Argen­ti­na. Car­ta abier­ta del pue­blo chu­bu­ten­se al gobierno nacio­nal “la expre­sión ‘mine­ría sus­ten­ta­ble’ es falaz”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de enero de 2021. 

Las mani­fes­ta­cio­nes en las dis­tin­tas loca­li­da­des de la pro­vin­cia en con­tra de la mega­mi­ne­ría fue­ron pro­ta­go­nis­tas de la sema­na. Ante la avan­za­da del pro­yec­to de zoni­fi­ca­ción mine­ra y la pre­sión explí­ci­ta del eje­cu­ti­vo nacio­nal para tra­tar el pro­yec­to en legis­la­tu­ra, Tra­ba­ja­do­res de la cien­cia, la edu­ca­ción y la salud de Chu­but expre­san su dis­con­for­mi­dad y res­pon­den con deta­lle a cada uno de los argu­men­tos esgri­mi­dos por las empre­sas y el gobierno para apro­bar­lo. El pro­yec­to per­mi­ti­ría la explo­ta­ción de vas­tas exten­sio­nes de la pro­vin­cia, a pesar de que sus habi­tan­tes y espe­cia­lis­tas insis­ten en su invia­bi­li­dad ambien­tal. Com­par­ti­mos el comunicado. 


Los pro­yec­tos mega­mi­ne­ros en la pro­vin­cia gober­na­da hoy por Mariano Arcio­ni han sido fre­na­dos en el pasa­do por las pro­tes­tas de dife­ren­tes sec­to­res del pue­blo pro­vin­cial y nacio­nal. Esta vez la avan­za­da extrac­ti­vis­ta cuen­ta con el aval el gobierno nacio­nal de Alber­to Fer­nán­dez y Cris­ti­na Fer­nán­dez, que dan luz ver­de a las inten­cio­nes del gobierno pro­vin­cial de apro­bar la zoni­fi­ca­ción y, con ella, la des­truc­ción aso­cia­da del medio ambien­te por par­te de las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les. Ante esto tra­ba­ja­do­res de la cien­cia, la edu­ca­ción y la salud de Chu­but expresan:

‘La mega­mi­ne­ría (mine­ría meta­lí­fe­ra a cie­lo abier­to) for­ma par­te de este mode­lo basa­do en lógi­cas patriar­ca­les, eco­no­mi­cis­tas, pre­da­to­rias y cor­to­pla­cis­tas, que no con­tem­pla las auto­de­ter­mi­na­cio­nes de los pue­blos en el dise­ño de un futu­ro don­de la cali­dad socio­am­bien­tal del terri­to­rio sea prio­ri­ta­ria. Por esta razón, con­si­de­ra­mos que, como colec­ti­vo, debe­mos asu­mir el desa­fío de plan­tear un mode­lo socio-eco­nó­mi­co inclu­si­vo y plu­ral, basa­do en los prin­ci­pios de sos­te­ni­bi­li­dad y del buen vivir.’

En el comu­ni­ca­do sub­ra­yan que la expre­sión “mine­ría sus­ten­ta­ble” es falaz, ya que no pue­de apli­car­se a una acti­vi­dad que uti­li­za explo­si­vos, emplea quí­mi­cos con­ta­mi­nan­tes, deman­da millo­nes de litros de agua pota­ble y pro­vo­ca cam­bios irre­ver­si­bles en el eco­sis­te­ma y en la socie­dad. Ade­más el con­cep­to de “sus­ten­ta­bi­li­dad” en el tiem­po no apli­ca dado que la acti­vi­dad se rea­li­za has­ta ago­tar los recur­sos del lugar. Com­par­ti­mos los prin­ci­pa­les puntos:

Caren­cia de licen­cia social

La his­to­ria da cuen­ta de ello, des­de hace 18 años y de dife­ren­tes modos, el pue­blo chu­bu­ten­se se mani­fies­ta en con­tra de la mega­mi­ne­ría: el ple­bis­ci­to de Esquel y la san­ción de la Ley 5001 en 2003, la pre­sen­ta­ción del Pri­mer Pro­yec­to de Ini­cia­ti­va Popu­lar en 2014, la pre­sen­ta­ción del Segun­do Pro­yec­to de Ini­cia­ti­va Popu­lar en 2020 son ejem­plos de las accio­nes orga­ni­za­das por el pue­blo que fre­na­ron cada embes­ti­da minera.

El pue­blo de Chu­but se mani­fes­tó y se sigue mani­fes­tan­do en las calles. El pro­yec­to de zoni­fi­ca­ción fue explí­ci­ta­men­te recha­za­do por todas las comu­ni­da­des ori­gi­na­rias de la Mese­ta, por todas las ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas y tec­no­ló­gi­cas de la pro­vin­cia del Chu­but, por la Igle­sia Cató­li­ca, la Igle­sia Evan­gé­li­ca Meto­dis­ta y por muchas orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas de todo el terri­to­rio chubutense.

Ade­más se exi­ge que el pro­yec­to debe con­tar con la con­sul­ta pre­via a los pue­blos ori­gi­na­rios de la mese­ta. Así como el deba­te no debe ser sos­te­ni­do por legis­la­do­res denun­cia­dos por cobro de coimas, ni lle­var­se ade­lan­te a puer­tas cerra­das, ni jus­ti­fi­car­se con docu­men­tos cien­tí­fi­cos fal­sea­dos y/​o ter­gi­ver­sa­dos, ni con­tan­do en secre­to los votos para obte­ner una mayo­ría peno­sa y sin repre­sen­ta­ti­vi­dad democrática.

Si no exis­te licen­cia social para la mega­mi­ne­ría en Chu­but, el Gobierno tie­ne la obli­ga­ción de reti­rar el PL128/​20 y la Legis­la­tu­ra Pro­vin­cial debe tra­tar la Ini­cia­ti­va Popu­lar 2020 en tiem­po y for­ma, aten­dien­do el recla­mo de la comunidad.

Foto­gra­fía: Luan colec­ti­va de acción fotográfica

Deba­tes ficticios

El pro­yec­to de Ley 12820 no fue ela­bo­ra­do de mane­ra par­ti­ci­pa­ti­va y demo­crá­ti­ca. No se con­sul­tó a las ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas y uni­ver­si­da­des loca­les con vas­ta expe­rien­cia en inves­ti­ga­cio­nes en la mese­ta, tam­po­co a orga­ni­za­cio­nes socio­am­bien­ta­les, ni a comu­ni­da­des de pue­blos ori­gi­na­riosHoy el Gobierno pro­vin­cial decla­ra, en medios perio­dís­ti­cos, con­clu­sio­nes favo­ra­bles a la mine­ría, basa­das en deba­tes que en reali­dad nun­ca existieron.

Des­de los Minis­te­rios de Hidro­car­bu­ros y Ambien­te pro­vin­cia­les se inten­tó disi­mu­lar la fal­ta de con­sul­ta recu­rrien­do al arma­do for­za­do, apu­ra­do e impro­vi­sa­do de una serie de expo­si­cio­nes cerra­das, reu­ni­das en una mara­tó­ni­ca jor­na­da de cin­co días. Un ges­to extem­po­rá­neo y anti­de­mo­crá­ti­co, en tan­to no invi­ta­ba a una dis­cu­sión amplia y plu­ral sino a la expre­sión de bre­ves opi­nio­nes sobre un pro­yec­to ya pre­sen­ta­do, a las cua­les ni siquie­ra la pren­sa adic­ta tuvo acceso.

Con­si­de­ra­mos que con­tri­buir a un for­ta­le­ci­mien­to de la matriz pro­duc­ti­va impli­ca dis­cu­tir sobre la situa­ción gene­ral de la pro­vin­cia (en sus dimen­sio­nes socia­les, eco­nó­mi­cas, geo­grá­fi­cas, polí­ti­cas), plan­tear dife­ren­tes posi­bi­li­da­des de desa­rro­llo y, final­men­te, tomar deci­sio­nes que se con­cre­ten en pro­yec­tos ele­va­dos a la legis­la­tu­ra provincial.

La mega­mi­ne­ría impac­ta nega­ti­va­men­te en la eco­no­mía, la salud, la socie­dad y la naturaleza

La mega­mi­ne­ría no va a modi­fi­car la cri­sis socio-eco­nó­mi­ca de la pro­vin­cia, cau­sa­da por la fal­ta de tra­ba­jo y la fal­ta de divi­sas. Des­de hace años, Chu­but es la cuar­ta pro­vin­cia más expor­ta­do­ra del país (según INDEC, a par­tir de la explo­ta­ción de petró­leo, pes­ca, lana ovi­na y alu­mi­nio). Está detrás de Bue­nos Aires, Cór­do­ba y San­ta Fe, pero, a dife­ren­cia de estas, posee una ínfi­ma par­te de la pobla­ción (1,2% del total nacio­nal). Esto deja en cla­ro que el pro­ble­ma no es la gene­ra­ción de más divi­sas, sino el sis­te­ma eco­nó­mi­co exclu­yen­te y destructivo.

La zoni­fi­ca­ción pone en ries­go cuen­cas de muy bajo cau­dal. El pro­me­dio del Río Chu­but es mucho menor al del Río Colo­ra­do y el San­ta Cruz. Pero, ade­más, en la cuen­ca del Chu­but, se espe­ran mer­mas del 30 al 40% en la pro­duc­ción de agua media anual en los pró­xi­mos 50 – 80 años debi­do al cam­bio cli­má­ti­co. De esta cuen­ca depen­de el 50% de la pobla­ción de Chu­but y algu­nas loca­li­da­des de la pro­vin­cia están sufrien­do la fal­ta de agua pota­ble des­de hace años, lo cual debie­ra ser un tema prio­ri­ta­rio para el Esta­do pro­vin­cial. El agua debe ser enten­di­da como un bien común y un dere­cho humano, no como una mercancía.

Hay estu­dios socio­ló­gi­cos en Amé­ri­ca Lati­na y en Argen­ti­na que han demos­tra­do que la acti­vi­dad mine­ra tie­ne múl­ti­ples efec­tos nega­ti­vos en la socie­dad. Es un nego­cio trans­na­cio­nal que requie­re de la des­lo­ca­li­za­ción de la mano de obra, pro­mue­ve la pér­di­da de las iden­ti­da­des cul­tu­ra­les, ejer­ce una influen­cia anti­de­mo­crá­ti­ca en la pren­sa y en el Esta­do, e inhi­be el desa­rro­llo de acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les que no estén aso­cia­das direc­ta o indi­rec­ta­men­te con esa industria.

La Socie­dad Argen­ti­na de Pedia­tría advier­te sobre cómo la explo­ta­ción mine­ra pue­de afec­tar gra­ve­men­te la salud de las per­so­nas a cor­to, mediano y lar­go pla­zo. Depen­dien­do del tipo de explo­ta­ción y de los com­pues­tos pre­sen­tes en las vola­du­ras. En el caso del plo­mo, en alta con­cen­tra­ción en el Pro­yec­to Navi­dad, los niños absor­ben este metal seis veces más que los mayo­res, pue­den pre­sen­tar pér­di­da de coefi­cien­te inte­lec­tual, tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos, défi­cit de aten­ción, dia­rreas, des­nu­tri­ción, con­vul­sio­nes e inclu­so la muer­te en los casos más gra­ves. Todo esto, sin men­cio­nar los daños gene­ra­dos por los dre­na­jes áci­dos y los quí­mi­cos uti­li­za­dos en el pro­ce­so como xan­ta­tos y áci­do sul­fú­ri­co, entre otros.

Fuen­te AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *