Méxi­co. La re-vuel­ta del ’Katún’: zapa­tis­tas nave­gan al encuen­tro con la ’Otra’ Europa

Lola Cubells Doc­to­ra en Filo­so­fia del Dere­cho /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de enero de 2021

En abril de 2021 una dele­ga­ción zapa­tis­ta nave­ga­rá el Atlán­ti­co al encuen­tro de semi­llas rebel­des en la Otra Euro­pa. Ana­li­za­mos, des­de la con­cep­ción del tiem­po maya, el poten­cial sim­bó­li­co de esta propuesta.

Foto: Andrea Murcia/​Cuartoscuro. Pri­mer Encuen­tro Inter­na­cio­nal Muje­res que Luchan, More­lia, agos­to 2018

Sí, cla­ro que lo enten­dí, que de por sí vamos a morir
mise­ra­ble­men­te (…) Pero vamos a hacer que val­ga la pena

Espe­ran­za Zapatista

Mien­tras nos recu­pe­rá­ba­mos del shock pro­vo­ca­do por la pan­de­mia, en el mes de octu­bre de 2020 lxs zapa­tis­tas ini­cia­ron una serie de seis comu­ni­ca­dos. Empe­za­ron por el últi­mo (la sex­ta par­te) y fina­li­za­ron con el pri­me­ro, publi­ca­do el día 1 de enero, coin­ci­dien­do con el 27º ani­ver­sa­rio del levan­ta­mien­to. En ellos, anun­cian que nave­ga­rán los cin­co con­ti­nen­tes, empe­zan­do por Euro­pa, para encon­trar­se con otras semi­llas que luchan por la Vida.

La “sex­ta par­te”, titu­la­da “Una mon­ta­ña en alta mar”, nos rega­la una radio­gra­fía del impac­to de la pan­de­mia sobre nues­tras vidas y nues­tros cuer­pos. Este comu­ni­ca­do nos deja­ba muchas pre­gun­tas y dos fechas como úni­cas cer­te­zas: zar­pa­rán en abril de 2021 y, tras reco­rrer dife­ren­tes luga­res de la Euro­pa de aba­jo y a la izquier­da, lle­ga­rán a Madrid, el día 13 de agos­to de 2021.

Otros calen­da­rios y otras geografías

Lxs zapa­tis­tas, a lo lar­go de sus déca­das de resis­ten­cia, han rea­li­za­do apor­tes fun­da­men­ta­les al pen­sa­mien­to crí­ti­co y las luchas anti­sis­té­mi­cas, des­ta­can­do las lec­cio­nes sobre neo­li­be­ra­lis­mo de la mano de Don Duri­to de la Lacan­do­na. Asi­mis­mo, la con­cep­tua­li­za­ción de la IV gue­rra mun­dial o la pro­pues­ta de otras geo­gra­fías y otros calen­da­rios, han mar­ca­do un aná­li­sis sis­té­mi­co del capi­ta­lis­mo des­de un cono­ci­mien­to situa­do y pari­do des­de la resis­ten­cia anti­co­lo­nial, anti­pa­triar­cal y anti­ca­pi­ta­lis­ta que el zapa­tis­mo representa.

El con­cep­to de otras geo­gra­fías y otros calen­da­rios ha per­mi­ti­do enten­der cómo en todas geo­gra­fías y calen­da­rios exis­te “el arri­ba”, como el tiem­po y la geo­gra­fía del poder; y “el aba­jo”, como el tiem­po y la geo­gra­fía de las luchas y resis­ten­cias. Jun­to a un aná­li­sis eco­nó­mi­co polí­ti­co, lxs zapa­tis­tas siem­pre han des­ta­ca­do como eje prin­ci­pal de la gue­rra con­tra la huma­ni­dad la ani­qui­la­ción del dife­ren­te y, como reto, la igual­dad des­de el res­pe­to a la dife­ren­cia. En 2003 ya nos avi­sa­ron cuan­do afir­ma­ron: “Este es el pro­yec­to de la glo­ba­li­za­ción: hacer del pla­ne­ta una nue­va Torre de Babel. Homo­gé­nea en su for­ma de pen­sar, en su cul­tu­ra, en su patrón. Hege­mo­ni­za­da por quien tie­ne no la razón sino la fuer­za (…). La ani­qui­la­ción del dife­ren­te es moda siem­pre actualizada”.

Esa “ani­qui­la­ción del dife­ren­te”, ini­cia­da con la colo­ni­za­ción de Amé­ri­ca, tie­ne mucho que ver con los dife­ren­tes modos de enten­der el tiem­po y la his­to­ria. Luis Villo­ro, en su obra Esta­do plu­ral, plu­ra­li­dad de cul­tu­ras, expli­ca­ba cómo las dife­ren­tes mane­ras de con­fi­gu­rar el tiem­po y la his­to­ria habían sido deter­mi­nan­tes en la colo­ni­za­ción de Abya Yala. Mien­tras lxs espa­ño­les mane­ja­ban una con­cep­ción del tiem­po lineal, para los pue­blos ori­gi­na­rios el tiem­po era y es cícli­co. Tan­to azte­cas como cas­te­llanxs inten­ta­ron dar una expli­ca­ción a los acon­te­ci­mien­tos des­de sus mar­cos cul­tu­ra­les. Por lo que res­pec­ta a lxs con­quis­ta­do­res, todo aque­llo que no podía ser expli­ca­do des­de su mar­co cul­tu­ral fue con­si­de­ra­do como obra de Satán y, por tan­to, digno de ani­qui­la­ción. En cam­bio, para lxs azte­cas, según Villo­ro, los acon­te­ci­mien­tos esta­ban deter­mi­na­dos por una estruc­tu­ra de sen­ti­do que corres­pon­de con un orden sagra­do. De este modo, lo des­co­no­ci­do fue inser­ta­do en su orden. Exis­tía un vie­jo mito que con­ta­ba la par­ti­da de Quetzal­cóatl hacia Orien­te y su regre­so para tomar pose­sión de su rei­no. Por ello, Moc­te­zu­ma pen­só que Cor­tés era Quetzal­cóatl o un envia­do suyo.

Aho­ra lxs zapa­tis­tas nos dicen que vie­nen por mar pero que, a dife­ren­cia de lo que ocu­rrió cin­co siglos antes, vie­nen a “encon­trar lo que nos hace igua­les” y a decir­nos: “Que no nos con­quis­ta­ron. Que segui­mos en resis­ten­cia y rebeldía”.

2021: un katún de resis­ten­cias neozapatistas

Para lxs mayas, el tiem­po se medía de for­ma dife­ren­te. Cuan­do se pro­du­jo el levan­ta­mien­to arma­do zapa­tis­ta en 1994, el his­to­ria­dor Anto­nio Gar­cía de León publi­có La vuel­ta del katún. En dicho tex­to nos expli­ca­ba que en la anti­gua cro­no­so­fía maya la his­to­ria se desa­rro­lla­ba en la suce­sión de ciclos de 20 años, deno­mi­na­dos por los mayas katún. Vein­te años antes de la rebe­lión zapa­tis­ta se cele­bró el pri­mer Con­gre­so Indí­ge­na, impul­sa­do por la Dió­ce­sis de San Cris­tó­bal de Las Casas (1974). Fue la pri­me­ra vez en la his­to­ria que los prin­ci­pa­les pue­blos ori­gi­na­rios de Chia­pas (tsel­ta­les, tsotsi­les, ch’oles y tojo­la­ba­les) se reu­nían para refle­xio­nar sobre su reali­dad a tra­vés de cua­tro ejes: tie­rra, edu­ca­ción, salud y comer­cio. De este pri­mer encuen­tro sur­gió un acuer­do fun­da­men­tal: Quip­tic ta Lecub­te­sel (Nues­tra fuer­za para mejo­rar). Como muchas saben, este encuen­tro per­mi­tió el naci­mien­to de un movi­mien­to indí­ge­na inde­pen­dien­te en Chia­pas y la semi­lla del EZLN.

En este año que comien­za se cum­pli­rán 20 años (un katún) de varios acon­te­ci­mien­tos que tie­nen un fuer­te sim­bo­lis­mo para la lucha zapa­tis­ta y tam­bién para las luchas alter­mun­dia­lis­tas que ger­mi­na­ron con su fue­go y su pala­bra. Hace un katún lle­gué por pri­me­ra vez a Méxi­co, coin­ci­dien­do con la con­vo­ca­to­ria por par­te del EZLN de la “Mar­cha del Color de la Tie­rra” (2001). Con ella se per­se­guía una refor­ma cons­ti­tu­cio­nal que refle­ja­ra algu­nos de los pac­tos bási­cos alcan­za­dos en los Acuer­dos de San Andrés, fir­ma­dos el 16 de febre­ro de 1996 entre el EZLN y el gobierno mexi­cano. Pero más allá de este obje­ti­vo, la Mar­cha per­mi­tió el reco­rri­do de la coman­dan­cia del EZLN por dife­ren­tes Esta­dos en los que pudie­ron dia­lo­gar con la socie­dad civil y con quie­nes, sien­do como ellxs, sufrían el des­pre­cio por ser del color de la tie­rra. En la Mar­cha fue visi­ble la pre­sen­cia de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal con los Tute Bian­che (Monos Blan­cos), orga­ni­za­ción ita­lia­na ins­pi­ra­da en la rebel­día zapa­tis­ta y encar­ga­da de la pro­tec­ción de la Caravana.

A su paso por Nurío (Michoa­cán) sesio­nó el III Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na, don­de la Coman­dan­cia del EZLN reci­bió la legi­ti­mi­dad del res­to de pue­blos indí­ge­nas para hablar en nom­bre de todxs ellxs. La últi­ma para­da del reco­rri­do fue ante el Con­gre­so de la Nación, don­de la Coman­dan­ta Esther fue la encar­ga­da de hablar ante lxs legis­la­do­res. Inter­vino como mujer, indí­ge­na y zapa­tis­ta, y nos rega­ló un dis­cur­so con­si­de­ra­do refe­ren­te de los femi­nis­mos diver­sos. Expli­có cómo la lucha de las muje­res indí­ge­nas no era incom­pa­ti­ble con la defen­sa de su mane­ra pro­pia de gober­nar­se y de enten­der la vida y, por supues­to, con cam­biar aque­llas cos­tum­bres que no res­pe­ta­ran sus dere­chos. De este modo, su voz cues­tio­na­ba esa mira­da colo­nial sobre las cul­tu­ras indí­ge­nas que las con­si­de­ra está­ti­cas o arcai­cas y sitúa a las muje­res indí­ge­nas como víc­ti­mas de su cul­tu­ra e impo­si­bi­li­ta­das de libe­rar­se sin renun­ciar a la mis­ma. Debe­mos recor­dar que uno de los argu­men­tos más uti­li­za­dos para negar el reco­no­ci­mien­to jurí­di­co de la auto­no­mía indí­ge­na se basa­ba en con­si­de­rar que la auto­no­mía indí­ge­na lega­li­za­ba la vio­len­cia con­tra las muje­res. La Coman­dan­ta Esther mos­tró que la lucha de las muje­res era par­te cen­tral del movi­mien­to zapa­tis­ta, tal y como se hizo más que evi­den­te en los pasa­dos Encuen­tros Inter­na­cio­na­les “Muje­res que Luchan”, cele­bra­dos en mar­zo de 2018 y en diciem­bre de 2019.

Arri­ba, el racis­mo estruc­tu­ral de nue­vo des­pre­ció la pala­bra y el cami­nar indí­ge­na. La “con­tra­rre­for­ma indí­ge­na” de 2001 fue inter­pre­ta­da por el CNI y el EZLN como una “bur­la”. La res­pues­ta fue lla­mar a la cons­truc­ción de las “auto­no­mías sin per­mi­so” que, en la expe­rien­cia zapa­tis­ta, se mate­ria­li­zó en el naci­mien­to de los Cara­co­les y las Jun­tas de Buen Gobierno en agos­to de 2003.

Des­de este lado del océano, 2021 tam­bién nos con­vo­ca a recor­dar el katún del ase­si­na­to de Car­lo Giu­lia­ni. El Otro mun­do es posi­ble zapa­tis­ta, lan­za­do en el I Encuen­tro con­tra el Neo­li­be­ra­lis­mo y por la Huma­ni­dad en Chia­pas (1996), des­ató diver­sas pro­tes­tas: Seattle, Bang­kok, Washing­ton (1999), Pra­ga (2000). En 2001, duran­te la con­tra­cum­bre del G8 en Géno­va (Ita­lia), fue ase­si­na­do por un agen­te de los cara­bi­nie­ri el joven acti­vis­ta Car­lo Giu­lia­ni. Pese a que su muer­te que­dó impu­ne, no han con­se­gui­do borrar­la de un nosotrxs inter­oceá­ni­co pari­do en las redes neo­za­pa­tis­tas (Xochitl Ley­va) que se han teji­do a lo lar­go de estas déca­das. Giu­lia­ni fue nom­bra­do, jun­to con lxs muertxs de otras geo­gra­fías, en el comu­ni­ca­do en que se anun­ció la muer­te del Sub­Mar­cos y el naci­mien­to del Sub­co­man­dan­te Galeano ―adop­tan­do así el nom­bre del maes­tro zapa­tis­ta ase­si­na­do en 2014 por un gru­po para­mi­li­tar en La Reali­dad. Mucho antes, en 2003, en el mar­co de las pro­tes­tas euro­peas con­tra la gue­rra de Irak, la madre de Gui­lia­ni leyó en Roma un comu­ni­ca­do del EZLN en el que Mar­cos ana­li­za­ba el “no a la gue­rra” como un “no” por la huma­ni­dad y con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo. Sus pala­bras pare­cían pre­mo­ni­to­rias de una gue­rra con­tra la huma­ni­dad que se iría exten­di­do a todos los rin­co­nes del planeta.

Dice Ángel Luis Lara que los pue­blos zapa­tis­tas han “vivi­do en la piel del spoi­ler”, “nos anti­ci­pa­ban lo que iba a suce­der en los epi­so­dios que toda­vía no había­mos vis­to. Los zapa­tis­tas han teni­do siem­pre ese pro­ble­ma de des­ubi­ca­ción his­tó­ri­ca: han esta­do con­tán­do­nos el futu­ro des­de hace casi dos déca­das. Aho­ra ese futu­ro ya no exis­te, por­que se ha hecho presente”.

Here­dar la vida, ale­jar la muerte

Hay voces que cues­tio­nan por qué venir aho­ra, en ple­na pan­de­mia, en bar­co, en un momen­to que, pare­cie­ra, nos obli­ga a auto­con­fi­nar­nos y a asu­mir, de nue­vo, que “The­re is No Alter­na­ti­ve”. La res­pues­ta del Vie­jo Anto­nio es un men­sa­je para todxs nosotrxs: “Los hom­bres y muje­res de maíz, cuan­do miran este mun­do y sus dolo­res, miran tam­bién el mun­do que habrá que levan­tar y se hacen un su camino”. Como ya apun­tó Imma­nuel Wallers­tein, nos encon­tra­mos en una “eta­pa de bifur­ca­ción o caos sis­té­mi­co”, don­de será deter­mi­nan­te lo que cons­tru­ya­mos des­de hoy mis­mo para que lo que ven­ga sea un sis­te­ma-mun­do más demo­crá­ti­co e igua­li­ta­rio o, al con­tra­rio, más des­igual y destructor.

Sin duda, la lle­ga­da por mar de las zapa­tis­tas (el 75% de la dele­ga­ción esta­rá com­pues­ta por muje­res), jun­to con repre­sen­ta­ción del CNI y del Fren­te de Pue­blos en Defen­sa del Agua y de la Tie­rra de More­los, Pue­bla y Tlax­ca­la (FPDT), es un via­je a la inver­sa y con un enor­me sig­ni­fi­ca­do para la lucha anti­co­lo­nial y la resis­ten­cia comu­ni­ta­ria fren­te al des­po­jo del territorio.

El 13 de Agos­to de 2021 se cum­pli­rán 500 años de la caí­da de Tenoch­titlán y la reali­dad de los pue­blos ori­gi­na­rios en Méxi­co y en Abya Yala sigue mar­ca­da por la re-exis­ten­cia fren­te a la hidra capi­ta­lis­ta. Aho­ra los ros­tros son otros pero la muer­te es la mis­ma. La lle­ga­da a la pre­si­den­cia de Méxi­co de López Obra­dor, lejos de gene­rar una polí­ti­ca dife­ren­te fren­te a los pue­blos ori­gi­na­rios, ha ace­le­ra­do la imple­men­ta­ción de mega­pro­yec­tos de muer­te como el Corre­dor Transíst­mi­co o el Tren Maya, sobre los que exis­ten gran­des intere­ses trans­na­cio­na­les. Samir Flo­res, miem­bro del FPDT, fue ase­si­na­do en febre­ro de 2019 por opo­ner­se a la cons­truc­ción de una ter­mo­eléc­tri­ca en su terri­to­rio. Se ha con­ver­ti­do en sím­bo­lo de la defen­sa de la vida comu­ni­ta­ria, de quie­nes luchan no solo por el pre­sen­te sino por las gene­ra­cio­nes futuras.

El sub­co­man­dan­te Mar­cos afir­ma que para lxs zapa­tis­tas la muer­te es como una puer­ta que hay que cru­zar y, por tan­to, la vida sería el via­je has­ta esa puer­ta. La osa­día zapa­tis­ta des­de 1994 ha tra­ta­do de “ale­jar esa puer­ta lo más posi­ble”. La pro­pues­ta del encuen­tro con otros pro­yec­tos que luchan por la Vida en otros con­ti­nen­tes repre­sen­ta­ría una mane­ra de seguir alar­gan­do el via­je has­ta la muer­te a la que les con­de­na el sistema.

La super­vi­ven­cia de la huma­ni­dad depen­de de la des­truc­ción del capitalismo

El pasa­do 1 de enero, mul­ti­tud de orga­ni­za­cio­nes, colec­ti­vos y per­so­nas fir­ma­mos de mane­ra con­jun­ta “Una decla­ra­ción por la Vida”. Con esta decla­ra­ción se lle­ga­ba a la pri­me­ra par­te de la serie de comu­ni­ca­dos, y la pro­pues­ta del EZLN pasa­ba a ser asu­mi­da por un nosotrxs con muchas dife­ren­cias pero unidx por un acuer­do fun­da­men­tal: los dolo­res del mun­do son fru­to de un sis­te­ma que no se pue­de refor­mar, solo des­truir. Para ello, de julio a octu­bre de 2021 nume­ro­sos encuen­tros se rea­li­za­rán en terri­to­rio euro­peo jun­to con la dele­ga­ción zapa­tis­ta, para for­ta­le­cer las luchas por la Vida.

Des­de la impor­tan­cia del tiem­po de los katu­nes en la filo­so­fía maya, el via­je “inver­so” de la dele­ga­ción zapa­tis­ta, duran­te el 2021, nos rega­la un tiem­po pro­pi­cio para los movi­mien­tos anti­sis­té­mi­cos. De nues­tra capa­ci­dad de soñar, escu­char, apren­der, doler­nos, y de nues­tra memo­ria de resis­ten­cia, depen­de­rá lo que ven­drá. La niña indí­ge­na Defen­sa Zapa­tis­ta, uno de los per­so­na­jes crea­dos por la plu­ma del Sub­co­man­dan­te Galeano, repre­sen­ta a una mujer que cre­ce sin mie­do y es la encar­ga­da de desa­fiar­nos: “Pue­des que­dar o seguir. Sólo haz­te res­pon­sa­ble de tu deci­sión. La liber­tad no es sólo poder deci­dir qué hacer y hacer­lo. Es tam­bién hacer­se res­pon­sa­ble de lo que se hace y de la deci­sión tomada”.

Lola Cubells es inte­gran­te de la Assem­blea de Soli­da­ri­tat amb Mèxic del País Valen­cià (ASMEX)

Ver­sión PDF: Des­car­gar artícu­lo en PDF |

Enla­ce per­ma­nen­te: info​.nodo50​.org/​6​321

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *