Argen­ti­na. Chu­but: “La pro­duc­ción de la mese­ta podría abas­te­cer ali­men­tos des­de la Cor­di­lle­ra al mar”

Por Maria­na Cha­vez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de enero de 2021.

Una pro­duc­to­ra chu­bu­ten­se expli­ca cómo, en vez de mega­mi­ne­ría, se podría gene­rar sobe­ra­nía y jus­ti­cia ali­men­ta­ria apro­ve­chan­do «un valle suma­men­te fér­til por el sue­lo, por su cer­ca­nía al río y por la posi­ción solar». 

Nos dimos cuen­ta de que la hos­ti­li­dad de este terri­to­rio ha sido encau­za­da por un ojo que siem­pre estu­vo posi­cio­na­do en la polí­ti­ca extrac­ti­vis­ta. No solo vie­nen por el oro y la pla­ta sino que está ins­ta­la­da una mina de ura­nio que, si comien­za a fun­cio­nar, la con­ta­mi­na­ción de la zona será nefas­ta. No va a que­dar nada.

Pero este es un terri­to­rio y un valle suma­men­te fér­til por el sue­lo, por su cer­ca­nía al río, por la posi­ción solar. La pro­duc­ción en este lugar podría abas­te­cer a la zona de la Cor­di­lle­ra, de la mese­ta y del mar. Esto gene­ra­ría sobe­ra­nía y jus­ti­cia alimentaria.

En esta tie­rra fér­til solo fal­ta gen­te con ganas de tra­ba­jar. Que la acción inme­dia­ta que pro­po­ne el Esta­do sea apre­tar un botón y que todo vue­le por el aire y deje de exis­tir no es la sali­da. Es un fin egoís­ta y ciego.

Alter­na­ti­vas

Una de las pro­duc­cio­nes que sos­tie­ne la infor­ma­li­dad de la eco­no­mía es la cría de ani­ma­les, bási­ca­men­te de ove­jas y de chi­vas. Esta pro­duc­ción se hizo siem­pre de for­ma agro­eco­ló­gi­ca. Des­de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les se está tra­tan­do de acom­pa­ñar ese desa­rro­llo de pro­duc­ción ovi­na con méto­dos de rota­ción de pas­to­reo para que los cam­pos no se agoten.

A tra­vés del Plan de Incen­ti­vos a la Agro­eco­lo­gía comen­za­mos a pro­du­cir cereal, ajo, zapa­llo, maíz. Los pri­me­ros ensa­yos die­ron bue­nos resul­ta­dos. Tam­bién se está moni­to­rean­do un cul­ti­vo local que es el cala­fa­te, un arbus­to con cuyas fru­tas se pue­den ela­bo­rar dul­ces y jaleas.

Pero este es un terri­to­rio y un valle suma­men­te fér­til por el sue­lo, por su cer­ca­nía al río, por la posi­ción solar. La pro­duc­ción en este lugar podría abas­te­cer a la zona de la Cor­di­lle­ra, de la mese­ta y del mar. Esto gene­ra­ría sobe­ra­nía y jus­ti­cia alimentaria.

En este lugar la Unión de Tra­ba­ja­do­res de la Tie­rra desa­rro­lla un pro­yec­to de agro­in­dus­tria y de tra­ta­mien­to de fru­ta. Aquí lle­gan pro­duc­cio­nes fru­ta­les de la zona de la Cor­di­lle­ra y del Alto Valle de Río Negro y Neu­quén. Nues­tra idea es tra­ba­jar en el terri­to­rio agre­gan­do valor con ela­bo­ra­cio­nes nutri­cio­na­les de una cali­dad nece­sa­ria ante la emer­gen­cia sani­ta­ria y poder desa­rro­llar con­ser­vas o deri­va­dos de las fru­tas que no pier­dan sus pro­pie­da­des nutri­cio­na­les. Pro­yec­ta­mos habi­li­tar una sala de agro­in­dus­triael equi­pa­mien­to de la sala es caro, pero ten­dría un bene­fi­cio enor­me en la salud comu­ni­ta­ria. Tam­bién per­mi­ti­ría reac­ti­var la eco­no­mía de la gen­te del pue­blo de for­ma sustentable.

Ade­más esta­mos ofre­cien­do hos­pe­da­jes cam­pe­si­nos para que la gen­te pue­da tener una expe­rien­cia de vol­ver a la rura­li­dad. Es lo que mucha gen­te está nece­si­tan­do para reco­nec­tar­se y revin­cu­lar­se con­si­go misma.

Pro­duc­to­res utt chubut

Quie­nes his­tó­ri­ca­men­te habi­tan este lugar son per­so­nas que se sen­tían olvi­da­das, des­pla­za­das, ale­ja­das de las posi­bi­li­da­des que ofre­ce una ciu­dad. Sin embar­go, que aho­ra esté lle­gan­do gen­te a visi­tar este lugar tan ale­ja­do y con ese per­fil de hos­ti­li­dad que le han impues­to, hace que las per­so­nas loca­les vean su pro­pio lugar y su pro­pia vida con la admi­ra­ción y la capa­ci­dad de con­tem­pla­ción que le otor­gan quie­nes vie­nen a visitar.

Exis­te una alter­na­ti­va salu­da­ble, sus­ten­ta­ble, que per­mi­ti­ría el desa­rro­llo armó­ni­co y que impul­sa­ría las eco­no­mías regio­na­les en torno a la pro­duc­ción de ali­men­tos y a que una per­so­na que vive en la ciu­dad pue­da lle­gar a des­can­sar, a des­co­nec­tar y a conec­tar con una vida más saludable.

No a la megaminería

El recha­zo a la mega­mi­ne­ría se sus­ten­ta en que acá hay his­to­ria, hay vida y gen­te con ganas de gene­rar un mon­tón de opor­tu­ni­da­des para todas y para todos, no solo para una empre­sa que ade­más de dejar­lo todo muer­to se va a lle­var la vida que existe.

Es nece­sa­rio que estas tie­rras sean pues­tas en valor por la socie­dad en gene­ral y no solo por las fami­lias que están resis­tien­do his­tó­ri­ca­men­te en el terri­to­rio. Hos­til no es nues­tra tie­rra: es el Esta­do ausente.

Que “aquí no hay nada” lo dicen per­so­nas que no nos ven, pero esta­mos acá y vamos a seguir plan­ta­dos, defen­dien­do que el agua y la tie­rra son para la pro­duc­ción de ali­men­tos salu­da­bles al alcan­ce de todos y de todas.

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.