La pena de muer­te y las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les en Colom­bia – Par­te II

«El mun­do jamás se ha corregido

o inti­mi­da­do por el cas­ti­go». CARLOS MARX

Pen­sa­mos que afor­tu­na­da­men­te para los per­do­na­vi­das del esta­ble­ci­mien­to, cae de per­las que los cri­te­rios que lue­go de la Segun­da Gue­rra Mun­dial impe­ra­ron para los tri­bu­na­les de Núrem­berg y Tokio, en los que cabía apli­car la pena de muer­te, ya no pre­va­lez­can para el fun­cio­na­mien­to de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal que se esta­ble­ció en el Esta­tu­to de Roma (en vigor des­de 2002). En este esce­na­rio que es don­de en algún momen­to debe­rán caer per­so­na­jes como Álva­ro Uri­be Vélez y su recua para­mi­li­tar, se exclu­yó la pena de muer­te como posi­ble san­ción; aun­que les iría mejor si defi­ni­ti­va­men­te acu­den a la JEP sin meter­le más dis­tor­sio­nes de las que ya le han impri­mi­do para con­ver­tir­la en dere­cho penal del enemigo.

Ya lo hemos dicho, como en el ver­bo de Arti­gas, las FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia no ofen­de ni temen al asu­mir la voz de los exclui­dos. Y reite­ra­mos pese a que cada día, des­de antes de reto­mar las armas, inten­ta­ran ase­si­nar­nos o extra­di­tar­nos: Hay que salir de Duque; sí! Nece­si­ta­mos en el Pala­cio de Nari­ño un gobierno jus­to y amo­ro­so con su pue­blo, más humano, que recons­tru­ya el teji­do des­tro­za­do del dere­cho a la paz.

Habla­mos de los pro­ble­mas del país por­que somos rebel­día alza­da en armas con­tra el gobierno de la tira­nía duque-uri­bis­ta. Así nos hayan decre­ta­do, insen­sa­ta­men­te tam­bién la muer­te polí­ti­ca. Segui­re­mos vivos en la resis­ten­cia, pro­po­nien­do un gobierno alter­na­ti­vo de coa­li­ción democrática.

No admi­ta­mos más a estos far­san­tes; a estos que en los acer­ca­mien­tos de paz orde­na­ron fusi­lar al coman­dan­te insur­gen­te Alfon­so Cano en esta­do de inde­fen­sión, en momen­tos en que se encon­tra­ba cap­tu­ra­do vivo. No olvi­da­mos las pala­bras de Juan Manuel San­tos: «Me dije­ron que habían loca­li­za­do a Cano, un obje­ti­vo que venía­mos per­si­guien­do hace años, y fue ahí don­de tuve que tomar solo, abso­lu­ta­men­te solo, la cru­cial deci­sión» …; «Tomé la deci­sión de eli­mi­nar­lo y así se hizo»; «Yo orde­né su muer­te por­que está­ba­mos en gue­rra y segui­mos en gue­rra». Fren­te a tan fría con­fe­sión, ¿quién pue­de dudar de que se tra­tó de un cri­men? Aun­que estu­vié­ra­mos en gue­rra, sobre todo, para el caso del Esta­do, en gue­rra con­tra los iner­mes. O, ¿que son las vic­ti­mas de los «fal­sos posi­ti­vos»? Bueno…, segu­ro para ellos son par­te de la tra­di­ción, la secuen­cia, diga­mos, de la matan­za con­tra Gai­tán y los gai­ta­nis­tas; o de las matan­zas per­pe­tra­das por los pája­ros y chu­la­vi­tas; o del geno­ci­dio de la Unión Patrió­ti­ca deci­mos recor­dan­do, a par­tir de las denun­cias del perio­dis­ta Alber­to Dona­dío, a Vir­gi­lio Bar­co, a Rafi Eitan del Mos­sad israe­lí y al gene­ral Rafael Zamu­dio Moli­na. O ¿es que aca­so no se están repi­tien­do hoy con el pre­si­den­te Iván Duque, las masa­cres de líde­res socia­les y de excom­ba­tien­tes fir­man­tes de la paz y mili­tan­tes de la recon­ci­lia­ción, tal como entonces?.

El Uri­bis­mo, al que se subor­di­na el Ñeñe Duque, es expre­sión del terro­ris­mo de Esta­do que no deja de azo­tar des­pia­da­da y cruel­men­te a Colom­bia. Pero, al pare­cer, son gajes del ofi­cio, como duran­te la pues­ta en mar­cha de la Ley Heroi­ca de 1928 (Ley 69 sobre Defen­sa Social del 30 de octu­bre), res­trin­gien­do el dere­cho de opi­nión, impo­nien­do la cen­su­ra a las publi­ca­cio­nes (como eso de cerrar cuen­tas de twit­ter y pági­nas web de la insur­gen­cia), y el con­fi­na­mien­to en colo­nias pena­les a quie­nes pro­mue­van las publi­ca­cio­nes prohi­bi­das. ¿No fue aca­so bajo este ade­fe­sio que se eje­cu­tó en diciem­bre de tal año la masa­cre de las bana­ne­ras para com­pla­cen­cia de la Uni­ted Fruit Com­pany, y del repre­sen­tan­te yan­qui en Colom­bia, Jef­fer­son Caf­fery?; ¿ No fue aca­so el Gobierno del momen­to el que median­te Decre­to decla­ró a los tra­ba­ja­do­res huel­guis­tas «cua­dri­lla de mal­he­cho­res» y orde­nó, que «los miem­bros de la fuer­za públi­ca que­dan facul­ta­dos para cas­ti­gar con las armas a aque­llos que se sor­pren­dan in fra­gan­ti deli­to de incen­dio, saqueo y ata­que a mano arma­da». Es decir, ¿plan­tan­do la excu­sa para en la prác­ti­ca esta­ble­cer la pena de muer­te? Pero cla­ro, debe­mos enten­der, pues el minis­tro de Gue­rra del régi­men con­ser­va­dor Igna­cio Ren­gi­fo ya había habla­do de que Colom­bia enfren­ta­ba el más gran­de y peli­gro­so enemi­go que se haya teni­do: «el peli­gro bol­che­vi­que»; o más tar­de las «Repú­bli­cas inde­pen­dien­tes» del hijo de Lau­reano Gómez, con Mar­que­ta­lia enca­be­zan­do; o, sí, el peli­gro del Cas­tro-cha­vis­mo y el fan­tas­ma de la «Nar­co­ta­lia» de hoy.

Nada nue­vo des­de el Aba­día Mén­dez de la repú­bli­ca bana­na, o des­de el Ola­ya Herre­ra de la humi­llan­te legis­la­ción petro­le­ra y las con­ce­sio­nes que lle­na­ron los bol­si­llos de Andrew Mellon; o des­de el Eduar­do San­tos arro­di­lla­do fren­te al emba­ja­dor Sprui­lle Bra­den auto­ri­zan­do que tro­pas de EUA pue­dan ope­rar en el terri­to­rio colom­biano y en aguas terri­to­ria­les «sin pre­vio per­mi­so espe­cial», o entre­gan­do los cie­los al domi­nio finan­cie­ro de Ame­ri­can Air­ways; o des­de Lau­reano Gómez con su Pac­to de Asis­ten­cia Mili­tar (1952), car­ga­do de ira anti­co­mu­nis­ta inclu­so con­tra el libe­ra­lis­mo de la épo­ca al que el minis­tro de Gue­rra, José María Ber­nal acu­sa­ba tam­bién de que «cons­cien­te o incons­cien­te­men­te sir­ve a los pla­nes del domi­nio inter­na­cio­nal soviético».

Es que segui­mos bajo las mis­mas pre­mi­sas, un tan­to reno­va­das, del para­mi­li­ta­ris­mo de Esta­do inau­gu­ra­do de la mano del Gene­ral William Yar­bo­rough en 1962, e ins­pi­ra­do en la teo­ri­za­ción con­tra­in­sur­gen­te del mili­tar fran­cés Roger Tin­guier: gue­rra no con­ven­cio­nal, terro­ris­mo de Esta­do duro y puro que inclu­ye la tor­tu­ra físi­ca y sico­ló­gi­ca como méto­do de inte­rro­ga­to­rio. Con­cep­cio­nes y prác­ti­cas asu­mi­das a ple­ni­tud por un Esta­do al que le es indi­fe­ren­te arra­sar con el res­pe­to a los Dere­chos Huma­nos, el DIH, las nor­mas de gue­rra y las con­ven­cio­nes sobre tra­to a pri­sio­ne­ros y a la población.

Con­tra­in­sur­gen­cia y para­mi­li­ta­ris­mo de Esta­do con pleno invo­lu­cra­mien­to de los EUA, así no invi­ten a su laca­yo Duque a la pose­sión de Joe Biden.

No hay que pen­sar mucho para eva­luar y con­cluir inclu­so con las mis­mas pala­bras de Jor­ge Elie­cer Gai­tán que «el gobierno tie­ne para los colom­bia­nos la metra­lla homi­ci­da y una tem­blo­ro­sa rodi­lla en tie­rra ante el oro ame­ri­cano (…) El sue­lo colom­biano fue teñi­do de san­gre para com­pla­cer las arcas ambi­cio­sas del oro ame­ri­cano» (Gai­tán, 1929). Así lo sigue sien­do, pero noso­tros no nos que­da­re­mos con los bra­zos cruzados.

Por las FARC-EP

Segun­da Marquetalia

UNIDAD JORGE ARTELEnero 27 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *