Argen­ti­na. Chu­but: “La pro­duc­ción de la mese­ta podría abas­te­cer ali­men­tos des­de la Cor­di­lle­ra al mar”

Por Maria­na Cha­vez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de enero de 2021.

Una pro­duc­to­ra chu­bu­ten­se expli­ca cómo, en vez de mega­mi­ne­ría, se podría gene­rar sobe­ra­nía y jus­ti­cia ali­men­ta­ria apro­ve­chan­do «un valle suma­men­te fér­til por el sue­lo, por su cer­ca­nía al río y por la posi­ción solar». 

Nos dimos cuen­ta de que la hos­ti­li­dad de este terri­to­rio ha sido encau­za­da por un ojo que siem­pre estu­vo posi­cio­na­do en la polí­ti­ca extrac­ti­vis­ta. No solo vie­nen por el oro y la pla­ta sino que está ins­ta­la­da una mina de ura­nio que, si comien­za a fun­cio­nar, la con­ta­mi­na­ción de la zona será nefas­ta. No va a que­dar nada.

Pero este es un terri­to­rio y un valle suma­men­te fér­til por el sue­lo, por su cer­ca­nía al río, por la posi­ción solar. La pro­duc­ción en este lugar podría abas­te­cer a la zona de la Cor­di­lle­ra, de la mese­ta y del mar. Esto gene­ra­ría sobe­ra­nía y jus­ti­cia alimentaria.

En esta tie­rra fér­til solo fal­ta gen­te con ganas de tra­ba­jar. Que la acción inme­dia­ta que pro­po­ne el Esta­do sea apre­tar un botón y que todo vue­le por el aire y deje de exis­tir no es la sali­da. Es un fin egoís­ta y ciego.

Alter­na­ti­vas

Una de las pro­duc­cio­nes que sos­tie­ne la infor­ma­li­dad de la eco­no­mía es la cría de ani­ma­les, bási­ca­men­te de ove­jas y de chi­vas. Esta pro­duc­ción se hizo siem­pre de for­ma agro­eco­ló­gi­ca. Des­de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les se está tra­tan­do de acom­pa­ñar ese desa­rro­llo de pro­duc­ción ovi­na con méto­dos de rota­ción de pas­to­reo para que los cam­pos no se agoten.

A tra­vés del Plan de Incen­ti­vos a la Agro­eco­lo­gía comen­za­mos a pro­du­cir cereal, ajo, zapa­llo, maíz. Los pri­me­ros ensa­yos die­ron bue­nos resul­ta­dos. Tam­bién se está moni­to­rean­do un cul­ti­vo local que es el cala­fa­te, un arbus­to con cuyas fru­tas se pue­den ela­bo­rar dul­ces y jaleas.

Pero este es un terri­to­rio y un valle suma­men­te fér­til por el sue­lo, por su cer­ca­nía al río, por la posi­ción solar. La pro­duc­ción en este lugar podría abas­te­cer a la zona de la Cor­di­lle­ra, de la mese­ta y del mar. Esto gene­ra­ría sobe­ra­nía y jus­ti­cia alimentaria.

En este lugar la Unión de Tra­ba­ja­do­res de la Tie­rra desa­rro­lla un pro­yec­to de agro­in­dus­tria y de tra­ta­mien­to de fru­ta. Aquí lle­gan pro­duc­cio­nes fru­ta­les de la zona de la Cor­di­lle­ra y del Alto Valle de Río Negro y Neu­quén. Nues­tra idea es tra­ba­jar en el terri­to­rio agre­gan­do valor con ela­bo­ra­cio­nes nutri­cio­na­les de una cali­dad nece­sa­ria ante la emer­gen­cia sani­ta­ria y poder desa­rro­llar con­ser­vas o deri­va­dos de las fru­tas que no pier­dan sus pro­pie­da­des nutri­cio­na­les. Pro­yec­ta­mos habi­li­tar una sala de agro­in­dus­triael equi­pa­mien­to de la sala es caro, pero ten­dría un bene­fi­cio enor­me en la salud comu­ni­ta­ria. Tam­bién per­mi­ti­ría reac­ti­var la eco­no­mía de la gen­te del pue­blo de for­ma sustentable.

Ade­más esta­mos ofre­cien­do hos­pe­da­jes cam­pe­si­nos para que la gen­te pue­da tener una expe­rien­cia de vol­ver a la rura­li­dad. Es lo que mucha gen­te está nece­si­tan­do para reco­nec­tar­se y revin­cu­lar­se con­si­go misma.

Pro­duc­to­res utt chubut

Quie­nes his­tó­ri­ca­men­te habi­tan este lugar son per­so­nas que se sen­tían olvi­da­das, des­pla­za­das, ale­ja­das de las posi­bi­li­da­des que ofre­ce una ciu­dad. Sin embar­go, que aho­ra esté lle­gan­do gen­te a visi­tar este lugar tan ale­ja­do y con ese per­fil de hos­ti­li­dad que le han impues­to, hace que las per­so­nas loca­les vean su pro­pio lugar y su pro­pia vida con la admi­ra­ción y la capa­ci­dad de con­tem­pla­ción que le otor­gan quie­nes vie­nen a visitar.

Exis­te una alter­na­ti­va salu­da­ble, sus­ten­ta­ble, que per­mi­ti­ría el desa­rro­llo armó­ni­co y que impul­sa­ría las eco­no­mías regio­na­les en torno a la pro­duc­ción de ali­men­tos y a que una per­so­na que vive en la ciu­dad pue­da lle­gar a des­can­sar, a des­co­nec­tar y a conec­tar con una vida más saludable.

No a la megaminería

El recha­zo a la mega­mi­ne­ría se sus­ten­ta en que acá hay his­to­ria, hay vida y gen­te con ganas de gene­rar un mon­tón de opor­tu­ni­da­des para todas y para todos, no solo para una empre­sa que ade­más de dejar­lo todo muer­to se va a lle­var la vida que existe.

Es nece­sa­rio que estas tie­rras sean pues­tas en valor por la socie­dad en gene­ral y no solo por las fami­lias que están resis­tien­do his­tó­ri­ca­men­te en el terri­to­rio. Hos­til no es nues­tra tie­rra: es el Esta­do ausente.

Que “aquí no hay nada” lo dicen per­so­nas que no nos ven, pero esta­mos acá y vamos a seguir plan­ta­dos, defen­dien­do que el agua y la tie­rra son para la pro­duc­ción de ali­men­tos salu­da­bles al alcan­ce de todos y de todas.

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *