Huel­va: Con­de­na­dos a 18 meses por homi­ci­dio impru­den­te los acu­sa­dos por el acci­den­te labo­ral mor­tal en Ence en 2014

La Audien­cia Pro­vin­cial de Huel­va ha esti­ma­do par­cial­men­te los recur­sos pre­sen­ta­dos por los cin­co acu­sa­dos por el acci­den­tal labo­ral mor­tal que tuvo lugar en 2014 en la plan­ta de Ence cuan­do un tra­ba­ja­dor de una empre­sa exter­na rea­li­za­ba labo­res sobre un tan­que de sosa y cayó en su inte­rior, lo que le pro­vo­có el fallecimiento.

En esta cau­sa se encuen­tran como acu­sa­dos estas cin­co per­so­nas con diver­sas res­pon­sa­bi­li­da­des en ese momen­to en el com­ple­jo de Ence rela­ti­vas a plan­ta, pro­duc­ción, segu­ri­dad y man­te­ni­mien­to, y a los que se les reba­ja la pena de 23 a 18 meses.

Según reco­ge la sen­ten­cia, a la que ha teni­do acce­so Euro­pa Press, la Audien­cia esti­ma par­cial­men­te el recur­so pre­sen­ta­do por los acu­sa­dos con­tra la sen­ten­cia dic­ta­da por el Juz­ga­do de lo Penal núme­ro 2 de junio de 2019, por lo que revo­ca en par­te dicha sen­ten­cia pues­to que final­men­te se tie­ne en cuen­ta el ate­nuan­te de dila­cio­nes inde­bi­das y se lle­va a cabo la reba­ja de pena.

Por tan­to, con­de­na a estas per­so­nas a un año de cár­cel por el deli­to de homi­ci­dio impru­den­te y por el deli­to con­tra los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res a seis meses de pri­sión y mul­ta de seis meses con cuo­ta de seis euros al día y res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal sub­si­dia­ria corres­pon­dien­te caso de impago.about:blank

De este modo, sal­vo el rela­ti­vo a las dila­cio­nes inde­bi­das, el res­to de argu­men­tos ale­ga­dos en el recur­so, como el error en la valo­ra­ción de la prue­ba, son rechazados.

Así, la sen­ten­cia con­si­de­ra acre­di­ta­do que cuan­do el tra­ba­ja­dor acce­dió des­de la pasa­re­la al techo del tan­que y des­de el mis­mo se pre­ci­pi­tó al vacío falle­cien­do, “en dicho lugar no había nin­gu­na medi­da colec­ti­va que impi­die­ra la pre­ci­pi­ta­ción, ni tam­po­co medi­da indi­vi­dual” pues “no lle­va­ba pues­to el arnés de segu­ri­dad y por lo tan­to sin posi­bi­li­dad de usar­lo, y sin que hubie­ra super­vi­sión del acce­so del mis­mo tan­to a los medios indi­vi­dua­les de pro­tec­ción ni a los que los hubie­ra uti­li­za­do correc­ta­men­te dada la no exis­ten­cia de medi­da colectiva”.

Por ello, remar­ca que que­da acre­di­ta­do que el acci­den­te no corres­pon­de una situa­ción pun­tual, casual sino que se “pro­du­ce en una zona de tra­ba­jo habi­tual, colin­dan­te con el techo de un tan­que, que se sabe agu­je­rea­do des­de hace años por el efec­to corro­si­vo de los líqui­dos que con­tie­ne”, de mane­ra que se con­si­de­ra “pre­vi­si­ble” que, de pisar­se, “pue­de pro­vo­car la caí­da al inte­rior”. El techo del tan­que se repa­ra en el verano de 2012 y en 2013 se apre­cian de nue­vo dete­rio­ro pero “no se pro­du­jo la menor repa­ra­ción” antes de la fecha del accidente.

Del mis­mo modo, han sub­ra­ya­do que dichas defi­cien­cias se docu­men­ta­ron por lo que “se per­mi­tió su tras­la­do a los res­pon­sa­bles de las dis­tin­tas áreas implicadas”.

Fuen­te: El Con­fi­den­cial Digital

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *