La con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca mata a 2.380 anda­lu­ces y anda­lu­zas al año

Ocho loca­li­da­des gadi­ta­nas se encuen­tran entre las 858 ciu­da­des euro­peas con mayor mor­ta­li­dad atri­bui­ble a la cali­dad del aire: La Línea, Cádiz, Alge­ci­ras, San­lú­car, San Fer­nan­do, El Puer­to, Jerez y Chi­cla­na. Y otras cator­ce ciu­da­des anda­lu­zas apa­re­cen igual­men­te en la cla­si­fi­ca­ción, publi­ca­da en la revis­ta The Lan­cet Pla­ne­tary Health: Sevi­lla, Mála­ga, Alca­lá de Gua­dai­ra, Alme­ría, Fuen­gi­ro­la, Torre­mo­li­nos, Cór­do­ba, Huel­va, Dos Her­ma­nas, Mar­be­lla, Benal­má­de­na, Lina­res, Jaén y Gra­na­da, que suman entre todas entre 447 y 2.380 muer­tes vin­cu­la­das a la polu­ción. El estu­dio ha sido lide­ra­do por el Ins­ti­tu­to de Salud Glo­bal de Bar­ce­lo­na (ISGlo­bal), en cola­bo­ra­ción con inves­ti­ga­do­res del Swiss Tro­pi­cal and Public Healt Ins­ti­tu­te (Swiss TPH) y de la Uni­ver­si­dad de Utrecht.

“El dió­xi­do de nitró­geno es un con­ta­mi­nan­te aso­cia­do a las emi­sio­nes de trá­fi­co y está aso­cia­do a tras­tor­nos infla­ma­to­rios, de mane­ra que afec­ta fre­cuen­te­men­te a las vías res­pi­ra­to­rias, favo­re­cien­do enfer­me­da­des como el asma, pero tam­bién pue­de cau­sar enfer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y cier­tas pato­lo­gías cog­ni­ti­vas”, expli­ca Shasha Kho­men­ko, inves­ti­ga­do­ra de ISGlo­bal y pri­me­ra auto­ra del estu­dio por videollamada.

Las par­tí­cu­las finas, por su par­te, “son mate­ria en sus­pen­sión pro­duc­to de la com­bus­tión, no solo de los vehícu­los moto­ri­za­dos, sino tam­bién de otras fuen­tes, como la indus­tria, la cale­fac­ción domés­ti­ca o la que­ma de car­bón y made­ra ‑añade‑, que pue­den afec­tar a prác­ti­ca­men­te cual­quier teji­do del cuer­po”. Como el dió­xi­do de nitró­geno, cau­san serios pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y car­dio­vas­cu­la­res o demencia.

Si todas las ciu­da­des anda­lu­zas inclui­das en el ran­king euro­peo fue­sen capa­ces de con­tro­lar las emi­sio­nes de ambos ele­men­tos de acuer­do a las reco­men­da­cio­nes de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), 10 micro­gra­mos por metro cúbi­co para las par­tí­cu­las finas y 40 para el dió­xi­do de nitró­geno, se podrían evi­tar 583 víc­ti­mas mor­ta­les al año. Pero, si igua­la­ran las emi­sio­nes más bajas regis­tra­das en Euro­pa (3,7 micro­gra­mos por metro cúbi­co para par­tí­cu­las finas y 3,5 para dió­xi­do de nitró­geno), el núme­ro de muer­tes se redu­ci­ría en 2.980 personas.

“En nues­tro estu­dio no hemos deta­lla­do medi­das espe­cí­fi­cas, pero es reco­men­da­ble esta­ble­cer polí­ti­cas de reduc­ción del trá­fi­co roda­do, favo­re­cer la movi­li­dad sos­te­ni­ble, como la bici­cle­ta o el trans­por­te públi­co, o regu­lar las emi­sio­nes de la indus­tria”, seña­la Kho­men­ko, quien con­si­de­ra, no obs­tan­te, que “cada ciu­dad tie­ne que estu­diar cuá­les son las fuen­tes con­ta­mi­nan­tes”, tenien­do en cuen­ta que los fenó­me­nos meteo­ro­ló­gi­cos tam­bién influyen. 

Los inves­ti­ga­do­res denun­cian, por otra par­te, que la legis­la­ción euro­pea actual no pro­te­ge lo sufi­cien­te la salud de las per­so­nas, por lo que los lími­tes máxi­mos per­mi­ti­dos de par­tí­cu­las finas y dió­xi­do de nitró­geno debe­rían ser revi­sa­dos. En cual­quier caso, Kho­men­ko advier­te de que “nues­tros resul­ta­dos apo­yan la evi­den­cia que indi­ca que no exis­te un umbral segu­ro por deba­jo del cual la con­ta­mi­na­ción del aire es ino­cua para la salud”.

Para la ela­bo­ra­ción de la cla­si­fi­ca­ción de las 858 ciu­da­des, se ha teni­do en cuen­ta una pun­tua­ción de car­ga de mor­ta­li­dad asig­na­da a cada loca­li­dad; las pun­tua­cio­nes se han cal­cu­la­do con un algo­rit­mo que tie­ne en cuen­ta las tasas de mor­ta­li­dad, el por­cen­ta­je de mor­ta­li­dad evi­ta­ble y los años de vida per­di­dos por cada con­ta­mi­nan­te del aire. “Hemos obte­ni­dos una gran varia­bi­li­dad de resul­ta­do”, pero ha que­da­do cons­ta­ta­do que tan­to el dió­xi­do de nitró­geno como las par­tí­cu­las finas son fac­to­res de ries­go a lar­go pla­zo que requie­ren del mis­mo modo de actua­cio­nes sos­te­ni­das en el tiem­po para su reducción.

Fuen­te: Anda­lu­cía Información

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *