Eco­lo­gía Social. Entra en vigor el Tra­ta­do de Prohi­bi­ción de Armas Nucleares

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de enero de 2021.

Des­de el 22 de enero el mun­do será un poco más segu­ro: entra en vigor el Tra­ta­do de Prohi­bi­ción de las Armas Nuclea­res, tres meses des­pués de la rati­fi­ca­ción del mis­mo por 50 países.

Este tra­ta­do inten­ta paliar el fra­ca­so del ante­rior Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción Nuclear, que se ha mos­tra­do inca­paz de fre­nar el desa­rro­llo arma­men­tís­ti­co nuclear.

El uso de armas nuclea­res que­da­rá prohi­bi­do, como lo está el uso de armas bio­ló­gi­cas (1975), quí­mi­cas (1997), las minas anti­per­so­nas (1999) o las bom­bas de raci­mo (2010).

Hiroshi­ma y Naga­sa­ki mos­tra­ron al mun­do hace más de 75 años la catás­tro­fe que supo­ne el uso de las armas nuclea­res. Una ame­na­za impul­sa­da duran­te la gue­rra fría pos­te­rior, en la que varios paí­ses impul­sa­ron la fabri­ca­ción de oji­vas nuclea­res (Esta­dos Uni­dos, la Unión Sovié­ti­ca, el Rei­no Uni­do, Fran­cia y Chi­na), mien­tras otros como el Esta­do espa­ñol esta­ban inten­tán­do­lo. Ante esta reali­dad, el 1 de julio de 1968 se fir­mó el Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción Nuclear con la inten­ción de lograr lo antes posi­ble el fin de la carre­ra arma­men­tís­ti­ca nuclear y empren­der medi­das efi­ca­ces enca­mi­na­das al desar­me nuclear. Dicho tra­ta­do ha sido rati­fi­ca­do por 191 paí­ses, entre ellos Espa­ña, que lo hizo el 5 noviem­bre 1987.

Este tra­ta­do fre­nó en gran medi­da el aumen­to del peli­gro de gue­rra nuclear, pero no ha logra­do en los 50 años des­de su entra­da en vigor en 1970 cum­plir su com­pro­mi­so explí­ci­to de lograr el desar­me nuclear total, ni fre­nar el aumen­to del núme­ro de paí­ses con armas nucleares.

Por ello, en 2017 Nacio­nes Uni­das ini­ció la nego­cia­ción de un nue­vo tra­ta­do: el Tra­ta­do para la Prohi­bi­ción de Armas Nuclea­res (TPAN), con el obje­ti­vo de lle­gar a la eli­mi­na­ción total de las mis­mas. Un acuer­do apro­ba­do por 122 nacio­nes en la Asam­blea Gene­ral en 2017, que entra­ría en vigor tres meses des­pués de que lo rati­fi­ca­ran 50 esta­dos par­te, lo que suce­dió el 22 de octu­bre de 2020, cuan­do lo rati­fi­có Honduras.

El tra­ta­do repre­sen­ta el pri­mer ins­tru­men­to mul­ti­la­te­ral jurí­di­ca­men­te vin­cu­lan­te para el desar­me nuclear, don­de cada Esta­do par­te se com­pro­me­te a nun­ca y bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia desa­rro­llar, ensa­yar, pro­du­cir, fabri­car, adqui­rir de cual­quier otro modo, poseer o alma­ce­nar armas nuclea­res u otros dis­po­si­ti­vos explo­si­vos nuclea­res. Tam­po­co per­mi­te el empla­za­mien­to, la ins­ta­la­ción o el des­plie­gue de armas nuclea­res u otros dis­po­si­ti­vos explo­si­vos nuclea­res en su terri­to­rio o en cual­quier lugar bajo su juris­dic­ción o con­trol, entre otras disposiciones.

La ini­cia­ti­va sur­ge en 2007, con la Cam­pa­ña Inter­na­cio­nal para Abo­lir las Armas Nuclea­res (ICAN, por sus siglas en inglés), una coa­li­ción de orga­ni­za­cio­nes civi­les de más de 100 paí­ses. En 2017, ICAN reci­bió el Pre­mio Nobel de la Paz en reco­no­ci­mien­to a su tra­ba­jo “para lla­mar la aten­ción sobre las catas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias huma­ni­ta­rias de cual­quier uso de armas nuclea­res” y por sus “esfuer­zos pio­ne­ros para lograr una prohi­bi­ción basa­da en tra­ta­dos de tales armas”.

Eco­lo­gis­tas en Acción seña­la la gra­ve­dad y su preo­cu­pa­ción por­que que las poten­cias nuclea­res no sean par­te del tra­ta­do, ni los paí­ses de la OTAN, la orga­ni­za­ción seña­la que son pre­ci­sa­men­te estos paí­ses los que debe­rían estar obli­ga­dos al cum­pli­mien­to del acuer­do, así como, seña­lar la obli­ga­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal de esta­ble­cer los meca­nis­mos nece­sa­rios para que se pro­duz­ca la des­nu­clea­ri­za­ción mun­dial. Seña­la ade­más que de no ser la acti­tud con­tra­ria de los paí­ses a la des­nu­clea­ri­za­ción es una ame­na­za a la segu­ri­dad mun­dial y a los Dere­chos Humanos.

En cuan­to al Esta­do espa­ñol, al igual que el res­to de par­ti­ci­pan­tes en la OTAN, no lo ha fir­ma­do. De hecho, de Euro­pa sólo han rati­fi­ca­do Aus­tria, Irlan­da, Mal­ta, San Marino y la San­ta Sede, que no per­te­ne­cen a la OTAN. El Gobierno espa­ñol per­sis­te así en su acti­tud de no par­ti­ci­par en la nego­cia­ción ini­cial del Tra­ta­do por las Nacio­nes Uni­das en 2017, siguien­do la direc­triz que había mar­ca­do EE UU. Para Eco­lo­gis­tas en Acción está en una acti­tud muy decep­cio­nan­te en un país don­de la mayo­ría de la pobla­ción se decla­ra antinuclear.

Las ciu­da­des y los pue­blos pue­den ayu­dar a gene­rar apo­yo para el tra­ta­do al res­pal­dar el lla­ma­mien­to de ICAN, regis­tran­do mocio­nes en los ayun­ta­mien­tos. El lla­ma­mien­to se ha apro­ba­do en: Alcoi, Alzi­ra, Bar­ce­lo­na, Binis­sa­lem, Cádiz, Cano­ve­lles, A Coru­ña, Cas­tell­de­fels, Ferrol, Gra­no­llers, La Garri­ga, Gua­da­la­ja­ra, Mas­llo­re­nç, Vall­ro­ma­ne y Zaragoza.

La fir­ma del tra­ta­do es uno de los temas de los que se ha habla­do y nego­cia­do mucho, y deba­ti­do varias veces en el Par­la­men­to esta­tal, pero en nin­gu­na oca­sión, siguien­do las direc­tri­ces de la OTAN, los gran­des par­ti­dos han deja­do lle­gar a un acuer­do y hacer la fir­ma efec­ti­va, la últi­ma de ellas en diciem­bre de 2020. Inclu­so des­aten­dien­do la car­ta abier­ta que Ana Pala­cio, Javier Sola­na y Car­los Wes­ten­dor, exti­tu­la­res de la car­te­ra de Exte­rio­res, fir­ma­ron jun­to a nume­ro­sos exdi­ri­gen­tes de alia­dos de EE UU en sep­tiem­bre de 2020 pidien­do a los líde­res actua­les que “demues­tren cora­je y auda­cia, y se unan al tratado”.

Es muy decep­cio­nan­te que en este momen­to, don­de ade­más el tra­ta­do ya va a empe­zar su anda­du­ra y con tan­tos apo­yos socia­les y polí­ti­cos, el pro­pio PSOE no vote a favor de la ini­cia­ti­va pre­sen­ta­da esta vez por ERC, tenien­do la posi­bi­li­dad de des­mar­car­se de la OTAN y ser el pri­mer país de la orga­ni­za­ción en fir­mar el acuer­do, como ya valo­ró ICAN ani­mán­do­nos a ello. Has­ta que final­men­te se haga efec­ti­va la adop­ción por el esta­do, segui­re­mos insis­tien­do para sumar al esta­do en la lucha con­tra las armas nucleares.

Eco­lo­gis­tas en Acción cele­bra la entra­da en vigor del TPAN. Des­de este momen­to las armas nuclea­res son ile­ga­les según el dere­cho inter­na­cio­nal, una vic­to­ria para todo el movi­mien­to anti­nu­clear mundial.

Fuen­te: https://​www​.eco​lo​gis​ta​se​nac​cion​.org/​1​6​0​5​8​4​/​e​n​t​r​a​-​e​n​-​v​i​g​o​r​-​e​l​-​t​r​a​t​a​d​o​-​d​e​-​p​r​o​h​i​b​i​c​i​o​n​-​d​e​-​a​r​m​a​s​-​n​u​c​l​e​a​r​es/, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.