Hai­tí. La memo­ria per­di­da de la revo­lu­ción haitiana

Por Eduar­do Grü­ner, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 31 de enero de 2021

ima­gen de tapa: “Estra­te­gia” (1994) por Jacob Law­ren­ce. Fuen­te: https://​www​.cul​tu​rety​pe​.com

La revo­lu­ción hai­tia­na fue la pri­me­ra en decla­rar la inde­pen­den­cia en toda Lati­noa­mé­ri­ca pero tam­bién fue la más radi­cal en tér­mi­nos socia­les y polí­ti­cos en tan­to fue­ron las cla­ses más explo­ta­das, los escla­vos negros, quie­nes la pro­ta­go­ni­za­ron, expul­san­do al poder colo­nial y fun­dan­do una nue­va nación sobre la base de una trans­for­ma­ción pro­fun­da de las rela­cio­nes de pro­duc­ción. Tal vez por esas sin­gu­la­ri­da­des, ana­li­za Grü­ner, el capi­ta­lis­mo mun­dial pare­ce haber­se que­ri­do tomar una vio­len­tí­si­ma ven­gan­za con­tra Hai­tí y la cul­tu­ra domi­nan­te ha pro­cu­ra­do borrar su his­to­ria, que, sin embar­go, sigue viva en todos los géne­ros de la cul­tu­ra crí­ti­ca y resistente.

La bar­ba­rie de la ocu­pa­ción de Hai­tí por las fuer­zas de la Minus­tah[1] no es más que el últi­mo acto (por aho­ra) de la tra­ge­dia his­tó­ri­ca per­ma­nen­te que ha sufri­do ese país. Por solo que­dar­nos en el siglo XX, hay que recor­dar que no es la pri­me­ra vez que Hai­tí es ocu­pa­da por tro­pas extran­je­ras “impe­ria­les”. Ya en 191516 (se está cum­plien­do un siglo) los EEUU la ocu­pa­ron duran­te dos lar­gas déca­das. Des­pués, el pue­blo hai­tiano tuvo que sufrir la lar­ga y feroz dic­ta­du­ra pro­to-fas­cis­ta de los Duva­lier, por supues­to sos­te­ni­da igual­men­te por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Hace algu­nos años, como se recor­da­rá, se aba­tió sobre Hai­tí un espan­to­so terre­mo­to cuyo núme­ro exac­to de víc­ti­mas es toda­vía des­co­no­ci­do, pero que hay que con­ta­bi­li­zar en qui­zá cien­tos de miles. Etcé­te­ra, etcétera.

Es decir: Hai­tí vive en esta­do de catás­tro­fe huma­na per­ma­nen­te. Se tra­ta de una socie­dad sumi­da en la mise­ria, la explo­ta­ción y la degra­da­ción más extre­mas, que está abso­lu­ta­men­te iner­me para afron­tar “desas­tres natu­ra­les” que en otras socie­da­des pue­den ser per­fec­ta­men­te controlables.

Esto debe tener algo que ver con la his­to­ria de un capi­ta­lis­mo mun­dial que pare­ce haber­se que­ri­do tomar una vio­len­tí­si­ma ven­gan­za con­tra lo que pode­mos deno­mi­nar la sin­gu­la­ri­dad “anó­ma­la” de una nación cuya pro­pia his­to­ria es el tes­ti­mo­nio extre­mo del desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo colo­nial-impe­ria­lis­ta en el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Más que “sin­gu­la­ri­dad”, diría­mos sin­gu­la­ri­da­des, pues hay varias.

En pri­mer lugar, una sin­gu­la­ri­dad his­tó­ri­co-polí­ti­ca. En la his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, la pri­me­ra decla­ra­ción de inde­pen­den­cia –para el caso res­pec­to de su pro­pia poten­cia colo­nial, Fran­cia- fue en 1804, y fue la hai­tia­na. En el 2004 nadie, sal­vo Cuba, cele­bró ese bicen­te­na­rio. Este “olvi­do”, ade­más de que pue­de atri­buir­se a un “lap­sus” deci­di­da­men­te racis­ta (como se sabe, la mayo­ría de los hai­tia­nos y hai­tia­nas son des­cen­dien­tes de los escla­vos que fue­ron for­za­da­men­te “impor­ta­dos” de Áfri­ca para sus­ti­tuir a los pue­blos ori­gi­na­rios de la isla enton­ces lla­ma­da Saint-Domin­gue, que habían sido total­men­te exter­mi­na­dos), la revo­lu­ción hai­tia­na no sola­men­te fue la pri­me­ra, sino la más radi­cal en un sen­ti­do social y polí­ti­co, por­que fue la úni­ca en la cual las cla­ses (y “etnias”) explo­ta­das por exce­len­cia, los escla­vos negros, logra­ron tomar el poder, expul­sar a la ocu­pa­ción colo­nial, y fun­dar una nue­va nación sobre la base de una trans­for­ma­ción pro­fun­da de las rela­cio­nes de pro­duc­ción, que des­de lue­go no podía desem­bo­car en algo así como el socia­lis­mo (en 1804 en nin­gu­na par­te del mun­do, mucho menos en Hai­tí, esta­ban dadas las con­di­cio­nes para seme­jan­te uto­pía), pero sí, al menos pro­gra­má­ti­ca­men­te, en una suer­te de “repú­bli­ca social” –pro­ba­ble­men­te la más igua­li­ta­ria del mun­do de enton­ces- de peque­ños pro­pie­ta­rios cam­pe­si­nos, muy seme­jan­te a la que sue­ña Rous­seau en El Con­tra­to Social. La hai­tia­na fue pues, ade­más de una revo­lu­ción polí­ti­ca y anti­co­lo­nial, una revo­lu­ción social en toda la línea, como no lo fue­ron los otros movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas, que se limi­ta­ron a un recam­bio de las auto­ri­da­des colo­nia­les por las bur­gue­sías “crio­llas” emer­gen­tes (y casi siem­pre creán­do­se una nue­va depen­den­cia de algu­na otra poten­cia colo­nial, por ejem­plo Ingla­te­rra), y don­de las masas no fue­ron las autén­ti­cas pro­ta­go­nis­tas del pro­ce­so –como sí ocu­rrió en Hai­tí-. Y ello para no men­cio­nar que en Hai­tí se tra­tó del úni­co caso en toda la his­to­ria de la huma­ni­dad de una rebe­lión de escla­vos triunfante.

“La mar­cha” ( 1995) por Jacob Law­ren­ce. Cour­tesy DC Moo­re Gallery. Fuen­te: https://​www​.cul​tu​rety​pe​.com
 

El expe­ri­men­to duró muy poco, y no por res­pon­sa­bi­li­dad exclu­si­va de la diri­gen­cia polí­ti­ca hai­tia­na, que tam­bién exis­tió, sino en gran medi­da por el blo­queo feroz al que fue some­ti­do por par­te del mun­do occi­den­tal, inclu­yen­do el pago de una gigan­tes­ca indem­ni­za­ción al Esta­do fran­cés en con­cep­to de pér­di­das de pro­pie­dad (a saber, la de los escla­vos), que se ter­mi­nó de sal­dar… ¡en 1947!, arrui­nan­do para siem­pre la eco­no­mía hai­tia­na y trans­for­mán­do­la en una de las socie­da­des más injus­tas y mise­ra­bles del mun­do ente­ro-. Es decir: no impor­ta cuán fra­ca­sa­do haya resul­ta­do el “expe­ri­men­to” a la lar­ga, esa revo­lu­ción “impo­si­ble” (impen­sa­ble, la lla­ma el gran his­to­ria­dor hai­tiano Michel-Rolph Trui­llot) había triun­fa­do, y el capi­ta­lis­mo de nin­gu­na mane­ra podía per­mi­tir que ese “mal ejem­plo”, que en su momen­to pro­vo­có una ver­da­de­ra ola de terror en las poten­cias impe­ria­les, per­ma­ne­cie­ra impu­ne. Y sin olvi­dar, de paso, que fue por la deci­si­va ayu­da del gobierno hai­tiano (en dine­ro, hom­bres, armas y pro­tec­ción per­so­nal) que Simón Bolí­var pudo lle­var ade­lan­te su pro­pia cam­pa­ña emancipadora.

El hecho es que la revo­lu­ción hai­tia­na cau­só una con­mo­ción mun­dial de gigan­tes­cas pro­por­cio­nes, cuya ver­da­de­ra dimen­sión hoy hemos olvi­da­do, pues­to que lo que se nos mues­tra de Hai­tí es su situa­ción actual, de mise­ria y degra­da­ción extre­mas. Pero en 1804, el mun­do ente­ro habla­ba de Hai­tí. Pién­se­se: apar­te de lo ya dicho, fue el pri­mer país ame­ri­cano que logró abo­lir la escla­vi­tud, inclu­so mucho antes de con­quis­tar la inde­pen­den­cia. En efec­to, en 1794 la revo­lu­ción hai­tia­na avan­za­ba con tal fuer­za que ter­mi­nó obli­gan­do a la Asam­blea Nacio­nal fran­ce­sa a emi­tir un decre­to, fir­ma­do por el pro­pio Robes­pie­rre, abo­lien­do la escla­vi­tud en todas las colo­nias fran­ce­sas (la escla­vi­tud fue res­tau­ra­da en 1802 por Napo­león, sal­vo jus­ta­men­te en Hai­tí, don­de el “empe­ra­dor bur­gués” envió una fuer­za mili­tar gigan­tes­ca que sufrió una derro­ta igno­mi­nio­sa a manos de esos escla­vos des­arra­pa­dos, arma­dos con poco más que mache­tes: has­ta Viet­nam no vol­ve­ría a suce­der un acon­te­ci­mien­to tan extraordinario). 

Lo cual mere­ce, de paso, una refle­xión “his­to­rio­grá­fi­ca” crí­ti­ca. Ya des­de la escue­la pri­ma­ria se nos ha dicho mil veces que la influen­cia del idea­rio de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa fue deci­si­va para nues­tras inde­pen­den­cias ame­ri­ca­nas: la con­sig­na Liber­tad /​Igual­dad /​Fra­ter­ni­dad sería pues algo así como un artícu­lo de expor­ta­ción filo­só­fi­co-polí­ti­co des­de el Cen­tro civi­li­za­do hacia las peri­fe­rias “bár­ba­ras”. Y en muchos casos esa influen­cia es inne­ga­ble. Pero con el caso Hai­tí esta­mos, aun­que sue­ne inve­ro­sí­mil, ante una influen­cia inver­sa. Por­que la Revo­lu­ción Fran­ce­sa –que había emi­ti­do ese gran docu­men­to lla­ma­do Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos del Hom­bre y el Ciu­da­dano– no tenía ori­gi­na­ria­men­te nin­gu­na inten­ción de abo­lir la escla­vi­tud en sus colo­nias, y mucho menos en Hai­tí, por la sen­ci­lla razón de que (y es otra cosa que hoy pare­ce inve­ro­sí­mil) Hai­tí, que era por lejos la colo­nia más rica de todas las ame­ri­ca­nas, pro­por­cio­na­ba a Fran­cia más de la ter­ce­ra par­te de sus ingre­sos, gra­cias a la super­ex­plo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo de los escla­vos. Fue enton­ces la revo­lu­ción hai­tia­na la que, por así decir, obli­gó a la fran­ce­sa a ser con­se­cuen­te con sus pro­pios prin­ci­pios “uni­ver­sa­lis­tas”, que habían que­da­do trun­cos (aun­que, por cier­to, sin por ello otor­gar a la colo­nia su inde­pen­den­cia, para lo cual hubo que espe­rar a 1804, cuan­do la inde­pen­den­cia no le fue “otor­ga­da”, sino que fue arran­ca­da por la revo­lu­ción, al pre­cio de unos 200.000 escla­vos muer­tos: el pre­cio en vidas de lejos más alto que tuvo que pagar cual­quie­ra de las revo­lu­cio­nes inde­pen­den­tis­tas: otra “sin­gu­la­ri­dad”, pues, esta vez sinies­tra). Por eso es que algu­na vez me atre­ví a escri­bir que la revo­lu­ción hai­tia­na es más fran­ce­sa que la fran­ce­sa… pero por­que es haitiana.

“Para pre­ser­var su liber­tad” (1988) por Jacob Law­ren­ce. Cour­tesy DC Moo­re Gallery. Fuen­te: https://​www​.cul​tu​rety​pe​.com 
 

Hay, en segun­do lugar, una doble sin­gu­la­ri­dad his­tó­ri­co-filo­só­fi­ca. En 1807 (tres años des­pués de la inde­pen­den­cia hai­tia­na) se publi­có una obra abso­lu­ta­men­te fun­da­men­tal para la filo­so­fía euro­pea moder­na, la Feno­me­no­lo­gía del Espí­ri­tu de Hegel. Esa obra inclu­ye una céle­bre Sec­ción Cuar­ta sobre la así lla­ma­da “Dia­léc­ti­ca del Amo y el Escla­vo”, que en los últi­mos dos siglos ha pro­du­ci­do biblio­te­cas ente­ras de exé­ge­sis e inter­pre­ta­cio­nes. Pues bien, ya ha sido exhaus­ti­va­men­te demos­tra­do –sobre todo a par­tir de ese tex­to pio­ne­ro que es Hegel y Hai­tí, de Susan Buck-Morss- que Hegel tomó su ins­pi­ra­ción de la revo­lu­ción hai­tia­na, a la que cono­cía y había estu­dia­do, y don­de efec­ti­va­men­te su razo­na­mien­to de alta abs­trac­ción filo­só­fi­ca sobre la “lucha por el reco­no­ci­mien­to” entre el Amo y el Escla­vo se había hecho reali­dad mate­rial, anti­ci­pan­do en la his­to­ria con­cre­ta su espe­cu­la­ción teó­ri­ca. De más está decir que el tex­to de Hegel tuvo mucha influen­cia sobre Marx, pero por supues­to tam­bién Marx que­ría bucear la pro­ble­má­ti­ca en la his­to­ria mate­rial, y no solo en la filo­so­fía. Don­de abor­da más sis­te­má­ti­ca­men­te la cues­tión es en el capí­tu­lo XXIV de El Capi­tal, en el que ana­li­za el rol impor­tan­tí­si­mo de la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo escla­va o semi-escla­va en Amé­ri­ca para la deno­mi­na­da “acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal” a nivel mundial.

Y lue­go tene­mos una sin­gu­la­ri­dad lite­ra­ria y cul­tu­ral de pri­me­ra impor­tan­cia, que deri­va direc­ta­men­te de la revo­lu­ción. Duran­te todo el siglo XIX, y a par­tir de la déca­da siguien­te a la inde­pen­den­cia, encon­tra­mos por todas par­tes –aun­que por obvias razo­nes espe­cial­men­te en Fran­cia- nove­las, narra­cio­nes cor­tas, obras de tea­tro y poe­sías que de una u otra mane­ra se refie­ren a la escla­vi­tud negra y la revo­lu­ción hai­tia­na, y no en las plu­mas de cual­quie­ra: Vic­tor Hugo, Pros­per Meri­mée, Eugé­ne Sue, Arthur Rim­baud, etcé­te­ra. En el siglo XX esta corrien­te con­ti­núa, tan­to en Euro­pa como aho­ra tam­bién en Lati­noa­mé­ri­ca: allí tene­mos (para solo nom­brar un par de ejem­plos entre muchí­si­mos) nove­las céle­bres como El Rei­no de Este Mun­do o El Siglo de las Luces, de Ale­jo Car­pen­tier, con sus refe­ren­cias explí­ci­tas a la revo­lu­ción hai­tia­na. Ade­más, des­de los años 20 y 30 del siglo XX se des­ata en París –lan­za­do por el gran poe­ta negro de ori­gen anti­llano Aimé Césai­re- el gran deba­te sobre el con­cep­to de négri­tu­de, que a su vez pro­vie­ne direc­ta­men­te de la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción Hai­tia­na de 1805, don­de figu­ra ese curio­so Artícu­lo 14 que decre­ta que todos los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas hai­tia­nas, cual­quie­ra sea el color de su piel, serán deno­mi­na­dos negros (un cache­ta­zo iró­ni­co a la Decla­ra­ción de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, para la cual, como hemos vis­to, la “uni­ver­sa­li­dad” de los Dere­chos Huma­nos, tenía un lími­te bien par­ti­cu­lar, has­ta el pun­to de que ese lími­te tenía color: el negro, justamente). 

La polé­mi­ca sobre la “negri­tud” –en tan­to rei­vin­di­ca­ción cul­tu­ral, esté­ti­ca, lite­ra­ria y polí­ti­ca- con­ti­nua­rá a todo lo lar­go del siglo: a fines de la déca­da del 40 se publi­ca una gran anto­lo­gía de poe­tas negros (tan­to afri­ca­nos como afro­ame­ri­ca­nos), con un pró­lo­go de Jean Paul Sar­tre, que asi­mis­mo levan­ta el valor esté­ti­co y polí­ti­co de la “negri­tud” y don­de se habla de la revo­lu­ción hai­tia­na. Sar­tre reto­ma­rá nue­va­men­te la cues­tión en otro pró­lo­go, aún más famo­so, a Los Con­de­na­dos de la Tie­rra de Frantz Fanon. Duran­te la déca­da del 60 el tema de la “negri­tud” aso­cia­do a la revo­lu­ción hai­tia­na será un eje cen­tral en las luchas del Black Power y de los Pan­te­ras Negras en EEUU (don­de per­vi­ve has­ta el día de hoy en el movi­mien­to Black Lives Mat­ter), y muchos músi­cos negros de jazz adop­tan la “negri­tud” como ban­de­ra, a veces expli­ci­tan­do su rela­ción con la revo­lu­ción hai­tia­na (como suce­de, por ejem­plo, en la sui­te jaz­zís­ti­ca Hai­tian Fight Song de Char­les Min­gus). A prin­ci­pios de la déca­da del 70, una impor­tan­te nove­la del pre­mio Nobel inglés Graham Gree­ne, Los Come­dian­tes, se sitúa en Hai­ti e inclu­ye refe­ren­cias a cómo per­sis­te la memo­ria de la revo­lu­ción bajo la dic­ta­du­ra de Duva­lier (fue lle­va­da al cine con Richard Bur­ton y Eli­za­beth Tay­lor). Hacia la mis­ma épo­ca se estre­nó Quei­ma­da, un cele­bé­rri­mo film de Gillo Pon­te­cor­vo, pro­ta­go­ni­za­do por Mar­lon Bran­do, y que es una obvia ale­go­ría de la revo­lu­ción hai­tia­na. En las últi­mas dos déca­das ha des­pun­ta­do en la cul­tu­ra afro­ca­ri­be­ña un nue­vo capí­tu­lo de la dis­cu­sión que con­fron­ta la négri­tu­de con la idea de créo­li­té (“crio­lli­dad”), en nom­bres como los del filó­so­fo mar­ti­ni­que­ño Edouard Glis­sant y el pre­mio Nobel de Lite­ra­tu­ra de 1994 Derek Wal­cott, autor de una tri­lo­gía dra­má­ti­ca sobre el líder de la revo­lu­ción hai­tia­na Tous­saint L’Ouverture (a quien, dicho sea de paso, le ha dedi­ca­do un dis­co el músi­co mexi­cano Car­los San­ta­na), así como su monu­men­tal poe­ma épi­co Ome­ros, una tras­po­si­ción de la Ilía­da a la his­to­ria de la escla­vi­tud negra y la revo­lu­ción haitiana.

Como se pue­de ver, en todos los géne­ros de la cul­tu­ra crí­ti­ca y resis­ten­te la his­to­ria de la pri­me­ra y más radi­cal de nues­tras revo­lu­cio­nes sigue bien viva. Es solo en la cul­tu­ra domi­nan­te (es decir, la de las cla­ses domi­nan­tes y el impe­ria­lis­mo) que esa his­to­ria ha inten­ta­do ser “borra­da del mapa”, y que se inten­ta ampu­tar esa ima­gen y esa memo­ria de la actual catás­tro­fe. La pro­fun­da sig­ni­fi­ca­ción de esa his­to­ria debe ser res­ti­tui­da, para que vuel­van a reac­ti­var­se aquel orgu­llo y combatividad.

“Aho­ra todos somos negros” (1995) por Juan Car­los Rome­ro. Con esta obra grá­fi­ca, el artis­ta argen­tino Juan Car­los Rome­ro (1931−2017) home­na­jeó a la Revo­lu­ción Hai­tia­na, la más radi­cal de todas, en el con­tex­to de los bicen­te­na­rios de las inde­pen­den­cias lati­no­ame­ri­ca­nas. Foto: Archi­vo CCMH Con­ti
 

Eduar­do Gru­ner es soció­lo­go, ensa­yis­ta y crí­ti­co cul­tu­ral. Doc­tor en Cien­cias Socia­les de la UBA. Es autor de La Oscu­ri­dad y las Luces (2011), libro- tesis sobre la revo­lu­ción haitiana.

Fuen­te: Haroldo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *