La pena de muer­te y las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les en Colom­bia – Par­te I

«El mun­do jamás se ha corregido

o inti­mi­da­do por el cas­ti­go». CARLOS MARX

A dife­ren­cia de la pena de muer­te, o pena capi­tal, que con­sis­te en cau­sar el dece­so de una per­so­na por cuen­ta de una con­de­na pro­fe­ri­da por algu­na auto­ri­dad esta­ble­ci­da, y que se eje­cu­ta como cas­ti­go por la comi­sión de un deli­to tipi­fi­ca­do como tal en un orden nor­ma­ti­vo, una eje­cu­ción extra­ju­di­cial, es la muer­te cau­sa­da a una per­so­na deli­be­ra­da­men­te por par­te de esa auto­ri­dad, sin mediar pro­ce­so judi­cial, abu­san­do de su potes­tad para enton­ces, ocul­tar, negar o jus­ti­fi­car la vio­la­ción de su pro­pio orde­na­mien­to ins­ti­tu­cio­nal y de los dere­chos huma­nos. En sín­te­sis es un homi­ci­dio, un deli­to con­tra per­so­na y bien pro­te­gi­do por el DIH, y con­clu­yen­te­men­te un cri­men de Estado.

Tal cri­men se cons­ti­tu­ye cuan­do se trans­gre­den pará­me­tros como la legí­ti­ma defen­sa, se vio­lan las nor­mas de com­ba­te den­tro de un con­flic­to arma­do, o el uso racio­nal y pro­por­cio­na­do de la fuer­za, o se pro­du­ce por impru­den­cia, impe­ri­cia, negli­gen­cia o vio­la­ción de las reglas.

En el mun­do cada vez, acen­tuan­do los sen­ti­mien­tos de huma­ni­dad y res­pe­to al dere­cho a la vida, se amplía más y más la exclu­sión de la pena de muer­te de los orde­na­mien­tos judi­cia­les, y en órbi­tas del orde­na­mien­to jurí­di­co inter­na­cio­nal, como en la Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, por ejem­plo, su art. 4, esta­ble­ce que en los paí­ses que no han abo­li­do la pena de muer­te, ésta se podría impo­ner sola­men­te por los deli­tos más gra­ves, en cum­pli­mien­to de sen­ten­cia de tri­bu­nal com­pe­ten­te y de con­for­mi­dad con la ley que esta­blez­ca tal pena, la cual ha debi­do ser dic­ta­da con ante­rio­ri­dad a la comi­sión del deli­to. De nin­gu­na mane­ra se per­mi­te apli­car­la con­tra deli­tos polí­ti­cos ni cone­xos, ni con­tra deli­tos para los cua­les no hubie­se sido apli­ca­ble al momen­to de incu­rrir en ellos.

Tam­bién la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) ha dicho que la impo­si­ción de la pena capi­tal res­pe­ta­rá una espe­cí­fi­ca doc­tri­na que impli­ca el «examen del escru­ti­nio más estric­to»; es decir, están­da­res de revi­sión de los casos que cum­plan estric­ta­men­te con prin­ci­pios como el de lega­li­dad, debi­do pro­ce­so y de un jui­cio jus­to. Para la CIDH la impo­si­ción de la pena de muer­te sin dar la opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar ni con­si­de­rar cir­cuns­tan­cias ate­nuan­tes, con­tra­vie­ne la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na y la Decla­ra­ción Ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos. Tal pena, no es admi­si­ble sino para los deli­tos más gra­ves y jamás apli­ca­ble a deli­tos polí­ti­cos o deli­tos comu­nes cone­xos con estos.

Entre muchos otros con­di­cio­nan­tes que bus­can ampliar su excep­cio­na­li­dad, la pena de muer­te no debe apli­car­se a quie­nes en el momen­to de la comi­sión del deli­to, tuvie­ren menos de die­cio­cho años de edad o más de seten­ta, ni a las muje­res en esta­do de gra­vi­dez; debe caber el dere­cho a soli­ci­tar amnis­tía, indul­to o con­mu­ta­ción de la pena; debe dar­se la posi­bi­li­dad de un pro­ce­so judi­cial ade­cua­do para poder pre­sen­tar argu­men­tos y aná­li­sis serio de prue­bas; garan­tía del debi­do pro­ce­so que per­mi­ta el tiem­po sufi­cien­te para la pre­pa­ra­ción de la defen­sa y de con­jun­to se debe obser­var el cum­pli­mien­to de ple­nas garan­tías judi­cia­les, ante tri­bu­na­les autó­no­mos res­pec­to a otras ramas del poder y sobre todo del Gobierno; libe­ra­do el pro­ce­so de extra­ñas influen­cias, ame­na­zas o inter­fe­ren­cias que des­di­gan del cum­pli­mien­to apro­pia­do, inde­pen­dien­te y sin pre­jui­cios de las fun­cio­nes judiciales.

En pre­ven­ción, ade­más, de las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, el 15 de diciem­bre de 1989 la Asam­blea Gene­ral de la ONU, bajo Reso­lu­ción 44162, esta­ble­ció para los Esta­dos miem­bros las res­pon­sa­bi­li­da­des que deben asu­mir para pre­ve­nir tales eje­cu­cio­nes o ase­si­na­tos, entre lo que inclu­yó esta­ble­cer prohi­bi­cio­nes lega­les de dichas eje­cu­cio­nes, garan­ti­zar el con­trol de fun­cio­na­rios auto­ri­za­dos por la ley para usar la fuer­za y las armas de fue­go, garan­ti­zar la pro­tec­ción de per­so­nas que estén en peli­gro de sufrir dichas eje­cu­cio­nes y prohi­bir a fun­cio­na­rios supe­rio­res la auto­ri­za­ción o inci­ta­ción a su realización.

No exten­dién­do­nos más en expli­car cri­te­rios lega­les, pode­mos decir que todos son de cono­ci­mien­to y difu­sión que simu­la cum­pli­mien­to por par­te de los repre­sen­tan­tes del Esta­do colom­biano. Iván Duque y Rafael Gua­rín, pese a su medio­cri­dad los cono­cen, de tal mane­ra que su inob­ser­van­cia es un asun­to no de des­co­no­ci­mien­to sino de con­ven­ci­mien­to, de con­cep­ción fas­cis­toi­de del mane­jo del Esta­do. Sien­do, ade­más ellos, par­te de la ban­da que deci­dió hacer tri­zas el Acuer­do de Paz de La Haba­na y lan­zar al país hacia el abis­mo de la con­ti­nua­ción de la gue­rra, ame­na­zan­do con que nos ase­si­na­rán; segu­ra­men­te con­tem­plan­do que tene­mos el dere­cho a la legí­ti­ma defen­sa y a resis­tir y a accio­nar no sola­men­te para defen­der nues­tras vidas sino tam­bién la de nues­tros com­pa­trio­tas colo­ca­dos en la mira de la gue­rra sucia del régi­men, y la posi­bi­li­dad de seguir com­ba­tien­do por la con­quis­ta de la paz ver­da­de­ra. Si así no lo han pen­sa­do, nos creen estúpidos.

Pero no son solo ellos, pues las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les con la com­pla­cen­cia y coro jus­ti­fi­ca­dor de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, es asun­to de vie­ja data; es asun­to de Esta­do, que ha deri­va­do duran­te déca­das en gue­rra sucia con­tra­in­sur­gen­te con­tra el pue­blo des­de antes de apa­re­cer la insur­gen­cia arma­da, en gue­rra de baja inten­si­dad, en cri­mi­nal Doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal, que entre otras cosas ha sido cau­sa de la per­sis­ten­cia de la rebel­día popu­lar y la insur­gen­cia gue­rri­lle­ra. Por eso no es de extra­ñar que des­de la Casa de Nar­qui­ño nos lla­men Nar­co­ta­lia para des­le­gi­ti­mar­nos y seguir la secuen­cia de demo­ni­za­ción de siem­pre; lo hace el Ñeñe Duque, Mar­ta Lucía Memo Fan­tas­ma y sus cori­feos, repi­tien­do dia­tri­bas anti­co­mu­nis­tas que aho­ra ya no colo­can en su remo­lino fabu­lo­so a Mos­cú y a La Haba­na sino a Cara­cas: «Már­quez pue­de seguir posan­do en videos y redes socia­les des­de Vene­zue­la, con el aus­pi­cio de la dic­ta­du­ra de Madu­ro, patro­ci­na­do­ra del terro­ris­mo, pero que sepa que la fuer­za públi­ca lo está espe­ran­do para dar­lo de baja, igual que se hizo con el nar­co­tra­fi­can­te Pablo Esco­bar», dice Gua­rín a nom­bre del Ñeñe Duque, como el más ram­plón de los per­do­na­vi­das y asu­mien­do el papel de «el burro hablan­do de orejas».

Se supo­ne que la últi­ma eje­cu­ción legal en Colom­bia, des­pués del ajus­ti­cia­mien­to de quie­nes supues­ta­men­te aten­ta­ron con­tra el pre­si­den­te Rafael Reyes Prie­to (1907), fue en 1909 y en teo­ría, más no en la prác­ti­ca, la pena de muer­te se abo­lió defi­ni­ti­va­men­te en Colom­bia con el Acto Legis­la­ti­vo No. 3 de 1910, gra­cias a la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal de ese año que impul­só la Unión Repu­bli­ca­na, en el enten­di­do, al menos de apa­rien­cia, como casi todo lo del bipar­ti­dis­mo legu­le­yo libe­ral-con­ser­va­dor tra­di­cio­nal, para «garan­ti­zar» el mal­tre­cho «Esta­do de Dere­cho» burgués.

Pero no, sin duda con­ti­nuó una tra­di­ción de cri­mi­na­li­dad de la oli­gar­quía más recal­ci­tran­te de este país; esa que, aun­que la Cons­ti­tu­ción de 1886 prohi­bie­ra la pena capi­tal por deli­tos polí­ti­cos, duran­te la Gue­rra de los Mil Días con el argu­men­to de estar dan­do tra­to de delin­cuen­tes comu­nes a los sol­da­dos libe­ra­les, los con­de­nó por «trai­ción a la patria y asal­to en cua­dri­lla de malhechores».

Des­de siem­pre con el race­ro de la ley del embu­do, que con el uso de la «gra­cia pre­si­den­cial» per­mi­tía la con­mu­ta­ción de la pena, pero favo­re­cien­do, ¡que casua­li­dad!, a los con­de­na­dos de la alta socie­dad. No podía ser un «pri­vi­le­gio» para los de aba­jo; de pron­to una excepción.

Enton­ces, eso de en pri­mer lugar cap­tu­rar, en segun­do herir para sacar de com­ba­te y en últi­mo el recur­so matar, no va con esa tra­di­ción de tra­ga­ní­quel ase­si­nos; sin que exis­ta la nor­ma puni­ti­va, las eje­cu­cio­nes son pan de cada día en medio de la hipo­cre­sía de los ver­du­gos del Blo­que de Poder Domi­nan­te que les per­mi­te seguir ase­si­nan­do a san­gre fría, uno a uno a sus adver­sa­rios y enemi­gos de cla­se, o en masa­cres que se ocu­rren sin inquie­tar a nadie, eufe­mís­ti­cos «fal­sos posi­ti­vos» al tiem­po que, por ejem­plo, sin son­ro­jo rati­fi­can ins­tru­men­tos como el «Segun­do Pro­to­co­lo Facul­ta­ti­vo del Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos des­ti­na­do a abo­lir la pena de muer­te» pro­cla­ma­do por la Asam­blea Gene­ral de la ONU; o, más recien­te­men­te, duran­te el gobierno del «nobel» pér­fi­do de la paz Juán Manuel San­tos, la pro­mul­ga­ción de la Ley No. 1410 de 2010 por la que se aprue­ba el «Pro­to­co­lo a la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na Sobre Dere­chos Huma­nos Rela­ti­vos a la Abo­li­ción de la Pena de Muer­te». Pues pare­ce que los cana­llas a los que adver­sa­mos, esos que nos demo­ni­zan pero que en reali­dad son el dia­blo hacien­do hos­tias, olvi­da­ron su com­pro­mi­so en cuan­to a que «todos tie­nen el dere­cho inalie­na­ble de res­pe­tar su vida y que este dere­cho no pue­de sus­pen­der­se por nin­gún moti­vo» y que «la apli­ca­ción de la pena de muer­te tie­ne con­se­cuen­cias irre­pa­ra­bles que impi­de la recu­pe­ra­ción de cual­quier error judi­cial y eli­mi­na la posi­bi­li­dad de correc­ción; y…, bueno está lo de la «reedu­ca­ción del acu­sa­do», que es lo que pare­cen nece­si­tar estos ele­men­tos que nos gobiernan.

Por las FARC-EP

Segun­da Marquetalia

UNIDAD JORGE ARTELEnero 27 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.