Bre­ve his­to­ria del inter­na­cio­na­lis­mo (I de X)

[wpdm_​package id=“156325” template=“5c51ba687615d”]

Des­kar­gak /​Des­car­gas (107 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Bre­ve his­to­ria del inter­na­cio­na­lis­mo (I de X)Des­car­gar 
[PDF] [A5] Bre­ve his­to­ria del inter­na­cio­na­lis­mo (I de X)Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Bre­ve his­to­ria del inter­na­cio­na­lis­mo (I de X)Des­car­gar 
[EPUB] Bre­ve his­to­ria del inter­na­cio­na­lis­mo (I de X)Des­car­gar 
[mobi] Bre­ve his­to­ria del inter­na­cio­na­lis­mo (I de X)Des­car­gar 

Ini­cia­mos con esta pri­me­ra entre­ga la serie de diez en la que hare­mos un repa­so his­tó­ri­co de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta entre los pue­blos, entre las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras. Pero tam­bién nos ten­dre­mos que enfren­tar, por un lado, a la soli­da­ri­dad muy acti­va entre las cla­ses explo­ta­do­ras, opre­so­ras, entre los Esta­dos impe­ria­lis­tas para macha­car con­jun­ta­men­te a las cla­ses y pue­blos opri­mi­dos; y, por otro lado, al cinis­mo ras­tre­ro e hipó­cri­ta de las «demo­cra­cias» que dicen defen­der los dere­chos huma­nos abs­trac­tos, vacíos de con­te­ni­do, y cuya soli­da­ri­dad se limi­ta a comu­ni­ca­dos de con­de­na sobre algu­nos de los crí­me­nes más atro­ces del impe­ria­lis­mo, pero nada más.

Pon­ga­mos un ejem­plo entre mil: la deses­pe­ra­da lucha antim­pe­ria­lis­ta de los pue­blos de Cen­troa­mé­ri­ca y el Cari­be reci­bió la ayu­da inter­na­cio­na­lis­ta de muchos sitios, entre ellos de Eus­kal Herria; pero sus bur­gue­sías tam­bién reci­bie­ron la ayu­da gigan­tes­ca del impe­ria­lis­mo, y los sec­to­res refor­mis­tas y paci­fis­tas que decían evi­tar los «extre­mos» —el pue­blo insur­gen­te y la bur­gue­sía— se bene­fi­cia­ban de la soli­da­ri­dad cíni­ca del refor­mis­mo occi­den­tal. No hace fal­ta decir que esta soli­da­ri­dad refor­mis­ta y de boqui­lla bene­fi­cia siem­pre al poder esta­ble­ci­do en lo esen­cial y en las for­mas par­ti­cu­la­res a las fuer­zas «equi­dis­tan­tes», «prag­má­ti­cas», que se rigen por el «sen­ti­do común» en bus­ca de un «cli­ma nor­ma­li­za­do y pací­fi­co de con­vi­ven­cia que no cai­ga en las pro­vo­ca­cio­nes de los extre­mos». Ten­dría­mos que mati­zar un poco más, pero care­ce­mos de espa­cio y pen­sa­mos que es sufi­cien­te para nues­tro obje­ti­vo pre­ci­sar esos tres nive­les. Aun­que siem­pre han exis­ti­do, en el capi­ta­lis­mo actual están más acti­vos que nun­ca por razo­nes que ire­mos ana­li­zan­do, y siem­pre pre­ci­sa­re­mos sus expre­sio­nes concretas.

El orden es el siguiente:

  1. El inter­na­cio­na­lis­mo antes de 1866, fecha en la Pri­me­ra Internacional.

  2. De 1866 a 1889, fecha en la que se crea la Segun­da Internacional.

  3. De 1889 a 1919, fecha en la que se crea la Ter­ce­ra Internacional.

  4. De 1914 a 1951, y al pre­sen­te: la Segun­da Internacional.

  5. De 1919 a 1943: la Ter­ce­ra Internacional.

  6. De 1921 al pre­sen­te: dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes internacionales.

  7. De 1940 al pre­sen­te: la Cuar­ta Internacional.

  8. De 1966 al pre­sen­te: la Tricontinental.

  9. De 1994 al pre­sen­te: Zapa­tis­mo, Seattle, FSM, MCB…

  10. De 2021: Inter­na­cio­nal Antiimperialista…

Aun­que siem­pre bor­dea­mos el error de inter­pre­tar el pasa­do según los cri­te­rios que uti­li­za­mos en el pre­sen­te, error tan­to más per­ni­cio­so cuan­to más retro­ce­de­mos en la his­to­ria, no es menos cier­to que hay algu­nos cri­te­rios ver­da­de­ra e incues­tio­na­ble­men­te obje­ti­vos que sí debe­mos con­si­de­rar como per­ma­nen­tes en los tiem­pos en su sen­ti­do esen­cial: salud, ener­gía, liber­tad, socia­li­dad, pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, etc. La solu­ción siem­pre tran­si­to­ria e incier­ta de estas nece­si­da­des gene­ra dife­ren­cias, opo­si­cio­nes y con­tra­dic­cio­nes que varían según sea la dia­léc­ti­ca entre las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción exis­ten­tes en cada épo­ca lar­ga, en cada modo de pro­duc­ción y en cada for­ma­ción eco­nó­mi­co-social. Así fue­ron sur­gien­do dispu­tas, ten­sio­nes, con­flic­tos y gue­rras, pero tam­bién con­ver­sa­cio­nes, acuer­dos, pac­tos, alian­zas, etc., y sen­ti­mien­tos e idea­les de soli­da­ri­dad, coope­ra­ción, ayu­da mutua… e inter­na­cio­na­lis­mo, como vir­tu­des deci­si­vas en la antropogenia.

Insis­ti­mos en la exis­ten­cia incues­tio­na­ble de reali­da­des obje­ti­vas, pre­exis­ten­te a las gene­ra­cio­nes con­cre­tas, como las cita­das arri­ba, por­que son deci­si­vas para enten­der la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta como efec­to de las con­tra­dic­cio­nes de la mate­ria­li­dad social huma­na. Con­tra­dic­cio­nes inma­nen­tes, inter­nas a la socie­dad, no exter­nas, no impues­tas por espí­ri­tus ni dio­ses, sino por intere­ses socia­les anta­gó­ni­cos que se enfren­tan entre sí sobre todo en el cru­cial pro­ble­ma de la pro­pie­dad pri­va­da o públi­ca de la salud, de la ener­gía, del ali­men­to, de la fuer­za de tra­ba­jo, de la liber­tad, del vien­to, del sol, de la belle­za, de los bosques…

Los defen­so­res de la pro­pie­dad pri­va­da divi­den la his­to­ria con tér­mi­nos apa­ren­te­men­te neu­tros que se cen­tran en la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca: paleo­lí­ti­co, meso­lí­ti­co, neo­lí­ti­co, agri­cul­tu­ra, indus­tria, post­in­dus­trial, etc. O tam­bién, edad de pie­dra, de cobre, de bron­ce, de hie­rro y aho­ra de «eco­no­mía inte­li­gen­te», has­ta aca­bar en la abs­trac­ción abso­lu­ta de fase pre­mo­der­na, moder­na y pos­mo­der­na, en la que nos encon­tra­ría­mos. Se anu­la así toda injus­ti­cia social y por tan­to la nece­si­dad del inter­na­cio­na­lis­mo con­se­cuen­te. Los defen­so­res de la pro­pie­dad púbi­ca, comu­nal, comu­nis­ta…, emplea­mos con­cep­tos basa­dos en las rela­cio­nes socia­les de tra­ba­jo y de reparto/​expropiación de los bie­nes pro­du­ci­dos: modos de pro­duc­ción comu­nis­ta pri­mi­ti­vos, modos basa­dos en for­mas de pro­pie­dad comu­nal, en for­mas de tri­bu­to o tri­bu­ta­rios, en for­mas de escla­vis­mo, en for­mas de coexis­ten­cia de pro­pie­dad pri­va­da con pro­pie­dad comu­nal, en for­mas de feu­da­lis­mo, en la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, en la tran­si­ción socia­lis­ta al modo comu­nis­ta… con sus fases inter­me­dias con la supre­ma­cía de unos sobre otros, etc.

Las opre­sio­nes o rebe­lio­nes, inso­li­da­ri­dad o soli­da­ri­dad, egoís­mo o inter­na­cio­na­lis­mo, etc., se dife­ren­cian en sus for­mas según sean los modos de pro­duc­ción, las for­ma­cio­nes eco­nó­mi­co-socia­les, las inter­ac­cio­nes entre estas, etc. Pero por deba­jo de esas dife­ren­cias hay una cons­tan­te que sur­ge de la lucha entre la injus­ti­cia de la pro­pie­dad pri­va­da y la jus­ti­cia de la pro­pie­dad comu­nal, de la capi­ta­lis­ta y de la comu­nis­ta en la actua­li­dad. Según retro­ce­de­mos en la his­to­ria se hace más difí­cil encon­trar datos fia­bles sobre soli­da­ri­dad y ayu­da mutua entre las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos por­que la his­to­ria la escri­be la cla­se domi­nan­te, intere­sa­da en borrar todo ves­ti­gio de empa­tía y ayu­da soli­da­ria. Aun así, podría­mos aven­tu­rar la tesis de que estas prác­ti­cas cen­su­ra­das serían mues­tras de «inter­na­cio­na­lis­mo» pre­ca­pi­ta­lis­ta sobre todo en socie­da­des en las que la diver­si­dad clá­ni­ca y etno-cul­tu­ral iba uni­da a la explo­ta­ción social de modo que, en sus con­tex­tos, ven­dría a ser como la explo­ta­ción de «cla­se-raza» como algu­nos las defi­nen hoy.

Por ejem­plo y asu­mien­do la rela­ti­va impre­ci­sión de fechas y acon­te­ci­mien­tos, es posi­ble que el males­tar social en la ciu­dad de Kish entre ‑2900 y ‑2700 fue­ra una rebe­lión; o que en Egip­to des­de ‑2664 con el agra­va­mien­to de ‑2345, ‑2173 y – 2160 ter­mi­na­se en lo que se ha defi­ni­do como la pri­me­ra «revo­lu­ción» en la his­to­ria, no en el sen­ti­do actual. Se pue­de pen­sar que el Poe­ma de Gil­ga­mesh de ‑2650 narra las rebe­lio­nes de las y los explo­ta­dos con­tra la cas­ta domi­nan­te que se atri­buía tam­bién el dere­cho de vio­la­ción de las muje­res. O lo que aho­ra se defi­ni­ría como «gol­pe de Esta­do pro­gre­sis­ta» en Lagash de ‑2353, o que la suble­va­ción de Sar­gón de ‑2350 a ‑2300 mos­tra­ba la pro­fun­da inse­gu­ri­dad de Sumer, la fre­cuen­cia de las rebe­lio­nes y de las luchas de los pue­blos opri­mi­dos has­ta que se des­plo­mó el impe­rio aca­dio. No debe­mos des­car­tar la exis­ten­cia de alian­zas y pac­tos, de ayu­das de reci­pro­ci­dad, etc., para aca­bar con la opre­sión, sabien­do como sabe­mos de la pun­ti­llo­sa diplo­ma­cia de los pode­res de la época.

Con­for­me se impo­nía la pro­pie­dad pri­va­da de tie­rras y gana­dos y con ella for­mas de explo­ta­ción más bru­ta­les, aumen­ta­ban los con­flic­tos con cre­cien­tes nive­les de vio­len­cia. En la amplia zona indoi­ra­nia este lar­go con­flic­to aca­bó en Irán cuan­do las masas cam­pe­si­nas se unie­ron pese a sus dife­ren­cias etno-cul­tu­ra­les con la cas­ta de los sacer­do­tes para derro­car a la cas­ta de los gue­rre­ros, ver­da­de­ros amos. Los sacer­do­tes ira­níes seguían el zoroas­tris­mo des­de la pri­me­ra mitad del ‑1000. En la India del ‑600 ter­mi­nó de con­cre­tar­se el movi­mien­to lokaia­ta, filo­so­fía mate­ria­lis­ta opues­ta a la cas­ta o cla­se domi­nan­te, que resis­tió a todas las repre­sio­nes has­ta el siglo XVII. En la Chi­na del siglo ‑V hubo resis­ten­cias de masas con­tra la cons­truc­ción de la Gran Mura­lla y otras opre­sio­nes, y como efec­to de esa lucha de cla­ses el filó­so­fo Men­cio (−370÷−289) defen­dió el dere­cho del pue­blo a ajus­ti­ciar al tirano. La soli­da­ri­dad de lucha fue pal­pa­ble cuan­do se unie­ron muchos gru­pos cam­pe­si­nos para derro­car al poder tirá­ni­co en la inmen­sa Chi­na en el ‑220. La his­to­ria chi­na rebo­sa luchas polí­ti­co-filo­só­fi­cas que direc­ta o indi­rec­ta­men­te sur­gían de las cre­cien­tes con­tra­dic­cio­nes socia­les, y de la ten­den­cia del cam­pe­si­na­do y arte­sa­na­do a unir­se pese a sus dife­ren­cias y a las dis­tan­cias que les separaban.

Las gran­des divi­sio­nes entre las ciu­da­des-Esta­do grie­gas no impi­die­ron una res­pues­ta soli­da­ria fren­te a la agre­sión per­sa sobre todo des­de ‑497, comen­zan­do una serie de gue­rras defen­si­vas que serían deci­si­vas para la pos­te­rior for­ma­ción de lo que aho­ra enten­de­mos por Euro­pa. La agu­di­za­ción de las suble­va­cio­nes popu­la­res en Gre­cia sobre todo a par­tir de ‑371 hace que en ‑338 la Liga de Corin­to diri­gi­da por Fili­po de Mace­do­nia asu­mie­ra la prio­ri­dad de aca­bar con las revuel­tas de los pobres, sien­do pro­ba­ble­men­te el pri­mer plan de con­tra­in­sur­gen­cia inter­es­ta­tal. Sin embar­go, con­ti­nua­ron las rebe­lio­nes como las de ‑134 y otras, así como la resis­ten­cia deses­pe­ra­da de las cla­ses explo­ta­das de la región de Pér­ga­mo entre ‑132 y ‑130 con­tra la ane­xión a Roma. Des­de ‑112 se fue orga­ni­zan­do alre­de­dor del Pon­to una movi­li­za­ción inter­na­cio­nal con amplios apo­yos popu­la­res que man­ten­dría gue­rras inter­mi­ten­tes con­tra Roma has­ta ‑65. En esta muy sucin­ta lis­ta no hace­mos refe­ren­cia a las rebe­lio­nes escla­vas con­tra Roma ni a las gue­rras defen­si­vas de muchos pue­blos. Tam­po­co habla­mos del cola­bo­ra­cio­nis­mo con el inva­sor romano de casi todas las cla­ses domi­nan­tes para no per­der sus propiedades.

Nues­tra­mé­ri­ca tam­bién fue esce­na­rio de la lucha de cla­ses en socie­da­des tri­bu­ta­rias: en el ‑400 el impe­rio olme­ca vio cómo se des­truían las cabe­zas pétreas, los alta­res y mono­li­tos que sim­bo­li­za­ban el poder. No se sabe quié­nes, por qué y para qué lo hicie­ron, pero aque­llas pro­tes­tan se ins­cri­ben en la lar­ga lis­ta de las «pro­fa­na­cio­nes sacrí­le­gas» tal como las des­ca­li­fi­ca la his­to­ria opre­so­ra. El poder cre­cien­te de los impe­rios maya, azte­ca e inca, gene­ró múl­ti­ples resis­ten­cias que des­bor­dan este tex­to, así como las luchas con­tra la inva­sión euro­pea. Ejem­plos bri­llan­tes de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta los tene­mos en las alian­zas entre nati­vos, escla­vos y cam­pe­si­nos pobres des­de comien­zos del siglo XVI has­ta lle­gar al siglo XVIII cuan­do se empie­zan a unir sec­to­res crio­llos y mes­ti­zos crean­do la dia­léc­ti­ca entre Patria Gran­de e inter­na­cio­na­lis­mo. Sobre la actual Nor­te­amé­ri­ca, Áfri­ca y otras zonas de Asia habla­re­mos en los capí­tu­los siguientes.

La soli­da­ri­dad por enci­ma de las dis­tan­cias entre los y las explo­ta­das en la Edad Media euro­pea fue faci­li­ta­da por las here­jías cris­tia­nas que exi­gían con­quis­tar el paraí­so en la tie­rra. Par­te de la rapi­dez de la expan­sión del islam fue debi­da a las mejo­ras de las con­di­cio­nes de vida de las masas explo­ta­das y de las cla­ses domi­nan­tes que se con­ver­tían al nue­vo «inter­na­cio­na­lis­mo» musul­mán. Pero esto empe­zó a cam­biar a fina­les del siglo XIV en el nor­te ita­liano y defi­ni­ti­va­men­te en el siglo XV, cuan­do la eco­no­mía pro­to capi­ta­lis­ta agu­di­za­ba las con­tra­dic­cio­nes nacio­na­les y socia­les, tam­bién las patriar­ca­les: las heroi­cas gue­rras husi­tas de 1419 – 1436 fue­ron a la vez de libe­ra­ción nacio­nal, de cla­se y reli­gio­sa, con un con­te­ni­do inter­na­cio­na­lis­ta que daría paso por mil veri­cue­tos a, entre otros con­flic­tos, las gue­rras cam­pe­si­nas de 1524 – 1525, que a su vez eran la gigan­tes­ca bre­cha por la que irrum­pie­ron la dos pri­me­ras olea­das de revo­lu­cio­nes burguesas.

En la pri­me­ra de ellas, la ini­cia­da triun­fal­men­te en 1566 en los Paí­ses Bajos, segui­da por Ingla­te­rra, Esta­dos Uni­dos y ter­mi­na­da por la Repú­bli­ca fran­ce­sa en 1789, fue deci­si­vo el inter­na­cio­na­lis­mo bur­gués e inclu­so cuan­do pro­ve­nía de monar­quías abso­lu­tis­tas como la fran­ce­sa y la espa­ño­la intere­sa­das en la inde­pen­den­cia de Esta­dos Uni­dos para debi­li­tar a Ingla­te­rra. La demo­cra­cia bur­gue­sa, en cuan­to for­ma exter­na de la dic­ta­du­ra del capi­tal, fue una crea­ción de este inter­na­cio­na­lis­mo para ven­cer y expro­piar en gran medi­da a la noble­za y a la Igle­sia; e inme­dia­ta­men­te des­pués en los cua­tro paí­ses, aplas­tar a la inci­pien­te izquier­da cam­pe­si­na, arte­sa­na y obre­ra, empe­zan­do por las muje­res tra­ba­ja­do­ras, mien­tras endu­re­cían la opre­sión nacio­nal inter­na y el colo­nia­lis­mo expo­lia­dor externo.

La segun­da ola de revo­lu­cio­nes bur­gue­sas fue­ra cla­ra­men­te con­ser­va­do­ra como se demos­tró des­de 1848: la uni­fi­ca­ción de Ita­lia en 1861, la abo­li­ción de la ser­vi­dum­bre en la Rusia de 1861, la revo­lu­ción Mei­ji en Japón entre 1866 y 1870, la uni­fi­ca­ción de Ale­ma­nia en 1871, las refor­mas de fina­les del siglo XIX en Aus­tro-Hun­gría…, ejem­pla­ri­zan el final his­tó­ri­co de la fase revo­lu­cio­na­ria de la bur­gue­sía. Ello fue debi­do al menos a cua­tro pro­ce­sos: la crea­ción de la pri­me­ra orga­ni­za­ción pro­le­ta­ria clan­des­ti­na en 1819 en Esco­cia, y a par­tir de aquí de otros gru­pos lega­les o clan­des­ti­nos que inter­na­cio­na­li­za­rán las lec­cio­nes de las luchas obre­ras; la suble­va­ción de los Andes de 1781 y la revo­lu­ción hai­tia­na de 1803, la tenaz resis­ten­cia de Arge­lia des­de 1830 y la suble­va­ción cipa­ya en la India de 1857, así como la lucha irlan­de­sa, la rei­vin­di­ca­ción pola­ca, etc.; la inven­ción del telé­gra­fo en 1834, el boom de los ferro­ca­rri­les y de los bar­cos a vapor que redu­je­ron el mun­do a una peque­ña pelo­ta; y la for­ma­ción del mar­xis­mo que para la déca­da de 1860 era ya la matriz teó­ri­ca de la revo­lu­ción comu­nis­ta. La pri­me­ra Gran Depre­sión capi­ta­lis­ta de 1871 lo sin­te­ti­za todo.

No es casua­li­dad, por tan­to, que en 1866 se crea­ra la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res, o Pri­me­ra Inter­na­cio­nal; no lo es por­que su ges­ta­ción avan­za­ba des­de 1848. El goz­ne que expli­ca el giro reac­cio­na­rio de la bur­gue­sía y el núcleo del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio apa­re­ce en la Cir­cu­lar del Comi­té Cen­tral a la Liga Comu­nis­ta, escri­ta por Marx y Engels en mar­zo de 1850.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 27 de enero de 2021

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *