El desem­pe­ño de esta nue­va orga­ni­za­ción y los votos por el PIP debi­li­ta­ron el bipar­ti­dis­mo. Pero los triun­fos del MVC nacen de otras razo­nes y su sig­ni­fi­ca­do ocu­pa un terreno dis­tin­to al del Par­ti­do Inde­pen­den­tis­ta Puertorriqueño.

Defi­ni­ción

Defino al inde­pen­den­tis­mo como una plu­ra­li­dad de ideas y luchas esla­bo­na­das por unos nudos comu­nes y con­flic­ti­vos en un espa­cio afec­ti­vo y con­cep­tual. Este espa­cio uni­fi­ca la sobe­ra­nía y las trans­for­ma­cio­nes socia­les hacia más liber­tad y jus­ti­cia social. No siem­pre fue así, pero hace tiem­po que lo es. Des­de ese espa­cio y den­tro de esa plu­ra­li­dad, el inde­pen­den­tis­mo ha sido un sen­ti­do común, una memo­ria, una épi­ca y una apues­ta. Ha sido un con­jun­to de argu­men­tos para expli­car el colo­nia­je y sus con­se­cuen­cias y para mos­trar otros rum­bos. Tam­bién es un far­do de acier­tos y erro­res, algu­nos de ellos toda­vía presentes.

Esto sig­ni­fi­ca que, para mí, el inde­pen­den­tis­mo es cons­truc­ción de otro espa­cio sim­bó­li­co y lucha des­de el mis­mo. Y defino ese espa­cio como prin­ci­pios, memo­rias, trau­mas, afec­tos, y mie­dos que pro­veen refe­ren­tes, códi­gos lin­güís­ti­cos y emo­ti­vos que crean for­mas de razo­nar y actuar en lo colec­ti­vo y en lo individual.

A veces ensam­bla­je, pero mayor­men­te un terreno de ele­men­tos dis­pa­res, el inde­pen­den­tis­mo cons­ti­tu­ye una hege­mo­nía alter­na, un con­tra poder en la sub­je­ti­vi­dad de cada mili­tan­te o cre­yen­te en la inde­pen­den­cia. Esa hege­mo­nía alter­na se ali­men­tó y ali­men­ta de dis­tin­tas resis­ten­cias con­tra el sen­ti­do común domi­nan­te, ese que nave­ga en la vorá­gi­ne de lo dia­rio, lo usual, lo que no tie­ne sor­pre­sas, ese mun­do de lo inme­dia­to lleno de trans­pa­ren­cia y ocul­ta­mien­tos. Esta hege­mo­nía alter­na aca­rrea, nece­sa­ria­men­te, otra legi­bi­li­dad con expli­ca­cio­nes y con­clu­sio­nes dis­tin­tas a las ofre­ci­das por la legi­bi­li­dad dominante.

En todas estas áreas los erro­res exis­tie­ron y exis­ten. Y algu­nos de esos erro­res, por la com­ple­ji­dad regia de nues­tra reali­dad, han fecun­da­do triun­fos. La lógi­ca de que los erro­res atra­san o empan­ta­nan y los acier­tos per­mi­ten avan­ces es la lógi­ca del ilu­mi­nis­mo con su fe en una reali­dad com­ple­ta­men­te legi­ble y suje­tas a leyes de pro­gre­so moral tan­tas veces tor­pe­dea­da por la opa­ci­dad de lo polí­ti­co. Hay erro­res que pue­den per­mi­tir avan­ces, pero siguen sien­do erro­res. Y ver­da­des que pue­den repre­sen­tar atra­sos en deter­mi­na­dos momen­tos y siguen sien­do verdades.

Un sen­ti­do común

El inde­pen­den­tis­mo es, antes que nada, un sen­ti­do común, la idea de que los miem­bros de un ente éti­co-polí­ti­co deben ser los garan­tes y guar­dia­nes de ese orden, y no quie­nes los aza­res del poder les per­mi­ten tras­pa­sar unas fron­te­ras. En una colo­nia, este sen­ti­do común es magu­lla­do y dis­tor­sio­na­do para manu­fac­tu­rar lo opues­to. Lo nor­mal vie­ne a ser la impo­si­bi­li­dad de un gobierno que naz­ca de esfuer­zos y brú­ju­las pro­pias. “Eso es fede­ral:” la fra­se que con­su­ma­ba un sen­ti­do inal­can­za­ble de supe­rio­ri­dad. “Ima­gí­ne­se si no nos tuvie­ran,” le dijo al país una fis­cal federal.

Antes de ser ese argu­men­to que halla cris­ta­li­za­ción en un sen­ti­do común, el inde­pen­den­tis­mo fue y es una sen­sa­ción de desa­zón ante la arbi­tra­rie­dad de impo­si­cio­nes extra­ñas, una afir­ma­ción de un ser cul­tu­ral muy recio que pue­de inte­grar y cele­brar lo dife­ren­te, pero man­tie­ne una iden­ti­dad que pue­de ser dis­tin­gui­da de otras iden­ti­da­des y que vale la pena defen­der­la y enri­que­cer­la. Sobre todo, y des­de el albi­zuis­mo, el inde­pen­den­tis­mo es la cer­te­za de que la subor­di­na­ción colo­nial lace­ra el espí­ri­tu des­ga­jan­do y trun­can­do bús­que­das compartidas.

Por las pri­me­ras tres déca­das del siglo vein­te, el inde­pen­den­tis­mo fue el tími­do ges­to de una eli­te que vio esfu­mar­se su pro­yec­to de desa­rro­llo auto­nó­mi­co. Fue líri­ca, resis­ten­cia con­tra el uso del inglés en las escue­las y recur­so retó­ri­co en la pes­ca de aplau­sos. En rela­ción con la cla­se tra­ba­ja­do­ra, fue hos­til e inser­vi­ble. El colo­nia­je nor­te­ame­ri­cano tole­ró ese inde­pen­den­tis­mo y, cuan­do qui­so hacer­lo, expre­só su des­dén aun por su timi­dez. En 1921, el gober­na­dor Emmet Mont­go­mery Riley, en su pri­mer men­sa­je al país, decía lo siguiente:

«Nues­tro sin igual Pre­si­den­te, el Pre­si­den­te de todos los pue­blos a quie­nes gobier­na, y nues­tro gran Secre­ta­rio de la Gue­rra, John W. Weeks, están tan alta­men­te intere­sa­dos en el pue­blo puer­to­rri­que­ño como el de cual­quier Esta­do de la Unión con­ti­nen­tal. Ellos se sen­ti­rían pro­fun­da­men­te angus­tia­dos al ver sen­ti­mien­to alguno o aspi­ra­ción algu­na cre­cien­te cuya ten­den­cia fue­ra algún pen­sa­mien­to o idea de inde­pen­den­cia. Ha lle­ga­do has­ta mí que la agi­ta­ción de inde­pen­den­cia pro­ce­de, en gran par­te, de extran­je­ros. … Tam­po­co, ami­gos míos, hay sitio alguno en esta isla para ban­de­ra algu­na que no sea la de las fran­jas y estre­llas, y jamás lo habrá.”[ii]

Las auto­ri­da­des metro­po­li­ta­nas tam­bién repri­mie­ron sin amba­ges cual­quier signo de influen­cia inde­pen­den­tis­ta en un cen­tro que los nor­te­ame­ri­ca­nos y los ane­xio­nis­tas de la Coa­li­ción con­ci­bie­ron como su pro­pie­dad exclusiva.

“…en 1936,” según Rubén del Rosa­rio, “vie­ne la reac­ción como con­se­cuen­cia de que algu­nos cate­drá­ti­cos, fue­ra de la Uni­ver­si­dad, defen­día­mos la cau­sa de la inde­pen­den­cia en la pren­sa y la tri­bu­na. Se res­trin­ge enton­ces la liber­tad de cáte­dra, prohi­bien­do arbi­tra­ria­men­te a los pro­fe­so­res las acti­vi­da­des polí­ti­cas. Se sepa­ra por un tiem­po a algu­nos de ellos. Se inten­ta impo­ner la ense­ñan­za en inglés en todas las facul­ta­des, a lo cual se opu­so la mayo­ría del pro­fe­so­ra­do.”[iii]

Una memo­ria

En un sis­te­ma colo­nial que tie­ne el olvi­do y la dis­tor­sión como pro­yec­tos de esta­do, el inde­pen­den­tis­mo, des­de los már­ge­nes, ha labra­do otra memo­ria y, por lo mis­mo, otro espa­cio sim­bó­li­co. Esta cons­truc­ción sig­ni­fi­có, con Albi­zu, un nue­vo énfa­sis que des­pla­zó la visión jurí­di­ca de la eli­te. Fue él quien popu­la­ri­zó la pala­bra “colo­nia.”

“Esa pala­bra, COLONIA, fue él quien la puso en cir­cu­la­ción en el len­gua­je polí­ti­co de la Isla. Antes de don Pedro, tan­to en la Pren­sa (sic) como en la tri­bu­na, se habla­ba de que Puer­to Rico era un terri­to­rio no-incor­po­ra­do o una pose­sión adqui­ri­da por los Esta­dos Unidos…Los polí­ti­cos del patio se con­for­ma­ban con la ter­mi­no­lo­gía jurí­di­ca.” [iv]

El diag­nós­ti­co de Albi­zu, como sabe­mos y afir­ma del Rosa­rio, fue dis­tin­to: “…la Isla esta­ba some­ti­da a leyes y res­tric­cio­nes impues­tas por la metró­po­li y … el ver­da­de­ro pro­pó­si­to de la per­ma­nen­cia ame­ri­ca­na en Puer­to Rico no era edu­car­nos para la demo­cra­cia, sino bási­ca­men­te, estra­té­gi­co y eco­nó­mi­co.”[v]

Des­yer­ban­do una nebli­na de olvi­dos, el inde­pen­den­tis­mo creó para sí lo que Anto­nio S. Pedrei­ra lla­mó “evo­ca­ción,” un sen­ti­do de con­cien­cia his­tó­ri­ca.[vi] El albi­zuis­mo ini­ció la cele­bra­ción de Lares en la déca­da de los años 30s del siglo vein­te; y la FUPI retor­na al mis­mo lugar a fina­les de los 50s en actos infec­ta­dos de agen­tes encu­bier­tos. Es una memo­ria que ha ope­ra­do en varias dimen­sio­nes: en la cele­bra­ción del Gri­to de Lares; en la lucha por la libe­ra­ción de los pre­sos polí­ti­cos en cár­ce­les nor­te­ame­ri­ca­nas; en des­en­te­rrar otras his­to­rias, espe­cial­men­te de la cla­se obre­ra, fren­te a la lápi­da que el pepe­deís­mo impu­so sobre la his­to­ria de Puer­to Rico; y en recor­dar even­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en las luchas estu­dian­ti­les. En la déca­da del 70, las orga­ni­za­cio­nes estu­dian­ti­les orga­ni­za­ban el via­je a Lares y tam­bién publi­ca­ban bole­ti­nes para dis­cu­tir el encuen­tro mili­tar del 11 de mar­zo de 1971. Las memo­rias, por supues­to, tam­bién se pier­den: las orga­ni­za­cio­nes del pre­sen­te no tie­nen ese lente.

Con recur­sos jamás com­pa­ra­bles con los del esta­do, y a pesar de todo el cer­co mediá­ti­co en la mayor par­te del siglo vein­te, y el otro cer­co, el del car­pe­teo poli­cia­co; a pesar de todos sus erro­res, tan gro­tes­cos en algu­nos casos como en aque­llo de los “cas­ti­gos patrió­ti­cos” del nacio­na­lis­mo, el des­pre­cio y mal­tra­to a disi­den­tes, las sim­pa­tías y silen­cios ante regí­me­nes dic­ta­to­ria­les, y un sos­pe­cho­so com­pro­mi­so con nor­mas demo­crá­ti­cas, el inde­pen­den­tis­mo se ha pre­ser­va­do en el Par­ti­do Inde­pen­den­tis­ta Puer­to­rri­que­ño, el Movi­mien­to Socia­lis­ta de Tra­ba­ja­do­ras y Tra­ba­ja­do­res, el Movi­mien­to Inde­pen­den­tis­ta Nacio­nal Hos­to­siano, y en su mayor triun­fo como ins­ti­tu­ción e ins­tru­men­to de edu­ca­ción y comu­ni­ca­ción, en el perió­di­co Cla­ri­dad. Son inde­pen­den­tis­tas los que crea­ron el perió­di­co Diá­lo­go, los que con­ci­bie­ron 80 gra­dos, y los que triun­fa­ron en cons­truir ese espa­cio cul­tu­ral que es el Fes­ti­val Cla­ri­dad. Sos­pe­cho que, en su ras­go domi­nan­te, fue­ron inde­pen­den­tis­tas los que ins­cri­bie­ron al Par­ti­do del Pue­blo Tra­ba­ja­dor y, en una vuel­ta cir­cu­lar de nues­tra his­to­ria, una alian­za de inde­pen­den­tis­tas y sobe­ra­nis­tas quien hizo lo mis­mo con el MVC. Y algo muy impor­tan­te que nece­si­ta su des­en­tie­rro: fue otra alian­za inde­pen­den­tis­ta-auto­no­mis­ta, don­de el polo inde­pen­den­tis­ta domi­na­ba en el lide­ra­to, la que con­ci­bió y eje­cu­tó el pri­mer pro­gra­ma guber­na­men­tal de jus­ti­cia social que tuvo Puer­to Rico entre 1941 y 1948.

La colo­nia y sus enunciados

El for­ce­jeo por dar vida a nue­vas ins­ti­tu­cio­nes y publi­ca­cio­nes siem­pre inten­tó, y aún inten­ta, esta­ble­cer, mol­dear, y enri­que­cer otra legi­bi­li­dad. Como sabe­mos, la colo­nia se empe­ñó en enre­jar al inde­pen­den­tis­mo den­tro de cier­tos enun­cia­dos en un doble jue­go de invi­si­bi­li­dad y visi­bi­li­dad. Cono­ce­mos el léxi­co popu­lar: lxs inde­pen­den­tis­tas son “idea­lis­tas;” “hablan bien pero no pro­po­nen nada con­cre­to;” la inde­pen­den­cia es la “pér­di­da de la ciu­da­da­nía y los fon­dos fede­ra­les,” y haría de Puer­to Rico una de “esas repú­bli­cas lati­no­ame­ri­ca­nas” con sus mise­rias y dic­ta­du­ras. El enun­cia­do más reve­la­dor, por incu­bar tan­tos fan­tas­mas en una ora­ción, en años elec­cio­na­rios y en refe­ren­cia a can­di­da­tos del PIP a la gober­na­ción, se escu­cha: “Si fue­ra del PPD o PNP, barría.” Tales han sido los aser­tos de la gente.

El esta­do ha teni­do otros: “terro­ris­tas,” “sub­ver­si­vos,” y el tér­mino gené­ri­co para des­cri­bir a los jóve­nes mili­tan­tes, “fupis­tas.” Estas ase­ve­ra­cio­nes, soli­di­fi­ca­das en mie­dos e ins­tin­tos, ile­gi­ti­man, por ade­lan­ta­do, todo lo que se acer­que al inde­pen­den­tis­mo como opción polí­ti­ca. En la segun­da mitad del siglo vein­te, con el ful­gor de la indus­tria­li­za­ción, el mejo­ra­mien­to mate­rial y la genui­na amplia­ción de opor­tu­ni­da­des edu­ca­ti­vas para la mayo­ría, las expli­ca­cio­nes domi­nan­tes emi­gra­ron a lo clí­ni­co: los nacio­na­lis­tas eran locos. El dis­tin­gui­do escri­tor René Mar­qués lo expre­só de otra mane­ra: los puer­to­rri­que­ños sufrían de un “impul­so auto des­truc­tor” y los nacio­na­lis­tas lo encar­na­ban. Eran sui­ci­das. “El fenó­meno nacio­na­lis­ta dra­ma­ti­za … otro pro­ble­ma psi­co­so­cial: el noto­rio impu­so auto des­truc­tor del puer­to­rri­que­ño, en otras pala­bras, su ten­den­cia sui­ci­da.” “Pero es sin duda el Nacio­na­lis­mo puer­to­rri­que­ño la mani­fes­ta­ción que más cla­ra­men­te nos reve­la la psi­co­lo­gía del sui­ci­da.” “Qui­zás deba­mos lle­gar a la con­clu­sión de que la cohe­sión del movi­mien­to nacio­na­lis­ta es sus años de mayor acti­vi­dad se basa­ba, más en una con­di­ción psi­co­ló­gi­ca común a sus miem­bros– el impul­so sui­ci­da del puer­to­rri­que­ño lle­va­do a su más alta exa­cer­ba­ción– que en una doc­tri­na revo­lu­cio­na­ria o en una meto­do­lo­gía terro­ris­ta.”[vii]

En la dan­za de visi­bi­li­dad e invi­si­bi­li­dad, y como el mun­do sim­bó­li­co es rara vez cohe­ren­te, la cul­tu­ra popu­lar acep­ta poe­mas y can­cio­nes inde­pen­den­tis­tas, y se per­mi­te a los inde­pen­den­tis­tas como “fis­ca­li­za­do­res.” La fis­ca­li­za­ción des­de la legis­la­tu­ra o unio­nes obre­ras ha sido la úni­ca esfe­ra de poder per­mi­ti­da. Más allá de esas fron­te­ras que­da­ba lo vedado.

Los enun­cia­dos tie­nen historia

Los enun­cia­dos, cons­truc­cio­nes rela­ti­va­men­te recien­tes, se han ven­di­do como ras­gos inna­tos de lxs puer­to­rri­que­ños. Esa no fue la reali­dad por más de medio siglo des­pués de la inva­sión del 1898. Has­ta media­dos de la déca­da del 1950s, el inde­pen­den­tis­mo gozó de legi­ti­mi­dad en los cen­tros de poder isle­ños, aun­que nun­ca ante la metró­po­li. En 1936, el Par­ti­do Libe­ral fue a las urnas con una pla­ta­for­ma pro-inde­pen­den­cia y fue el par­ti­do con más votos. Tam­po­co hay que per­der la pro­por­ción: era un par­ti­do estre­me­ci­do por luchas inter­nas entre un sec­tor joven, inde­pen­den­tis­ta y pro­gre­sis­ta, y el lide­ra­to de don Anto­nio R. Bar­ce­ló quien lo mis­mo era auto­no­mis­ta, inde­pen­den­tis­ta y has­ta esta­do­li­bris­ta, antes del ELA. Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo es que la inde­pen­den­cia no era el terreno de lo clí­ni­co, lo irra­cio­nal e ilegitimo.

Eso comen­zó a cam­biar en 1948, año colin­dan­cia, de des­lin­de, con la pré­di­ca muño­cis­ta sobre la incom­pa­ti­bi­li­dad de la inde­pen­den­cia y la indus­tria­li­za­ción que el PPD promulgaba.

Esa pré­di­ca, cua­ján­do­se des­de años antes, salió brio­sa duran­te la siem­pre iró­ni­ca cele­bra­ción de un 4 de julio. En su dis­cur­so de esa fecha en 1948, Muñoz rede­fi­nió el terreno dis­cur­si­vo del país. Su pro­ble­ma, ale­gó, no era el colo­nia­lis­mo. Era una fatal mez­cla de geo­gra­fía y fecun­di­dad, de des­tino y pasión. “Puer­to Rico es una isla peque­ña con mucha gen­te. Puer­to Rico tie­ne poca tie­rra y mucha gen­te.” Se ador­nó así con un tri­lla­do argu­men­to sobre el “exce­so” pobla­cio­nal de la isla y lo invo­có como una de sus dos expli­ca­cio­nes. La ecua­ción de lo poco y lo mucho expli­ca­ba por­qué, a pesar de tener “la posi­ción eco­nó­mi­ca más favo­ra­ble del mun­do en rela­ción con el mer­ca­do más pros­pe­ro,” la pobre­za y mise­ria con­ti­nua­ban. La “sal­va­ción” esta­ba en la indus­tria­li­za­ción, con su inevi­ta­ble secue­la de atraer capi­tal, y en pedir­le per­mi­so al con­gre­so para redac­tar una cons­ti­tu­ción que no pusie­ra en ries­go las ven­ta­jas de la isla: no paga­ba adua­na ni con­tri­bu­cio­nes fede­ra­les. En ese para­dig­ma de indus­tria­li­za­ción y bús­que­da de capi­ta­les se ha que­da­do el país des­de entonces.

Fue aquel tam­bién el año en que tal visión mos­tró una saña inau­di­ta cuan­do Muñoz lla­mo al PIP “fas­cis­ta,” por que­rer “pedir la inde­pen­den­cia a la loca…” [viii] En otro dis­cur­so del mis­mo mes y año, el 17 de julio, el líder popu­lar advertía:

“Aun­que el PIP no gane, como no va a ganar las elec­cio­nes, bas­ta­rá con que saquen bas­tan­tes votos, aun­que en mino­ría, para que eso le dé un gol­pe mor­tal al desa­rro­llo eco­nó­mi­co, a la indus­tria­li­za­ción que nece­si­ta el pue­blo para que su pro­duc­ción siga cre­cien­do como sigue cre­cien­do el núme­ro de sus habi­tan­tes.”[ix]

La inde­pen­den­cia, pues, era una idea ile­gí­ti­ma por­que se bus­ca­ba “a la loca”[x] y aún sin ganar, con obte­ner muchos votos, sería fatal para la “pro­duc­ción.”

Estas ideas trans­mu­ta­ron a Muñoz en Mon­cho Reyes, en el dis­cur­so que cita­mos arri­ba y que mere­ce repe­ti­ción. Para este últi­mo, el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano y el secre­ta­rio de guerra

“se sen­ti­rían pro­fun­da­men­te angus­tia­dos al ver sen­ti­mien­to alguno o aspi­ra­ción algu­na cre­cien­te cuya ten­den­cia fue­ra algún pen­sa­mien­to o idea de inde­pen­den­cia. Ha lle­ga­do has­ta mí que la agi­ta­ción de inde­pen­den­cia pro­ce­de, en gran par­te, de extranjeros.”

Para Muñoz, el PIP tenía, más que influen­cia, la natu­ra­le­za mis­ma de una ideo­lo­gía extran­je­ra: el fas­cis­mo. En lugar del pre­si­den­te y el secre­ta­rio de gue­rra, serían los inver­sio­nis­tas intere­sa­dos en poner su capi­tal en la isla quie­nes sen­ti­rían la mis­ma “angus­tia” ame­na­za­da por Riley ante cual­quier “aspi­ra­ción … cre­cien­te” a favor de la independencia.

Y con aque­llo de luchar por la inde­pen­den­cia “a la loca,” el pepe­deís­mo, con su mode­lo de pro­duc­ti­vi­dad capi­ta­lis­ta, ya tele­gra­fia­ba el libre­to a seguir con­tra el inde­pen­den­tis­mo en gene­ral: tie­ne algo de demente.

En 1948 el PPD ini­ció la línea de ata­que que se con­ver­ti­ría en articu­lo de fe en su pro­pa­gan­da. En opi­nión de Juan Mari Brás, el pro­ce­so elec­to­ral vio una de las cam­pa­ñas “más infa­mes” con­tra la inde­pen­den­cia. Ante la fal­ta del tele­vi­sor, “el Par­ti­do Popu­lar hizo pro­yec­tar en pan­ta­llas de cine móvi­les por todos los cam­pos y pue­blos pelí­cu­las en las que mos­tra­ban la extre­ma pobre­za de Hai­tí como lo que sería Puer­to Rico si algu­na vez lle­gá­ra­mos a ser un país inde­pen­dien­te.”[xi]

Más tar­de, Muñoz rein­ter­pre­tó el pasa­do polí­ti­co de la isla y vio lo que los puer­to­rri­que­ños “siem­pre” habían querido:

“Y el pue­blo de Puer­to Rico, digno y res­pe­tuo­so de sí mis­mo, debe que­rer y quie­re, y siem­pre en su his­to­ria ha que­ri­do, la mayor exten­sion del dere­cho a gober­nar­se a sí mis­mo que sea com­pa­ti­ble con su volun­tad, igual­men­te fir­me de man­te­ner su union, pri­me­ro con Espa­na, des­pues con Esta­dos Uni­dos.”[xii]

Una épi­ca

La mera asi­me­tría de poder entre Esta­dos Uni­dos y la lucha inde­pen­den­tis­ta corres­pon­dió, de entra­da, con esa estruc­tu­ra men­tal que en occi­den­te ha crea­do épi­cas. Y si enten­de­mos a estas como sacri­fi­cios indi­vi­dua­les o colec­ti­vos, triun­fan­tes o derro­ta­dos, que ins­pi­ran arte con su tras­cen­den­cia en pin­tu­ras, poe­mas, rela­tos, el inde­pen­den­tis­mo ha sido épi­co. Se pue­de com­pa­rar, por ejem­plo, una vis­ta públi­ca en el Con­gre­so con repre­sen­tan­tes de la eli­te crio­lla con algu­nas accio­nes y pala­bras del inde­pen­den­tis­mo, y se ven las diferencias.

En una vis­ta en Washing­ton don­de una dele­ga­ción de los par­ti­dos puer­to­rri­que­ños peti­cio­na­ba, en 1924, el dere­cho a ele­gir el gober­na­dor, el pre­si­den­te de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes de Puer­to Rico, Miguel Gue­rra Mon­dra­gón, habló con elo­cuen­cia y con argu­men­tos que mere­cen estu­dios. Tam­bién entró en ese trián­gu­lo de lo diplo­má­ti­co, lo defe­ren­te y lo exi­gi­do: el pupi­lo liti­gan­do su caso para una mejor nota. Estas fue­ron algu­nas de sus palabras:

“We know that the spe­cial form of govern­ment gran­ted to us was not in dis­pa­ra­ge­ment of Por­to Rico. It was only a begin­ning to be deve­lo­ped until some futu­re goal could be reached. You wan­ted to pro­ceed slowly. You wan­ted to try us; to see and watch our pro­gress and the use we made of the rights and pri­vi­le­ges you con­fe­rred upon us in 1917. No one can deny that we have come out vic­to­rious. No one can cha­llen­ge our right to a lar­ger mea­su­re of self-govern­ment. We have pro­ved to be worthy of it. Expe­rien­ce has taught you that you can trust us in the futu­re.”[xiii]

“You did not go to Por­to Rico to era­di­ca­te the things that four cen­tu­ries of Chris­tian civi­li­za­tion crea­ted and, for­med. No; that could not be a worthy mis­sion for the Uni­ted Sta­tes, the crad­le of liberty and tole­ran­ce. Your mis­sion was a higher and a nobler one. It was the unsel­fish mis­sion, as I view it, to help us con­form our ideals, the ideals of a peo­ple dif­fe­rent from yours in ori­gin and race, to the ideals and pur­po­ses of this great liberty-loving Nation that is now the hope [of] the who­le world. In that we have follo­wed you with great enthu­siasm. We have adop­ted your fun­da­men­tal ins­ti­tu­tions, and we pri­de our­sel­ves in che­rishing and uphol­ding them.”[xiv]

No es nece­sa­rio siquie­ra com­pa­rar este len­gua­je con pala­bras del inde­pen­den­tis­mo. Ese “You wan­ted to try us; to see and watch our pro­gress and the use we made of the rights and pri­vi­le­ges you con­fe­rred upon us in 1917,” no entra­rán en nin­gu­na serigrafía.

Lo ante­rior lo pre­sen­to como un inven­ta­rio fác­ti­co y no uno lim­pio de erro­res. Que algo se recuer­de o pre­ser­ve no sig­ni­fi­ca que deba ser­lo. Que algo sea épi­co no sig­ni­fi­ca que merez­ca cele­bra­ción. Des­pués de todo, en algu­nas de las memo­rias pre­ser­va­das por el inde­pen­den­tis­mo, nos topa­mos con fal­si­fi­ca­cio­nes y prác­ti­cas auto­ri­ta­rias. Argu­men­to bajo el supues­to de que el des­en­te­rrar voces, dis­tor­sio­nes, luchas y resis­ten­cias con­tra cual­quier orden de domi­na­ción, es asig­na­ción nece­sa­ria, con más razón en una colo­nia, en la bús­que­da y cons­truc­ción de asi­de­ros. Estos asi­de­ros, muchos defec­tuo­sos, pue­den pro­veer voca­bu­la­rios, mos­trar rutas erra­das o sim­ple­men­te ins­pi­rar hacia otros mejo­res. En Puer­to Rico, el nacio­na­lis­mo, debi­li­dad y fuer­za del inde­pen­den­tis­mo; el mar­xis­mo; las luchas obre­ras, estu­dian­ti­les y ambien­ta­les han sido tales asi­de­ros. La creen­cia de que un tras­fon­do pon­zo­ño­so es total­men­te inú­til para nue­vos pro­yec­tos no es persuasiva.

Apues­ta

Para los miem­bros de la eli­te crio­lla que apo­ya­ban la inde­pen­den­cia des­de el Par­ti­do Unión, la inde­pen­den­cia mani­fes­ta­ba su con­fian­za en gober­nar e inser­tar­se en una comu­ni­dad de otras sobe­ra­nías jurí­di­cas. Des­de el albi­zuis­mo, la inde­pen­den­cia fue un impe­ra­ti­vo y una cer­te­za. Aún como cer­te­za, la inde­pen­den­cia tie­ne mucho de apues­ta. Es una apues­ta por la pro­fun­di­za­ción de dere­chos y por la cons­truc­ción de una más ancha liber­tad indi­vi­dual y colec­ti­va. Sin esta la inde­pen­den­cia sería un gra­ve e inacep­ta­ble retroceso.

El triun­fo independentista

La fuer­za del ane­xio­nis­mo no es pro­pia. Es refle­jo, legí­ti­mo y tro­pi­cal, de ver­se den­tro de la unión nor­te­ame­ri­ca­na. Es un ima­gi­nar méri­tos exter­nos y lue­go, con su len­te, dis­tor­sio­nar las pro­me­sas del orde­na­mien­to polí­ti­co nor­te­ame­ri­cano. En su ver­sión más recien­te, es el paraí­so soña­do de fon­dos fede­ra­les que pre­su­po­nen pobre­za y pos­tra­ción per­pe­tuas para jus­ti­fi­car­los. El esta­do­li­bris­mo, edi­ción colo­nial del anti­guo auto­no­mis­mo, tam­po­co tuvo luz pro­pia. Es la creen­cia en tener la mejor rela­ción con el “mer­ca­do más pros­pe­ro” del mun­do sin pagar adua­nas o tri­bu­tos fede­ra­les y, de paso, cubrir­se con eso de “defen­sa común,” “mer­ca­do común,” etc. Ambas alter­na­ti­vas son ema­na­cio­nes de un mirar al Nor­te como des­tino indis­pen­sa­ble, inexo­ra­ble y con­ve­nien­te. Esta­dos Uni­dos, como sue­ño y reali­dad de pode­río mili­tar y bonan­za en sub­si­dios, ha sido su som­bra pro­tec­to­ra y legitimadora.

El inde­pen­den­tis­mo, y solo este, ha con­ta­do con los recur­sos espi­ri­tua­les de otro mun­do sim­bó­li­co: el suyo. Ha teni­do que luchar y repe­char con sus recur­sos. Ha esta­do solo.

Con esos recur­sos y des­de hace varios años, el inde­pen­den­tis­mo triun­fó en su cer­te­za de que el ELA era un orden colo­nial suje­to a la volun­tad del Con­gre­so; triun­fó su idea sobre la nece­si­dad de una base agrí­co­la y manu­fac­tu­re­ra local que se tra­duz­ca en una eco­no­mía no expues­ta a los vai­ve­nes de mer­ca­dos extran­je­ros. Triun­fó en su repu­dio al mono­po­lio marí­ti­mo impues­to por las leyes de cabo­ta­je, com­par­ti­do aho­ra has­ta por la Cáma­ra de Comercio.

Creo que hay un con­sen­so emer­gen­te de que esta­mos ante un pro­ble­ma sis­té­mi­co, y no ante algo epi­só­di­co o que pue­da redu­cir­se al acci­den­te de tener un gober­nan­te y no otro, o un par­ti­do y no otro.

El hura­cán María –es mi hipó­te­sis– rom­pió algo en la psi­quis colec­ti­va. Avi­zo­ran­do el pasa­do, pue­do pen­sar que las dos déca­das de rece­sión, dete­rio­ro físi­co y social del país, ya habían que­bran­ta­do aque­lla psi­quis. Pero María, como estre­me­ci­mien­to colec­ti­vo, hin­có un barrun­to, aún frá­gil, de un nue­vo sen­ti­do común.

Aquel quie­bre se pro­fun­di­zó en el Verano del 19, cuan­do una impo­nen­te mayo­ría se lan­zó a las calles, no para pedir nada mate­rial y sí resar­ci­mien­to por una dig­ni­dad humi­lla­da por las bur­las de un gober­nan­te y sus ede­ca­nes. Aque­llas fisu­ras ini­cia­les con­ti­nua­ron ahon­dán­do­se con los sufri­mien­tos com­par­ti­dos de los terre­mo­tos y la pan­de­mia, ante el tras­fon­do bur­lón de un gobierno que nun­ca enten­dió que ya no pisa­ba tie­rra fir­me y que tam­po­co reco­no­cía a los gobernados.

Des­de media­dos de los años cin­cuen­ta, el ras­go dis­tin­ti­vo del inde­pen­den­tis­mo ha sido su tes­ta­ru­da insis­ten­cia en afir­mar y recla­mar, des­de los már­ge­nes, su visi­bi­li­dad y legi­ti­mi­dad como opción polí­ti­ca en pug­na con­tra el orden sim­bó­li­co colo­nial que lo ha enre­ja­do en la zona de lo veda­do. Des­de los años sesen­ta y seten­ta del pasa­do siglo, la mili­tan­cia inde­pen­den­tis­ta se mani­fes­tó en luchas ambien­ta­les, con­tra el mili­ta­ris­mo, y has­ta logró ama­rrar efí­me­ra­men­te, algu­nos lazos con unio­nes obre­ras en la acti­vi­dad polí­ti­ca del Par­ti­do Socia­lis­ta Puer­to­rri­que­ño y el hoy Movi­mien­to Socia­lis­ta de Tra­ba­ja­do­ras y Tra­ba­ja­do­res. Arrum­ba­da en una esqui­na espec­tral, la lucha inde­pen­den­tis­ta ha enun­cia­do un infle­xi­ble “esta­mos aquí.” Y ese “esta­mos aquí” no es solo para fis­ca­li­zar a los rumia­jos de la corrup­ción sino tam­bién, y sobre todo, para gobernar.

Para el PIP, cada elec­ción es una opor­tu­ni­dad para con­fron­tar al elec­to­ra­do con la vali­dez de la inde­pen­den­cia. Aho­ra pue­do regre­sar a mi tesis ori­gi­nal y reafir­mar que, den­tro de todo lo ante­rior, el cre­ci­mien­to elec­to­ral del PIP, en votos bajo la insig­nia y por su can­di­da­to a la gober­na­ción, con el pro­gra­ma más pro­gre­sis­ta fren­te a los otros, fue el fac­tor más sig­ni­fi­ca­ti­vo en las pasa­das elec­cio­nes. En medio de la llu­via de fon­dos fede­ra­les y de la cam­pa­ña ane­xio­nis­ta con­tra el “sepa­ra­tis­mo,” el voto por el PIP fue una rup­tu­ra de mie­dos pro­fun­dos y de los enun­cia­dos que decre­ta­ban la “peli­gro­si­dad” o, peor, la ‘irre­le­van­cia” del PIP para cual­quier fun­ción que no fue­ra la legis­la­ti­va. Fue un voto que cana­li­zó luchas de las pasa­das déca­das y el has­tío de miles ante la pre­ca­ri­za­ción y el des­cas­ca­ra­mien­to que corroe lo públi­co y las vidas pri­va­das, en su doble acep­ción, de las mayorías.

Hoy Puer­to Rico tie­ne el polo des­acre­di­ta­do del ELA y sería ilu­so des­car­tar el poder que aún le que­da, el polo decli­nan­te del ane­xio­nis­mo, y un nue­vo polo emer­gen­te: el independentismo.

A lo mejor es algo tem­po­re­ro y pode­mos luchar para que no lo sea. Pero, por el momen­to, es un triun­fo que mere­ce celebración.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

[i] Con tres impor­tan­tes excep­cio­nes, no he vis­to nin­gu­na dis­cu­sión sobre el impor­tan­te sig­ni­fi­ca­do del cre­ci­mien­to del PIP y del apo­yo al inde­pen­den­tis­mo. Las excep­cio­nes son: César Pérez Liza­suain, “Sobre polí­ti­ca y alian­zas.” 80 gra­dos; 13 de noviem­bre de 2020. Manuel de J. Gon­zá­lez, “Ven­cien­do el dios del mie­do,” Cla­ri­dad; noviem­bre 24, 2020; y Luis Fer­nan­do (Peri) Coss, “Puer­to Rico 2021: un cam­bio de men­ta­li­da­des, una nue­va opo­si­cion,” 80 gra­dos; 20 de noviem­bre de 2020. Publi­ca­do tam­bién en Cla­ri­dad; diciem­bre 1, 2020.

[ii] Cita­do en Bolí­var Pagan, His­to­ria de los par­ti­dos polí­ti­cos. Tomo I. San Juan, Puer­to Rico: Libre­ría Cam­pos, 1959; p. 205.

[iii] Rubén del Rosa­rio, Ser puer­to­rri­que­ño y otros ensa­yos. 2da. Capa­rra Heights, Puer­to Rico: Cen­tro Grá­fi­co del Cari­be, Inc., 1989. 2nda. Edi­ción, 1989; p. 15.

[iv] Rubén del Rosa­rio, Ser puer­to­rri­que­ño y otros ensa­yos; p. 79. COLONIA, en mayús­cu­las, está en el original.

[v] Rubén del Rosa­rio, Ser puer­to­rri­queno y otros ensa­yos; pp. 79 – 80.

[vi] Anto­nio S. Pedrei­ra, Insu­la­ris­mo. Río Pie­dras, Puer­to Rico: Edi­to­rial Edil, Inc., 2004; p. 88.

[vii] René Mar­qués, El puer­to­rri­que­ño dócil y otros ensa­yos. 1953 – 1971. Edi­to­rial Cul­tu­ral, 1993. San Juan?, Puer­to Rico, 1993. Cuar­ta edi­ción. Las tres citas se encuen­tran en las pági­nas 161, 162, 163 res­pec­ti­va­men­te. Mar­qués dice dos cosas más: “Puer­to Rico es el país cató­li­co con más alta inci­den­cia de sui­ci­dios en el mun­do.” (p. 162). Se pre­gun­ta si los acci­den­tes auto­mo­vi­lís­ti­cos son otra mani­fes­ta­cion de la ten­den­cia sui­ci­da. (p. 162, nota 16).

[viii] Cita­do en Nés­tor R. Duprey, El espe­jo de la rup­tu­ra: Vida polí­ti­ca del Doc­tor Fran­cis­co M. Suso­ni. Río Pie­dras, Puer­to Rico: Publi­ca­cio­nes Gavio­ta. 2nda edi­ción, 2018; p. 337.

[ix] Nés­tor R. Duprey, El espe­jo de la rup­tu­ra; p. 337

[x] Nés­tor R. Duprey, El espe­jo de la rup­tu­ra; p. 337.

[xi] Juan Mari Brás, Memo­rias de un ciu­da­dano. Facul­tad de Dere­cho Euge­nio María de Hos­tos. Edi­cio­nes Bar­co de Papel, 2006; p. 106.

[xii] Cita­do por Cesar Andreu Igle­sias, “Dia­léc­ti­ca de Suti­le­zas,” 23 de Agos­to de 1962. En Luis Muñoz Marín, un hom­bre aco­rra­la­do por la his­to­ria. Rio Pie­dras, Edi­cio­nes Puer­to, 1972; p. 68. Énfa­sis suplido.

[xiii] The Civil Govern­ment of Por­to Rico. Hea­rings befo­re the Com­mit­tee of Insu­lar Affairs, Hou­se of Repre­sen­ta­ti­ves. Sixty-eight Con­gress; first ses­sion; p. 29 – 30.

[xiv] The Civil Govern­ment of Por­to Rico; p. 31.

*Fuen­te: 80grados

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *