Glo­ria al Mall­ku de los Andes FELIPE QUISPE

«El mar­xis­mo tene­mos que indianizarlo»

Feli­pe Quis­pe «El Mall­ku», Kao­sen­la­red sep­tiem­bre 5 de 2009 .

Bolí­var no lle­gó echan­do ores a Boli­via para libe­rar­la de los espa­ño­les, lle­gó combatiendo”

Feli­pe Quis­pe, Cara­cas diciem­bre 4 de 2009

Esta sema­na de enero que cul­mi­na, Feli­pe Quis­pe Huan­ca, El Mall­ku; nues­tro alti­vo cón­dor andino, ha levan­ta­do su últi­mo vue­lo, el más lar­go y encum­bra­do, hacia el sol de la eternidad.

Sabio maes­tro Ayma­ra, naci­do en Acha­ca­chi, Boli­via, el 22 de agos­to de 1942, abrió las alas via­je­ras de su espí­ri­tu de Amau­ta ances­tral, el 20 de este pri­mer mes del 2021, enru­tan­do su vue­lo eman­ci­pa­dor, entin­ta­do en el escar­la­ta de su dig­ni­dad. Sin duda, jun­to al pue­blo humil­de que le ama­ba, los Pon­chos Rojos de la resis­ten­cia indí­ge­na y rural le esta­rán dan­do el adiós ague­rri­do que mere­ce, ele­ván­do­se al vien­to como ban­de­ras libé­rri­mas que no se ple­ga­rán jamás.

Hono­res al maes­tro, al diri­gen­te inque­bran­ta­ble, al ami­go entra­ña­ble y cama­ra­da de trin­che­ra y de idea­les, que con su sen­ci­llez y su sabi­du­ría, nos alen­tó sin pau­sa en la mar­cha por la defen­sa de la tie­rra, de nues­tras más pro­fun­das raí­ces cul­tu­ra­les, de la iden­ti­dad ame­rin­dia­na con la fren­te en alto y de nues­tra capa­ci­dad para lograr la uni­dad y la for­ta­le­za que nos hará libres y capa­ces de con­quis­tar la jus­ti­cia social.

Valien­te y ague­rri­do here­de­ro de Bar­to­li­na Sisa y de Túpac Kata­ri, fue el fun­da­dor en 1978 del Movi­mien­to que lle­vó el nom­bre del gue­rre­ro ayma­ra del que deri­vó la orga­ni­za­ción polí­ti­ca Ayllus Rojos. En 1990 fun­dó el Ejér­ci­to Gue­rri­lle­ro Túpac Kata­ri (EGTK), y hom­bro a hom­bro con su com­pa­ñe­ro de bata­lla Álva­ro Gar­cía Line­ra enfren­tó a los gobier­nos boli­via­nos racis­tas y tirá­ni­cos por la vía de las armas, para dig­ni­fi­car a los más explo­ta­dos y humi­lla­dos, para res­ta­ble­cer el reco­no­ci­mien­to de las auto­ri­da­des tradicionales.

Como con­se­cuen­cia de su jus­ta rebel­día en defen­sa de los des­po­seí­dos, Quis­pe fue encar­ce­la­do bajo el car­go de sub­ver­sión duran­te cin­co años en la cár­cel de alta segu­ri­dad de Chon­cho­co­ro, de don­de final­men­te salió en liber­tad por fal­ta de prue­bas en su con­tra, este hom­bre valien­te, inte­gro y deco­ro­so cuya cau­sa mayor no era otra que la de encon­trar el res­pe­to para su pue­blo, para lo cual con deter­mi­na­ción con­du­jo las suble­va­cio­nes más com­ba­ti­vas que tuvie­ra Boli­via en defen­sa del agua, del gas y de los recur­sos del país, ponien­do como nun­ca en el orden del día, el pro­ble­ma del poder popu­lar más a la izquier­da que los mis­mos gobier­nos pro­gre­sis­tas del momento.

En su lar­ga tra­yec­to­ria revo­lu­cio­na­ria, el Mall­ku fue tam­bién Secre­ta­rio Eje­cu­ti­vo de la Con­fe­de­ra­ción Sin­di­cal Úni­ca de Tra­ba­ja­do­res Cam­pe­si­nos de Boli­via (CSUTCB), par­ti­ci­pó en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas del año 2002 con­si­guien­do la repre­sen­ta­ción del Movi­mien­to Indí­ge­na Pacha­ku­ti con seis esca­ños; par­ti­ci­pó al menos en dos con­tien­das elec­to­ra­les como can­di­da­to pre­si­den­cial con el pro­pó­si­to, sobre todo, de moti­var la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de las comu­ni­da­des mar­gi­na­das y, par­ti­ci­pó en la con­duc­ción del movi­mien­to social y sin­di­cal hacia la acción huel­guís­ti­ca con­tra los gobier­nos racis­tas y pro­grin­gos de su país. En esta diná­mi­ca, jun­to a múl­ti­ples orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas, cam­pe­si­nas, mine­ras, obra­ras y popu­la­res, entre las que se con­tó con la Cen­tral Obre­ra Boli­via­na (COB) y sobre todo con sec­to­res socia­les de la ciu­dad de El Alto, al lado de Evo Mora­les Ayma, con­du­jo la insu­rrec­ción con­tra el gobierno de Sán­chez de Loza­da en defen­sa del gas natu­ral que pre­ten­día saquear en bene­fi­cio de Esta­dos Uni­dos, uti­li­zan­do puer­tos chilenos.

Aman­te del depor­te, El Mall­ku fue fun­da­dor y direc­tor téc­ni­co del equi­po de fut­bol Pacha­cu­ti, y con­se­cuen­te con su visión indi­ge­nis­ta boli­va­ria­na, fue uno de los fun­da­do­res y miem­bro acti­vo de la Pre­si­den­cia Colec­ti­va del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano en diciem­bre de 2009, enfa­ti­zan­do a par­tir de aque­lla fecha su com­pro­mi­so anti­im­pe­ria­lis­ta con la cau­sa de la Patria Gran­de y el socia­lis­mo en la Amé­ri­ca Nuestra.

Mucho habrá que seguir recor­dan­do y dicien­do en memo­ria del Espí­ri­tu de las Mon­ta­ñas, del Mall­ku Kun­tu­ri, Señor de las Altu­ras, que con­tri­bu­yó con su ver­bo y su auda­cia irre­ve­ren­te a encum­brar de nue­vo, tan­to y más que la majes­tad del Illi­ma­ni y el Saja­ma, a su gen­te des­po­seí­da y segre­ga­da por las aris­to­cra­cias bolivianas.

Sin duda su pre­sen­cia espi­ri­tual segui­rá pre­sen­te en cada cum­bre, en cada alti­plano y rin­cón del espi­na­zo andino, des­de las canas neva­das de la cor­di­lle­ra has­ta las aguas titica­cas y las del mar que les per­te­ne­ce; con la majes­tad del cón­dor en el sagra­do espa­cio del Kun­tur mama­ni ver­tien­do vida y espe­ran­za para luchar.

Has­ta siem­pre Mall­ku de la Pacha­ma­ma y del sol, en el qala­wa­wa de nues­tros cora­zo­nes, per­ma­ne­ce­rá talla­do jun­to al Ama­ru de la resis­ten­cia popular.

¡Jura­mos ven­cer y venceremos!

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaEnero 23 de 2021

Sel­vas insur­gen­tes de Colombia

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *