Cuba. A un mes de la imple­men­ta­ción del orde­na­mien­to monetario

Por Kari­na Marrón Gon­zá­lez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de febre­ro de 2021. 

Cuba cum­ple este lunes el pri­mer mes de imple­men­ta­ción del orde­na­mien­to mone­ta­rio enfras­ca­da en los ajus­tes nece­sa­rios para obte­ner los resul­ta­dos que deman­da la eco­no­mía nacio­nal de este pro­ce­so.
La uni­fi­ca­ción de la mone­da, la eli­mi­na­ción de deter­mi­na­dos sub­si­dios y gra­tui­da­des, así como la refor­ma de sala­rios y pre­cios con­tem­pla­dos den­tro del mis­mo resul­ta­ban accio­nes impos­ter­ga­bles, en pala­bras del pre­si­den­te Miguel Díaz-Canel, pero su pues­ta en prác­ti­ca ha reque­ri­do de varias modi­fi­ca­cio­nes, fun­da­men­tal­men­te en el área de los precios.

Des­de el 1 de enero figu­ras prin­ci­pa­les del Gobierno com­pa­re­cen habi­tual­men­te en los medios loca­les para expli­car las medi­das deri­va­das de la implan­ta­ción del orde­na­mien­to, así como para res­pon­der a las inquie­tu­des de la ciudadanía.

El man­da­ta­rio cubano enfa­ti­zó en que el momen­to deman­da ‘tener sen­si­bi­li­dad, obje­ti­vi­dad y aná­li­sis polí­ti­co de los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos’, de ahí que insis­ta en pres­tar aten­ción a las preo­cu­pa­cio­nes de la pobla­ción, que tie­ne no pocas incer­ti­dum­bres fren­te a los actua­les cambios.

Aten­der a esos cri­te­rios es una de las direc­cio­nes del tra­ba­jo guber­na­men­tal enca­be­za­do por el jefe de Esta­do y el pri­mer minis­tro Manuel Marre­ro, quie­nes impul­san reunio­nes con las auto­ri­da­des pro­vin­cia­les para iden­ti­fi­car las defi­cien­cias que per­sis­ten y con­tri­buir a la solu­ción de los problemas.

‘Este es un reco­rri­do para inter­cam­biar, para apren­der de lo que se está hacien­do en los terri­to­rios, para reco­ger cuá­les son las cosas que toda­vía, des­de el gobierno cen­tral, tene­mos que ayu­dar a des­tra­bar; pero tam­bién para alen­tar’, dijo el pre­si­den­te en Sanc­ti Spí­ri­tus (cen­tro), una de las 12 demar­ca­cio­nes a las que lle­ga­ron des­de el 18 de enero.

Pro­ble­mas en la pre­pa­ra­ción de muchas admi­nis­tra­cio­nes y direc­cio­nes empre­sa­ria­les para enfren­tar el pro­ce­so y dis­tor­sio­nes en la inter­pre­ta­ción de lo esta­ble­ci­do son algu­nas de las difi­cul­ta­des encon­tra­das que tie­nen inci­den­cia en el pueblo.

Díaz-Canel sig­ni­fi­có que toda­vía hay direc­ti­vos sin pro­fun­di­zar en lo que deben hacer para una ges­tión eco­nó­mi­ca más efi­cien­te de sus enti­da­des, tener menos gas­tos y lograr un ade­cua­do sala­rio para sus tra­ba­ja­do­res, pre­ci­sa­men­te aspec­tos esen­cia­les den­tro del ordenamiento.

Crear con­di­cio­nes más favo­ra­bles para el desa­rro­llo del sec­tor pro­duc­ti­vo nacio­nal es uno de sus pro­pó­si­tos, pero ello requie­re de empre­sa­rios que asu­man el reto, que gene­ren ideas y apro­ve­chen las opor­tu­ni­da­des que ofre­ce el nue­vo esce­na­rio, ase­ve­ra la direc­ción del país.

Si bien en opi­nión del vice pri­mer minis­tro Ale­jan­dro Gil uno de los pri­me­ros sig­nos posi­ti­vos es que muchas empre­sas estén pro­cu­ran­do alter­na­ti­vas fren­te al enca­re­ci­mien­to de los com­bus­ti­bles o de las mate­rias pri­mas impor­ta­das, el reco­rri­do guber­na­men­tal refle­ja que hay mucho camino por recorrer.

Incen­ti­var las expor­ta­cio­nes for­ma par­te de esa ruta, para lo cual no bas­ta con apro­ve­char las ven­ta­jas que sur­gen de la eli­mi­na­ción de la dua­li­dad mone­ta­ria y el esta­ble­ci­mien­to del cam­bio del peso cubano a 24 por un dólar estadounidense.

Esa deva­lua­ción, que per­mi­te que quie­nes reci­ben dóla­res por sus pro­duc­tos mul­ti­pli­quen por 24 sus ganan­cias con res­pec­to al valor ante­rior, no sig­ni­fi­ca por sí mis­ma una garan­tía de obte­ner ingre­sos, es pre­ci­so expor­tar, pero hacer­lo requie­re com­pe­ti­ti­vi­dad en la cali­dad de las pro­duc­cio­nes y con­di­cio­nes de entre­ga, entre otros aspectos.

Esos son algu­nos de los desa­fíos que per­sis­ten en el camino del orde­na­mien­to, a pesar del cor­to tiem­po de su implementación.

Tam­bién, incor­po­rar a más per­so­nas a la crea­ción de bie­nes, así como el moni­to­reo per­ma­nen­te de la pro­duc­ti­vi­dad y el con­trol de los pre­cios para no tras­la­dar a estos la inefi­cien­cia de las enti­da­des, que ter­mi­na reca­yen­do en la ciudadanía.

Por lo pron­to, según la minis­tra de Tra­ba­jo y Segu­ri­dad Social, Mar­ta Ele­na Fei­tó, una bue­na señal es el inte­rés cre­cien­te en la incor­po­ra­ción al tra­ba­jo, al cual se suma­ron en el pri­mer mes del año 38 mil 493 per­so­nas, de las cua­les el 30 por cien­to son jóvenes.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *