La Espa­ña colo­nia­lis­ta inven­tó los pri­me­ros cam­pos de con­cen­tra­ción en Cuba

Cuan­do a fina­les del siglo XIX la lucha por la inde­pen­den­cia arre­ció en Cuba, la admi­nis­tra­ción colo­nial espa­ño­la res­pon­dió crean­do los pri­me­ros cam­pos de con­cen­tra­ción para recluir a la pobla­ción civil y sepa­rar­la del movi­mien­to gue­rri­lle­ro (mam­bi­ses). Fue un mode­lo que lue­go Fran­cia copió en sus colo­nias de ultra­mar, que la Ale­ma­nia nazi adap­tó y que hoy cono­ce­mos por luga­res, como Guan­tá­na­mo, que por un sar­cas­mo de la his­to­ria ha ins­ta­la­do en Cuba, el sitio en el que aparecieron.

Un cam­po de con­cen­tra­ción es un meca­nis­mo de lucha con­tra­in­sur­gen­te de las gran­des poten­cias que que­da al mar­gen del dis­po­si­ti­vo penal del Esta­do. No hay dere­chos, no hay con­de­nas, no hay jui­cios, no hay cul­pa­bles. Los reclu­sos ni siquie­ra tie­nen una fecha de sali­da. Impe­ra la ley mar­cial y toda la pobla­ción está some­ti­da a las órden­des del capi­tán gene­ral, que en el caso de Cuba era Vale­riano Wey­ler. No hay otra ley que las órde­nes de los militares.

La téc­ni­ca intro­du­ci­da por Espa­ña lo lla­ma­ron “recon­cen­tra­ción”. No aten­ta a quie­nes com­ba­ten al Esta­do, en este casi al movi­mien­to anti­co­lo­nia­lis­ta cubano, sino a la pobla­cion civil, en gene­ral, espe­cial­men­te a la que no com­ba­te. Su obje­ti­vo es matar al pez extra­yen­do el agua de la pece­ra, es decir, ais­lan­do a la gue­rri­lla del movi­mien­to de masas, de los gru­pos de apo­yo y de la solidaridad.

Los colo­nia­lis­tas fran­ce­ses lo lla­ma­ron “aldeas estra­té­gi­cas” y las pusie­ron en prác­ti­ca en Indo­chi­na y Arge­lia. Las tro­pas lle­ga­ban a una loca­li­dad, se los lle­va­ban a todos del lugar y lue­go lle­ga­ba la polí­ti­ca de “tie­rra que­ma­da”. Incen­dia­ban las vivien­das, los cam­pos, los gra­ne­ros. El cam­po se vacia­ba, tra­la­dan­do a la pobla­ción a las ciu­da­des don­de el ejér­ci­to agru­pa­ba sus tro­pas. Las fami­lias que­da­ban sepa­ra­das, per­dían sus vivien­das y sus medios de subsistencia.

Los tras­la­da­ban a luga­res abier­tos cus­to­dia­dos por sol­da­dos arma­dos don­de muchos de ellos pere­cían de ham­bre, del haci­na­mien­to, la fal­ta de higie­ne y las enfer­me­da­des infec­cio­sas que no tar­da­ban en hacer su aparición.

La pri­me­ra pro­cla­ma de Wey­ler, dic­ta­da el 17 de febre­ro de 1896, era muy cla­ra: “Todos los habi­tan­tes de las zonas rura­les o que viven fue­ra de las ciu­da­des for­ti­fi­ca­das se con­cen­tra­rán en ocho días en las ciu­da­des ocu­pa­das por las tro­pas. Cual­quier indi­vi­duo que des­obe­dez­ca esta orden o sea encon­tra­do fue­ra de las áreas impues­tas será con­si­de­ra­do un rebel­de y juz­ga­do como tal”.

El gene­ral Wey­ler ya había par­ti­ci­pa­do con méto­dos mili­ta­res expe­di­ti­vos en la Gue­rra de los Diez Años de Cuba (1868−1878) que pre­ce­dió a la Gue­rra de la Inde­pen­den­cia (1895−1898). Para ganar la gue­rra, el colo­nia­lis­mo espa­ñol deci­dió sepa­rar a los cam­pe­si­nos de los insur­gen­tes, con el pre­tex­to de pro­te­ger­los mien­tras arra­sa­ba los luga­res en los que la gue­rri­lla esta­ba más arraigada.

El gene­ral Wey­ler orde­nó divi­dir la isla en zonas, ais­lan­do una de otras median­te trin­che­ras. Tras visi­tar los cam­pos, el 17 de mar­zo de 1898 el sena­dor Red­field Proc­tor infor­mó al Sena­do: “Una vez depor­ta­dos, hom­bres, muje­res, niños y ani­ma­les domés­ti­cos son pues­tos en cus­to­dia arma­da den­tro de estas trin­che­ras fortificadas”.

Los colo­nia­lis­tas espa­ño­les ele­gir luga­res habi­ta­bles para el con­fi­na­mien­to y para que los reclu­sos no fue­ran una car­ga eco­nó­mi­ca y pudie­ran cul­ti­var par­ce­las para su subsistencia.

Los colo­nia­lis­tas espa­ño­les se bene­fi­cia­ron de dos inno­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas del siglo XIX: el alam­bre de púas, esen­cial para difi­cul­tar las fugas, y el trans­por­te ferro­via­rio, para depor­tar en masa a la pobla­ción a lar­ga distancia.

Has­ta enton­ces el alam­bre de púas se había uti­li­za­do en la cría exten­si­va de gana­do en las gran­des pra­de­ras ame­ri­ca­nas. Pero los colo­nia­lis­tas no tuvie­ron nin­gún incon­ve­nien­te en tra­tar a las per­so­nas como si fue­ran animales.

Al final la divi­sión en zonas no resul­tó y la mayor par­te de la pobla­ción rural aca­bó con­cen­tra­da y haci­na­da en el oes­te de la isla, don­de el ham­bre y las enfer­me­da­des no tar­da­ron en lle­gar, como lo des­cri­ben los tes­ti­gos: “Saca­dos de sus casas, vivien­do en sue­lo con­ta­mi­na­do, agua, aire y comi­da, o sin nada, no es de extra­ñar que la mitad de ellos haya muer­to y otra cuar­ta par­te esté tan enfer­ma que no pue­da subsistir”.

Enton­ces la pren­sa (la que no era espa­ño­la) ya cali­fi­có la repre­sión mili­tar en Cuba como “exter­mi­nio”. Las foto­gra­fías de la épo­ca mues­tran a los niños ence­rra­dos, des­nu­tri­dos y dema­cra­dos, una ima­gen aún peor que las que hemos cono­ci­do del III Reich.

Los tes­ti­gos habla­ron enton­ces de entre 400.000 a 600.000 depor­ta­dos, mien­tras la mayo­ría de los his­to­ria­do­res admi­te hoy de 400.000, de los que 100.000 murie­ron, un 25 por cien­to de ellos. Por si había dudas, que­dó así demos­tra­do que los cam­pos de con­cen­tra­ción no se habían levan­ta­do para “pro­te­ger” a la pobla­ción civil, sino para aniquilarla.

El 9 de febre­ro de 1897, uno de los diri­gen­tes de la insu­rrec­ción cuba­na, Máxi­mo Gómez, escri­bió al Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, William Mc Kin­ley: “Per­mi­ta que un hom­bre cuya alma es repul­sa­da por estos indes­crip­ti­bles crí­me­nes tra­te de enviar su voz al diri­gen­te supre­mo de un pue­blo libre, cul­to y pode­ro­so […] Es lógi­co que una nación que expul­só a judíos y moros, inven­tó la terri­ble Inqui­si­ción, esta­ble­ció tri­bu­na­les san­grien­tos en los Paí­ses Bajos, des­tru­yó a los indios y exter­mi­nó a los pri­me­ros habi­tan­tes de Cuba, ase­si­nó a miles de sus súb­di­tos en las gue­rras de inde­pen­den­cia en Amé­ri­ca del Sur y mul­ti­pli­có las inequi­da­des en la últi­ma gue­rra cuba­na, se con­duz­ca de esta mane­ra […] ¿Se pue­den tole­rar tales hechos por un pue­blo civi­li­za­do? ¿Pode­mos olvi­dar los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les del cris­tia­nis­mo y per­mi­tir que estos horro­res continúen?”

Los inde­pen­den­tis­tas cuba­nos pidie­ron que Esta­dos Uni­dos reco­no­cie­ra su inde­pen­den­cia, lo que se tra­du­jo en algo típi­co para los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal: el “liber­ta­dor” qui­so con­ver­tir­se en el nue­vo amo. Cuba pade­ció una segun­da inter­ven­ción mili­tar que no había soli­ci­ta­do y una inde­pen­den­cia que más bien era un pro­tec­to­ra­do mili­tar estadounidense.

Pero los cam­pos de con­cen­tra­ción ter­mi­na­ron en 1898. Lo malo es que Esta­dos Uni­dos lo apren­dió todo de ellos y de la sal­va­je repre­sión espa­ño­la con­tra Cuba. Lo mis­mo hizo Fran­cia, e inclu­so Chur­chill estu­vo en Cuba toman­do nota para apli­car­lo a las colo­nias británicas.

Fuen­te: MPR21

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *