Gua­te­ma­la. Polí­ti­ca de des­pre­cio por el y la migrante

Por Mario Sosa. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de enero de 2021.

Una fla­gran­te vio­la­ción de dere­chos huma­nos cons­ti­tu­yó la acción repre­si­va del Gobierno gua­te­mal­te­co con­tra miles de hon­du­re­ños que en cara­va­na empren­die­ron el lar­go via­je hacia Esta­dos Unidos.

Este hecho repre­si­vo no pue­de ser inter­pre­ta­do de otra mane­ra, dado que la deci­sión fue dete­ner poli­cial y mili­tar­men­te a quie­nes solo bus­ca­ban tran­si­tar por terri­to­rio nacio­nal en bus­ca de una alter­na­ti­va de vida y de tra­ba­jo para resol­ver sus pro­ble­mas de mise­ria, vio­len­cia y vul­ne­ra­bi­li­dad social en sus paí­ses de ori­gen. A los ries­gos pro­duc­to de la delin­cuen­cia común y orga­ni­za­da, a las penu­rias por caren­cia de agua y de ali­men­tos, a enfer­me­da­des emer­gen­tes como la covid-19, a las diver­sas for­mas de dis­cri­mi­na­ción y de abu­so, al des­po­jo que pade­cen por fun­cio­na­rios corrup­tos que los extor­sio­nan en el camino, entre otros, a estos seres huma­nos les llo­vió sobre moja­do: gases lacri­mó­ge­nos y gol­pi­zas más las afec­ta­cio­nes psi­co­ló­gi­cas al ver­se obje­to de la vio­len­cia institucional.

Con­tra­rio a imple­men­tar una polí­ti­ca enfo­ca­da en un enten­di­mien­to com­ple­jo de la diná­mi­ca y pro­ble­má­ti­ca migra­to­ria y en los dere­chos huma­nos que asis­ten a los migran­tes en trán­si­to, el Gobierno gua­te­mal­te­co deci­dió con­ver­tir­los en delin­cuen­tes, ima­gi­na­rio que ade­más pro­mo­vió —como hecho peda­gó­gi­co— en la socie­dad gua­te­mal­te­ca. Esto ocu­rrió así des­de el momen­to en que ins­tau­ró el esta­do de pre­ven­ción como mar­co para poten­ciar medi­das de con­trol, con­ten­ción y repre­sión con­tra la emer­gen­te cara­va­na que avan­za­ba en terri­to­rio hon­du­re­ño. Ade­más, este gobierno obvió el hecho de que en la cara­va­na venían niños y niñas, ado­les­cen­tes, muje­res e inclu­so adul­tos mayo­res, a quie­nes asis­ten dere­chos espe­cí­fi­cos y a quie­nes se vul­ne­ró aún más con la acción represiva.

Es evi­den­te que, en gene­ral, la capa­ci­dad de este gobierno de ana­li­zar la reali­dad migra­to­ria es bas­tan­te estre­cha, cor­to­pla­cis­ta y con­di­cio­na­da por pode­res exter­nos como el Esta­do esta­dou­ni­den­se. Esto lo lle­va a des­co­no­cer o igno­rar la pro­ble­má­ti­ca estruc­tu­ral que pro­vo­ca este tipo de flu­jos migra­to­rios: fal­ta de medios de pro­duc­ción, cré­di­to, empleo, edu­ca­ción, salud y segu­ri­dad, situa­ción que se agra­va aún más en los terri­to­rios rura­les. Esto, sin duda, pro­vo­ca deses­pe­ra­ción en las fami­lias ante la fal­ta de alter­na­ti­vas de repro­duc­ción vital, con lo cual se ven for­za­das a deci­dir­se por este tipo de tra­ve­sías ries­go­sas. Esto ni por aso­mo es con­si­de­ra­do por los deci­so­res de las polí­ti­cas guber­na­men­ta­les en todas las esca­las de la admi­nis­tra­ción pública.

Cla­ro que esta polí­ti­ca, apli­ca­da de estas mane­ras a los migran­tes cen­tro­ame­ri­ca­nos en trán­si­to, refle­ja el carác­ter cla­sis­ta que apli­can Gobier­nos como el gua­te­mal­te­co. No es de olvi­dar que quie­nes inte­gran este tipo de cara­va­nas son par­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en con­di­ción de des­em­pleo y pobre­za. Es decir, for­man par­te de esos seg­men­tos mayo­ri­ta­rios de las ciu­da­da­nías nacio­na­les, a las cua­les exclu­ye el cadu­co mode­lo de desa­rro­llo impe­ran­te y que care­cen de repre­sen­ta­ción polí­ti­ca, de capa­ci­dad de inci­den­cia y de influen­cia en las ins­ti­tu­cio­nes y altas esfe­ras de deci­sión guber­na­men­tal. Son gru­pos que his­tó­ri­ca­men­te han sido obje­to del des­pre­cio de las éli­tes que han teni­do el con­trol de los Esta­dos, de las polí­ti­cas y de sus aparatos.

Gua­te­ma­la man­tie­ne una polí­ti­ca migra­to­ria basa­da en la sumi­sión abso­lu­ta a la polí­ti­ca fra­ca­sa­da de Esta­dos Uni­dos, que, basa­da en cri­te­rios de segu­ri­dad, ha sido inca­paz de con­tro­lar y dete­ner los flu­jos de cen­tro­ame­ri­ca­nos hacia ese país. Con­tra­ria­men­te, el Gobierno gua­te­mal­te­co debe­ría defi­nir e imple­men­tar una polí­ti­ca cohe­ren­te con la pro­ble­má­ti­ca. Seguir en esa ruta de depen­den­cia de su polí­ti­ca migra­to­ria solo man­tie­ne y pro­fun­di­za la ya dete­rio­ra­da sobe­ra­nía nacio­nal, con­vier­te al Esta­do en fran­co vio­la­dor de los dere­chos huma­nos de los migran­tes y se cons­ti­tu­ye en un fac­tor que gene­ra y pro­fun­di­za la cri­sis migra­to­ria y social que expe­ri­men­tan nues­tros países.

Por lo demás, las gua­te­mal­te­cas y los gua­te­mal­te­cos con con­cien­cia social debe­ría­mos inten­si­fi­car nues­tras mira­das y voces crí­ti­cas para pro­mo­ver pro­pues­tas y alter­na­ti­vas a este tipo de gobier­nos y polí­ti­cas que se ven bene­fi­cia­dos por los flu­jos de reme­sas mien­tras des­pre­cian y vio­lan los dere­chos de los migran­tes que las generan.

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *