Femi­nis­mos. ¿Pue­de con­ver­tir­se una prác­ti­ca cul­tu­ral en un delito?

Por Agus­ti­na Pasa­ra­gua, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de enero de 2021.

Una cau­sa abier­ta por la rea­li­za­ción de un matri­mo­nio for­za­do de una menor de edad que inte­gra la comu­ni­dad gita­na de La Pam­pa abrió el deba­te entre los dere­chos y las tra­di­cio­nes. La edu­ca­ción, el femi­nis­mo, la jus­ti­cia y la dis­cri­mi­na­ción se cru­zan a la hora de expli­car el casa­mien­to de una ado­les­cen­te con­tra su voluntad.

El 21 de octu­bre pasa­do la Cáma­ra Fede­ral de La Pam­pa recu­rrió al Minis­te­rio Públi­co por el matri­mo­nio for­za­do de una joven de quin­ce años inte­gran­te de la comu­ni­dad gita­na. La cau­sa se ini­ció el 12 de mayo cuan­do una asis­ten­te social de San­ta Rosa reali­zó una denun­cia ante la Uni­dad Fun­cio­nal de Géne­ro, Niñez y Ado­les­cen­cia a par­tir de la con­fe­sión de la joven. La pro­fe­sio­nal narró que se acer­có al domi­ci­lio para con­ti­nuar con su asis­ten­cia pero su madre le infor­mó que ya no vivía allí por­que se había casa­do con un miem­bro de la comu­ni­dad. El equi­po con­ver­só con la ado­les­cen­te y remi­tió un infor­me que con­clu­yó con indi­cios de mal­tra­to fami­liar, esta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad sub­je­ti­va y socio­cul­tu­ral en la entre­vis­ta­da, fac­to­res de silen­cia­mien­to y con­di­cio­na­mien­to en su rela­to y ries­go psi­co­fí­si­co, entre otras cuestiones.

Por ello, los cama­ris­tas Sil­via Fari­ña y Rober­to Ama­bi­le insis­tie­ron en inves­ti­gar cier­tos indi­ca­do­res del tes­ti­mo­nio de la niña, aun­que por razo­nes lega­les no pudie­ron con­ver­sar con ANCCOM. En su decla­ra­ción, Ama­bi­le sos­tu­vo que “cual­quier for­ma de unión for­za­da, aun bajo ritua­les o cos­tum­bres cul­tu­ra­les, impor­ta el supues­to de la ley que impli­ca obli­gar a una per­so­na a con­traer matri­mo­nio o cual­quier tipo de unión de hecho que pre­sen­te aná­lo­gas carac­te­rís­ti­cas al matri­mo­nio y que ten­ga como fina­li­dad cual­quier for­ma de explo­ta­ción; en espe­cial, en el caso del matri­mo­nio infan­til dado que no se cuen­ta con el con­sen­ti­mien­to pleno, libre e infor­ma­do de una de las par­tes o de nin­gu­na de ellas”.

Juan Car­los Domín­guez Los­ta­ló, repre­sen­tan­te argen­tino del Ins­ti­tu­to Lati­no­ame­ri­cano de Nacio­nes Uni­das para la Pre­ven­ción del Deli­to y el Tra­ta­mien­to del Delin­cuen­te afir­mó, en diá­lo­go con Info­jus, que “hay fenó­me­nos cul­tu­ra­les que se pue­den trans­for­mar en deli­to”. La lle­ga­da de los dere­chos huma­nos como eje trans­ver­sal en toda prác­ti­ca social y cul­tu­ral, obli­ga a espe­cia­lis­tas jurí­di­cos a revi­sar las nor­mas cul­tu­ra­les. Domín­guez Los­ta­ló resal­ta la com­ple­ji­dad de rever las cos­tum­bres de las diver­sas comu­ni­da­des y agre­ga que «esto no es un pro­ble­ma de géne­ro ni de cul­tu­ra, son cosas que hay que hablar­las y en pro­fun­di­dad, por­que estás con­tra siglos de cos­tum­bres. Las trans­for­ma­cio­nes son len­tas, pero tene­mos que por lo menos aumen­tar las con­di­cio­nes de dig­ni­dad de las per­so­nas, de no dis­cri­mi­na­ción de gru­pos o sec­to­res vulnerables”.¿Puede convertirse una práctica cultural en un delito?

¿Pue­de con­ver­tir­se una prác­ti­ca cul­tu­ral en un delito?

Fren­te a esta situa­ción, ¿cuál es el lími­te entre el dere­cho a la iden­ti­dad cul­tu­ral que tie­ne una comu­ni­dad y los dere­chos huma­nos? ¿En qué momen­to se debe­rían invo­car los dere­chos huma­nos uni­ver­sa­les fren­te al res­pe­to por la diver­si­dad de tra­di­cio­nes? Para ana­li­zar la situa­ción, ANCCOM dia­lo­gó con Jor­ge Emi­lio Nedich, escri­tor, refe­ren­te de la comu­ni­dad gita­na en Argen­ti­na, quien tam­bién fue cita­do por las fis­ca­lías de La Pam­pa: “Acá hay una reali­dad: si la chi­ca no quie­re casar­se no la pue­den obli­gar y la comu­ni­dad tie­ne que enten­der que no hay dis­cu­sión, los dere­chos huma­nos están por enci­ma de las per­so­nas, y por enci­ma de las leyes argen­ti­nas están los dere­chos huma­nos”. En este sen­ti­do, en la actua­li­dad, muchos paí­ses siguen per­mi­tien­do los matri­mo­nios for­za­dos con meno­res de edad. Según el infor­me Esta­do de la pobla­ción mun­dial 2020 de la ONU: “De los 107 millo­nes de niñas que viven en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, 60 millo­nes están casa­das antes de cum­plir los 18 años”.

El arre­glo de los matri­mo­nios y la com­pra de la novia en la comu­ni­dad gita­na siguen exis­tien­do, sobre todo en las fami­lias más tra­di­cio­na­les. Con el con­sen­ti­mien­to de sus padres y cum­plien­do con el arre­glo, el novio paga la dote. Nedich deta­lla que gra­dual­men­te la comu­ni­dad va enten­dien­do la ile­ga­li­dad de los matri­mo­nios cele­bra­dos con meno­res de edad: “El gitano fue toman­do cier­tas nor­mas cul­tu­ra­les que han hecho revi­sar la edad de estos casa­mien­tos, pero es ver­dad que aún que­dan fami­lias con­ser­va­do­ras”. A su vez, el escri­tor mani­fies­ta que en la comu­ni­dad hay una fuer­te vio­len­cia patriar­cal vin­cu­la­da a la fal­ta de edu­ca­ción: “Hay 40 % de per­so­nas indo­cu­men­ta­das que no reci­ben nin­gún tipo de edu­ca­ción for­mal, el Esta­do los exclu­ye del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y es por eso que no tie­nen cono­ci­mien­to de sus dere­chos ni los del otro”. Al no estar capa­ci­ta­dos, no cuen­tan con un tra­ba­jo for­mal por lo cual tam­po­co tie­nen acce­so a un sis­te­ma de salud, apor­tes, ni acce­so a créditos.

Por su par­te, la Voria Ste­fa­novsky, gita­na e inte­gran­te del Obser­va­to­rio de Muje­res Gita­nas y pare­ja de Nedich, orga­ni­zó a fina­les de sep­tiem­bre de este año, el Con­gre­so Inter­na­cio­nal “Edu­ca­ción, Dere­chos e Igual­dad para el Pue­blo Gitano”. Allí, expli­có no solo la reali­dad de la comu­ni­dad sino tam­bién las des­ven­ta­jas de ser mujer en ella. Las muje­res, pero sobre todo las niñas, se ven mucho más per­ju­di­ca­das y dis­cri­mi­na­das en la edu­ca­ción for­mal, ya que sue­len salir antes de la escue­la por cues­tio­nes vin­cu­la­das al géne­ro. Para la refe­ren­te, las muje­res gita­nas sufren una tri­ple mar­gi­na­ción: por etnia, por géne­ro y por cul­tu­ra. Y agre­ga, “Hay una mane­ra con­ser­va­do­ra de ver, muy tra­di­cio­na­lis­ta, por­que no quie­ren que la mujer se acul­tu­re o se ena­mo­re de un joven que no per­te­ne­ce a la comu­ni­dad. Por fue­ra de la comu­ni­dad, antes de ver una mujer la gen­te ve a una gita­na. Por eso estas cues­tio­nes son una lucha a atender”.

Sin embar­go, ambos entre­vis­ta­dos mani­fies­tan que el pro­ble­ma no está solo en la fal­ta de edu­ca­ción y exclu­sión, sino tam­bién por los este­reo­ti­pos que cir­cu­lan: “Se nos ve como un pue­blo que vie­ne de lejos con tra­di­cio­nes paga­nas, entre­ga­das al vicio, des­ca­li­fi­can­do a la mujer como espo­sa, mujer, ami­ga, don­de el varón gitano es ladrón o esta­fa­dor. La gen­te tie­ne que enten­der que no todos somos así”, dice Ste­fa­novsky. Lue­go agre­ga que entre las muje­res “hay un fuer­te con­te­ni­do de anti­gi­ta­nis­mo de géne­ro como la bru­ja, hechi­ce­ra, seduc­to­ra, roba niños”. Para Nedich resul­ta fun­da­men­tal con­si­de­rar al gitano y la gita­na como suje­tos de dere­cho empe­zan­do por el reco­no­ci­mien­to de su cul­tu­ra: “La mayo­ría de las cosas de las que se los acu­sa se solu­cio­nan con edu­ca­ción, pero pare­ce que inver­tir en edu­ca­ción para el pue­blo gitano polí­ti­ca­men­te no garpa”.

La fal­ta de polí­ti­cas públi­cas y de reco­no­ci­mien­to cul­tu­ral acom­pa­ña­do de este­reo­ti­pos mues­tra la impor­tan­cia de rea­li­zar cam­bios tan­to a nivel ins­ti­tu­cio­nal como en el ima­gi­na­rio de la comu­ni­dad; no solo para reco­no­cer suje­tos de dere­chos sino tam­bién para la pro­mo­ción de los dere­chos de la niñez y ado­les­cen­cia y la equi­dad de género.

Fuen­te Dia­rio Digi­tal Femenino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *