Esta­dos Uni­dos. Pre­mio Nobel de la Paz para Biden

Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de enero de 2021.

En medio de tan­ta deso­la­ción y angus­tia cau­sa­da por la pan­de­mia de Covid-19 y la cri­sis eco­nó­mi­ca que ha pro­vo­ca­do, la huma­ni­dad ente­ra reci­bió con ali­vio, bene­plá­ci­to y satis­fac­ción la noti­cia de que el pre­si­den­te Biden había aco­gi­do la pro­pues­ta de Rusia y del pre­si­den­te Putin de exten­der por cin­co años más el Tra­ta­do de Reduc­ción de Armas Estra­té­gi­cas, tam­bién cono­ci­do como START III.

Tan pron­to como lle­gó a la Casa Blan­ca, Biden dio órde­nes de nego­ciar de inme­dia­to con sus con­tra­par­tes rusos el acuer­do que ven­ce el pró­xi­mo 5 de febre­ro y que es el úni­co de su tipo que que­dó en pie tras la ava­lan­cha anti mul­ti­la­te­ral des­ata­da por Donald Trump.

Ade­más de esa noti­cia, hubo otra que una vez dada a cono­cer, gene­ró fres­cu­ra y dis­ten­sión en el ambien­te inter­na­cio­nal: los pre­si­den­tes Putin y Biden sos­tu­vie­ron una con­ver­sa­ción tele­fó­ni­ca el mar­tes 26 en la que abor­da­ron dife­ren­tes temas de la rela­ción bilateral.

Pero has­ta ahí lle­ga­ron los plá­ce­mes. Los lec­to­res me van a per­do­nar, pero me veo obli­ga­do a expo­ner (en algu­nos casos en for­ma tex­tual) cómo las par­tes infor­ma­ron acer­ca de la con­ver­sa­ción sos­te­ni­da entre los dos man­da­ta­rios a fin de que cada quien saque sus pro­pias con­clu­sio­nes a par­tir del len­gua­je uti­li­za­do y el talan­te que deja ver la mira­da de uno y otro país sobre un mis­mo asun­to y un mis­mo evento.

El Krem­lin, en tono alen­ta­dor y en el mar­co de un sen­ti­mien­to de coope­ra­ción bene­fi­cio­so comu­ni­có que el pre­si­den­te Putin había feli­ci­ta­do a Biden por el ini­cio de su ges­tión, hacien­do un lla­ma­do a la “nor­ma­li­za­ción” de las rela­cio­nes bila­te­ra­les, lo cual redun­da­ría en pro­ve­cho de los intere­ses de ambos pue­blos. Así mis­mo, Rusia qui­so reite­rar la impor­tan­cia que le con­ce­día al hecho de que el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos estu­vie­ra asu­mien­do la res­pon­sa­bi­li­dad espe­cial que tie­ne en el ”man­te­ni­mien­to de la segu­ri­dad y esta­bi­li­dad en el mundo”.

El comu­ni­ca­do de la pre­si­den­cia de Rusia con­ti­núa mani­fes­tan­do la satis­fac­ción de los dos pre­si­den­tes por haber lle­ga­do a un acuer­do para exten­der el START III, con la con­vic­ción de que en los pró­xi­mos días se com­ple­ta­rán todos los pro­ce­di­mien­tos para poner en efec­to los meca­nis­mos de eje­cu­ción de este trans­cen­den­tal ins­tru­men­to jurí­di­co inter­na­cio­nal que man­ten­drá el arma­men­to nuclear den­tro los lími­tes acordados.

Apro­ve­chan­do la opor­tu­ni­dad, ambos pre­si­den­tes con­ver­sa­ron acer­ca de otros aspec­tos de la agen­da mul­ti­la­te­ral en temas que com­pe­ten a las dos gran­des poten­cias que como miem­bros per­ma­nen­tes del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de man­te­ner la paz en el pla­ne­ta. En ese mar­co, abor­da­ron otros asun­tos como la “reti­ra­da uni­la­te­ral de Esta­dos Uni­dos del Tra­ta­do de Cie­los Abier­tos, el ´pro­ble­ma de la pre­ser­va­ción“ del Plan de Acción Inte­gral Con­jun­to (JCPOA) sobre el pro­gra­ma nuclear ira­ní, la reso­lu­ción de la situa­ción en Ucra­nia a nivel nacio­nal y la ini­cia­ti­va rusa de cele­brar una cum­bre de miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU”.

El Krem­lin con­clu­yó afir­man­do que ambos esta­dis­tas “con­si­de­ra­ron las posi­bi­li­da­des de coope­ra­ción» en mate­ria de Covid-19 y en los aspec­tos eco­nó­mi­cos y comer­cia­les. Y fina­li­za afir­man­do que: «En gene­ral, la con­ver­sa­ción entre los líde­res de Rusia y Esta­dos Uni­dos fue de carác­ter pro­fe­sio­nal y fran­co” agre­gan­do que se había acor­da­do man­te­ner el contacto.

Aho­ra, vea­mos como infor­mó del mis­mo hecho el gobierno de Esta­dos Uni­dos en voz de la Secre­ta­ria de Pren­sa de la Casa Blan­ca Jen Psa­ki quien dio a cono­cer que la con­ver­sa­ción había sur­gi­do a par­tir de una lla­ma­da del pre­si­den­te Biden a su cole­ga ruso y que la mis­ma tenía la inten­ción hacer paten­te la volun­tad de su gobierno de exten­der el START III por cin­co años. Pero tam­bién para “reafir­mar nues­tro fir­me apo­yo a la sobe­ra­nía de Ucra­nia fren­te a la ´agre­sión ince­san­te de Rusia“ y tam­bién para plan­tear cues­tio­nes que preocupan».

La voce­ra qui­so reafir­mar que el pre­si­den­te Biden tam­bién tenía la inten­ción de » dejar en cla­ro que Esta­dos Uni­dos actua­rá con fir­me­za en defen­sa de nues­tros intere­ses nacio­na­les y en res­pues­ta a las ´accio­nes malig­nas de Rusia“».

Para­fra­sean­do el dicho popu­lar podría­mos decir: “Dime como hablas y te diré quién eres”. Esta­dos Uni­dos no pue­de des­pren­der­se de su len­gua­je impe­ria­lis­ta, agre­si­vo y ame­na­zan­te ni siquie­ra cuan­do con­ver­sa acer­ca de las nece­sa­rias medi­das de dis­ten­sión que todo el pla­ne­ta cele­bra. Con segu­ri­dad, aque­llos que pen­sa­ban que Biden por ser demó­cra­ta, sería dis­tin­to, deben haber comen­za­do a des­ilu­sio­nar­se. Con este dis­cur­so, el nue­vo pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos he empe­za­do a hacer méri­tos para ganar el Pre­mio Nobel de la Paz.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *