Una ham­bru­na yeme­ní fabri­ca­da en Washing­ton y Riad

Ponien­do fin a meses de espe­cu­la­cio­nes, el secre­ta­rio de Esta­do Mike Pom­peo anun­ció el 10 de enero que la Admi­nis­tra­ción Trump desig­na­ría a los rebel­des hutíes de Yemen (Ansar Allah) como una “Orga­ni­za­ción Terro­ris­ta Extran­je­ra” (FTO).

Cali­fi­car a los hutíes de terro­ris­tas hará que sea mucho más difí­cil para los gru­pos huma­ni­ta­rios entre­gar ali­men­tos, com­bus­ti­ble y medi­ci­nas que nece­si­tan deses­pe­ra­da­men­te a 24 millo­nes de yeme­níes, el 80% de la pobla­ción del país. La mayo­ría de los yeme­níes que nece­si­tan ayu­da, inclui­dos 12 millo­nes de niños, viven en zonas con­tro­la­das por los hutíes. Las agen­cias de ayu­da, que se ven obli­ga­das a coor­di­nar su acti­vi­dad con los hutíes, aho­ra deben temer ser obje­to de san­cio­nes legales.

La ONU ha cali­fi­ca­do a Yemen como la “peor cri­sis huma­ni­ta­ria del mun­do”, y con razón. Una epi­de­mia de cóle­ra y el coro­na­vi­rus se han suma­do al sufri­mien­to cau­sa­do por la gue­rra. Inclu­so antes de la insur­gen­cia hutí con­tra el gobierno del pre­si­den­te Abdrab­buh Man­sur Hadi, que comen­zó en 2014, Yemen era el país más pobre del mun­do ára­be. Seis años de gue­rra han inten­si­fi­ca­do el sufri­mien­to de Yemen. Diez millo­nes de yeme­níes están “en ries­go” de ham­bru­na, según Human Rights Watch . El secre­ta­rio gene­ral de la ONU, Antó­nio Gute­rres, decla­ra que “Yemen se encuen­tra aho­ra en peli­gro inmi­nen­te de sufrir la peor ham­bru­na que el mun­do haya vis­to en déca­das”. Esto podría suce­der en “unos pocos meses” , dijo en noviem­bre David Beas­ley , Direc­tor Eje­cu­ti­vo del Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos de la ONU.

Casi nadie dice que Yemen ya esté sufrien­do una ham­bru­na. Eso es extra­ño, dadas las con­di­cio­nes infer­na­les en Yemen. En cam­bio, se nos dice que Yemen está al “bor­de” de la ham­bru­na, que la ham­bru­na es “inmi­nen­te”, que la gen­te de Yemen “se enfren­ta” a la ham­bru­na, o que la ham­bru­na “se ave­ci­na” en Yemen. .

Hay una razón para eso. La ONU aún no ha decla­ra­do que exis­ta una ham­bru­na en Yemen. Por lo tan­to, las con­di­cio­nes en Yemen, aun­que son una pesa­di­lla, pue­den no cum­plir aún con la defi­ni­ción de “ham­bru­na” según la Cla­si­fi­ca­ción Inte­gra­da de Fase de Segu­ri­dad Ali­men­ta­ria (CIP), la esca­la de inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria uti­li­za­da por la ONU.

Sin embar­go, creo que la pro­fe­so­ra Shi­reen Al-Adei­mi de la Uni­ver­si­dad Esta­tal de Michi­gan tie­ne una mejor expli­ca­ción. El pro­fe­sor Al-Adei­mi ha tui­tea­do: “No se ha decla­ra­do la ham­bru­na por­que la ONU enfren­ta una inmen­sa pre­sión de sus prin­ci­pa­les donan­tes, Esta­dos Uni­dos y Ara­bia Sau­di­ta, que tam­bién están cau­san­do la ham­bru­na en Yemen”.

Debe­ría­mos haber­lo sabi­do. Eti­que­tar el sufri­mien­to de Yemen como “ham­bru­na” es polí­ti­ca­men­te incon­ve­nien­te. Es posi­ble que le recuer­den la cobar­día de la admi­nis­tra­ción Clin­ton al negar­se a cali­fi­car de “geno­ci­dio” la matan­za de 1994 en Ruan­da por­que eso podría haber obli­ga­do a Esta­dos Uni­dos a inter­ve­nir para dete­ner la matanza.

La ham­bru­na en Yemen no es un acci­den­te. La ham­bru­na es inten­cio­na­da. Kamel Jen­do­ubi, pre­si­den­te del Gru­po de Exper­tos de la ONU sobre Yemen, infor­mó al Con­se­jo de Segu­ri­dad en diciem­bre que “los civi­les en Yemen no se mue­ren de ham­bre; están pasan­do ham­bre por las par­tes en el con­flic­to “. [1]

Par­te de la cul­pa es de los hutíes que des­vían y retra­san las entre­gas de ayu­da y extor­sio­nan a los sobor­nos antes de per­mi­tir que la ayu­da lle­gue. Sin embar­go, la mayor par­te de la cul­pa de la ham­bru­na de Yemen per­te­ne­ce a la coa­li­ción lide­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta. La ham­bru­na exis­te debi­do a la cam­pa­ña de bom­bar­deos de la coa­li­ción y al blo­queo terres­tre, marí­ti­mo y aéreo de la coa­li­ción en Yemen. La cam­pa­ña de bom­bar­deos y el blo­queo han con­ti­nua­do, con bre­ves inte­rrup­cio­nes, des­de 2015.

Yemen impor­ta el 80% de sus ali­men­tos. Los sau­díes inter­cep­tan y con­fis­can algu­nos bar­cos de ayu­da por perío­dos de has­ta 100 días. Otros bar­cos nun­ca pue­den atra­car en Yemen. La coa­li­ción dice que el blo­queo es nece­sa­rio para man­te­ner los envíos de armas ira­níes de los hutíes. Los retra­sos que crea el blo­queo naval hacen que los pre­cios de los ali­men­tos y los medi­ca­men­tos se dis­pa­ren, lo que los hace inase­qui­bles para la mayo­ría de los yemeníes.

Los ata­ques aéreos de Ara­bia Sau­di­ta y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos han mata­do o heri­do a unos 20.000 civi­les yeme­níes. Ade­más, la coa­li­ción se diri­ge deli­be­ra­da­men­te a las plan­tas de tra­ta­mien­to de agua y las ins­ta­la­cio­nes que par­ti­ci­pan en la pro­duc­ción de ali­men­tos. La mitad de los hos­pi­ta­les y clí­ni­cas médi­cas de Yemen han sido des­trui­dos o se han vis­to obli­ga­dos a cerrar des­de que comen­zó el bom­bar­deo de la coa­li­ción. La coa­li­ción tam­bién bom­bar­dea las grúas uti­li­za­das en los puer­tos yeme­níes, lo que impo­si­bi­li­ta la des­car­ga de ali­men­tos y medicinas.

El papel de Esta­dos Uni­dos en la crea­ción de ham­bre en Yemen

Esta­dos Uni­dos ayu­da e inci­ta al ham­bre inten­cio­nal de la coa­li­ción en Yemen. Esta­dos Uni­dos com­par­te inte­li­gen­cia con la coa­li­ción, brin­da asis­ten­cia para apun­tar y pro­por­cio­na repues­tos para avio­nes de com­ba­te de la coa­li­ción. El pre­si­den­te Barack Oba­ma lle­vó a Esta­dos Uni­dos a la gue­rra en 2015 para apla­car a los Esta­dos del Gol­fo que se opo­nían a su acuer­do nuclear con Irán. El pre­si­den­te Donald Trump, que odia todo lo que hizo el pre­si­den­te Oba­ma, ha con­ti­nua­do con entu­sias­mo la polí­ti­ca de Oba­ma en Yemen a pesar de la resis­ten­cia del Congreso.

En una con­fe­ren­cia de pren­sa el 15 de mar­zo de 2019, el secre­ta­rio de Esta­do Mike Pom­peo derra­mó lágri­mas de coco­dri­lo por la difí­cil situa­ción de Yemen. Pom­peo dijo que cual­quie­ra que “real­men­te se preo­cu­pe por la vida de los yeme­níes” apo­ya­rá una vic­to­ria sau­dí en la gue­rra. Dos días antes, el Sena­do había apro­ba­do una Reso­lu­ción de Pode­res de Gue­rra que habría pues­to fin a la asis­ten­cia de Esta­dos Uni­dos a la coa­li­ción lide­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta. [2] Pom­peo agre­gó que “la for­ma de ali­viar el sufri­mien­to del pue­blo yeme­ní no es pro­lon­gar el con­flic­to obs­ta­cu­li­zan­do a nues­tros socios en la lucha, sino dan­do a la coa­li­ción lide­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta el apo­yo nece­sa­rio para derro­tar a los rebel­des res­pal­da­dos por Irán y ase­gu­rar un solo paz.”

Mier­da. A Pom­peo no le impor­tan los yeme­níes. Pom­peo ve la gue­rra en Yemen ente­ra­men­te a tra­vés del pris­ma de su obse­sión por Irán. Irán apo­ya a los hutíes (aun­que no se acer­ca a la medi­da en que Esta­dos Uni­dos apo­ya a Ara­bia Sau­di­ta y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos), por lo que Pom­peo apo­ya a la coa­li­ción lide­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta, sin impor­tar cuán­tos ino­cen­tes mate.

Lo poco que les impor­tan las vidas yeme­níes a Trump y Pom­peo es evi­den­te en la reduc­ción de dece­nas de millo­nes de dóla­res en ayu­da para Yemen por par­te de la Admi­nis­tra­ción en mar­zo de 2020. La jus­ti­fi­ca­ción que dio la Admi­nis­tra­ción fue la des­via­ción de ayu­da de los hutíes. No impor­ta que los gru­pos huma­ni­ta­rios obje­ten que esta fue una res­pues­ta dema­sia­do drás­ti­ca a los movi­mien­tos de los hutíes.

Inclu­so antes de los recor­tes, la ayu­da esta­dou­ni­den­se a Yemen se que­dó muy por deba­jo de las sumas gigan­tes­cas obte­ni­das por los con­tra­tis­tas de defen­sa esta­dou­ni­den­ses en ven­tas de armas a la coa­li­ción, como la pró­xi­ma ven­ta de armas de la Admi­nis­tra­ción Trump por 23.000 millo­nes de dóla­res a los Emi­ra­tos Ára­bes Unidos.

Trump ama la ven­ta de armas y han sido la prin­ci­pal moti­va­ción de su admi­nis­tra­ción para apo­yar a los sau­díes. Hace dos años, el secre­ta­rio de Esta­do Mike Pom­peo cer­ti­fi­có fal­sa­men­te que Ara­bia Sau­di­ta y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos esta­ban “empren­dien­do accio­nes demos­tra­bles para redu­cir el ries­go de daños a civi­les e infra­es­truc­tu­ra civil” en Yemen. La Ofi­ci­na de Asun­tos Legis­la­ti­vos del Depar­ta­men­to de Esta­do, enton­ces enca­be­za­da por Char­les Faulk­ner, un ex cabil­de­ro de Raytheon, había adver­ti­do a Pom­peo que la fal­ta de cer­ti­fi­ca­ción podría poner en peli­gro las ven­tas de armas en Esta­dos Uni­dos. La ver­dad es que no hay evi­den­cia de que la coa­li­ción esté preo­cu­pa­da por las muer­tes de civiles.

La desig­na­ción por par­te de la Admi­nis­tra­ción Trump de los hutíes como orga­ni­za­ción terro­ris­ta extran­je­ra entró en vigor el 19 de enero, el día antes de que Joe Biden sea inves­ti­do pre­si­den­te. Biden dijo en la cam­pa­ña elec­to­ral que pon­drá fin a la asis­ten­cia de Esta­dos Uni­dos a la coa­li­ción lide­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta. Biden debe emi­tir una orden eje­cu­ti­va a tal efec­to en su pri­mer día en el car­go, y tam­bién debe res­cin­dir la desig­na­ción por par­te de la Admi­nis­tra­ción Trump de los hutíes como una orga­ni­za­ción terro­ris­ta extran­je­ra. El Con­gre­so ten­drá la tarea de res­tau­rar la ayu­da a Yemen. Ter­mi­nar la ayu­da de Esta­dos Uni­dos a la coa­li­ción pue­de no ser sufi­cien­te por sí solo para ter­mi­nar la lucha. La Admi­nis­tra­ción de Biden tam­bién debe­rá tra­ba­jar con la ONU y las par­tes en el con­flic­to para lograr una solu­ción polí­ti­ca, no mili­tar. Poner fin a la gue­rra será el pri­mer gran desa­fío de polí­ti­ca exte­rior de la Admi­nis­tra­ción Biden.

Notas.

[1] El Gru­po de Exper­tos sobre Yemen reco­men­dó al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU que la situa­ción en Yemen sea remi­ti­da a la Cor­te Penal Internacional.

[2] El pre­si­den­te Trump veta­ría la reso­lu­ción, que el Sena­do no pudo anular.

Char­les Pier­son es abo­ga­do y miem­bro de la Coa­li­ción de Gue­rra Anti-Dro­nes de Pit­ts­burgh. Envíe­le un correo elec­tró­ni­co a [email protected]​yahoo.​com .

Fuen­te: Coun­ter Punch

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *