Méxi­co. La re-vuel­ta del ’Katún’: zapa­tis­tas nave­gan al encuen­tro con la ’Otra’ Europa

Lola Cubells Doc­to­ra en Filo­so­fia del Dere­cho /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de enero de 2021

En abril de 2021 una dele­ga­ción zapa­tis­ta nave­ga­rá el Atlán­ti­co al encuen­tro de semi­llas rebel­des en la Otra Euro­pa. Ana­li­za­mos, des­de la con­cep­ción del tiem­po maya, el poten­cial sim­bó­li­co de esta propuesta.

Foto: Andrea Murcia/​Cuartoscuro. Pri­mer Encuen­tro Inter­na­cio­nal Muje­res que Luchan, More­lia, agos­to 2018

Sí, cla­ro que lo enten­dí, que de por sí vamos a morir
mise­ra­ble­men­te (…) Pero vamos a hacer que val­ga la pena

Espe­ran­za Zapatista

Mien­tras nos recu­pe­rá­ba­mos del shock pro­vo­ca­do por la pan­de­mia, en el mes de octu­bre de 2020 lxs zapa­tis­tas ini­cia­ron una serie de seis comu­ni­ca­dos. Empe­za­ron por el últi­mo (la sex­ta par­te) y fina­li­za­ron con el pri­me­ro, publi­ca­do el día 1 de enero, coin­ci­dien­do con el 27º ani­ver­sa­rio del levan­ta­mien­to. En ellos, anun­cian que nave­ga­rán los cin­co con­ti­nen­tes, empe­zan­do por Euro­pa, para encon­trar­se con otras semi­llas que luchan por la Vida.

La “sex­ta par­te”, titu­la­da “Una mon­ta­ña en alta mar”, nos rega­la una radio­gra­fía del impac­to de la pan­de­mia sobre nues­tras vidas y nues­tros cuer­pos. Este comu­ni­ca­do nos deja­ba muchas pre­gun­tas y dos fechas como úni­cas cer­te­zas: zar­pa­rán en abril de 2021 y, tras reco­rrer dife­ren­tes luga­res de la Euro­pa de aba­jo y a la izquier­da, lle­ga­rán a Madrid, el día 13 de agos­to de 2021.

Otros calen­da­rios y otras geografías

Lxs zapa­tis­tas, a lo lar­go de sus déca­das de resis­ten­cia, han rea­li­za­do apor­tes fun­da­men­ta­les al pen­sa­mien­to crí­ti­co y las luchas anti­sis­té­mi­cas, des­ta­can­do las lec­cio­nes sobre neo­li­be­ra­lis­mo de la mano de Don Duri­to de la Lacan­do­na. Asi­mis­mo, la con­cep­tua­li­za­ción de la IV gue­rra mun­dial o la pro­pues­ta de otras geo­gra­fías y otros calen­da­rios, han mar­ca­do un aná­li­sis sis­té­mi­co del capi­ta­lis­mo des­de un cono­ci­mien­to situa­do y pari­do des­de la resis­ten­cia anti­co­lo­nial, anti­pa­triar­cal y anti­ca­pi­ta­lis­ta que el zapa­tis­mo representa.

El con­cep­to de otras geo­gra­fías y otros calen­da­rios ha per­mi­ti­do enten­der cómo en todas geo­gra­fías y calen­da­rios exis­te “el arri­ba”, como el tiem­po y la geo­gra­fía del poder; y “el aba­jo”, como el tiem­po y la geo­gra­fía de las luchas y resis­ten­cias. Jun­to a un aná­li­sis eco­nó­mi­co polí­ti­co, lxs zapa­tis­tas siem­pre han des­ta­ca­do como eje prin­ci­pal de la gue­rra con­tra la huma­ni­dad la ani­qui­la­ción del dife­ren­te y, como reto, la igual­dad des­de el res­pe­to a la dife­ren­cia. En 2003 ya nos avi­sa­ron cuan­do afir­ma­ron: “Este es el pro­yec­to de la glo­ba­li­za­ción: hacer del pla­ne­ta una nue­va Torre de Babel. Homo­gé­nea en su for­ma de pen­sar, en su cul­tu­ra, en su patrón. Hege­mo­ni­za­da por quien tie­ne no la razón sino la fuer­za (…). La ani­qui­la­ción del dife­ren­te es moda siem­pre actualizada”.

Esa “ani­qui­la­ción del dife­ren­te”, ini­cia­da con la colo­ni­za­ción de Amé­ri­ca, tie­ne mucho que ver con los dife­ren­tes modos de enten­der el tiem­po y la his­to­ria. Luis Villo­ro, en su obra Esta­do plu­ral, plu­ra­li­dad de cul­tu­ras, expli­ca­ba cómo las dife­ren­tes mane­ras de con­fi­gu­rar el tiem­po y la his­to­ria habían sido deter­mi­nan­tes en la colo­ni­za­ción de Abya Yala. Mien­tras lxs espa­ño­les mane­ja­ban una con­cep­ción del tiem­po lineal, para los pue­blos ori­gi­na­rios el tiem­po era y es cícli­co. Tan­to azte­cas como cas­te­llanxs inten­ta­ron dar una expli­ca­ción a los acon­te­ci­mien­tos des­de sus mar­cos cul­tu­ra­les. Por lo que res­pec­ta a lxs con­quis­ta­do­res, todo aque­llo que no podía ser expli­ca­do des­de su mar­co cul­tu­ral fue con­si­de­ra­do como obra de Satán y, por tan­to, digno de ani­qui­la­ción. En cam­bio, para lxs azte­cas, según Villo­ro, los acon­te­ci­mien­tos esta­ban deter­mi­na­dos por una estruc­tu­ra de sen­ti­do que corres­pon­de con un orden sagra­do. De este modo, lo des­co­no­ci­do fue inser­ta­do en su orden. Exis­tía un vie­jo mito que con­ta­ba la par­ti­da de Quetzal­cóatl hacia Orien­te y su regre­so para tomar pose­sión de su rei­no. Por ello, Moc­te­zu­ma pen­só que Cor­tés era Quetzal­cóatl o un envia­do suyo.

Aho­ra lxs zapa­tis­tas nos dicen que vie­nen por mar pero que, a dife­ren­cia de lo que ocu­rrió cin­co siglos antes, vie­nen a “encon­trar lo que nos hace igua­les” y a decir­nos: “Que no nos con­quis­ta­ron. Que segui­mos en resis­ten­cia y rebeldía”.

2021: un katún de resis­ten­cias neozapatistas

Para lxs mayas, el tiem­po se medía de for­ma dife­ren­te. Cuan­do se pro­du­jo el levan­ta­mien­to arma­do zapa­tis­ta en 1994, el his­to­ria­dor Anto­nio Gar­cía de León publi­có La vuel­ta del katún. En dicho tex­to nos expli­ca­ba que en la anti­gua cro­no­so­fía maya la his­to­ria se desa­rro­lla­ba en la suce­sión de ciclos de 20 años, deno­mi­na­dos por los mayas katún. Vein­te años antes de la rebe­lión zapa­tis­ta se cele­bró el pri­mer Con­gre­so Indí­ge­na, impul­sa­do por la Dió­ce­sis de San Cris­tó­bal de Las Casas (1974). Fue la pri­me­ra vez en la his­to­ria que los prin­ci­pa­les pue­blos ori­gi­na­rios de Chia­pas (tsel­ta­les, tsotsi­les, ch’oles y tojo­la­ba­les) se reu­nían para refle­xio­nar sobre su reali­dad a tra­vés de cua­tro ejes: tie­rra, edu­ca­ción, salud y comer­cio. De este pri­mer encuen­tro sur­gió un acuer­do fun­da­men­tal: Quip­tic ta Lecub­te­sel (Nues­tra fuer­za para mejo­rar). Como muchas saben, este encuen­tro per­mi­tió el naci­mien­to de un movi­mien­to indí­ge­na inde­pen­dien­te en Chia­pas y la semi­lla del EZLN.

En este año que comien­za se cum­pli­rán 20 años (un katún) de varios acon­te­ci­mien­tos que tie­nen un fuer­te sim­bo­lis­mo para la lucha zapa­tis­ta y tam­bién para las luchas alter­mun­dia­lis­tas que ger­mi­na­ron con su fue­go y su pala­bra. Hace un katún lle­gué por pri­me­ra vez a Méxi­co, coin­ci­dien­do con la con­vo­ca­to­ria por par­te del EZLN de la “Mar­cha del Color de la Tie­rra” (2001). Con ella se per­se­guía una refor­ma cons­ti­tu­cio­nal que refle­ja­ra algu­nos de los pac­tos bási­cos alcan­za­dos en los Acuer­dos de San Andrés, fir­ma­dos el 16 de febre­ro de 1996 entre el EZLN y el gobierno mexi­cano. Pero más allá de este obje­ti­vo, la Mar­cha per­mi­tió el reco­rri­do de la coman­dan­cia del EZLN por dife­ren­tes Esta­dos en los que pudie­ron dia­lo­gar con la socie­dad civil y con quie­nes, sien­do como ellxs, sufrían el des­pre­cio por ser del color de la tie­rra. En la Mar­cha fue visi­ble la pre­sen­cia de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal con los Tute Bian­che (Monos Blan­cos), orga­ni­za­ción ita­lia­na ins­pi­ra­da en la rebel­día zapa­tis­ta y encar­ga­da de la pro­tec­ción de la Caravana.

A su paso por Nurío (Michoa­cán) sesio­nó el III Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na, don­de la Coman­dan­cia del EZLN reci­bió la legi­ti­mi­dad del res­to de pue­blos indí­ge­nas para hablar en nom­bre de todxs ellxs. La últi­ma para­da del reco­rri­do fue ante el Con­gre­so de la Nación, don­de la Coman­dan­ta Esther fue la encar­ga­da de hablar ante lxs legis­la­do­res. Inter­vino como mujer, indí­ge­na y zapa­tis­ta, y nos rega­ló un dis­cur­so con­si­de­ra­do refe­ren­te de los femi­nis­mos diver­sos. Expli­có cómo la lucha de las muje­res indí­ge­nas no era incom­pa­ti­ble con la defen­sa de su mane­ra pro­pia de gober­nar­se y de enten­der la vida y, por supues­to, con cam­biar aque­llas cos­tum­bres que no res­pe­ta­ran sus dere­chos. De este modo, su voz cues­tio­na­ba esa mira­da colo­nial sobre las cul­tu­ras indí­ge­nas que las con­si­de­ra está­ti­cas o arcai­cas y sitúa a las muje­res indí­ge­nas como víc­ti­mas de su cul­tu­ra e impo­si­bi­li­ta­das de libe­rar­se sin renun­ciar a la mis­ma. Debe­mos recor­dar que uno de los argu­men­tos más uti­li­za­dos para negar el reco­no­ci­mien­to jurí­di­co de la auto­no­mía indí­ge­na se basa­ba en con­si­de­rar que la auto­no­mía indí­ge­na lega­li­za­ba la vio­len­cia con­tra las muje­res. La Coman­dan­ta Esther mos­tró que la lucha de las muje­res era par­te cen­tral del movi­mien­to zapa­tis­ta, tal y como se hizo más que evi­den­te en los pasa­dos Encuen­tros Inter­na­cio­na­les “Muje­res que Luchan”, cele­bra­dos en mar­zo de 2018 y en diciem­bre de 2019.

Arri­ba, el racis­mo estruc­tu­ral de nue­vo des­pre­ció la pala­bra y el cami­nar indí­ge­na. La “con­tra­rre­for­ma indí­ge­na” de 2001 fue inter­pre­ta­da por el CNI y el EZLN como una “bur­la”. La res­pues­ta fue lla­mar a la cons­truc­ción de las “auto­no­mías sin per­mi­so” que, en la expe­rien­cia zapa­tis­ta, se mate­ria­li­zó en el naci­mien­to de los Cara­co­les y las Jun­tas de Buen Gobierno en agos­to de 2003.

Des­de este lado del océano, 2021 tam­bién nos con­vo­ca a recor­dar el katún del ase­si­na­to de Car­lo Giu­lia­ni. El Otro mun­do es posi­ble zapa­tis­ta, lan­za­do en el I Encuen­tro con­tra el Neo­li­be­ra­lis­mo y por la Huma­ni­dad en Chia­pas (1996), des­ató diver­sas pro­tes­tas: Seattle, Bang­kok, Washing­ton (1999), Pra­ga (2000). En 2001, duran­te la con­tra­cum­bre del G8 en Géno­va (Ita­lia), fue ase­si­na­do por un agen­te de los cara­bi­nie­ri el joven acti­vis­ta Car­lo Giu­lia­ni. Pese a que su muer­te que­dó impu­ne, no han con­se­gui­do borrar­la de un nosotrxs inter­oceá­ni­co pari­do en las redes neo­za­pa­tis­tas (Xochitl Ley­va) que se han teji­do a lo lar­go de estas déca­das. Giu­lia­ni fue nom­bra­do, jun­to con lxs muertxs de otras geo­gra­fías, en el comu­ni­ca­do en que se anun­ció la muer­te del Sub­Mar­cos y el naci­mien­to del Sub­co­man­dan­te Galeano ―adop­tan­do así el nom­bre del maes­tro zapa­tis­ta ase­si­na­do en 2014 por un gru­po para­mi­li­tar en La Reali­dad. Mucho antes, en 2003, en el mar­co de las pro­tes­tas euro­peas con­tra la gue­rra de Irak, la madre de Gui­lia­ni leyó en Roma un comu­ni­ca­do del EZLN en el que Mar­cos ana­li­za­ba el “no a la gue­rra” como un “no” por la huma­ni­dad y con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo. Sus pala­bras pare­cían pre­mo­ni­to­rias de una gue­rra con­tra la huma­ni­dad que se iría exten­di­do a todos los rin­co­nes del planeta.

Dice Ángel Luis Lara que los pue­blos zapa­tis­tas han “vivi­do en la piel del spoi­ler”, “nos anti­ci­pa­ban lo que iba a suce­der en los epi­so­dios que toda­vía no había­mos vis­to. Los zapa­tis­tas han teni­do siem­pre ese pro­ble­ma de des­ubi­ca­ción his­tó­ri­ca: han esta­do con­tán­do­nos el futu­ro des­de hace casi dos déca­das. Aho­ra ese futu­ro ya no exis­te, por­que se ha hecho presente”.

Here­dar la vida, ale­jar la muerte

Hay voces que cues­tio­nan por qué venir aho­ra, en ple­na pan­de­mia, en bar­co, en un momen­to que, pare­cie­ra, nos obli­ga a auto­con­fi­nar­nos y a asu­mir, de nue­vo, que “The­re is No Alter­na­ti­ve”. La res­pues­ta del Vie­jo Anto­nio es un men­sa­je para todxs nosotrxs: “Los hom­bres y muje­res de maíz, cuan­do miran este mun­do y sus dolo­res, miran tam­bién el mun­do que habrá que levan­tar y se hacen un su camino”. Como ya apun­tó Imma­nuel Wallers­tein, nos encon­tra­mos en una “eta­pa de bifur­ca­ción o caos sis­té­mi­co”, don­de será deter­mi­nan­te lo que cons­tru­ya­mos des­de hoy mis­mo para que lo que ven­ga sea un sis­te­ma-mun­do más demo­crá­ti­co e igua­li­ta­rio o, al con­tra­rio, más des­igual y destructor.

Sin duda, la lle­ga­da por mar de las zapa­tis­tas (el 75% de la dele­ga­ción esta­rá com­pues­ta por muje­res), jun­to con repre­sen­ta­ción del CNI y del Fren­te de Pue­blos en Defen­sa del Agua y de la Tie­rra de More­los, Pue­bla y Tlax­ca­la (FPDT), es un via­je a la inver­sa y con un enor­me sig­ni­fi­ca­do para la lucha anti­co­lo­nial y la resis­ten­cia comu­ni­ta­ria fren­te al des­po­jo del territorio.

El 13 de Agos­to de 2021 se cum­pli­rán 500 años de la caí­da de Tenoch­titlán y la reali­dad de los pue­blos ori­gi­na­rios en Méxi­co y en Abya Yala sigue mar­ca­da por la re-exis­ten­cia fren­te a la hidra capi­ta­lis­ta. Aho­ra los ros­tros son otros pero la muer­te es la mis­ma. La lle­ga­da a la pre­si­den­cia de Méxi­co de López Obra­dor, lejos de gene­rar una polí­ti­ca dife­ren­te fren­te a los pue­blos ori­gi­na­rios, ha ace­le­ra­do la imple­men­ta­ción de mega­pro­yec­tos de muer­te como el Corre­dor Transíst­mi­co o el Tren Maya, sobre los que exis­ten gran­des intere­ses trans­na­cio­na­les. Samir Flo­res, miem­bro del FPDT, fue ase­si­na­do en febre­ro de 2019 por opo­ner­se a la cons­truc­ción de una ter­mo­eléc­tri­ca en su terri­to­rio. Se ha con­ver­ti­do en sím­bo­lo de la defen­sa de la vida comu­ni­ta­ria, de quie­nes luchan no solo por el pre­sen­te sino por las gene­ra­cio­nes futuras.

El sub­co­man­dan­te Mar­cos afir­ma que para lxs zapa­tis­tas la muer­te es como una puer­ta que hay que cru­zar y, por tan­to, la vida sería el via­je has­ta esa puer­ta. La osa­día zapa­tis­ta des­de 1994 ha tra­ta­do de “ale­jar esa puer­ta lo más posi­ble”. La pro­pues­ta del encuen­tro con otros pro­yec­tos que luchan por la Vida en otros con­ti­nen­tes repre­sen­ta­ría una mane­ra de seguir alar­gan­do el via­je has­ta la muer­te a la que les con­de­na el sistema.

La super­vi­ven­cia de la huma­ni­dad depen­de de la des­truc­ción del capitalismo

El pasa­do 1 de enero, mul­ti­tud de orga­ni­za­cio­nes, colec­ti­vos y per­so­nas fir­ma­mos de mane­ra con­jun­ta “Una decla­ra­ción por la Vida”. Con esta decla­ra­ción se lle­ga­ba a la pri­me­ra par­te de la serie de comu­ni­ca­dos, y la pro­pues­ta del EZLN pasa­ba a ser asu­mi­da por un nosotrxs con muchas dife­ren­cias pero unidx por un acuer­do fun­da­men­tal: los dolo­res del mun­do son fru­to de un sis­te­ma que no se pue­de refor­mar, solo des­truir. Para ello, de julio a octu­bre de 2021 nume­ro­sos encuen­tros se rea­li­za­rán en terri­to­rio euro­peo jun­to con la dele­ga­ción zapa­tis­ta, para for­ta­le­cer las luchas por la Vida.

Des­de la impor­tan­cia del tiem­po de los katu­nes en la filo­so­fía maya, el via­je “inver­so” de la dele­ga­ción zapa­tis­ta, duran­te el 2021, nos rega­la un tiem­po pro­pi­cio para los movi­mien­tos anti­sis­té­mi­cos. De nues­tra capa­ci­dad de soñar, escu­char, apren­der, doler­nos, y de nues­tra memo­ria de resis­ten­cia, depen­de­rá lo que ven­drá. La niña indí­ge­na Defen­sa Zapa­tis­ta, uno de los per­so­na­jes crea­dos por la plu­ma del Sub­co­man­dan­te Galeano, repre­sen­ta a una mujer que cre­ce sin mie­do y es la encar­ga­da de desa­fiar­nos: “Pue­des que­dar o seguir. Sólo haz­te res­pon­sa­ble de tu deci­sión. La liber­tad no es sólo poder deci­dir qué hacer y hacer­lo. Es tam­bién hacer­se res­pon­sa­ble de lo que se hace y de la deci­sión tomada”.

Lola Cubells es inte­gran­te de la Assem­blea de Soli­da­ri­tat amb Mèxic del País Valen­cià (ASMEX)

Ver­sión PDF: Des­car­gar artícu­lo en PDF |

Enla­ce per­ma­nen­te: info​.nodo50​.org/​6​321

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.