Méxi­co. La aus­te­ri­dad de AMLO

Tony Wood /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de enero de 2021

La «aus­te­ri­dad repu­bli­ca­na» de Andrés Manuel López Obra­dor pre­ten­de ser un ajus­te fis­cal al bene­fi­cio de los más pobres de la socie­dad mexi­ca­na. Pero la aus­te­ri­dad es una base frá­gil sobre la cual cons­truir una polí­ti­ca con ambi­cio­nes transformadoras.

En Méxi­co, como en cual­quier lugar de Amé­ri­ca Lati­na, la gran des­igual­dad y un sis­te­ma de salud públi­ca frá­gil han exa­cer­ba­do los efec­tos de la pan­de­mia de COVID-19. Pero algo en lo que Méxi­co se des­ta­ca cla­ra­men­te es en la esca­la limi­ta­da de la res­pues­ta eco­nó­mi­ca del gobierno. Mien­tras que otros paí­ses de la región imple­men­ta­ron impor­tan­tes medi­das de estí­mu­lo duran­te la pri­ma­ve­ra pasa­da –en un ran­go que abar­ca des­de el 7% del PIB en Chi­le y Perú has­ta el 2% en Argen­ti­na– el gobierno de Andrés Manuel López Obra­dor anun­ció un gas­to adi­cio­nal de solo el 0,7% del PIB. Con­de­na­do por la pren­sa domi­nan­te de Occi­den­te como un «popu­lis­ta» peli­gro­so, el pre­si­den­te mexi­cano se ha gana­do aho­ra la rara dis­tin­ción de ser cas­ti­ga­do en los mis­mos círcu­los por no gas­tar sufi­cien­te dinero.

El ajus­te fis­cal de López Obra­dor pue­de pare­cer sor­pren­den­te, pero está com­ple­ta­men­te en línea con las polí­ti­cas de su gobierno: des­de que asu­mió hace tan solo dos años, ha imple­men­ta­do una medi­da de aus­te­ri­dad tras otra. Duran­te el verano de 2018, AMLO –cono­ci­do uni­ver­sal­men­te por sus ini­cia­les– ganó la pre­si­den­cia mexi­ca­na por golea­da y la coa­li­ción diri­gi­da por su par­ti­do, el Movi­mien­to Rege­ne­ra­ción Nacio­nal (MORENA), obtu­vo mayo­rías hol­ga­das en ambas cáma­ras del Con­gre­so. El resul­ta­do no solo impli­có una derro­ta para el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI), sino tam­bién un colap­so más gene­ral del res­pal­do con el que con­ta­ban las fuer­zas polí­ti­cas domi­nan­tes del país. El ascen­so de AMLO tam­bién pare­cía pro­me­ter una reno­va­ción dra­má­ti­ca de la polí­ti­ca mexi­ca­na, ambi­ción que se expre­sa­ba en su pro­me­sa de gene­rar lo que deno­mi­nó «cuar­ta trans­for­ma­ción» («4T»): una remo­de­la­ción del S. XXI com­pa­ra­ble a la lucha por la Inde­pen­den­cia, a las refor­mas libe­ra­les de media­dos del S. XIX impul­sa­das por Beni­to Juá­rez y a la Revo­lu­ción Mexicana.

Sin embar­go, los méto­dos para alcan­zar este obje­ti­vo resul­ta­ron ser un tan­to escan­da­lo­sos. Su espec­tro abar­ca des­de des­pi­dos masi­vos has­ta duros recor­tes en edu­ca­ción y salud, pasan­do por ajus­tes en el pre­su­pues­to des­ti­na­do a las artes y a las cien­cias y por el sor­teo del avión pre­si­den­cial. Cuan­do AMLO anun­ció el «fin del neo­li­be­ra­lis­mo» en mar­zo de 2019, esta­ba imple­men­tan­do al mis­mo tiem­po recor­tes de una mag­ni­tud que no se había vis­to duran­te los gobier­nos de la mayo­ría de sus pre­de­ce­so­res neo­li­be­ra­les. Ese mis­mo noviem­bre, el Con­gre­so mexi­cano apro­bó una Ley Fede­ral de Aus­te­ri­dad Repu­bli­ca­na, con­sa­gran­do legal­men­te la dis­ci­pli­na fis­cal como una de las pie­dras angu­la­res de la ges­tión esta­tal. Esta agen­da ha enfu­re­ci­do a mucha gen­te y ha plan­tea­do dudas acer­ca de si un gobierno como este pue­de ser con­si­de­ra­do pro­gre­sis­ta. Sus accio­nes en otras áreas –abra­zos con el Ejér­ci­to, retó­ri­ca con­ser­va­do­ra alre­de­dor de la fami­lia, hos­ti­li­dad fren­te a las recien­tes movi­li­za­cio­nes femi­nis­tas, des­plie­gue de tro­pas a pedi­do de EE. UU.– han pro­fun­di­za­do el amplio sen­ti­mien­to de decep­ción, o inclu­so de trai­ción, que gene­ró su pro­gra­ma económico.

Esta bús­que­da obse­si­va de la aus­te­ri­dad pare­ce con­for­mar­se al patrón desas­tro­so de «con­so­li­da­cio­nes» que siguió a la cri­sis finan­cie­ra glo­bal de 2008 – 2009. Sin embar­go, el sello de AMLO lo dis­tin­gue del mode­lo glo­bal de los años 2010 en tres aspec­tos que están inter­co­nec­ta­dos. En pri­mer lugar, la «aus­te­ri­dad repu­bli­ca­na» ha sido duran­te mucho tiem­po una par­te del pro­yec­to polí­ti­co de AMLO, que en sí mis­mo debe ser com­pren­di­do como un inten­to de revi­vir las ener­gías del nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio mexi­cano, per­di­das hace mucho tiem­po. En segun­do lugar, la aus­te­ri­dad de AMLO apun­ta a reha­cer el Esta­do mexi­cano de una for­ma dis­tin­ta a la varian­te neo­li­be­ral. En ter­cer lugar, no obs­tan­te, los hori­zon­tes de esta ambi­ción están res­trin­gi­dos por los lími­tes estre­chos del mar­co fis­cal mexi­cano de los últi­mos cua­ren­ta años. Ade­más de gene­rar tur­bu­len­cias para su gobierno en el cor­to pla­zo, su com­pro­mi­so con la aus­te­ri­dad debe­ría lle­var a que se plan­tee la cues­tión de qué tipo de trans­for­ma­ción se está desarrollando.

A pesar de que el 4T es en muchos sen­ti­dos algo nue­vo, su natu­ra­le­za le debe bas­tan­te a la matriz de la carre­ra polí­ti­ca en la que se for­mó AMLO. Naci­do en la zona cos­te­ra de Tabas­co, rica en petró­leo, AMLO algu­na vez defi­nió con orgu­llo a los polí­ti­cos de la región como el resul­ta­do lógi­co de su abun­dan­te entorno tro­pi­cal. «Aquí todo flo­re­ce y se derra­ma», escri­bió en El poder en el tró­pi­co (2015), una his­to­ria de cua­tro volú­me­nes de la polí­ti­ca esta­tal, obser­van­do que «en línea con nues­tros alre­de­do­res, noso­tros los tabas­que­ños no sabe­mos disi­mu­lar». Acti­vis­ta com­ba­ti­vo, AMLO es cono­ci­do por su carác­ter deci­di­do y la vez tenaz e incon­for­mis­ta. A pesar de que fue a la uni­ver­si­dad en Ciu­dad de Méxi­co, cre­ció en Tabas­co y su bau­tis­mo polí­ti­co ocu­rrió cuan­do vol­vió allí a tra­ba­jar en la cam­pa­ña sena­to­rial del poe­ta Car­los Pelli­cer en 1976. Para ese enton­ces se había uni­do al PRI, y cum­plió fun­cio­nes guber­na­men­ta­les en dis­tin­tos nive­les del Esta­do duran­te los años siguien­tes. Mien­tras que el orgu­llo de AMLO por su «patria chi­ca» no es del todo inusual, no está com­ple­men­ta­do por el tipo de inter­na­cio­na­lis­mo en el que se for­mó bue­na par­te de la izquier­da mexi­ca­na orga­ni­za­da. Aun­que tam­po­co com­par­te el ape­go por EE. UU. que carac­te­ri­za a los sec­to­res domi­nan­tes de la polí­ti­ca mexi­ca­na. Es un polí­ti­co con un hori­zon­te resuel­ta­men­te nacional.

La coyun­tu­ra de fines de los años 1970 es cru­cial para com­pren­der la mira­da de AMLO. Fue un momen­to en el que el PRI, lleno de petro­dó­la­res, expan­dió el gas­to e hizo ges­tos retó­ri­cos hacia las refor­mas radi­ca­les desa­rro­lla­das por Láza­ro Cár­de­nas en los años 1930. Pero el cúmu­lo de deu­das dejó al país expues­to a las cri­sis exter­nas, y la com­bi­na­ción del colap­so de los pre­cios del petró­leo a nivel glo­bal y el aumen­to de las tasas de inte­rés de EE. UU. gene­ró una espi­ral eco­nó­mi­ca decre­cien­te. La cri­sis del peso de 1982 lle­vó a una nue­va épo­ca de sobrie­dad macro­eco­nó­mi­ca, y expu­so simul­tá­nea­men­te la vacui­dad de las pro­me­sas del PRI. Estos hechos defi­nie­ron algu­nos pará­me­tros impor­tan­tes para la evo­lu­ción polí­ti­ca de AMLO. Por un lado, pro­fun­di­za­ron su aver­sión a la deu­da, con­si­de­ra­da como un ele­men­to que soca­va la sobe­ra­nía y abre el camino hacia la humi­lla­ción nacio­nal; por otro lado, moti­va­ron el deseo de cum­plir con las pro­me­sas falli­das del desa­rro­llis­mo del PRI. Lue­go de la cri­sis del peso, los legis­la­do­res mexi­ca­nos adop­ta­ron una dis­ci­pli­na fis­cal que se man­tu­vo prác­ti­ca­men­te inal­te­ra­da duran­te todos los gobier­nos subsecuentes.

Si bien el fin de los años 1970 y el comien­zo de los años 1980 fue­ron for­ma­ti­vos para AMLO, fue recién duran­te el nue­vo siglo, lue­go de ser elec­to jefe de gobierno de Ciu­dad de Méxi­co en el año 2000, cuan­do su pro­yec­to polí­ti­co real­men­te tomó for­ma. Entre­tan­to, la eco­no­mía polí­ti­ca del país había sido com­ple­ta­men­te rehe­cha: en los años 1990 Méxi­co sufrió una de las reduc­cio­nes del rol eco­nó­mi­co del Esta­do más ace­le­ra­das que se hayan vis­to. El PRI de Car­los Sali­nas ven­dió 150 empre­sas esta­ta­les entre 1988 y 1994. Esto erra­di­có los últi­mos ves­ti­gios del desa­rro­llis­mo, pro­vo­can­do un pico de des­igual­dad y el sur­gi­mien­to de un nue­vo tipo de oli­gar­cas. Tam­bién impli­có una reduc­ción drás­ti­ca de la base de ingre­sos del Esta­do, sin mediar nin­gún inten­to com­pen­sa­to­rio para incre­men­tar la recau­da­ción. Esta com­bi­na­ción –baja inver­sión públi­ca y capa­ci­dad de recau­da­ción limi­ta­da– ha para­li­za­do des­de enton­ces al Esta­do mexi­cano, difi­cul­tan­do cual­quier pro­gra­ma de inver­sión y ajus­tan­do toda­vía más el nudo de la dis­ci­pli­na fiscal.

Duran­te su desem­pe­ño como jefe de gobierno de la capi­tal des­de 2000 has­ta 2005, AMLO se pre­sen­tó como una alter­na­ti­va al con­sen­so neo­li­be­ral rei­nan­te. Imple­men­tó algu­nos pro­gra­mas socia­les que sus­ci­ta­ron com­pa­ra­cio­nes con el enton­ces nacien­te ciclo pro­gre­sis­ta, y mos­tró un gus­to por los mega­pro­yec­tos al vie­jo esti­lo priís­ta, entre los cua­les se des­ta­ca la cons­truc­ción de un segun­do nivel para la gran auto­pis­ta de cir­cun­va­la­ción de Ciu­dad de Méxi­co. Tan­to las medi­das redis­tri­bu­ti­vas como la osten­to­sa infra­es­truc­tu­ra fue­ron tam­bién una for­ma de publi­ci­dad para sus ambi­cio­nes pre­si­den­cia­les. ¿Qué tipo de agen­da inten­ta­ría imple­men­tar AMLO a esca­la nacional?

En 2004, AMLO dise­ño un posi­ble plan de gobierno en Un pro­yec­to alter­na­ti­vo de nación: hacia un cam­bio ver­da­de­ro. A pesar de que estos docu­men­tos sue­len ser fáci­les de olvi­dar, en este caso hay con­ti­nui­da­des nota­bles entre el AMLO de los años 2000 y el del pre­sen­te. Muchos de los moti­vos del 4T toma­ron for­ma en 2004, inclu­yen­do la con­sig­na «los pobres pri­me­ro» –en la que resue­na la «opción pre­fe­ren­cial por los pobres» de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción– y la idea de que el sec­tor petro­le­ro es la «palan­ca del desa­rro­llo nacio­nal». Tam­bién esta­ba pre­sen­te en aquel enton­ces la con­vic­ción de que «no ten­dría sen­ti­do cam­biar el mar­co macro­eco­nó­mi­co», acom­pa­ña­da de un lla­ma­mien­to a la baja infla­ción y a la dis­ci­pli­na fiscal.

Toda­vía más impac­tan­te es el énfa­sis que AMLO ponía en la «aus­te­ri­dad repu­bli­ca­na», defi­ni­da allí «no solo como una cues­tión admi­nis­tra­ti­va, sino de prin­ci­pios». Remon­tán­do­se a la pro­bi­dad per­so­nal de Beni­to Juá­rez, AMLO insis­tía en que «es impo­si­ble ima­gi­nar­se un gobierno rico con un pue­blo pobre», pala­bras que hoy se han con­ver­ti­do en uno de los esló­ga­nes de la 4T. Mien­tras insis­tía en la nece­si­dad de fun­cio­na­rios públi­cos hones­tos y com­pro­me­ti­dos, bos­que­ja­ba medi­das dise­ña­das para «redu­cir el cos­to del gobierno en bene­fi­cio de la socie­dad»: redu­cir el exce­so buro­crá­ti­co para hacer más efi­cien­te el gas­to esta­tal. En Ciu­dad de Méxi­co, argu­men­ta­ba, la obra públi­ca y las medi­das en con­tra de la pobre­za se alcan­za­ron sin incre­men­tar el cos­to del ser­vi­cio de la deu­da. Para AMLO, la aus­te­ri­dad era una for­ma de encon­trar la cua­dra­tu­ra del círcu­lo que plan­tea­ba la com­bi­na­ción entre dis­ci­pli­na fis­cal y desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co diri­gi­do por el Esta­do: no se tra­ta­ba solo de una polí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria, sino de toda una filo­so­fía que com­bi­na­ba en un círcu­lo vir­tuo­so la hones­ti­dad, la igual­dad y la soberanía.

Un aspec­to cla­ve de la idea de la «aus­te­ri­dad repu­bli­ca­na» fue el impul­so de remo­de­lar el Esta­do mexi­cano. Mien­tras que ni el com­pro­mi­so con la dis­ci­pli­na fis­cal ni la expan­si­va agen­da anti­po­bre­za eran nue­vas, sí lo era la idea de per­se­guir ambas metas al mis­mo tiem­po por medio de un achi­ca­mien­to del apa­ra­to buro­crá­ti­co. A pesar de que el pro­yec­to de AMLO podría ser defi­ni­do como neo­car­de­nis­ta –en espe­cial por su obse­sión en revi­vir las for­tu­nas de PEMEX, la empre­sa crea­da cuan­do Cár­de­nas nacio­na­li­zó el petró­leo en 1938– su plan para el Esta­do avan­zó en la direc­ción con­tra­ria: no una expan­sión, sino una con­trac­ción. Creía que el Esta­do mexi­cano tal como está cons­ti­tui­do actual­men­te no esta­ba equi­pa­do para pro­mo­ver el cre­ci­mien­to nacio­nal ni para ser­vir a los más pobres, y que estas metas serían más ase­qui­bles con un apa­ra­to opti­mi­za­do. Aun­que este pro­gra­ma se ajus­ta has­ta cier­to pun­to a las medi­das neo­li­be­ra­les de poda inten­sa del Esta­do, es impor­tan­te notar la dife­ren­cia de moti­va­cio­nes: mien­tras que las «refor­mas estruc­tu­ra­les» han sido gene­ral­men­te par­te de un pro­yec­to de cla­se para redis­tri­buir los ingre­sos hacia arri­ba, la aus­te­ri­dad de AMLO apun­ta abier­ta­men­te a trans­fe­rir de for­ma direc­ta más recur­sos a los pobres.

Las ambi­cio­nes pre­si­den­cia­les de AMLO se frus­tra­ron en 2006, cuan­do las auto­ri­da­des elec­to­ra­les del país le con­ce­die­ron una vic­to­ria frau­du­len­ta a Feli­pe Cal­de­rón del Par­ti­do de Acción Nacio­nal (PAN), y fue­ron blo­quea­das nue­va­men­te en 2012 cuan­do que­dó en segun­do lugar fren­te a Enri­que Peña Nie­to del PRI. Para el momen­to en que la ava­lan­cha de 2018 final­men­te lo lle­vó a la pre­si­den­cia, el país esta­ba des­tro­za­do por la «gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co» y des­mo­ra­li­za­do por la corrup­ción gene­ra­li­za­da y una des­igual­dad cada vez más acen­tua­da. Pero a pesar de que muchas cosas cam­bia­ron en Méxi­co des­de 2004, el enfo­que de AMLO sigue sien­do con­sis­ten­te, tal como evi­den­cia su com­pro­mi­so cons­tan­te con las con­fe­ren­cias de pren­sa dia­rias de las 7 a. m. y los pro­yec­tos colo­sa­les de infra­es­truc­tu­ra como el Tren Maya, cuyo tra­za­do –que pasa a tra­vés de tie­rras indí­ge­nas– ha sus­ci­ta­do una opo­si­ción vehemente.

Los recor­tes que AMLO imple­men­tó des­de que lle­gó al gobierno tam­bién están en con­so­nan­cia con su anti­guo plan de acción. Hay que decir que estos no toma­ron solo la for­ma de reduc­cio­nes pre­su­pues­ta­rias (a pesar de que ha habi­do muchas de estas, inclu­yen­do los recor­tes «volun­ta­rios» del 25% al sala­rio de los fun­cio­na­rios esta­ta­les). AMLO tam­bién ha embes­ti­do con­tra el apa­ra­to buro­crá­ti­co, anun­cian­do en abril de 2020 que abo­li­ría diez sub­se­cre­ta­rías en dis­tin­tos minis­te­rios del gobierno. Al mis­mo tiem­po, eli­mi­nó muchas de las con­di­cio­nes que esta­ban inclui­das en los pro­gra­mas de trans­fe­ren­cia con­di­cio­na­da de recur­sos, optan­do por pagar­les direc­ta­men­te a los des­ti­na­ta­rios. A pesar de que se recor­tó una par­te con­si­de­ra­ble del gas­to en edu­ca­ción, una pro­por­ción toda­vía más gran­de se diri­ge aho­ra a pro­gra­mas de sub­ven­cio­nes para las fami­lias que tie­nen hijos en la escue­la. La meta aquí es redu­cir el gas­to y eli­mi­nar las capas de media­ción buro­crá­ti­ca entre el Esta­do y la pobla­ción al mis­mo tiem­po. La polí­ti­ca fis­cal de AMLO tam­bién ha sido enmar­ca­da como una cam­pa­ña con­tra la corrup­ción. Cerró las lla­ves de la finan­cia­ción de una for­ma casi tan drás­ti­ca como la que defi­nió sus medi­das con­tra los «hua­chi­co­le­ros» –ladro­nes que extraían petró­leo de los oleo­duc­tos de PEMEX– duran­te el comien­zo de su mandato.

Los con­tor­nos del esti­lo de la aus­te­ri­dad de AMLO sir­ven para expli­car la ausen­cia de res­pues­tas en el país. Los medios domi­nan­tes, la inte­lli­gen­tsia y las éli­tes cul­tu­ra­les han con­de­na­do los recor­tes des­de dis­tin­tos ángu­los (y con dis­tin­tos gra­dos de mala fe), alián­do­se a fran­jas de las cla­ses medias de la capi­tal y de otros esta­dos. Pero el índi­ce de apro­ba­ción gene­ral de AMLO se man­tie­ne alre­de­dor del 60%. Esto a pesar de la ges­tión errá­ti­ca de la pan­de­mia de COVID-19. (La fal­ta de tes­teos ha deja­do en las som­bras su mag­ni­tud, pero indu­da­ble­men­te Méxi­co ha sido una de las regio­nes más gol­pea­das. En junio de 2020, AMLO decla­ró que una «con­cien­cia lim­pia» era la mejor defen­sa con­tra el virus; el 24 de enero de 2021 reve­ló que él mis­mo lo había con­traí­do). Una par­te de su popu­la­ri­dad sos­te­ni­da se debe al éxi­to eco­nó­mi­co tem­prano de su gobierno: duran­te el pri­mer año, los ingre­sos labo­ra­les cre­cie­ron casi un 6%, más del doble del incre­men­to alcan­za­do duran­te toda la pre­si­den­cia de Peña Nie­to, con­tán­do­se un aumen­to más mar­ca­do del 24% para quie­nes están entre el 20% de los tra­ba­ja­do­res más pobres. Tam­bién pare­ce plau­si­ble afir­mar que los recor­tes no afec­ta­ron (toda­vía) a las amplias masas de la pobla­ción. Y a pesar de que las reduc­cio­nes pre­su­pues­ta­rias con­ti­núan, incre­men­tó tam­bién el núme­ro de bene­fi­cia­rios de pro­gra­mas socia­les del gobierno, pasan­do de 13 millo­nes bajo el man­da­to de Peña Nie­to a 21 millo­nes en la actualidad.

En una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, el ras­go más dis­tin­ti­vo del pro­yec­to de AMLO tal vez sea su com­ple­to desin­te­rés en coque­tear con la cla­se media mexi­ca­na, con la éli­te cul­tu­ral y con la inte­lli­gen­tsia, a las que ha lle­ga­do a pro­vo­car enér­gi­ca­men­te en algu­nas oca­sio­nes. A pesar de que gobier­nos ante­rio­res hubie­sen sido capa­ces de apli­car recor­tes seme­jan­tes, ni el PRI ni el PAN hubie­ran anta­go­ni­za­do con estos sec­to­res del elec­to­ra­do que, des­pués de todo, inclu­yen a sus seme­jan­tes y a los árbi­tros mediá­ti­cos de sus for­tu­nas polí­ti­cas. Lo mis­mo no vale para AMLO, que con­fía –tal vez dema­sia­do– en que su poder pro­vie­ne de otro lado.

Con todo, la aus­te­ri­dad de AMLO es una base frá­gil sobre la cual cons­truir una polí­ti­ca con ambi­cio­nes trans­for­ma­do­ras. En pri­mer lugar –y lo que es más obvio – , su espa­cio para manio­brar está muy ajus­ta­do por el mar­co que con­ser­vó de los gobier­nos ante­rio­res. Com­pro­me­ti­do con un pre­su­pues­to balan­cea­do, y rea­cio a incre­men­tar la car­ga de la deu­da, comen­zó su man­da­to pro­me­tien­do que no habría nin­gún incre­men­to de impues­tos duran­te la pri­me­ra mitad de su sexe­nio. A pesar de que esto deja abier­ta la posi­bi­li­dad de un ajus­te de los impues­tos lue­go de 2021, es impro­ba­ble que refor­me el sis­te­ma tri­bu­ta­rio tan­to como para alte­rar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los pará­me­tros fis­ca­les. A pesar de que AMLO ha teni­do éxi­to al hacer que muchas gran­des empre­sas paguen impues­tos atra­sa­dos, una pro­por­ción gene­ral de ingre­sos tri­bu­ta­rios como por­cen­ta­je del PIB del 17% sitúa en este sen­ti­do a Méxi­co por deba­jo de cual­quier otro Esta­do miem­bro de la OCDE. Atra­pa­do en la mis­ma cami­sa de fuer­za fis­cal que sus pre­de­ce­so­res, AMLO ha pro­me­ti­do mucho más que ellos. En el mar­co de una con­fron­ta­ción eco­nó­mi­ca glo­bal y del cre­ci­mien­to len­to que afec­ta­rá a Méxi­co en par­ti­cu­lar, la redis­tri­bu­ción de una par­te del pre­su­pues­to no será sufi­cien­te para cum­plir ni siquie­ra una frac­ción de su agen­da. Lo que se nece­si­ta es un gran incre­men­to de la inver­sión (en capa­ci­dad pro­duc­ti­va, infra­es­truc­tu­ra, salud, edu­ca­ción). Sin embar­go, con el enfo­que actual de AMLO y con los bonos de PEMEX degra­da­dos a la cate­go­ría de basu­ra, será difí­cil obte­ner los ingre­sos necesarios.

Al achi­car el Esta­do mexi­cano, AMLO apues­ta a que esta ver­sión adel­ga­za­da podrá redu­cir la pobre­za y ser­vir más direc­ta­men­te al pue­blo. Pero tal como mues­tra el archi­vo glo­bal de la aus­te­ri­dad, un Esta­do redu­ci­do pare­ce ser más pro­cli­ve a con­ver­tir­se en un meca­nis­mo que gene­ra toda­vía más aban­dono, y los pre­su­pues­tos balan­cea­dos son una coar­ta­da para renun­ciar a la res­pon­sa­bi­li­dad. Sobre todo, el achi­ca­mien­to que AMLO tie­ne en men­te pare­ce impli­car la renun­cia al Esta­do acti­vis­ta que ha sido uno de los ins­tru­men­tos cla­ve para el cam­bio social radi­cal en Amé­ri­ca Lati­na y en todo el mun­do. Las lec­cio­nes des­es­pe­ran­za­do­ras están al alcan­ce de la mano. En tér­mi­nos gene­ra­les, a los gobier­nos del ciclo pro­gre­sis­ta los arrui­nó la per­sis­ten­cia de los obs­tácu­los estruc­tu­ra­les que no pudie­ron eli­mi­nar mien­tras estu­vie­ron en el poder. ¿La aus­te­ri­dad de AMLO está ale­jan­do a los úni­cos sec­to­res que podrían dar­le a su pro­yec­to la opor­tu­ni­dad de trans­for­mar Méxi­co en lo más mínimo?

Tony Wood es miem­bro del Comi­té Edi­to­rial de la New Left Review y autor del libro Rus­sia Without Putin: Money, Power and the Myths of the New Cold War (Ver­so, 2018).

Repro­du­ci­do del SIDECAR con el per­mi­so de la New Left Review.

Fuen­te: https://​jaco​bin​lat​.com/​2​0​2​1​/​0​1​/​2​7​/​l​a​-​a​u​s​t​e​r​i​d​a​d​-​d​e​-​a​m​lo/

FUENTE: Rebe­lion

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *