Argen­ti­na. Car­ta abier­ta: Nin­gún orga­nis­mo de DD.HH debe per­ma­ne­cer indi­fe­ren­te ante la des­apa­ri­ción for­za­da o el infanticidio

Por Jor­ge Fal­co­ne, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de enero de 2021

Crxs. de lucha ads­criptxs a los orga­nis­mos de DDHH de la Repú­bli­ca Argentina

De mi mayor consideración

Hay una pala­bra que nues­tra mili­tan­cia cono­ce de memo­ria, y que des­de la segun­da mitad de los años 70 ha reco­rri­do el mun­do sin tra­duc­ción algu­na, como una sinies­tra mar­ca regis­tra­da de ori­gen local: DESAPARECIDX.

Quien escri­be estas líneas pade­ció su efec­to devas­ta­dor sobre las ¾ par­tes de su fami­lia nuclear.

Y des­de la recu­pe­ra­ción del orden cons­ti­tu­cio­nal – más allá de su doble inten­cio­na­li­dad sub­ya­cen­te, que opor­tu­na­men­te pre­ten­dió dar por can­ce­la­das simul­tá­nea­men­te la eta­pa de los gobier­nos de fac­to como la de las expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias en nues­tro país -, hay una con­sig­na que ya for­ma par­te del más caro patri­mo­nio éti­co de la socie­dad argen­ti­na: NUNCA MÁS.

Como es de domi­nio públi­co, mi her­ma­na María Clau­dia Fal­co­ne fue secues­tra­da el 16 de Sep­tiem­bre de 1976 en la lla­ma­da “Noche de los Lápi­ces”, tor­tu­ra­da, vio­la­da y eje­cu­ta­da por la dic­ta­du­ra mili­tar, ejer­cien­do su legí­ti­mo dere­cho a resis­tir con­tra un pro­yec­to oli­gár­qui­co – impe­ria­lis­ta de des­truc­ción nacional.

Sal­van­do las dis­cu­ti­bles dife­ren­cias ins­ti­tu­cio­na­les entre aquel gobierno de fac­to y esta seu­do­de­mo­cra­cia repre­so­ra que hoy opri­me al pue­blo para­gua­yo, como su com­pa­trio­ta Car­men Eli­sa­beth Ovie­do Villal­ba, mi her­ma­na era menor de edad y orgu­llo­so fru­to de un hogar de luchadorxs.

Des­de la res­tau­ra­ción de la demo­cra­cia en cur­so, es una cons­tan­te que todas las pri­ma­ve­ras el movi­mien­to estu­dian­til en par­ti­cu­lar y la juven­tud de nues­tro país en gene­ral rin­dan tri­bu­to a lxs com­pa­ñerxs de mi her­ma­na y a su memoria.

Es cier­to: Toda­vía nin­gún ému­lo de Oli­ver Sto­ne o “Pino” Sola­nas se ha dig­na­do a lle­var a la pan­ta­lla el cri­men de lesa huma­ni­dad per­pe­tra­do en tie­rra gua­ra­ní a prin­ci­pios de otro sep­tiem­bre – el de 2020 – por las Fuer­zas de Tareas Con­jun­tas del Ejér­ci­to Para­gua­yo con­tra las niñas argen­ti­nas Lilian Maria­naMaría Car­men Villal­ba, de 11 años de edad, cir­cuns­tan­cia a con­se­cuen­cia de la cual fue dete­ni­da su tía Lau­ra y des­apa­re­ci­da la niña Car­men Eli­za­beth (“Lichi­ta”), de 14 años, heri­da en una pier­na, cuan­do pro­cu­ra­ban cono­cer a padres y parien­tes en lucha, sien­do aje­nas al enfren­ta­mien­to en cur­so entre el gobierno de Mario Abdo Bení­tez y las fuer­zas cam­pe­si­nas insur­gen­tes que recla­man tie­rra para vivir y pro­du­cir lo que consumen.

Fren­te a hechos tan abe­rran­tes como estos, duran­te nues­tros años de plo­mo una par­te de la socie­dad argen­ti­na miró para otro lado y guar­dó silen­cio escu­dán­do­se en la sór­di­da fra­se “algo habrán hecho”. 

Hacien­do cau­sa común con las con­sig­nas al pie, los orga­nis­mos de DDHH de la Repú­bli­ca Argen­ti­na tie­nen una nue­va opor­tu­ni­dad de con­tri­buir a enno­ble­cer a la socie­dad a la que se deben:

¡DEVUELVAN A LICHITA!

JUSTICIA POR LILIAN Y MARÍA CARMEN

REFUGIO PARA LA FAMILIA VILLALBA

Jor­ge D. Falcone

DNI 10.951.799

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *