Vacu­nas y sobe­ra­nía IV: Inge­nie­ría de las vacu­nas cubanas

Hace meses que es noti­cia en Cuba que esta­mos gene­ran­do nues­tras vacu­nas a par­tir de pla­ta­for­mas ya crea­das. Los cen­tros gene­ra­do­res de tales pro­yec­tos tra­ba­jan aso­cia­dos, inter­cam­bian­do expe­rien­cias y sabe­res, y tam­bién com­pi­tien­do, como se debe hacer en una socie­dad que tra­ba­ja para el bien de todos. Cual­quier gru­po de los que par­ti­ci­pa será feliz por el triun­fo del otro, por­que lo que impor­ta es el bien­es­tar de toda la socie­dad. Obvia­men­te será tam­bién muy feliz si su pro­pio can­di­da­to vacu­nal es exitoso.

Se ha comen­ta­do que nues­tras vacu­nas todas se basan en un antí­geno cla­ve del virus de la COVID 19: las molé­cu­las cons­ti­tu­yen­tes de las espi­gas (“spi­kes”) exte­rio­res del agre­ga­do que con­for­ma el virus. Este com­ple­jo mole­cu­lar se deno­mi­na como RBD, a par­tir de la sigla en inglés de “recep­tor bin­ding domain”. Tam­bién hemos cono­ci­do que los adyu­van­tes son sus­tan­cias que aumen­tan la efec­ti­vi­dad de las vacu­nas. Su uso es una prác­ti­ca común de esta “inge­nie­ría”, inclu­so para lograr vacu­nas con­tra diver­sas enfer­me­da­des simultáneamente.

El Ins­ti­tu­to Fin­lay de Vacu­nas (IFV) es una ins­ti­tu­ción que ha cre­ci­do a par­tir del éxi­to en los años 80 del pasa­do siglo con la pri­me­ra vacu­na del mun­do con­tra el menin­go­co­co B. La actual direc­ción tie­ne otro impor­tan­tí­si­mo éxi­to en su aval, en este caso des­de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na (UH), con la pri­me­ra vacu­na sin­té­ti­ca comer­cial del mun­do. Esta se puso en prác­ti­ca a prin­ci­pios de este siglo con­tra el “haempphi­lus influen­zae”. El IFV tra­ba­ja aho­ra al menos en dos can­di­da­tos vacu­na­les cono­ci­dos como SOBERANA 01 y SOBERANA 02. Los antí­ge­nos RBD de ambas son varian­tes tra­ta­das quí­mi­ca­men­te de las espi­gas del coronavirus.

El antí­geno de la SOBERANA 01 está basa­do en el RBD pro­du­ci­do a par­tir de célu­las vivas de mamí­fe­ros en las que se ha intro­du­ci­do ADN con los códi­gos para que pro­duz­can las molé­cu­las que se desean. Por eso se deno­mi­na como RBD “recom­bi­nan­te”. La gran ven­ta­ja es que se tra­ta de molé­cu­las idén­ti­cas a las del virus pero que se han obte­ni­do sin la inter­ven­ción de esta dañi­na enti­dad y de for­ma muy efi­cien­te e ino­fen­si­va en nues­tras plan­tas indus­tria­les para ello en el vecino Cen­tro de Inmu­no­lo­gía Mole­cu­lar (CIM). Este tie­ne una lar­ga expe­rien­cia en estos menes­te­res y una pro­ver­bial dis­po­si­ción a poten­ciar­se median­te la colaboración.

El RBD se ha trans­for­ma­do con méto­dos quí­mi­cos de labo­ra­to­rio muy avan­za­dos para dupli­car­lo en una mis­ma estruc­tu­ra. Se tra­ta así de una for­ma lla­ma­da “dimé­ri­ca” que en las prue­bas pre­li­mi­na­res resul­tó ser más esti­mu­lan­te para el sis­te­ma inmu­no­ló­gi­co. En pocas pala­bras, es más inmu­no­gé­ni­ca que la for­ma sim­ple, lla­ma­da “mono­mé­ri­ca”.

SOBERANA 01 con­tie­ne ade­más pro­teí­nas que son antí­ge­nos ino­fen­si­vos de la mem­bra­na exter­na de la temi­da bac­te­ria del menin­go­co­co con­jun­ta­men­te con hidró­xi­do de alu­mi­nio como adyu­van­tes. El antí­geno del menin­go­co­co ayu­da a “pro­vo­car” la gene­ra­ción de anti­cuer­pos. El hidró­xi­do de alu­mi­nio es ino­cuo, pero hace más lar­ga la pre­sen­cia del antí­geno y les da más tiem­po a nues­tras defen­sas para reac­cio­nar. El inte­rés en la efec­ti­vi­dad de una vacu­na radi­ca en que pro­vo­que que gene­re­mos los anti­cuer­pos (inmu­no­ge­ni­ci­dad) y que estos sean los que dis­pa­ran las accio­nes de defen­sa con­tra la COVID 19 (inmu­no­ge­ni­ci­dad espe­cí­fi­ca).

El antí­geno de la SOBERANA 02 es el mis­mo RBD del virus de la COVID 19 pero en for­ma mono­mé­ri­ca. Se bus­ca pro­vo­car la res­pues­ta inmu­no­ló­gi­ca del orga­nis­mo con­ju­gán­do­lo (unién­do­lo mole­cu­lar­men­te) con otro antí­geno muy cono­ci­do e ino­fen­si­vo como adyu­van­te: el “toxoi­de tetá­ni­co”. Esta sus­tan­cia está aso­cia­da con las bac­te­rias que pro­du­cen el téta­nos, pero está inac­ti­va­da quí­mi­ca­men­te para hacer­la ino­fen­si­va. Se usa como su vacu­na muy efec­ti­va des­de hace mucho. Una cons­truc­ción del RBD con el toxoi­de crea un com­ple­jo que con­tie­ne más antí­ge­nos espe­cí­fi­cos. Pue­de decir­se que sería “mul­ti­mé­ri­co”. Devie­ne así una intere­san­te inge­nie­ría del antí­geno con un adyuvante.

El Cen­tro de Inge­nie­ría Gené­ti­ca y Bio­tec­no­lo­gía (CIGB), una de las ins­ti­tu­cio­nes más rele­van­tes de la cien­cia cuba­na, ha gene­ra­do las otras vacu­nas. Su his­to­rial es tras­cen­den­tal en estos menes­te­res. Tie­ne dos can­di­da­tos tam­bién basa­dos en el antí­geno RBD cuyo nom­bre codi­fi­ca­do es CIGB 669 para su apli­ca­ción nasal y CIGB 66 para apli­ca­ción intra­mus­cu­lar. Sus apli­ca­cio­nes tie­nen nom­bres de “com­ba­te” como MAMBISA y ABDALA. Las mam­bi­sas fue­ron las muje­res que se suma­ron a las fuer­zas del ejér­ci­to liber­ta­dor con­tra la coro­na penin­su­lar a fina­les del siglo XIX. Esa deno­mi­na­ción fue denos­ta­da y has­ta peyo­ra­ti­va en la pren­sa rea­lis­ta de la épo­ca. La hacían equi­va­len­te a algo así como sería “terro­ris­ta”, hoy en día. Sin embar­go, cuan­do las fuer­zas de la liber­tad triun­fa­ron devino en sím­bo­lo de subli­me mili­tan­cia. ABDALA es el nom­bre de una pie­za de tea­tro en poe­sía de José Mar­tí, su pri­me­ra y ado­les­cen­te obra lite­ra­ria. El héroe Abda­la apa­re­ce como un joven defen­sor con­ven­ci­do de su patria, que la ante­po­ne a todo otro tipo de intere­ses per­so­na­les y fami­lia­res. Nues­tras vacu­nas son mues­tras de sobe­ra­nía, de lucha por la liber­tad y de amor a la Patria.

La for­mu­la­ción nasal del pre­pa­ra­do CIGB 669 apro­ve­cha la exce­len­te capa­ci­dad de per­mea­bi­li­dad de las mem­bra­nas intra­na­sa­les. La mayo­ría de nues­tra piel está blin­da­da para que no pene­tren molé­cu­las de nin­gún tipo. Pero las mem­bra­nas nasa­les no son así. Abar­can una gran super­fi­cie muy den­sa en vasos san­guí­neos y muy permea­ble, lo que las con­vier­te en una vía muy atrac­ti­va para medi­car. Esta ruta tam­bién está selec­cio­na­da natu­ral­men­te para gene­rar algu­nos anti­cuer­pos muy neu­tra­li­zan­tes y en el mis­mo lugar que es la ruta de entra­da del virus.

Su RBD está acom­pa­ña­do como adyu­van­te con otro antí­geno que se usa en la pro­ba­da “Heber­Nas­vac”, la vacu­na con­tra la hepa­ti­tis B cró­ni­ca que se admi­nis­tra tam­bién por vía nasal. Se tra­ta de su nucleo­cáp­si­da, que es como sue­le lla­mar­se al com­ple­jo mole­cu­lar cen­tral en una par­tí­cu­la de virus. Los virus no son célu­las, pero si sue­len tener esta suer­te de “núcleo”. El “Heber­Nas­vac” es la pri­me­ra vacu­na tera­péu­ti­ca en el mun­do con­tra una enfer­me­dad infec­cio­sa cró­ni­ca. Esa pla­ta­for­ma está paten­ta­da por el CIGB para sus vacu­nas. En el mun­do sólo hay otra vacu­na nasal en el mer­ca­do, la Flu­Mist y Fluenz Tetra (según sus apli­ca­cio­nes en los EEUU y Euro­pa) y se usa con­tra la influen­za. Tie­ne las ven­ta­jas de no ser inva­si­va y poder­se apli­car aún en con­di­cio­nes higié­ni­cas pre­ca­rias, como pue­den ser las de muchos luga­res de este mun­do tan dispar.

A dife­ren­cia de las vacu­nas del Ins­ti­tu­to Fin­lay de Vacu­nas, la nucleo­cáp­si­da adyu­van­te del CIGB 669 es recom­bi­nan­te y se pro­du­ce en un medio de cul­ti­vo típi­co. Su RBD, tam­bién recom­bi­nan­te, del CIGB se pro­du­ce en una leva­du­ra. MAMBISA es en reali­dad un pro­ce­di­mien­to que con­sis­te en com­bi­na­cio­nes de dosis de los dos can­di­da­tos vacu­na­les del CIGB. ABDALA es solo intra­mus­cu­lar con el can­di­da­to CIGB 66.

El éxi­to de una vacu­na como medi­ca­men­to es nece­sa­rio demos­trar­lo antes de la apli­ca­ción masi­va. Para ello exis­ten pro­ce­di­mien­tos. ¿Cómo se cono­ce la más indi­ca­da y efec­ti­va? ¿Cómo se está tra­ba­jan­do para pro­bar las vacu­nas cuba­nas en tiem­pos en los que un solo día de retra­so de la apli­ca­ción pue­de cos­tar una vida?

Por: Luis A. Mon­te­ro Cabre­ra en Cuba­De­ba­te

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *