Eco­lo­gía Social. Entra en vigor el Tra­ta­do de Prohi­bi­ción de Armas Nucleares

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de enero de 2021.

Des­de el 22 de enero el mun­do será un poco más segu­ro: entra en vigor el Tra­ta­do de Prohi­bi­ción de las Armas Nuclea­res, tres meses des­pués de la rati­fi­ca­ción del mis­mo por 50 países.

Este tra­ta­do inten­ta paliar el fra­ca­so del ante­rior Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción Nuclear, que se ha mos­tra­do inca­paz de fre­nar el desa­rro­llo arma­men­tís­ti­co nuclear.

El uso de armas nuclea­res que­da­rá prohi­bi­do, como lo está el uso de armas bio­ló­gi­cas (1975), quí­mi­cas (1997), las minas anti­per­so­nas (1999) o las bom­bas de raci­mo (2010).

Hiroshi­ma y Naga­sa­ki mos­tra­ron al mun­do hace más de 75 años la catás­tro­fe que supo­ne el uso de las armas nuclea­res. Una ame­na­za impul­sa­da duran­te la gue­rra fría pos­te­rior, en la que varios paí­ses impul­sa­ron la fabri­ca­ción de oji­vas nuclea­res (Esta­dos Uni­dos, la Unión Sovié­ti­ca, el Rei­no Uni­do, Fran­cia y Chi­na), mien­tras otros como el Esta­do espa­ñol esta­ban inten­tán­do­lo. Ante esta reali­dad, el 1 de julio de 1968 se fir­mó el Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción Nuclear con la inten­ción de lograr lo antes posi­ble el fin de la carre­ra arma­men­tís­ti­ca nuclear y empren­der medi­das efi­ca­ces enca­mi­na­das al desar­me nuclear. Dicho tra­ta­do ha sido rati­fi­ca­do por 191 paí­ses, entre ellos Espa­ña, que lo hizo el 5 noviem­bre 1987.

Este tra­ta­do fre­nó en gran medi­da el aumen­to del peli­gro de gue­rra nuclear, pero no ha logra­do en los 50 años des­de su entra­da en vigor en 1970 cum­plir su com­pro­mi­so explí­ci­to de lograr el desar­me nuclear total, ni fre­nar el aumen­to del núme­ro de paí­ses con armas nucleares.

Por ello, en 2017 Nacio­nes Uni­das ini­ció la nego­cia­ción de un nue­vo tra­ta­do: el Tra­ta­do para la Prohi­bi­ción de Armas Nuclea­res (TPAN), con el obje­ti­vo de lle­gar a la eli­mi­na­ción total de las mis­mas. Un acuer­do apro­ba­do por 122 nacio­nes en la Asam­blea Gene­ral en 2017, que entra­ría en vigor tres meses des­pués de que lo rati­fi­ca­ran 50 esta­dos par­te, lo que suce­dió el 22 de octu­bre de 2020, cuan­do lo rati­fi­có Honduras.

El tra­ta­do repre­sen­ta el pri­mer ins­tru­men­to mul­ti­la­te­ral jurí­di­ca­men­te vin­cu­lan­te para el desar­me nuclear, don­de cada Esta­do par­te se com­pro­me­te a nun­ca y bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia desa­rro­llar, ensa­yar, pro­du­cir, fabri­car, adqui­rir de cual­quier otro modo, poseer o alma­ce­nar armas nuclea­res u otros dis­po­si­ti­vos explo­si­vos nuclea­res. Tam­po­co per­mi­te el empla­za­mien­to, la ins­ta­la­ción o el des­plie­gue de armas nuclea­res u otros dis­po­si­ti­vos explo­si­vos nuclea­res en su terri­to­rio o en cual­quier lugar bajo su juris­dic­ción o con­trol, entre otras disposiciones.

La ini­cia­ti­va sur­ge en 2007, con la Cam­pa­ña Inter­na­cio­nal para Abo­lir las Armas Nuclea­res (ICAN, por sus siglas en inglés), una coa­li­ción de orga­ni­za­cio­nes civi­les de más de 100 paí­ses. En 2017, ICAN reci­bió el Pre­mio Nobel de la Paz en reco­no­ci­mien­to a su tra­ba­jo “para lla­mar la aten­ción sobre las catas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias huma­ni­ta­rias de cual­quier uso de armas nuclea­res” y por sus “esfuer­zos pio­ne­ros para lograr una prohi­bi­ción basa­da en tra­ta­dos de tales armas”.

Eco­lo­gis­tas en Acción seña­la la gra­ve­dad y su preo­cu­pa­ción por­que que las poten­cias nuclea­res no sean par­te del tra­ta­do, ni los paí­ses de la OTAN, la orga­ni­za­ción seña­la que son pre­ci­sa­men­te estos paí­ses los que debe­rían estar obli­ga­dos al cum­pli­mien­to del acuer­do, así como, seña­lar la obli­ga­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal de esta­ble­cer los meca­nis­mos nece­sa­rios para que se pro­duz­ca la des­nu­clea­ri­za­ción mun­dial. Seña­la ade­más que de no ser la acti­tud con­tra­ria de los paí­ses a la des­nu­clea­ri­za­ción es una ame­na­za a la segu­ri­dad mun­dial y a los Dere­chos Humanos.

En cuan­to al Esta­do espa­ñol, al igual que el res­to de par­ti­ci­pan­tes en la OTAN, no lo ha fir­ma­do. De hecho, de Euro­pa sólo han rati­fi­ca­do Aus­tria, Irlan­da, Mal­ta, San Marino y la San­ta Sede, que no per­te­ne­cen a la OTAN. El Gobierno espa­ñol per­sis­te así en su acti­tud de no par­ti­ci­par en la nego­cia­ción ini­cial del Tra­ta­do por las Nacio­nes Uni­das en 2017, siguien­do la direc­triz que había mar­ca­do EE UU. Para Eco­lo­gis­tas en Acción está en una acti­tud muy decep­cio­nan­te en un país don­de la mayo­ría de la pobla­ción se decla­ra antinuclear.

Las ciu­da­des y los pue­blos pue­den ayu­dar a gene­rar apo­yo para el tra­ta­do al res­pal­dar el lla­ma­mien­to de ICAN, regis­tran­do mocio­nes en los ayun­ta­mien­tos. El lla­ma­mien­to se ha apro­ba­do en: Alcoi, Alzi­ra, Bar­ce­lo­na, Binis­sa­lem, Cádiz, Cano­ve­lles, A Coru­ña, Cas­tell­de­fels, Ferrol, Gra­no­llers, La Garri­ga, Gua­da­la­ja­ra, Mas­llo­re­nç, Vall­ro­ma­ne y Zaragoza.

La fir­ma del tra­ta­do es uno de los temas de los que se ha habla­do y nego­cia­do mucho, y deba­ti­do varias veces en el Par­la­men­to esta­tal, pero en nin­gu­na oca­sión, siguien­do las direc­tri­ces de la OTAN, los gran­des par­ti­dos han deja­do lle­gar a un acuer­do y hacer la fir­ma efec­ti­va, la últi­ma de ellas en diciem­bre de 2020. Inclu­so des­aten­dien­do la car­ta abier­ta que Ana Pala­cio, Javier Sola­na y Car­los Wes­ten­dor, exti­tu­la­res de la car­te­ra de Exte­rio­res, fir­ma­ron jun­to a nume­ro­sos exdi­ri­gen­tes de alia­dos de EE UU en sep­tiem­bre de 2020 pidien­do a los líde­res actua­les que “demues­tren cora­je y auda­cia, y se unan al tratado”.

Es muy decep­cio­nan­te que en este momen­to, don­de ade­más el tra­ta­do ya va a empe­zar su anda­du­ra y con tan­tos apo­yos socia­les y polí­ti­cos, el pro­pio PSOE no vote a favor de la ini­cia­ti­va pre­sen­ta­da esta vez por ERC, tenien­do la posi­bi­li­dad de des­mar­car­se de la OTAN y ser el pri­mer país de la orga­ni­za­ción en fir­mar el acuer­do, como ya valo­ró ICAN ani­mán­do­nos a ello. Has­ta que final­men­te se haga efec­ti­va la adop­ción por el esta­do, segui­re­mos insis­tien­do para sumar al esta­do en la lucha con­tra las armas nucleares.

Eco­lo­gis­tas en Acción cele­bra la entra­da en vigor del TPAN. Des­de este momen­to las armas nuclea­res son ile­ga­les según el dere­cho inter­na­cio­nal, una vic­to­ria para todo el movi­mien­to anti­nu­clear mundial.

Fuen­te: https://​www​.eco​lo​gis​ta​se​nac​cion​.org/​1​6​0​5​8​4​/​e​n​t​r​a​-​e​n​-​v​i​g​o​r​-​e​l​-​t​r​a​t​a​d​o​-​d​e​-​p​r​o​h​i​b​i​c​i​o​n​-​d​e​-​a​r​m​a​s​-​n​u​c​l​e​a​r​es/, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *