Cul­tu­ra. Car­ta de Alfon a Pablo Hasel: “El Esta­do no espe­ra que noso­tros clau­di­que­mos, sino que el res­to se autocensure”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​El Sal­to /​1 de febre­ro de 2021.

El joven anti­fas­cis­ta, que fue con­de­na­do a cua­tro años de cár­cel, escri­be una car­ta a Pablo Hasel, que debe ingre­sar volun­ta­ria­men­te en pri­sión en los pró­xi­mos días.

Alfon Hasel

Hola Pablo,

Hace años era yo quien reci­bía tus pala­bras a tra­vés de una car­ta. Enton­ces ocu­pa­ba esa trin­che­ra a la que hoy te quie­ren enviar los mis­mos bas­tar­dos que dic­ta­ron mil y una sen­ten­cias y con­de­nas con­tra los anti­fas­cis­tas de este país. En esa trin­che­ra nece­si­ta­rás la mis­ma muni­ción que tú me brin­das­te en tus car­tas, la solidaridad.

Nues­tro enemi­go es pode­ro­so y no menos per­ver­so. A tra­vés de una maqui­na­ría de Esta­do pla­ga­da de bui­tres corrup­tos que lle­van siglos vivien­do del ren­tis­mo y la rapi­ña, del saqueo y la vio­la­ción, gol­pean y des­tro­zan las vidas de nues­tra gen­te sin mira­mien­tos con tal de man­te­ner su modo de vida, sus lujos, sus obs­ce­ni­da­des, su frí­vo­la reali­dad aje­na a nues­tro sufrimiento.

Y nada les asus­ta más que ver­nos aban­do­nar el indi­vi­dua­lis­mo y la com­pe­ti­ti­vi­dad como ejes de nues­tro para­dig­ma cul­tu­ral, que ver­nos des­fi­lar codo con codo, uni­dos y uni­das, ejer­cien­do la soli­da­ri­dad y el com­pro­mi­so con nues­tro pue­blo, pues saben que es en esa cir­cuns­tan­cia don­de nues­tro anhe­lo se trans­for­ma­rá en poder.

Pablo Hasél y Valtònyc

Por eso te per­si­guen, por­que te temen, por que a tra­vés de tus estro­fas y tus rimas te has con­ver­ti­do en agen­te aglu­ti­na­dor de todo un cons­truc­to de iden­ti­dad que ejer­ce de con­tra­pe­so al impe­rio de la sin razón que día tras día se abre paso en nues­tra generación.

El hecho de que quie­ran lle­var­te pre­so nos recuer­da don­de vivi­mos, a que nos enfren­ta­mos, pero tam­bién nos des­ve­la quien es quien. Es tan abe­rran­te que quie­ran ence­rrar­te por tus letras que ya no podrán usar más los mala­ba­ris­mos dia­léc­ti­cos ni las medias tin­tas quie­nes se nie­gan a reco­no­cer que aquí solo hay dos opcio­nes, o eres par­te de la solu­ción y empu­jas para echar aba­jo el vie­jo mun­do, o for­mas par­te del problema.

Pablo, sé bra­vo com­pa­ñe­ro, que nun­ca ten­drán rejas para las pala­bras y las ideas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *