Inter­na­cio­nal. Mien­tras Alber­to Fer­nán­dez apo­ya el «Gran Rese­teo» que pre­go­na el pre­si­den­te del Foro de Davos, Putin cri­ti­ca esa estrategia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de enero de 2021.

El pre­si­den­te argen­tino, Alber­to Fer­nán­dez, pro­nun­ció por video­con­fe­ren­cia su dis­cur­so al eli­tis­ta Foro de Davos, en el que recla­mó “avan­zar en el Gran Rese­teo que pre­go­na Klaus Sch­wab”, apo­yan­do los linea­mien­tos que vie­ne pro­po­nien­do para el mun­do el pre­si­den­te de dicho club, que reúne a los CEOs de las prin­ci­pa­les cor­po­ra­cio­nes globales.

“La fra­ter­ni­dad debe ser el nue­vo nom­bre del desa­rro­llo y la soli­da­ri­dad el nue­vo nom­bre de la paz social”, sos­tu­vo Fer­nán­dez, quien puso énfa­sis en la nece­si­dad de la vacu­na­ción masi­va como requi­si­to inelu­di­ble para supe­rar al Covid-19: “Des­de el ini­cio comen­za­mos nego­cia­cio­nes cuan­do con diver­sos labo­ra­to­rios en pos de la adqui­si­ción de vacu­nas, para pro­te­ger a las argen­ti­nas y argen­ti­nos del COVID-19. La pan­de­mia nos demos­tró, una vez más, que para lidiar con los gran­des desa­fíos glo­ba­les debe­mos coope­rar entre acto­res públi­cos y pri­va­dos, y que la vacu­na debe ser con­si­de­ra­da un bien públi­co global”.

La vacu­na­ción masi­va de todas las per­so­nas es uno de los ejes que plan­teó Schwab:

¿QUÉ PLANTEA KLAUS SCHWAB?

COVID 19 EL GRAN REINICIO

Putin cri­ti­có el “Gran Rese­teo” que pro­po­ne Davos: “Muchas per­so­nas corren el ries­go de que­dar­se des­em­plea­das”. Dis­cur­so completo

por KontraInfo/​FF · 31 enero, 2021 

Por Vla­di­mir Putin

Este Foro es el pri­me­ro de prin­ci­pios de la ter­ce­ra déca­da del siglo XXI, y la mayo­ría de los temas en él, por supues­to, están dedi­ca­dos a los cam­bios pro­fun­dos que se están pro­du­cien­do en el planeta.

De hecho, es difí­cil no notar las trans­for­ma­cio­nes fun­da­men­ta­les en la eco­no­mía, la polí­ti­ca, la vida social y la tec­no­lo­gía glo­ba­les. La pan­de­mia de coro­na­vi­rus, que aca­ba de men­cio­nar Klaus, que se ha con­ver­ti­do en un serio desa­fío para toda la huma­ni­dad, solo ha esti­mu­la­do y ace­le­ra­do cam­bios estruc­tu­ra­les, cuyas con­di­cio­nes pre­vias ya se for­ma­ron hace bas­tan­te tiem­po. La pan­de­mia ha exa­cer­ba­do los pro­ble­mas y des­equi­li­brios acu­mu­la­dos ante­rior­men­te en el mun­do. Hay muchas razo­nes para creer que exis­ten ries­gos de un mayor cre­ci­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes. Y tales ten­den­cias pue­den mani­fes­tar­se en casi todas las áreas.

Por supues­to, no hay para­le­los direc­tos en la his­to­ria. Pero algu­nos exper­tos ‑res­pe­to su opi­nión- com­pa­ran la situa­ción actual con la de los años 30 del siglo pasa­do. Pue­de estar de acuer­do con tal situa­ción, pue­de no estar de acuer­do. Pero en muchos aspec­tos, en tér­mi­nos de la esca­la y la natu­ra­le­za com­ple­ja y sis­té­mi­ca de los desa­fíos y las ame­na­zas poten­cia­les, no obs­tan­te, se sugie­ren cier­tas analogías.

Vemos una cri­sis de los mode­los e ins­tru­men­tos ante­rio­res de desa­rro­llo eco­nó­mi­co. For­ta­le­ci­mien­to de la estra­ti­fi­ca­ción social: tan­to a nivel mun­dial como en paí­ses indi­vi­dua­les. Habla­mos de esto antes. Pero esto, a su vez, pro­vo­ca hoy una fuer­te pola­ri­za­ción de las opi­nio­nes públi­cas, pro­vo­ca el cre­ci­mien­to del popu­lis­mo, el radi­ca­lis­mo de dere­cha e izquier­da, otros extre­mos, exa­cer­ba­ción de los pro­ce­sos polí­ti­cos inter­nos, inclu­so en los paí­ses líderes.

Todo esto afec­ta inevi­ta­ble­men­te la natu­ra­le­za de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, no les agre­ga esta­bi­li­dad y pre­vi­si­bi­li­dad. Hay un debi­li­ta­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les, los con­flic­tos regio­na­les se mul­ti­pli­can y el sis­te­ma de segu­ri­dad glo­bal tam­bién se está degradando.

Klaus aca­ba de men­cio­nar mi con­ver­sa­ción de ayer con el pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos y la exten­sión del Tra­ta­do de limi­ta­ción de armas estra­té­gi­cas. Esto es defi­ni­ti­va­men­te un paso en la direc­ción correc­ta. Sin embar­go, las con­tra­dic­cio­nes se retuer­cen, como dicen, en una espi­ral. Como saben, la inca­pa­ci­dad y la fal­ta de volun­tad para resol­ver estos pro­ble­mas en esen­cia en el siglo XX se con­vir­tió en la catás­tro­fe de la Segun­da Gue­rra Mundial.

Por supues­to, aho­ra espe­ro que un con­flic­to glo­bal tan “can­den­te” sea bási­ca­men­te impo­si­ble. Real­men­te lo espe­ro. Sig­ni­fi­ca­ría el fin de la civi­li­za­ción. Pero, repi­to, la situa­ción pue­de desa­rro­llar­se de mane­ra impre­de­ci­ble e incon­tro­la­ble. Si, por supues­to, no se hace nada para evi­tar que esto suce­da. Exis­te la posi­bi­li­dad de encon­trar un colap­so real en el desa­rro­llo mun­dial, pla­ga­do de una lucha de todos con­tra todos, con inten­tos de resol­ver con­tra­dic­cio­nes urgen­tes median­te la bús­que­da de enemi­gos “inter­nos” y “exter­nos”, con la des­truc­ción no solo de los valo­res tra­di­cio­na­les (valo­ra­mos esto en Rusia) como el de la fami­lia, pero tam­bién las liber­ta­des bási­cas, inclui­da la elec­ción y la privacidad.

Me gus­ta­ría seña­lar aquí que la cri­sis social y de valo­res ya se está con­vir­tien­do en con­se­cuen­cias demo­grá­fi­cas nega­ti­vas, por lo que la huma­ni­dad corre el ries­go de per­der con­ti­nen­tes ente­ros de civi­li­za­cio­nes y culturas.

Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad común hoy es evi­tar esa pers­pec­ti­va, que pare­ce una oscu­ra dis­to­pía, para ase­gu­rar el desa­rro­llo a lo lar­go de una tra­yec­to­ria dife­ren­te, posi­ti­va, armo­nio­sa y creativa.

Y en este sen­ti­do, me exten­de­ré con más deta­lle sobre los desa­fíos cla­ve que, en mi opi­nión, enfren­ta aho­ra la comu­ni­dad mundial.

El pri­me­ro es socioeconómico.

Sí, a juz­gar por las esta­dís­ti­cas, inclu­so a pesar de las pro­fun­das cri­sis de 2008 y 2020, el perío­do de los últi­mos cua­ren­ta años pue­de con­si­de­rar­se exi­to­so o inclu­so súper exi­to­so para la eco­no­mía mun­dial. Des­de 1980, el PIB per cápi­ta mun­dial en pari­dad del poder adqui­si­ti­vo real se ha dupli­ca­do. Este es defi­ni­ti­va­men­te un indi­ca­dor positivo.

La glo­ba­li­za­ción y el cre­ci­mien­to interno han lle­va­do a una fuer­te recu­pe­ra­ción en los paí­ses en desa­rro­llo, sacan­do a más de mil millo­nes de per­so­nas de la pobre­za. Enton­ces, si toma­mos el nivel de ingre­sos de $ 5.5 por per­so­na por día (en pari­dad de poder adqui­si­ti­vo), enton­ces, según el Ban­co Mun­dial, en Chi­na, por ejem­plo, el núme­ro de per­so­nas con ingre­sos más bajos ha dis­mi­nui­do de 1.100 millo­nes en 1990 a menos 300 millo­nes en los últi­mos años. Este es defi­ni­ti­va­men­te el éxi­to de Chi­na. Y en Rusia de 64 millo­nes de per­so­nas en 1999 a unos 5 millo­nes en la actua­li­dad. Y cree­mos que este es tam­bién un avan­ce en nues­tro país en la direc­ción más impor­tan­te, por cierto.

Aún así, la pre­gun­ta prin­ci­pal, cuya res­pues­ta en muchos aspec­tos da una com­pren­sión de los pro­ble­mas actua­les, es cuál fue la natu­ra­le­za de tal cre­ci­mien­to glo­bal, quién reci­bió el prin­ci­pal bene­fi­cio de esto.

Por supues­to, como dije, los paí­ses en desa­rro­llo se bene­fi­cia­ron mucho de la cre­cien­te deman­da de sus pro­duc­tos tra­di­cio­na­les e inclu­so nue­vos. Sin embar­go, esta inte­gra­ción en la eco­no­mía glo­bal ha dado como resul­ta­do algo más que empleos e ingre­sos por expor­ta­cio­nes. Pero tam­bién cos­tos socia­les. Inclu­yen­do una bre­cha sig­ni­fi­ca­ti­va en los ingre­sos de los ciudadanos.

Pero, ¿qué pasa con las eco­no­mías desa­rro­lla­das, don­de el nivel de rique­za pro­me­dio es mucho mayor? Por para­dó­ji­co que parez­ca, los pro­ble­mas de estra­ti­fi­ca­ción aquí, en los paí­ses desa­rro­lla­dos, resul­ta­ron ser aún más pro­fun­dos. Enton­ces, según el Ban­co Mun­dial, si con un ingre­so de menos de $ 5.5 por día en los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, por ejem­plo, 3.6 millo­nes de per­so­nas vivían en 2000, enton­ces en 2016 ya hay 5.6 millo­nes de personas.

Duran­te el mis­mo perío­do, la glo­ba­li­za­ción ha dado lugar a un aumen­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de los bene­fi­cios de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les, prin­ci­pal­men­te esta­dou­ni­den­ses y euro­peas. Por cier­to, en tér­mi­nos de ciu­da­da­nos, las eco­no­mías desa­rro­lla­das de Euro­pa tie­nen la mis­ma ten­den­cia que en los Esta­dos Uni­dos. Pero, de nue­vo, en tér­mi­nos de ganan­cias de la empre­sa, ¿quién obtu­vo los ingre­sos? La res­pues­ta es cono­ci­da, es obvia, para el uno por cien­to de la población.

¿Qué pasó en la vida de otras per­so­nas? Duran­te los últi­mos 30 años, en varios paí­ses desa­rro­lla­dos, los ingre­sos de más de la mitad de los ciu­da­da­nos en tér­mi­nos reales se han estan­ca­do y no han aumen­ta­do. Pero el cos­to de los ser­vi­cios de edu­ca­ción y salud ha aumen­ta­do. ¿Y saben cuan­to? Tres veces.

Es decir, millo­nes de per­so­nas, inclu­so en los paí­ses ricos, han deja­do de ver la pers­pec­ti­va de incre­men­tar sus ingre­sos. Al mis­mo tiem­po, se enfren­tan a pro­ble­mas: cómo man­te­ner­se sanos a ellos mis­mos y a sus padres, cómo brin­dar una edu­ca­ción de cali­dad a los niños.

Tam­bién se está acu­mu­lan­do una gran masa de per­so­nas que, de hecho, resul­tan no recla­ma­das. Por lo tan­to, según la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, en 2019, el 21 por cien­to, o 267 millo­nes de jóve­nes en el mun­do, no estu­dia­ron ni tra­ba­ja­ron en nin­gún lugar. E inclu­so entre los tra­ba­ja­do­res (aquí hay un indi­ca­dor intere­san­te, cifras intere­san­tes), inclu­so entre los tra­ba­ja­do­res, el 30 por cien­to vive con un ingre­so por deba­jo de los 3,2 dóla­res al día en pari­dad de poder adquisitivo.

Tales dis­tor­sio­nes en el desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co glo­bal fue­ron un resul­ta­do direc­to de las polí­ti­cas apli­ca­das en la déca­da de 1980, y a menu­do se lle­va­ron a cabo de mane­ra vul­gar y dog­má­ti­ca. Esta polí­ti­ca se basó en el lla­ma­do “Con­sen­so de Washing­ton”. Con sus reglas no escri­tas, prio­ri­za el cre­ci­mien­to impul­sa­do por la deu­da pri­va­da en un entorno de des­re­gu­la­ción y bajos impues­tos para los ricos y las corporaciones.

Como dije, la pan­de­mia de coro­na­vi­rus solo ha exa­cer­ba­do estos pro­ble­mas. El año pasa­do, el decli­ve de la eco­no­mía mun­dial fue el mayor des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Las pér­di­das en el mer­ca­do labo­ral en julio equi­va­lían a casi 500 millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo. Sí, al final del año, la mitad de ellos fue­ron res­tau­ra­dos. Aún así, esto es casi 250 millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo per­di­dos. Ésta es una cifra gran­de y muy alar­man­te. Solo en los pri­me­ros nue­ve meses del año pasa­do, la pér­di­da de ingre­sos labo­ra­les en todo el mun­do ascen­dió a 3,5 billo­nes de dóla­res. Y esta cifra sigue cre­cien­do. Esto sig­ni­fi­ca que la ten­sión social en la socie­dad tam­bién está creciendo.

Al mis­mo tiem­po, la recu­pe­ra­ción pos­te­rior a la cri­sis no es fácil. Si hace 20 – 30 años el pro­ble­ma podría haber­se resuel­to median­te el estí­mu­lo de la polí­ti­ca macro­eco­nó­mi­ca (por cier­to, lo están hacien­do todo el tiem­po), hoy esos meca­nis­mos, de hecho, se han ago­ta­do y no fun­cio­nan. Su recur­so está prác­ti­ca­men­te ago­ta­do. Estas no son decla­ra­cio­nes infundadas.

Así, según esti­ma­cio­nes del FMI, el nivel de deu­da total de los sec­to­res públi­co y pri­va­do se ha acer­ca­do al 200% del PIB mun­dial. Y en algu­nas eco­no­mías, superó el 300 por cien­to del PIB nacio­nal. Al mis­mo tiem­po, en los paí­ses desa­rro­lla­dos, las tasas de inte­rés son prác­ti­ca­men­te cero en todas par­tes. Y en paí­ses en desa­rro­llo cla­ve, a nive­les his­tó­ri­ca­men­te mínimos.

Todo esto hace esen­cial­men­te impo­si­ble esti­mu­lar la eco­no­mía con ins­tru­men­tos tra­di­cio­na­les aumen­tan­do el cré­di­to pri­va­do. La lla­ma­da fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va (“quan­ti­ta­ti­ve easing”), que solo aumen­ta e infla la “bur­bu­ja” del valor de los acti­vos finan­cie­ros, con­du­ce a una mayor estra­ti­fi­ca­ción de la socie­dad. Y la cre­cien­te bre­cha entre las eco­no­mías “reales” y “vir­tua­les” (por cier­to, repre­sen­tan­tes del sec­tor real de la eco­no­mía de muchos paí­ses del mun­do me lo cuen­tan muy a menu­do, y creo que los par­ti­ci­pan­tes en la reu­nión de hoy de nego­cios tam­bién esta­rán de acuer­do con­mi­go) repre­sen­ta una ame­na­za real y está pla­ga­do de con­mo­cio­nes serias e impredecibles.

Cier­tas espe­ran­zas de que será posi­ble “rese­tear” el mode­lo de cre­ci­mien­to ante­rior están aso­cia­das con un rápi­do desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. De hecho, los últi­mos 20 años han sen­ta­do las bases de la lla­ma­da cuar­ta revo­lu­ción indus­trial, que se basa en el uso gene­ra­li­za­do de inte­li­gen­cia arti­fi­cial, solu­cio­nes auto­ma­ti­za­das y robó­ti­cas. La pan­de­mia de coro­na­vi­rus ha ace­le­ra­do enor­me­men­te estos desa­rro­llos y su adopción.

Sin embar­go, este pro­ce­so da lugar a nue­vos cam­bios estruc­tu­ra­les, en pri­mer lugar me refie­ro al mer­ca­do labo­ral. Esto sig­ni­fi­ca que sin una acción guber­na­men­tal efi­caz, muchas per­so­nas corren el ries­go de que­dar­se des­em­plea­das. Ade­más, esta es la lla­ma­da cla­se media. Y esta es la base de cual­quier socie­dad moderna.

Y en este sen­ti­do, sobre el segun­do desa­fío fun­da­men­tal de la pró­xi­ma déca­da, el socio­po­lí­ti­co. El aumen­to de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y la des­igual­dad divi­de a la socie­dad, engen­dra into­le­ran­cia social, racial y nacio­nal, y esa ten­sión esta­lla inclu­so en paí­ses con ins­ti­tu­cio­nes civi­les y demo­crá­ti­cas apa­ren­te­men­te bien esta­ble­ci­das dise­ña­das para sua­vi­zar y extin­guir tales fenó­me­nos y excesos.

Los pro­ble­mas socio­eco­nó­mi­cos sis­té­mi­cos dan lugar a tal des­con­ten­to públi­co que requie­re una aten­ción espe­cial, requie­re que estos pro­ble­mas se resuel­van en esen­cia. La peli­gro­sa ilu­sión de que pue­den, como dicen, ser igno­ra­dos, pasa­dos, arrin­co­na­dos, está pla­ga­da de gra­ves con­se­cuen­cias. En este caso, la socie­dad segui­rá divi­di­da tan­to polí­ti­ca como social­men­te. Por­que las razo­nes por las que la gen­te está insa­tis­fe­cha en reali­dad no se encuen­tran en algu­nas cosas espe­cu­la­ti­vas, sino en pro­ble­mas reales que con­cier­nen a todos, sin impor­tar qué pun­tos de vis­ta, inclui­dos los polí­ti­cos, una per­so­na real­men­te adhie­ra. Sin embar­go, los pro­ble­mas reales gene­ran des­con­ten­to.

Des­ta­ca­ré un pun­to fun­da­men­tal más. Los gigan­tes tec­no­ló­gi­cos moder­nos y, sobre todo, digi­ta­les han comen­za­do a jugar un papel cada vez más sig­ni­fi­ca­ti­vo en la vida de la socie­dad. Aho­ra se habla mucho de esto, sobre todo en rela­ción a los hechos ocu­rri­dos en Esta­dos Uni­dos duran­te la cam­pa­ña elec­to­ral. Y estos ya no son solo algu­nos gigan­tes eco­nó­mi­cos, en algu­nas áreas están com­pi­tien­do de fac­to con los esta­dos. Su audien­cia se esti­ma en miles de millo­nes de usua­rios que pasan una par­te impor­tan­te de sus vidas den­tro de estos ecosistemas.

Des­de el pun­to de vis­ta de las pro­pias empre­sas, su posi­ción de mono­po­lio es ópti­ma para orga­ni­zar los pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos y de nego­cio. Qui­zás sea así, pero la socie­dad tie­ne una pre­gun­ta: ¿en qué medi­da ese mono­po­lio corres­pon­de pre­ci­sa­men­te a los intere­ses públi­cos? ¿Dón­de está la línea entre nego­cios glo­ba­les exi­to­sos, ser­vi­cios y ser­vi­cios bajo deman­da, la con­so­li­da­ción de big data y los inten­tos de mane­jar la socie­dad con rude­za, a su pro­pia dis­cre­ción, reem­pla­zar ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas legí­ti­mas, de hecho, usur­par o res­trin­gir el dere­cho natu­ral de un per­so­na para deci­dir por sí mis­ma cómo vivir, qué ele­gir, qué posi­ción expre­sar libre­men­te? Todos hemos vis­to esto solo en los Esta­dos Uni­dos, y todos entien­den de lo que estoy hablan­do aho­ra. Estoy segu­ro de que la inmen­sa mayo­ría de la gen­te com­par­te esta posi­ción, inclui­dos los que par­ti­ci­pan hoy en el even­to con nosotros.

Y final­men­te, el ter­cer desa­fío, o más bien, la cla­ra ame­na­za que pode­mos enfren­tar en la pró­xi­ma déca­da, es la exa­cer­ba­ción de toda la gama de pro­ble­mas inter­na­cio­na­les. Des­pués de todo, los cre­cien­tes pro­ble­mas socio­eco­nó­mi­cos inter­nos no resuel­tos pue­den empu­jar a las per­so­nas a bus­car a alguien a quien cul­par de todos los pro­ble­mas y redi­ri­gir la irri­ta­ción y el des­con­ten­to de sus ciu­da­da­nos. Y ya lo vemos, sen­ti­mos que el gra­do de polí­ti­ca exte­rior, retó­ri­ca pro­pa­gan­dís­ti­ca está cre­cien­do. Se pue­de espe­rar que la natu­ra­le­za de las accio­nes prác­ti­cas tam­bién se vuel­va más agre­si­va, inclui­da la pre­sión sobre aque­llos paí­ses que no están de acuer­do con el papel de saté­li­tes con­tro­la­dos obe­dien­tes, el uso de barre­ras comer­cia­les, san­cio­nes ile­gí­ti­mas y res­tric­cio­nes finan­cie­ras, tec­no­ló­gi­cas, y esfe­ras de información.

Tal jue­go sin reglas aumen­ta crí­ti­ca­men­te los ries­gos del uso uni­la­te­ral de la fuer­za mili­tar; ese es el peli­gro, el uso de la fuer­za bajo uno u otro pre­tex­to inve­ro­sí­mil. Esto mul­ti­pli­ca la pro­ba­bi­li­dad de nue­vos “pun­tos calien­tes” en nues­tro pla­ne­ta. Esto es lo que no pue­de dejar de preocuparnos.

Al mis­mo tiem­po, que­ri­dos par­ti­ci­pan­tes del foro, a pesar de tal mara­ña de con­tra­dic­cio­nes y desa­fíos, cier­ta­men­te no debe­mos per­der una pers­pec­ti­va posi­ti­va del futu­ro, debe­mos seguir com­pro­me­ti­dos con una agen­da crea­ti­va. Sería inge­nuo pro­po­ner algún tipo de rece­tas mila­gro­sas uni­ver­sa­les para resol­ver los pro­ble­mas seña­la­dos. Pero, cier­ta­men­te, todos debe­mos tra­tar de ela­bo­rar enfo­ques comu­nes, acer­car nues­tras posi­cio­nes lo más posi­ble e iden­ti­fi­car las fuen­tes que gene­ran ten­sión global.

Una vez más quie­ro enfa­ti­zar mi tesis: la razón fun­da­men­tal de la ines­ta­bi­li­dad del desa­rro­llo glo­bal son en gran par­te los pro­ble­mas socio-eco­nó­mi­cos acu­mu­la­dos. Por lo tan­to, la pre­gun­ta cla­ve hoy es cómo cons­truir una lógi­ca de acción para no solo res­tau­rar rápi­da­men­te las eco­no­mías glo­ba­les y nacio­na­les afec­ta­das por las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia en la indus­tria, sino para ase­gu­rar que dicha recu­pe­ra­ción sea sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo y haya una estruc­tu­ra de alta cali­dad, que ayu­de a supe­rar la car­ga de los des­equi­li­brios socia­les. Obvia­men­te, tenien­do en cuen­ta las res­tric­cio­nes ya men­cio­na­das, la polí­ti­ca macro­eco­nó­mi­ca con mayor desa­rro­llo de la eco­no­mía se basa­rá en gran medi­da en incen­ti­vos fis­ca­les, y el papel cla­ve lo desem­pe­ña­rán los pre­su­pues­tos esta­ta­les y los ban­cos centrales.

De hecho, en los paí­ses desa­rro­lla­dos y en algu­nos paí­ses en desa­rro­llo, ya esta­mos vien­do esas ten­den­cias. Incre­men­tar el papel de los esta­dos en la esfe­ra socio­eco­nó­mi­ca a nivel nacio­nal, obvia­men­te, requie­re una mayor res­pon­sa­bi­li­dad, una estre­cha inter­ac­ción inter­es­ta­tal y en la agen­da glo­bal. Los lla­ma­dos a un cre­ci­mien­to inclu­si­vo, a la crea­ción de con­di­cio­nes para lograr un nivel de vida digno para todas las per­so­nas, se escu­chan cons­tan­te­men­te en varios foros inter­na­cio­na­les. Todo esto es correc­to, nues­tro tra­ba­jo con­jun­to se está con­si­de­ran­do en la direc­ción abso­lu­ta­men­te necesaria.

Está abso­lu­ta­men­te cla­ro que el mun­do no pue­de seguir el camino de cons­truir una eco­no­mía que fun­cio­ne para un millón de per­so­nas o inclu­so para un “billón de oro”. Es solo una acti­tud des­truc­ti­va. Este mode­lo es, por defi­ni­ción, ines­ta­ble. Los acon­te­ci­mien­tos recien­tes, inclui­das las cri­sis migra­to­rias, lo han reafirmado.

Aho­ra es impor­tan­te pasar de una decla­ra­ción gene­ral a los nego­cios, para diri­gir esfuer­zos y recur­sos reales para lograr tan­to una reduc­ción de la des­igual­dad social den­tro de los paí­ses indi­vi­dua­les como una con­ver­gen­cia gra­dual del nivel de desa­rro­llo eco­nó­mi­co de los dife­ren­tes paí­ses y regio­nes del pla­ne­ta. Enton­ces no habrá cri­sis migratorias.

Los sig­ni­fi­ca­dos y el énfa­sis de una polí­ti­ca de este tipo dise­ña­da para garan­ti­zar un desa­rro­llo sos­te­ni­ble y armo­nio­so son obvios. ¿Qué es? Se tra­ta de la crea­ción de nue­vas opor­tu­ni­da­des para todos, con­di­cio­nes para el desa­rro­llo y rea­li­za­ción del poten­cial de una per­so­na, sin impor­tar dón­de nació y vive.

Y aquí esbo­za­ré cua­tro prio­ri­da­des cla­ve. ¿Cómo los veo como prio­ri­da­des? Qui­zás no diga nada ori­gi­nal. Sin embar­go, dado que Klaus per­mi­tió que Rusia expre­sa­ra su posi­ción, cier­ta­men­te lo haré.

Pri­me­ro. Una per­so­na debe tener un entorno de vida cómo­do. Se tra­ta de vivien­da e infra­es­truc­tu­ra acce­si­ble: trans­por­te, ener­gía, ser­vi­cios públi­cos. Y, por supues­to, el bien­es­tar ambien­tal, esto nun­ca debe olvidarse.

Segun­do. Una per­so­na debe estar segu­ra de que ten­drá un tra­ba­jo que le pro­por­cio­na­rá un ingre­so en cons­tan­te cre­ci­mien­to y, en con­se­cuen­cia, un nivel de vida decen­te. Debe tener acce­so a meca­nis­mos de apren­di­za­je efec­ti­vos a lo lar­go de su vida, hoy es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio, que le per­mi­ta desa­rro­llar y cons­truir su carre­ra, y lue­go de su cul­mi­na­ción, reci­bir una pen­sión dig­na y un paque­te social.

Ter­ce­ro. Una per­so­na debe estar segu­ra de que reci­bi­rá una aten­ción médi­ca efi­caz y de alta cali­dad cuan­do se requie­ra, que el sis­te­ma de salud en cual­quier caso le garan­ti­ce el acce­so al nivel moderno de servicios.

Cuar­to. Inde­pen­dien­te­men­te de los ingre­sos de la fami­lia, los niños deben poder reci­bir una edu­ca­ción decen­te y desa­rro­llar su poten­cial. Cada niño tie­ne este potencial.

Esta es la úni­ca for­ma de garan­ti­zar el desa­rro­llo más efi­caz de la eco­no­mía moder­na. Una eco­no­mía don­de las per­so­nas no son un medio, sino un fin. Y solo aque­llos paí­ses que pue­dan avan­zar en las cua­tro áreas seña­la­das (no son exhaus­ti­vas, solo hablé de lo prin­ci­pal), garan­ti­za­rán un desa­rro­llo sos­te­ni­ble e inclusivo.

Son estos enfo­ques los que sub­ya­cen a la estra­te­gia que mi país, Rusia, tam­bién está apli­can­do. Nues­tras prio­ri­da­des se cons­tru­yen en torno a una per­so­na, su fami­lia, orien­ta­das al desa­rro­llo demo­grá­fi­co y la sal­va­ción de las per­so­nas, a mejo­rar el bien­es­tar de las per­so­nas, pro­te­gien­do su salud. Tra­ba­ja­mos para crear las con­di­cio­nes para un tra­ba­jo digno y efi­caz y un empren­di­mien­to exi­to­so, para ase­gu­rar la trans­for­ma­ción digi­tal como base del orden tec­no­ló­gi­co del futu­ro de todo el país, y no de un gru­po redu­ci­do de empresas.

Pre­ten­de­mos con­cen­trar los esfuer­zos del Esta­do, las empre­sas, la socie­dad civil en estas tareas, para cons­truir una polí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria esti­mu­lan­te en los pró­xi­mos años.

Para lograr nues­tros obje­ti­vos de desa­rro­llo nacio­nal, esta­mos abier­tos a la coope­ra­ción inter­na­cio­nal más amplia y con­fia­mos en que la coope­ra­ción en la agen­da socio­eco­nó­mi­ca mun­dial ten­drá un impac­to posi­ti­vo en la atmós­fe­ra gene­ral de los asun­tos mun­dia­les, y la inter­de­pen­den­cia en la solu­ción de los gra­ves pro­ble­mas actua­les agre­ga­ría con­fian­za, que aho­ra es espe­cial­men­te impor­tan­te y espe­cial­men­te relevante.

Es obvio que la era aso­cia­da con los inten­tos de cons­truir un orden mun­dial cen­tra­li­za­do y uni­po­lar, ha ter­mi­na­do. De hecho, no empe­zó. Solo se hizo un inten­to en esta direc­ción. Pero eso ya pasó. Tal mono­po­lio sim­ple­men­te por su natu­ra­le­za con­tra­de­cía la diver­si­dad cul­tu­ral e his­tó­ri­ca de nues­tra civilización.

La reali­dad es que han sur­gi­do en el mun­do cen­tros de desa­rro­llo ver­da­de­ra­men­te dife­ren­tes y se han decla­ra­do, con sus pro­pios mode­los, sis­te­mas polí­ti­cos e ins­ti­tu­cio­nes socia­les dis­tin­ti­vos. Y hoy es suma­men­te impor­tan­te cons­truir meca­nis­mos de arti­cu­la­ción de sus intere­ses para que la diver­si­dad, la com­pe­ten­cia natu­ral entre polos de desa­rro­llo no se trans­for­me en anar­quía, una serie de con­flic­tos prolongados.

Para ello, entre otras cosas, ten­dre­mos que tra­ba­jar en el for­ta­le­ci­mien­to y desa­rro­llo de ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­sa­les, que tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad espe­cial de ase­gu­rar la esta­bi­li­dad y segu­ri­dad en el mun­do, de desa­rro­llar reglas de con­duc­ta en la eco­no­mía glo­bal y en el comercio.

Ya he seña­la­do más de una vez que muchas de estas ins­ti­tu­cio­nes están pasan­do por muy lejos de los mejo­res tiem­pos de hoy. Habla­mos cons­tan­te­men­te de esto en varias cum­bres. Estas ins­ti­tu­cio­nes fue­ron crea­das, por supues­to, en una épo­ca dife­ren­te, esto es com­pren­si­ble. Y pue­de ser inclu­so obje­ti­va­men­te difí­cil para ellos res­pon­der a los desa­fíos actua­les. Pero, me gus­ta­ría enfa­ti­zar, esta no es una razón para recha­zar­los, de hecho, sin ofre­cer nada a cam­bio. Ade­más, estas estruc­tu­ras tie­nen una expe­rien­cia úni­ca y un gran poten­cial, en gran par­te no desa­rro­lla­do. Y cier­ta­men­te deben adap­tar­se cui­da­do­sa­men­te a las reali­da­des moder­nas. Pero es dema­sia­do pron­to para tirar la his­to­ria a la basu­ra. Tie­nen que tra­ba­jar con ella, usarla.

Jun­to con esto, por supues­to, es impor­tan­te uti­li­zar nue­vos for­ma­tos de inter­ac­ción adi­cio­na­les. Me refie­ro aquí a un fenó­meno como el mul­ti­la­te­ra­lis­mo. Por supues­to, tam­bién se pue­de enten­der de dife­ren­tes for­mas, a su mane­ra. O como impul­san­do sus intere­ses, dan­do una apa­rien­cia de legi­ti­mi­dad a las accio­nes uni­la­te­ra­les cuan­do otros solo pue­den asen­tir en apro­ba­ción. O es una ver­da­de­ra uni­fi­ca­ción de esfuer­zos de esta­dos sobe­ra­nos para resol­ver pro­ble­mas espe­cí­fi­cos en bene­fi­cio gene­ral. En este caso, pode­mos hablar de la regu­la­ción de los con­flic­tos regio­na­les, y de la crea­ción de alian­zas tec­no­ló­gi­cas, y de muchas otras áreas, inclui­da la for­ma­ción de trans­por­te trans­fron­te­ri­zo, corre­do­res de ener­gía, etc.

Que­ri­dos ami­gos, seño­ras y señores.

Entien­dan, aquí hay un cam­po muy amplio para la cola­bo­ra­ción. Estos enfo­ques múl­ti­ples fun­cio­nan. La prác­ti­ca demues­tra que fun­cio­nan. Per­mí­tan­me recor­dar­les que en el mar­co de, por ejem­plo, el for­ma­to de Asta­na, Rusia, Irán y Tur­quía están hacien­do mucho para esta­bi­li­zar la situa­ción en Siria y aho­ra están ayu­dan­do a esta­ble­cer un diá­lo­go polí­ti­co en este país. Por supues­to, jun­to con otros paí­ses. Lo hace­mos jun­tos. Y en gene­ral, no sin éxi­to, quie­ro recal­car esto.

Rusia ha empren­di­do, por ejem­plo, esfuer­zos acti­vos de media­ción para dete­ner el con­flic­to arma­do en la región de Nagorno-Kara­baj, en el que par­ti­ci­pa­ron los pue­blos y esta­dos cer­ca­nos a noso­tros, Azer­bai­yán y Arme­nia. Al mis­mo tiem­po, inten­ta­mos seguir los acuer­dos cla­ve alcan­za­dos en el Gru­po de Minsk de la OSCE, en par­ti­cu­lar entre sus copre­si­den­tes: Rusia, Esta­dos Uni­dos y Fran­cia. Este tam­bién es un muy buen ejem­plo de cooperación.

Como saben, en noviem­bre se fir­mó una decla­ra­ción tri­la­te­ral de Rusia, Azer­bai­yán y Arme­nia. Y es impor­tan­te que, en gene­ral, se apli­que de for­ma cohe­ren­te. Se detu­vo el derra­ma­mien­to de san­gre. Es lo más impor­tan­te. Logra­ron dete­ner el derra­ma­mien­to de san­gre, lograr un alto el fue­go com­ple­to y comen­zar el pro­ce­so de estabilización.

Aho­ra, la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y, sin duda, los paí­ses invo­lu­cra­dos en la reso­lu­ción de la cri­sis se enfren­tan a la tarea de ayu­dar a las zonas afec­ta­das en la solu­ción de los pro­ble­mas huma­ni­ta­rios rela­cio­na­dos con el retorno de refu­gia­dos, con la res­tau­ra­ción de la infra­es­truc­tu­ra des­trui­da, la pro­tec­ción y res­tau­ra­ción de los his­tó­ri­cos, monu­men­tos reli­gio­sos y culturales.

Otro ejem­plo. Me gus­ta­ría seña­lar el papel de Rusia, Ara­bia Sau­di­ta y los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, y varios otros paí­ses en la esta­bi­li­za­ción del mer­ca­do ener­gé­ti­co mun­dial. Este for­ma­to se ha con­ver­ti­do en un ejem­plo pro­duc­ti­vo de inter­ac­ción entre esta­dos con eva­lua­cio­nes de pro­ce­sos glo­ba­les dife­ren­tes, a veces inclu­so com­ple­ta­men­te opues­tas, con sus pro­pias posi­cio­nes de cosmovisión.

Al mis­mo tiem­po, por supues­to, exis­ten pro­ble­mas que afec­tan a todos los esta­dos sin excep­ción. Un ejem­plo de ello es la coope­ra­ción en el estu­dio de la infec­ción por coro­na­vi­rus y la lucha con­tra ella. Recien­te­men­te, han apa­re­ci­do varias varie­da­des de esta peli­gro­sa enfer­me­dad. Y la comu­ni­dad mun­dial debe­ría crear las con­di­cio­nes para que cien­tí­fi­cos y espe­cia­lis­tas tra­ba­jen jun­tos para com­pren­der por qué y cómo, por ejem­plo, se pro­du­ce la muta­ción del coro­na­vi­rus, cómo se dife­ren­cian las dife­ren­tes cepas entre sí. Y por supues­to, es nece­sa­rio coor­di­nar los esfuer­zos de todo el mun­do, a lo que ins­ta el Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU, a lo que nos diri­gi­mos en la cum­bre del G20 no hace tan­to tiem­po, es nece­sa­rio unir y coor­di­nar los esfuer­zos del con­jun­to mun­dial en la lucha con­tra la pro­pa­ga­ción de la enfer­me­dad y aumen­tar la dis­po­ni­bi­li­dad de las vacu­nas que aho­ra son tan nece­sa­rias con­tra el coro­na­vi­rus. Es nece­sa­rio brin­dar asis­ten­cia a los esta­dos que nece­si­tan apo­yo, inclui­dos los afri­ca­nos. Me refie­ro a aumen­tar el volu­men de prue­bas y vacu­na­cio­nes. Vemos que la vacu­na­ción masi­va está dis­po­ni­ble hoy, en pri­mer lugar, para los ciu­da­da­nos de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Mien­tras que cien­tos de millo­nes de per­so­nas en el pla­ne­ta se ven pri­va­das inclu­so de la espe­ran­za de tal pro­tec­ción. En la prác­ti­ca, tal des­igual­dad pue­de sig­ni­fi­car una ame­na­za común, por­que, y es bien sabi­do, se ha dicho muchas veces, la epi­de­mia se pro­lon­ga­rá y sus focos incon­tro­la­dos per­sis­ti­rán. No tie­ne fronteras.

No hay lími­tes para las infec­cio­nes y las pan­de­mias. Por lo tan­to, debe­mos apren­der lec­cio­nes de la situa­ción actual, pro­po­ner medi­das des­ti­na­das a aumen­tar la efi­cien­cia del sis­te­ma para moni­to­rear la apa­ri­ción de enfer­me­da­des simi­la­res en el mun­do, el desa­rro­llo de tales situaciones.

Otra área impor­tan­te don­de la coor­di­na­ción de nues­tro tra­ba­jo es nece­sa­ria, de hecho, la coor­di­na­ción del tra­ba­jo de toda la comu­ni­dad mun­dial, es la pre­ser­va­ción del cli­ma y la natu­ra­le­za de nues­tro pla­ne­ta. Tam­po­co diré nada nue­vo aquí. Solo jun­tos podre­mos avan­zar en la solu­ción de pro­ble­mas tan gra­ves como el calen­ta­mien­to glo­bal, la reduc­ción de los recur­sos fores­ta­les, la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad, el aumen­to de dese­chos, la con­ta­mi­na­ción plás­ti­ca del océano, etc., encon­trar un equi­li­brio ópti­mo entre los intere­ses del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y la con­ser­va­ción del medio ambien­te para gene­ra­cio­nes actua­les y futuras …

¡Esti­ma­dos par­ti­ci­pan­tes del foro! ¡Que­ri­dos amigos!

Todos sabe­mos que la com­pe­ten­cia, la riva­li­dad entre paí­ses en la his­to­ria mun­dial no se ha dete­ni­do, no se detie­ne y nun­ca se deten­drá. Y las con­tra­dic­cio­nes, los cho­ques de intere­ses son tam­bién algo natu­ral para un orga­nis­mo tan com­ple­jo como la civi­li­za­ción huma­na. Sin embar­go, en los pun­tos de infle­xión, esto no inter­fi­rió, sino que, por el con­tra­rio, los ani­mó a unir esfuer­zos en las áreas más impor­tan­tes y ver­da­de­ra­men­te fatí­di­cas. Y me pare­ce que aho­ra es pre­ci­sa­men­te ese período.

Es muy impor­tan­te eva­luar hones­ta­men­te la situa­ción, enfo­car­se no en pro­ble­mas ima­gi­na­rios, sino en pro­ble­mas glo­ba­les reales, en eli­mi­nar des­equi­li­brios que son crí­ti­cos para toda la comu­ni­dad mun­dial. Y lue­go, estoy segu­ro, podre­mos lograr el éxi­to, para res­pon­der ade­cua­da­men­te a los desa­fíos de la ter­ce­ra déca­da del siglo XXI.

fuen­te: KontraInfo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *