Huel­va: Con­de­na­dos a 18 meses por homi­ci­dio impru­den­te los acu­sa­dos por el acci­den­te labo­ral mor­tal en Ence en 2014

La Audien­cia Pro­vin­cial de Huel­va ha esti­ma­do par­cial­men­te los recur­sos pre­sen­ta­dos por los cin­co acu­sa­dos por el acci­den­tal labo­ral mor­tal que tuvo lugar en 2014 en la plan­ta de Ence cuan­do un tra­ba­ja­dor de una empre­sa exter­na rea­li­za­ba labo­res sobre un tan­que de sosa y cayó en su inte­rior, lo que le pro­vo­có el fallecimiento.

En esta cau­sa se encuen­tran como acu­sa­dos estas cin­co per­so­nas con diver­sas res­pon­sa­bi­li­da­des en ese momen­to en el com­ple­jo de Ence rela­ti­vas a plan­ta, pro­duc­ción, segu­ri­dad y man­te­ni­mien­to, y a los que se les reba­ja la pena de 23 a 18 meses.

Según reco­ge la sen­ten­cia, a la que ha teni­do acce­so Euro­pa Press, la Audien­cia esti­ma par­cial­men­te el recur­so pre­sen­ta­do por los acu­sa­dos con­tra la sen­ten­cia dic­ta­da por el Juz­ga­do de lo Penal núme­ro 2 de junio de 2019, por lo que revo­ca en par­te dicha sen­ten­cia pues­to que final­men­te se tie­ne en cuen­ta el ate­nuan­te de dila­cio­nes inde­bi­das y se lle­va a cabo la reba­ja de pena.

Por tan­to, con­de­na a estas per­so­nas a un año de cár­cel por el deli­to de homi­ci­dio impru­den­te y por el deli­to con­tra los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res a seis meses de pri­sión y mul­ta de seis meses con cuo­ta de seis euros al día y res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal sub­si­dia­ria corres­pon­dien­te caso de impago.about:blank

De este modo, sal­vo el rela­ti­vo a las dila­cio­nes inde­bi­das, el res­to de argu­men­tos ale­ga­dos en el recur­so, como el error en la valo­ra­ción de la prue­ba, son rechazados.

Así, la sen­ten­cia con­si­de­ra acre­di­ta­do que cuan­do el tra­ba­ja­dor acce­dió des­de la pasa­re­la al techo del tan­que y des­de el mis­mo se pre­ci­pi­tó al vacío falle­cien­do, “en dicho lugar no había nin­gu­na medi­da colec­ti­va que impi­die­ra la pre­ci­pi­ta­ción, ni tam­po­co medi­da indi­vi­dual” pues “no lle­va­ba pues­to el arnés de segu­ri­dad y por lo tan­to sin posi­bi­li­dad de usar­lo, y sin que hubie­ra super­vi­sión del acce­so del mis­mo tan­to a los medios indi­vi­dua­les de pro­tec­ción ni a los que los hubie­ra uti­li­za­do correc­ta­men­te dada la no exis­ten­cia de medi­da colectiva”.

Por ello, remar­ca que que­da acre­di­ta­do que el acci­den­te no corres­pon­de una situa­ción pun­tual, casual sino que se “pro­du­ce en una zona de tra­ba­jo habi­tual, colin­dan­te con el techo de un tan­que, que se sabe agu­je­rea­do des­de hace años por el efec­to corro­si­vo de los líqui­dos que con­tie­ne”, de mane­ra que se con­si­de­ra “pre­vi­si­ble” que, de pisar­se, “pue­de pro­vo­car la caí­da al inte­rior”. El techo del tan­que se repa­ra en el verano de 2012 y en 2013 se apre­cian de nue­vo dete­rio­ro pero “no se pro­du­jo la menor repa­ra­ción” antes de la fecha del accidente.

Del mis­mo modo, han sub­ra­ya­do que dichas defi­cien­cias se docu­men­ta­ron por lo que “se per­mi­tió su tras­la­do a los res­pon­sa­bles de las dis­tin­tas áreas implicadas”.

Fuen­te: El Con­fi­den­cial Digital

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.