Nación Mapu­che. Fis­cal del caso Catri­llan­ca: «Exis­tía entre todos los acu­sa­dos un pac­to de no entre­gar información»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de enero de 2021

«Los acu­sa­dos toma­ron des­de los pri­me­ros meses de la inves­ti­ga­ción una acti­tud de pro­tec­ción con­jun­ta. Sola­men­te uno de los acu­sa­dos decla­ró en este jui­cio y lo hizo por­que ya había dado entre­vis­tas, pero los otros acu­sa­dos man­tu­vie­ron siem­pre silen­cio y era evi­den­te que tenían un pac­to de no entre­gar infor­ma­ción que per­mi­tie­ra ayu­dar al escla­re­ci­mien­to de los hechos. No se pue­de decir que ellos tuvie­ron una acti­tud cola­bo­ra­ti­va», sos­tu­vo Rober­to Garri­do, Fis­cal Regio­nal de La Araucanía.

Ocho con­de­na­dos por el homi­ci­dio de Cami­lo Catri­llan­ca, dos de los cua­les, fue­ron con­de­na­dos cár­cel efec­ti­va, con­si­guió la Fis­ca­lía de La Arau­ca­nía lue­go de más de dos años de inves­ti­ga­ción. En con­cre­to, los ex uni­for­ma­dos Car­los Alar­cón y Raúl Ávi­la Mora­les fue­ron con­de­na­dos a 16 y seis años respectivamente.

En con­ver­sa­ción La Ter­ce­ra, el fis­cal a car­go de esta inves­ti­ga­ción, Rober­to Garri­do, rela­tó lo que sig­ni­fi­có para él y para el Minis­te­rio Públi­co esta tarea, que impli­có inves­ti­gar a uno de sus alia­dos per­ma­nen­tes, Cara­bi­ne­ros, mien­tras debían inten­tar ganar­se la con­fian­za de las comu­ni­da­des mapuche.

«En gene­ral las inves­ti­ga­cio­nes de deli­tos que están aso­cia­dos a ins­ti­tu­cio­nes, sobre todo a una ins­ti­tu­ción que es cola­bo­ra­do­ra del Minis­te­rio Públi­co como Cara­bi­ne­ros, es com­ple­jo por­que uno tie­ne que actuar con obje­ti­vi­dad y con inde­pen­den­cia. Con­sa­grar esos prin­ci­pios requie­re de mucha con­cen­tra­ción y dedi­ca­ción. Las com­ple­ji­da­des tam­bién venían por­que había que demos­trar­le a las víc­ti­mas que la inten­ción de la fis­ca­lía era escla­re­cer los hechos sobre la base de esos mis­mos prin­ci­pios», comen­zó expli­can­do Garrido.

En esa línea, el per­se­cu­tor expli­có tam­bién que «las comu­ni­da­des ven nor­mal­men­te que la fis­ca­lía tra­ba­ja en con­jun­to con Cara­bi­ne­ros enton­ces ven al Esta­do como un solo ente. Acá era esa mis­ma enti­dad la que venía a pedir­les con­fian­za. Con las comu­ni­da­des uno tie­ne que demos­trar las cosas sobre la base de hechos», des­ta­can­do que espe­ra que tras el tra­ba­jo rea­li­za­do «pue­dan reco­no­cer que hubo un esfuer­zo impor­tan­te por par­te del Minis­te­rio Públi­co y que esto sir­va para poder con­fiar en el tra­ba­jo y labor de la fiscalía».

En cuan­to a Cara­bi­ne­ros, Garri­do sos­tu­vo que no hubo repa­ros, y que en gene­ral «hubo cola­bo­ra­ción des­de el prin­ci­pio. Este caso no era un jui­cio a Cara­bi­ne­ros, por­que muchas per­so­nas de Cara­bi­ne­ros apor­ta­ron des­de el pri­mer momen­to ante­ce­den­tes para escla­re­cer los hechos. No pue­do decir que se pusie­ron trabas».

En cuan­to a los acu­sa­dos en cam­bio, Garri­do fue bas­tan­te crí­ti­co, y lamen­tó que estos asu­mie­ran un pac­to de silen­cio para pro­te­ger­se entre sí. 

«Los acu­sa­dos toma­ron des­de los pri­me­ros meses de la inves­ti­ga­ción una acti­tud de pro­tec­ción con­jun­ta. Sola­men­te uno de los acu­sa­dos decla­ró en este jui­cio y lo hizo por­que ya había dado entre­vis­tas, pero los otros acu­sa­dos man­tu­vie­ron siem­pre silen­cio y era evi­den­te que tenían un pac­to de no entre­gar infor­ma­ción que per­mi­tie­ra ayu­dar al escla­re­ci­mien­to de los hechos. No esta­ban obli­ga­dos a hacer­lo, es par­te de su dere­cho, no los estoy repro­chan­do, pero uno pue­de cons­ta­tar de que exis­tía entre todos ellos un pac­to de no entre­gar infor­ma­ción por­que evi­den­te­men­te cual­quier cosa que pudie­ran decir, los podría per­ju­di­car. No se pue­de sos­te­ner que ellos tuvie­ron una con­duc­ta cola­bo­ra­ti­va», resumió.

Final­men­te, al ser con­sul­ta­do por poten­cia­les res­pon­sa­bi­li­da­des de los altos man­dos, Garri­do sos­tu­vo que nada en la inves­ti­ga­ción apun­tó a ellos, por lo que «la per­so­na de más alto ran­go a la que se acu­só, es el exje­fe de Fuer­zas Espe­cia­les. Se le acu­só direc­ta­men­te por­que par­ti­ci­pó del pro­ce­di­mien­to, por­que reci­bió infor­ma­ción inme­dia­ta­men­te de lo ocu­rri­do y las ver­sio­nes fal­sas lle­va­ban su fir­ma. Él nun­ca ha decla­ra­do que alguien le dio la orden de hacer eso y no hay nin­gún ante­ce­den­te o docu­men­to que apun­te en ese sentido». 

FUENTE: El desconcierto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *