Denun­cian que el Cen­tro Medi­te­rrá­neo de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da impar­te cur­sos «de reli­gión católica»

En abril de 2017, nos feli­ci­ta­mos y feli­ci­ta­mos a la Rec­to­ra de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da (UGR), Pilar Aran­da, por la can­ce­la­ción ―gra­cias a su inter­ven­ción direc­ta― de los cur­sos de reli­gión cató­li­ca, ofre­ci­dos por la Escue­la Inter­na­cio­nal de Pos­gra­do, des­ti­na­dos a la pre­pa­ra­ción y habi­li­ta­ción (median­te la ‘DECA’, Decla­ra­ción Ecle­siás­ti­ca de Com­pe­ten­cia Aca­dé­mi­ca) de pro­fe­so­res de reli­gión en la escue­la, es decir, de la asig­na­tu­ra con la que se adoc­tri­na a los niños y niñas en los cen­tros escolares.

La can­ce­la­ción pare­cía defi­ni­ti­va pero, poco des­pués, nos encon­tra­mos con la ingra­ta sor­pre­sa de que los mis­mos cur­sos se seguían ofre­cien­do como títu­los ofer­ta­dos por la “Fun­da­ción Gene­ral UGR-Empre­sa”. Al inqui­rir a la Rec­to­ra nos expli­có que esa Fun­da­ción que­da­ba fue­ra de su ámbi­to de actuación.

La Fun­da­ción des­apa­re­ció, y, aho­ra, idén­ti­cos cur­sos han vuel­to a cam­biar de ubi­ca­ción, de modo que en la actua­li­dad los ofre­ce ¡el Cen­tro Medi­te­rrá­neo!, que está bajo el ampa­ro del Vice­rrec­to­ra­do de Exten­sión Uni­ver­si­ta­ria y Patri­mo­nio de la Uni­ver­si­dad de Granada.

Antes de con­ti­nuar, acla­re­mos que se tra­ta de 4 cur­sos con 60 horas de cla­ses cada uno (aho­ra onli­ne por la Covid-19); 240 horas en total, de con­te­ni­do con­fe­sio­nal cató­li­co, más ele­men­tos didác­ti­cos para lograr un adoc­tri­na­mien­to infan­til más efi­caz. (Véa­se, por ejem­plo, el cur­so “DECA I. El men­sa­je cris­tiano” aquí: https://​cemed​.ugr​.es/​c​u​r​s​o​/​2​1​o​n​11/). No sor­pren­de el con­fe­sio­na­lis­mo y afán adoc­tri­na­dor de los cur­sos si tene­mos en cuen­ta sus obje­ti­vos: que los alumnos/​as obten­gan la “Decla­ra­ción Ecle­siás­ti­ca de Com­pe­ten­cia Aca­dé­mi­ca” (DECA) exi­gi­da por la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Espa­ño­la para impar­tir reli­gión en los cen­tros escolares.

Sí sor­pren­de que aco­ja estos cur­sos el Cen­tro Medi­te­rrá­neo, que desa­rro­lla múl­ti­ples acti­vi­da­des en dis­tin­tas loca­li­da­des de la pro­vin­cia de Gra­na­da y en las Ciu­da­des Autó­no­mas de Ceu­ta y Meli­lla. Es un Cen­tro de pres­ti­gio, que pre­su­me de “Pro­gra­mas actua­li­za­dos y rigor for­ma­ti­vo”, y de que “Nues­tros cur­sos cuen­tan con una amplia pro­gra­ma­ción basa­da en cri­te­rios de cali­dad, varie­dad, actua­li­dad, nove­dad y rigor cien­tí­fi­co”. Tam­bién ase­gu­ra que “Nues­tros cur­sos bus­can acer­car a su alum­na­do a los resul­ta­dos de las inves­ti­ga­cio­nes y a los méto­dos nove­do­sos que se están apli­can­do en los gru­pos de inves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da”. Sin embar­go, ¿pue­de creer alguien que los cur­sos doc­tri­na­les de la DECA se ajus­tan a estos cri­te­rios y exigencias?

La Facul­tad de Cien­cias de la Edu­ca­ción de la UGR, y su Depar­ta­men­to de Didác­ti­ca de las Cien­cias Socia­les, que­dan asi­mis­mo des­acre­di­ta­dos des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co y el del res­pe­to a la acon­fe­sio­na­li­dad esta­tal y a la mis­ma edu­ca­ción infantil.

Y con ellos, en defi­ni­ti­va, se des­acre­di­ta la UGR en su con­jun­to. Es inad­mi­si­ble que la UGR siga impar­tien­do, de una mane­ra o de otra, estos cur­sos doc­tri­na­les, que aten­tan gra­ve­men­te con­tra la acon­fe­sio­na­li­dad exi­gi­da a esta ins­ti­tu­ción pública.

En aque­lla reu­nión de 2017 con la Rec­to­ra enten­di­mos que coin­ci­día con noso­tros en que estos cur­sos no deben ofre­cer­se con el mar­cha­mo de la UGR. Por otro lado, pare­ce evi­den­te que, a dife­ren­cia de la Fun­da­ción Gene­ral UGR-Empre­sa, el Vice­rrec­to­ra­do de Exten­sión Uni­ver­si­ta­ria y Patri­mo­nio de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da sí entra en el ámbi­to de actua­ción y res­pon­sa­bi­li­dad de la Rec­to­ra y de otras auto­ri­da­des aca­dé­mi­cas. Por tan­to, espe­ra­mos de estas auto­ri­da­des, y en par­ti­cu­lar de la Rec­to­ra, que actúen aho­ra de una mane­ra ine­quí­vo­ca. Recor­da­mos que no es éti­co favo­re­cer sali­das labo­ra­les de los estu­dian­tes a cual­quier cos­te, y en este caso el pre­cio que se paga es la acon­fe­sio­na­li­dad de la UGR (e inclu­so su pres­ti­gio cien­tí­fi­co) y el res­pe­to a los dere­chos fun­da­men­ta­les de los niños y niñas (según el artícu­lo 14.1 de la Con­ven­ción sobre los Dere­chos del Niño, todos los niños y niñas tie­nen dere­cho a “la liber­tad de pen­sa­mien­to, de con­cien­cia y de religión”).

Des­de UNI Lai­ca-Gra­na­da pedi­mos (aún más, dada la gra­ve­dad de los hechos, exi­gi­mos) que estos cur­sos con­fe­sio­na­les, u otros equi­va­len­tes, dejen de ofre­cer­se defi­ni­ti­va­men­te, a tra­vés de cual­quier vía, en la Uni­ver­si­dad de Granada.

UNI Lai­ca ha tras­la­da­do estas que­jas y peti­cio­nes, ade­más de a la Rec­to­ra, al Defen­sor Uni­ver­si­ta­rio, al Direc­tor del Cen­tro Medi­te­rrá­neo y al Decano de la Facul­tad de Cien­cias de la Edu­ca­ción de la UGR.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *