Colom­bia. Yuri Nei­ra: “Hay mie­dos que nos dan el valor para seguir adelante”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de febre­ro de 2021.

Entre las aren­gas y can­tos que acom­pa­ña­ban el Día de los Tra­ba­ja­do­res del año 2005, trans­cu­rría una movi­li­za­ción por la Carre­ra Sép­ti­ma con Calle 19 en Bogo­tá. Muy cer­ca al lugar don­de 14 años des­pués sería ase­si­na­do Dilan Cruz, el Escua­drón Móvil Anti­dis­tur­bios ‑Esmad- inter­vino y dis­pa­ró con­tra un ado­les­cen­te de tan solo 15 años. Nico­lás Nei­ra cayó al sue­lo gra­ve­men­te heri­do y fue gol­pea­do por agen­tes de esa ins­ti­tu­ción quie­nes le cau­sa­ron la muer­te. Des­de enton­ces, su padre Yuri Nei­ra lucha por jus­ti­cia y ver­dad para «Nico» y su familia.

Este 25 de enero la Jus­ti­cia colom­bia­na decla­ró a Nés­tor Julio Rodrí­guez, patru­lle­ro del Esmad que dis­pa­ró con­tra Nico­lás, cul­pa­ble del ase­si­na­to. Pasa­ron más de 15 años para que se logra­ra este falló. Colom­bia Infor­ma logró hablar con Yuri Nei­ra, quien está exi­lia­do en Euro­pa, para cono­cer sus sen­ti­res y refle­xio­nes ante esta noticia.

Yuri Nei­ra: Hay sen­ti­mien­tos encon­tra­dos. Pen­sé que des­pués de 15 años pidien­do y soñan­do con este momen­to, esta­ría yo pre­pa­ra­do. Pero no, real­men­te no esta­ba pre­pa­ra­do. Lle­va­ba muchos días inquie­tos y muchas horas dur­mien­do muy poco. Casi sin dormir.

Ayer tuve la gra­ta y tris­te noti­cia de que “algo” se logró con 15 años de tra­ba­jo duro, que no fue sola­men­te mío sino de muchas per­so­nas. Muchas orga­ni­za­cio­nes que estu­vie­ron al lado mío apo­yán­do­me en todos estos momen­tos y, por supues­to, tam­bién ayer hubo júbi­lo por par­te de la gen­te de saber que David había gol­pea­do a Goliat y que es un fallo a nivel inter­na­cio­nal con­tra un gru­po ‑podría­mos lla­mar­lo téc­ni­ca­men­te- “terro­ris­ta” por la can­ti­dad de gen­te que ha ase­si­na­do y que sigue en la impunidad.

Este fallo real­men­te es un ladri­llo y abre las puer­tas para decir: sí se pue­de ir con­tra ellos y sí pode­mos ganar­les real­men­te. Hay que aguan­tar bas­tan­te por­que des­gra­cia­da­men­te ellos tie­nen el dine­ro, los man­dos, los medios, el estu­dio, la for­ma­ción para hacer lo que saben hacer, que es inti­mi­dar­nos y ame­na­zar­nos para que no siga­mos con las denun­cias a las cua­les tene­mos dere­cho por nues­tros familiares.

C.I.: A tra­vés de este reco­rri­do de un poco más de 15 años en tér­mi­nos de obs­tácu­los y apren­di­za­jes, ¿cuá­les pue­de resaltar?

Y.N.: Bueno, hay bas­tan­tes. Por­que no pue­do olvi­dar la ayu­da que tuve de mucha gen­te, de muchos jóve­nes, de muchos estu­dian­tes, de muchas muje­res, de indí­ge­nas, de cam­pe­si­nos. Char­lar con varios indí­ge­nas… recuer­do a mi ami­go Daniel, nues­tras lar­gas char­las don­de él me ense­ña­ba a reca­pa­ci­tar, a tener pacien­cia, a res­pi­rar pro­fun­do antes de vol­ver con esa locu­ra y esa ace­le­ra­ción. Al gru­po de psi­có­lo­gos, que yo muy cari­ño­sa­men­te lla­mo “mis loque­ras” por­que fue­ron varias, que estu­vie­ron ense­ñán­do­me el camino de aban­do­nar la ira y real­men­te pedir jus­ti­cia como debe ser. Pro­fe­so­res y pro­fe­so­ras de dife­ren­tes cole­gios, de uni­ver­si­da­des con las cua­les afor­tu­na­da­men­te tro­pe­cé. Apren­dí mucho.

Hay algo en lo que uno se debe lle­nar de mucha pacien­cia. La pri­me­ra vez, un ami­go de la fami­lia que había sido Fis­cal de Dere­chos Huma­nos me dijo: “hablé con tu mami y me dijo que te con­ta­rá la ver­dad, cómo va a ser este pro­ce­so. Usted va a nece­si­tar pri­me­ro, un mila­gro, está luchan­do con­tra una fuer­za des­co­mu­nal; y segun­do, va a tener que hablar de 15 a 20 años esta lucha, pre­pá­re­se que eso no sale de la noche a la maña­na”. Yo decía, bueno está como exa­ge­ran­do un poco. Pero el día de hoy sé que lo que me esta­ba dicien­do era verdad.

Hace pocos días habla­ba con la mamá de Dilan Cruz y encon­tra­ba la mis­ma deses­pe­ra­ción que yo tenía en ese momen­to de los hechos. A los dos años casi, yo decía: pero ahí están los hechos, no están hacien­do nada.

Esta­mos luchan­do con­tra un Esta­do opro­bio­so, dic­ta­to­rial, maligno. Que uti­li­za todos sus cono­ci­mien­tos, sus pues­tos, la jerar­quía y el poder para no que­rer per­der nada. Sin embar­go, son tan abru­ma­do­ras las prue­bas que les tocó doble­gar­se. Encon­tra­mos en el camino a abo­ga­dos muy bue­nos que cola­bo­ra­ron. Tam­bién me encon­tré con fis­ca­les dema­si­do malos, mal­va­dos. Per­die­ron hojas del expe­dien­te, se reu­nie­ron con los vic­ti­ma­rios a puer­ta cerra­da. No tuvie­ron nin­gún pro­ble­ma en decir: “sí, yo me reu­ní con ellos. Yo sé que es un deli­to, pero lo hice”. Se les denun­ció y sin embar­go el Fis­cal Gene­ral nun­ca hizo nada al respecto.

Nos vamos a encon­trar con todo eso en el camino. Nos vamos a encon­trar, como dice la can­ción, con balas ase­si­nas. De las cua­les me sal­vé (me hicie­ron tres tiros des­de una moto). Vamos a encon­trar muchos uni­for­ma­dos que se me van a acer­car pidien­do una requi­sa y en el oído te dicen: “siga jodien­do cabrón y lo vamos a quebrar”.

Cuan­do me dete­nían, me apre­ta­ban mucho más las espo­sas. Me metían don­de esta­ba la peor “lum­pen” del país. Me decían: “ahí por lo menos lo van a que­brar”. Recuer­do una vez que estu­ve en Palo­que­mao. Tie­nen un sótano y un patio inte­rior don­de lle­gan los peo­res. Me metie­ron en un patio don­de por un ciga­rri­llo, por una mone­da, habían apu­ña­lea­do a más de uno. Y se me acer­ca­ron y pre­gun­ta­ron: “¿usted por qué está aquí?”. Les dije: “es que me di en la jeta con los poli­cías”. Y tenían víncu­lo con los poli­cías por­que por una ven­ta­ni­ta le dije­ron que eso era cier­to. En lugar de apu­ñea­lar­me, me dije­ron: “usted es uno de los nues­tros, usted es un berra­co”. Eso me sal­vó la vida ese día. Todo esto y muchas más cosas me encon­tré en el camino.

Le pue­de inte­re­sar: Gobierno colom­biano limi­ta cada vez más el dere­cho a la protesta

Un perio­dis­ta de aque­llos que se lla­man “inves­ti­ga­ti­vos” me escri­bió ayer dicién­do­me: “nece­si­to hablar con usted ‘seño­ra Nuri’”. Es tan inves­ti­ga­ti­vo que decía seño­ra y ni siquie­ra Yuri, sino Nuri. Yo no le hice nin­gu­na acla­ra­ción has­ta que me vio y cuan­do me vio me dijo: “es que quie­ro hablar con la seño­ra Nuri”. Trai­go a cola­ción esto por­que la últi­ma vez que aten­ta­ron con­tra mí fue­ron unos sica­rios y pre­gun­ta­ron por la “seño­ra Yuri”. Eso me sal­vó la vida. Aho­ri­ta lo trai­go como anéc­do­ta pero todo eso he vivi­do en el camino.

Cuan­do estu­ve en Bra­sil, me deja­ron solo, tira­do. Viví 15 días en la calle, comien­do con la gen­te de la calle y pidien­do limos­na al pie de una igle­sia para poder comer. Sin embar­go, hoy se ven los triun­fos. Se ven los resul­ta­dos de todo eso y no es para bai­lar en un pie, por­que es sobre un ase­si­na­to. Es una ale­gría tris­te y una tris­te­za alegre.

C.I.: ¿Qué le dice usted a las fami­lias de otros casos similares?

Y.N.: Aquí hay unas pala­bras que ha dicho mucha gen­te y que es resis­tir, insis­tir y per­sis­tir. De pron­to decir­las es muy fácil. Escri­bir­lo tam­bién. A las fami­lias, decir­les que real­men­te el camino es lar­go. Esta­mos pelean­do con­tra una maqui­na­ria muy bien acei­ta­da de la impu­ni­dad. Al Esta­do le que­da­ría mucho más fácil y gas­ta­ría menos dine­ro en indem­ni­za­cio­nes, a nivel nacio­nal, ense­ñán­do­le a la Poli­cía que no tie­ne que ase­si­nar, que tie­ne que ser decen­te, que son pueblo.

No hay peor tirano que un escla­vo con el láti­go en la mano. El poli­cía que ha sido el com­pa­ñe­ro de barria­da de uno, que le ayu­dó a uno con el Bal­dor y con la Quí­mi­ca, que lle­gó a la tien­da del tío de uno y le pidió fia­do, que algu­na vez le ayu­dó a empu­jar el carro; se enchu­fa el uni­for­me y se cree de otro mun­do. Si la Poli­cía enten­die­ra que está hacien­do todo eso mal, cree­ría que no lle­ga­mos a este punto.

Me pre­gun­ta­ban ayer si con eso ya me iba yo a des­can­sar. ¡No! Todas las puer­tas que se abren se cie­rran y esta es una de las puer­tas que se abrió para no cerrar­se. Ten­go pen­dien­te a los otros poli­cías que le die­ron boli­llo en el piso a Nico­lás, ten­go pen­dien­te al Coro­nel que orde­nó el encu­bri­mien­to, ten­go pen­dien­te a ofi­cia­les que se salie­ron en pri­me­ra línea por­que el nefas­to pro­cu­ra­dor Ordo­ñez los dejó libres. Enten­de­rán que esta­mos pelean­do con­tra una gran maquinaria.

Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez (exfis­cal gene­ral) hizo muchí­si­mo daño al pro­ce­so. Cla­ra­men­te es auxi­lia­dor de la Poli­cía, auxi­lia­dor del para­mi­li­ta­ris­mo. Le ayu­dó todo lo que pudo a este Poli­cía. Le qui­so hacer un pre­acuer­do para que salie­ra libre. Se supo­ne que la Fis­ca­lía está para pro­te­ger a las víc­ti­mas y no al victimario.

C.I.: Usted en otras entre­vis­tas nos ha habla­do de la jus­ti­cia y de la ver­dad, ¿sien­te que en este caso se hizo jus­ti­cia y se encon­tró la verdad?

Y.N.: Jus­ti­cia toda­vía no se ha hecho. Aquí fal­ta mucho. Jus­ti­cia no sola­men­te es enviar­lo a la cár­cel, toca espe­rar la con­de­na el 5 de mar­zo a las 4 de la tar­de. Por­que tam­bién pue­de ser que esto sea para apla­car muchas voces y la con­de­na sea un salu­do a la ban­de­ra. Para que haya jus­ti­cia tene­mos que saber quié­nes die­ron las órde­nes, quié­nes se bene­fi­cia­ron, a quié­nes les con­vino todo esto.

Ver­dad toda­vía no ha habi­do. Fal­ta mucho para la ver­dad. Aún el con­de­na­do no ha dicho la ver­dad. Debe indi­car qué ofi­cia­les –téc­ni­ca­men­te- lo adies­tra­ron, para callar la ver­dad. Quién le ense­ñó, por­que estoy segu­ro que cuan­do salió del cole­gio él no tenía ese gen de ase­sino. En las decla­ra­cio­nes hay una par­te don­de indi­can varios patru­lle­ros que cuan­do ter­mi­na­ron el ser­vi­cio ese día y los leva­ron en un bus has­ta la esta­ción, él joco­sa­men­te y rien­do dijo: “¿vie­ron cómo puse a volar a ese chino hijueputa?”.

Lea tam­bién: Abu­so poli­cial ¿casos aislados?

Jus­ti­cia no tie­ne que haber solo para Nico­lás. Tie­ne que haber para todas las víc­ti­mas del Esmad. Una de las for­mas de que se haga jus­ti­cia es que se des­es­truc­tu­re ese orga­nis­mo malé­fi­co y terro­rí­fi­co. Y que ade­más haya judi­cia­li­za­ción para los altos man­dos que pro­mo­vie­ron esa maqui­na­ria. Cuan­do logre­mos des­es­truc­tu­rar, des­mon­tar y judi­cia­li­zar, cree­re­mos que empie­za a haber jus­ti­cia y que empie­za a haber verdad.

C.I: ¿Qué decir­le a la juventud?

El mie­do es algo inna­to en el ser humano. Des­afor­tu­na­da­men­te no pode­mos ser como Bat­man y Super­man que nos colo­ca­mos una capa y olvi­da­mos el mie­do. Lo que pasa es que hay mie­dos que matan, que petri­fi­can, pero hay otros mie­dos que nos dan el valor para seguir ade­lan­te. Hay que meter­nos en ese mie­do (el que nos da el valor) y a pesar de que este­mos tem­blan­do, no qui­tar­nos. Ese mie­do es el que nos ayu­da a salir de esas situaciones.

Hay que empo­de­rar­nos de ese mie­do tam­bién, del que nos da valor para seguir ade­lan­te. No es fácil. Yo siem­pre he dicho que la juven­tud tie­ne la mejor arma que es el cora­zón. La can­ción dice que las balas que dis­pa­ra­ron van a lle­gar. Les diría que uti­li­cen todo el amor y la inte­li­gen­cia que tie­nen con­tra los nefas­tos de la Poli­cía Nacio­nal y el Gobierno.

C.I: ¿Qué debe cam­biar­se den­tro de la Policía?

Y.N: Den­tro de la uto­pía que tene­mos todos, es que no debe­ría exis­tir Poli­cía. Sin embar­go, no hemos apren­di­do a res­pe­tar­nos mutua­men­te. No se debe­ría refor­mar el Esmad por­que es como decir­le a un sica­rio: “no mate a las 2 de la maña­na por­que levan­ta a los veci­nos y hace mucho rui­do”. Eso sería hacer­le una refor­ma al Esmad y a la Poli­cía. Se tie­ne que hacer una refor­ma pro­fun­da. Pri­me­ro que todo, se debe des­ti­tuir a todos y crear una Poli­cía que depen­da del Minis­te­rio del Inte­rior, no del Minis­te­rio de Defen­sa. Que siga con lo mis­mo que es un cuer­po arma­do civil, pero sin armas. Ahí sí se gene­ra­ría un cambio.

Nece­si­ta­mos gen­te que ten­ga voca­ción de ser­vi­cio, que sea gen­te estu­dia­da, pro­fe­sio­nal, para que ingre­se a la Poli­cía. Ahí empe­za­ría el gran cam­bio. Que entren por voca­ción y que sean pro­fe­sio­na­les. No obli­ga­dos por la situa­ción, ahí vería­mos un gran cambio.

Y se tie­ne que lim­piar toda la cúpu­la, todos los ofi­cia­les y todos los Poli­cías. No más CAI que sean cen­tros adua­ne­ros don­de nos retie­nen todo y nos qui­tan todo, cen­tros delin­cuen­cia­les. Hay que refor­mar eso que lla­man “escue­las de poli­cías” por­que los pro­fe­so­res deben estar ras­gán­do­se las ves­ti­du­ras de que uti­li­cen el nom­bre de ‘escue­las’ para esos cen­tros don­de ense­ñan a asesinar.

La Poli­cía lle­va más de 120 años ase­si­nan­do a la gen­te, al pue­blo y en repre­sión. Mire­mos cuán­tos nos ha ase­si­na­do la Poli­cía Nacio­nal. Han demos­tra­do que no sir­ven, que no debe­rían existir.

C.I.: Des­pués de 15 años, ¿qué ha sig­ni­fi­ca­do Nico­lás Nei­ra para usted?

Y.N.: Indis­cu­ti­ble­men­te creo que para todos los seres huma­nos, hom­bres y muje­res, cuan­do lle­ga un hijo o una hija nos cam­bia la vida. Inclu­si­ve para el más malo, para el peor de los poli­cías, cam­bia la vida. Lucha­mos por ellos y siem­pre espe­ra­mos que sean ellos quie­nes nos entierren

Nico­lás, has­ta el últi­mo de sus momen­tos, me ha deja­do muchas lec­cio­nes. Por supues­to, para mí es y ha sido mi héroe. Por él cono­cí muchas cosas de muchas per­so­nas. Él me lle­vo a muchas uni­ver­si­da­des, a cono­cer gen­te bella. Me lle­vó a pen­sar, me ense­ñó a pensar.

Recuer­do que algu­na vez me colo­có una can­ción, de sus gru­pos anar­quis­tas, y yo le decía: “hijo, es que yo no escu­cho muy bien qué dicen”. Y me con­ta­ba la letra y yo le decía: “pues, eso me pare­ce muy bien”. Y me decía: “es que tú eres uno de los nues­tros, pero tú no lo sabes. Yo te voy con­tan­do, tie­nes mucho que apren­der”. Pero yo me creía supe­rior a él por­que era el papá. No enten­día. Dio su vida has­ta en el últi­mo minu­to para ense­ñar­me. A veces corri­jo a la gen­te, y lo sigo hacien­do, cuan­do me dicen: “bueno, él era su hijo”. Yo digo: “no, sigue sien­do”. Cin­co metros bajo tie­rra no pue­den aca­bar tan­to amor.

A él le debo todo y le segui­ré debien­do. Espe­ro que nun­ca se me aca­be esto. Ha sido mi luz, estan­do cin­co metros bajo tie­rra es mi luz, mi faro, mi guía, mi fuer­za, mi gaso­li­na. Que no lo pue­da tener ni abra­zar, es otra cosa. Pero en muchos de uste­des, cuan­do sal­go y los veo, lo estoy abra­zan­do. Les doy las gra­cias por per­mi­tir­me hacer­lo, por per­mi­tir­me sen­tir que la gen­te vive y hacer­me vivir a mí. Eso se lo debo a Nico­lás y se lo debo tam­bién a uste­des. A tan­tas muje­res y tan­tos hom­bres, a tan­tos niños y niñas que se han acer­ca­do y me han dado una voz de alien­to. Ahí me está miran­do Nicolás.

Fuen­te: Colom­biaa Informa

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *