Méxi­co. Rara­mu­ris: resis­ten­cia ances­tral y femi­nis­ta en el noroeste

Por Andrea Vega. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de enero de 2021.

En una región domi­na­da por el cri­men orga­ni­za­do, 10 muje­res indí­ge­nas luchan con­tra un empre­sa­rio fan­tas­ma y el poder del Esta­do para mon­tar un taller tex­til que dará tra­ba­jo a las madres sol­te­ras de la comunidad. 

Los habi­tan­tes de la comu­ni­dad indí­ge­na de Bos­ques de San Elias Repe­chi­que, en la Sie­rra Tarahu­ma­ra, en Chihuahua, no habían vis­to un des­li­gue tan gran­de de poli­cías minis­te­ria­les. En una región domi­na­da por el cri­men orga­ni­za­do las auto­ri­da­des no lle­gan así ni en bus­ca de los nar­co­tra­fi­can­tes. Ese 6 de mayo de 2020, cin­co camio­ne­tas blan­cas de la Fis­ca­lía Gene­ral del Esta­do rodea­ron una cons­truc­ción. Los agen­tes bus­ca­ban a Tere­sa Gon­zá­lez, una mujer rará­mu­ri de 46 años que quie­re levan­tar, en una hec­tá­rea del terri­to­rio ances­tral de su comu­ni­dad, un taller de costura.

Ahí tra­ba­ja­rán diez muje­res rará­mu­ri, la mayo­ría madres sol­te­ras y sin empleo fijo. Cose­rán sus ropas tra­di­cio­na­les: ves­ti­dos o fal­da y blu­sa hechos con plie­gues amplios y telas colo­ri­das y flo­ra­les. Tam­bién harán uni­for­mes y sába­nas. Pla­nean ven­der­los a los veci­nos, turis­tas y a las empre­sas de las gran­des ciu­da­des. Las ganan­cias, ade­más de ase­gu­rar un suel­do fijo a las cos­tu­re­ras, se usa­rán en mon­tar un come­dor para adul­tos mayo­res y una estan­cia para los niños.

Ese es el plan. Pero Salo­món y Lai­la Mile­di Pérez, quie­nes recla­man como suyo el terreno don­de se cons­tru­ye el taller, hicie­ron que su repre­sen­tan­te legal levan­ta­ra una denun­cia por des­po­jo y daño ambien­tal con­tra “quien resul­te res­pon­sa­ble”. En este caso Tere­sa, la res­pon­sa­ble del proyecto. 

—Noso­tros ni cono­ce­mos al que se dice due­ño del terreno —dice Tere­sa — . No lo hemos vis­to nun­ca por aquí. No vemos que viva en la tie­rra que dicen que es suya, no lo vemos tra­ba­jar­la. Nomás nos dicen las auto­ri­da­des que hay docu­men­tos don­de dice que él es el due­ño. Eso es él: pape­les que vue­lan en el aire, pero sin raíz en la tie­rra, en esta tie­rra don­de hemos esta­do des­de siempre.

Tere­sa se ganó el car­go de res­pon­sa­ble del taller por opi­nar en una asam­blea de su pue­blo. El dine­ro para mon­tar­lo salió de un fidei­co­mi­so. Los gober­na­do­res indí­ge­nas de Bos­ques de San Elías Repe­chi­que inter­pu­sie­ron un ampa­ro en 2014 por la cons­truc­ción, sin con­sul­ta pre­via a los habi­tan­tes, del Aero­puer­to Regio­nal Barran­cas del Cobre-Creel en lo que la comu­ni­dad recla­ma como su terri­to­rio ancestral. 

Un juez les con­ce­dió el ampa­ro en 2016. Orde­nó resar­cir los daños a los pobla­do­res por la obra. Se cons­ti­tu­yó el fidei­co­mi­so y se deter­mi­nó orga­ni­zar pro­yec­tos en bene­fi­cio de la comunidad.

En Asam­blea, esa figu­ra colec­ti­va en la que se toman deci­sio­nes impor­tan­tes en la vida comu­ni­ta­ria de los pue­blos indí­ge­nas, los pobla­do­res pro­pu­sie­ron varios pro­yec­tos. Tere­sa dijo: un taller de cos­tu­ra. Le pidie­ron poner en papel cómo se haría y los costos. 

Ella no sabía nada de cons­truir y mon­tar un taller. Sabía de cos­tu­ra, como saben la mayo­ría de las rará­mu­ris. Apren­den des­de niñas, de la mano de sus abue­las y madres, para hacer­se sus vestidos. 

Duran­te muchos meses, des­pués de las 6 de la tar­de cuan­do ya había ter­mi­na­do las arte­sa­nías que comer­cia­ba por ese enton­ces, Tere­sa aga­rra­ba un cua­derno de su hijo y se podía a garabatear. 

En ese cua­derno dibu­jó un esbo­zo del taller. Pre­gun­tó cos­tos aquí y allá. Le pidió ayu­da a Con­tec, la mis­ma orga­ni­za­ción civil que los ase­so­ró para el ampa­ro. Así pre­sen­tó el pro­yec­to a la Asam­blea y al comi­té del fidei­co­mi­so. Lo aprobaron. 

***

Ese 6 de mayo, cuan­do lle­ga­ron a la cons­truc­ción los poli­cías minis­te­ria­les, Tere­sa, de esta­tu­ra baja, cara regor­de­ta y tez more­na, les habló tran­qui­lo. No pare­ce hecha para el con­flic­to, pero es resuel­ta. La mujer rará­mu­ri se plan­tó fren­te a los de la fis­ca­lía: les expli­có que el terreno no podía ser de un par­ti­cu­lar, que es de ellos, de su gen­te. Pero los agen­tes cum­plen órde­nes y ya.

Dos veces más pasó lo mis­mo: el 1 y el 17 de julio. Los poli­cías lle­ga­ron has­ta la obra del taller a decir­les a los pobla­do­res que no podían cons­truir en ese lugar. A la cuar­ta visi­ta, el 13 de agos­to, des­alo­ja­ron la cons­truc­ción y la ase­gu­ra­ron con una cin­ta de peli­gro, como si de ver­dad fue­ra la esce­na de un crimen. 

El con­flic­to por las tie­rras acá en la Sie­rra Tarahu­ma­ra es añe­jo. El gobierno de Méxi­co frac­cio­nó y ven­dió a fina­les del siglo XIX, en tiem­pos del dic­ta­dor Por­fi­rio Díaz, más de 16 mil hec­tá­reas de tie­rras del terri­to­rio ances­tral de los rará­mu­ris. No impor­tó que ellos estu­vie­ran asen­ta­dos ahí. 

Los terre­nos han ido pasan­do de una mano a otra, ya sea por heren­cia o por ven­ta. Aho­ra están en manos de los Cues­ta Mile­di, due­ños de caba­ñas turís­ti­cas y una enor­me tien­da de aba­rro­tes en Creel, cen­tro turís­ti­co que hace de puer­ta a uno de los gran­des atrac­ti­vos de la Tarahu­ma­ra: Las Barran­cas del Cobre.

La comu­ni­dad de Bos­ques de San Elías Repe­chi­que lle­va mucho tiem­po pelean­do por el reco­no­ci­mien­to de la pro­pie­dad de su terri­to­rio. Des­de 2006 está eso en jui­cio. Pero nada se resuelve.

***

En la Sie­rra Tarahu­ma­ra no hay tra­ba­jo. El cam­po da muy poco maíz y fri­jol, ape­nas para el auto­con­su­mo. Este año ni para eso dio. Una sequía inusual arrui­nó las cose­chas. Los pocos elo­tes que sobre­vi­vie­ron salie­ron enanos. 

Empre­sas asen­ta­das aquí no hay, sal­vo las de giro turís­ti­co de Creel. Las muje­res rará­mu­ris sue­len ven­der ahí sus arte­sa­nías: peta­cas o ces­tos de pal­ma, ollas de barro y más­ca­ras de made­ra, bateas, fajas de lana. Los ingre­sos por esa acti­vi­dad siem­pre son pocos y este año han sido casi nulos. La pan­de­mia vació de turis­tas el lugar.

La opción para la mayo­ría, sobre todo para los jóve­nes es salir a bus­car tra­ba­jo a las ciu­da­des, en la lim­pie­za de casas o en los cam­pos de cul­ti­vo de los gran­des empresarios 

Tere­sa pen­só en sus hijos cuan­do pro­pu­so el taller de cos­tu­ra en la comu­ni­dad. Tie­ne cua­tro. Dos ya mayo­res de edad, una joven­ci­ta de 16 años y otra niña de 11. Sue­ña que sus hijas pue­den tra­ba­jar con ella en el taller, así no ten­drían que irse lejos. 

—Los jóve­nes se van a los cam­pos de cul­ti­vo o a otros tra­ba­jos y des­pués ya vuel­ven con el vicio del alcohol, con mucho des­arrai­go de sus raí­ces, no quie­ro eso para mis hijos —dice. 

Rosa Elvi­ra Cruz es otra de las muje­res que tra­ba­ja­rán en el taller. Tie­ne cua­tro hijos. Dos ya son mayo­res. La más gran­de tie­ne 19; el que le sigue, 18. Ellos ya se man­tie­nen solos. Se fue­ron de Repe­chi­que para poder tra­ba­jar. Pero Rosa debe man­te­ner a sus hijos peque­ños, una de nue­ve y otro de tres. 

Para ella en este momen­to, en el que no hay ven­ta de arte­sa­nías por la pan­de­mia, su úni­co apo­yo es su hija mayor. “Me man­da mil pesos al mes para com­prar comi­da para sus her­ma­nos. Me tie­ne que man­te­ner, aun­que ella ya tie­ne una hija”, dice Rosa. 

Susa­na, otra de las inte­gran­tes del pro­yec­to, quie­re con­tar su his­to­ria pero habla poco espa­ñol. Tere­sa la cuen­ta por ella, en una entre­vis­ta tele­fó­ni­ca. Dice que su veci­na tie­ne ocho hijos. Tres ya son mayo­res y los otros cin­co van de los 16 años a los dos meses. A los peque­ños los debe sos­te­ner sola. Lo inten­ta ven­dien­do arte­sa­nías, cuan­do hay ven­ta, y lim­pian­do casas en Creel. 

Ella es una de las más entu­sias­ma­das con el taller, cuen­ta Tere­sa. Ten­dría a los niños peque­ños en la estan­cia y las joven­ci­tas podrían ayu­dar con la cos­tu­ra. Susa­na no ten­dría que dejar­los solos para irse a Creel y gana­ría un sala­rio fijo. 

***

Des­de que el taller se que­dó ase­gu­ra­do, Tere­sa y sus veci­nos de la comu­ni­dad de Repe­chi­que han bus­ca­do apo­yo de las auto­ri­da­des esta­ta­les y fede­ra­les. Con­tec les ha ayu­da­do a tocar puer­tas. Acu­die­ron con la fis­ca­lía y con el gobierno del estado. 

La fis­ca­lía ‑seña­la Dia­na Villa­lo­bos, direc­to­ra de Con­tec- que­ría que Tere­sa se sen­ta­rá a con­ci­liar con los supues­tos due­ños del terreno, con los Cues­ta Mile­di. Decían que nece­si­ta­ba arre­glar­se con ellos, lle­gar a una nego­cia­ción. La comu­ni­dad acor­dó que no tenían nada que nego­ciar con esos seño­res. El gobierno era el que había ven­di­do su terri­to­rio sin con­sul­tar­les y el gobierno era el que debía solucionar.

Pero la fis­ca­lía insis­tía en el mis­mo pun­to de la con­ci­lia­ción entre las par­tes. Tam­bién el gobierno del esta­do de Chihuahua argu­men­ta­ba algo muy simi­lar. El secre­ta­rio de gobierno, Luis Fer­nan­do Mes­ta, no cree que la solu­ción sea reco­no­cer­le a los rará­mu­ris su terri­to­rio ancestral. 

Para él, según argu­men­tó en entre­vis­ta, se pue­de bus­car que del total de hec­tá­reas en dispu­ta se deter­mi­ne la pro­pie­dad para una par­te (los rará­mu­ris) y la otra para los otros. 

Los rará­mu­ris acu­die­ron tam­bién con las auto­ri­da­des fede­ra­les de la Secre­ta­ría de Desa­rro­llo Agra­rio, Terri­to­rial y Urbano (Seda­tu) y del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de los Pue­blos Indí­ge­nas (Inpi). Hubo dos mesas de nego­cia­ción con repre­sen­tan­tes del gobierno fede­ral y esta­tal. La segun­da y últi­ma has­ta aho­ra fue el 17 de sep­tiem­bre. Se esta­ble­cie­ron varios acuer­dos, pero nada pasó. 

Así que en pleno repun­te de casos de COVID en la Ciu­dad de Méxi­co, los rará­mu­ris le pidie­ron apo­yo a Con­tec para cos­tear el via­je de Tere­sa y dos repre­sen­tan­tes de la comu­ni­dad a la capi­tal y reu­nir­se, este lunes 14 de diciem­bre, con Seda­tu y el Inpi. 

De esa reu­nión los rará­mu­ris salie­ron con varias nue­vas pro­me­sas. La prin­ci­pal: que pron­to ten­drán el reco­no­ci­mien­to de su terri­to­rio ances­tral. Macías anun­cia que a fina­les de enero, al menos eso espe­ran, el Pro­gra­ma de Aten­ción a Con­flic­tos Socia­les en el Medio Rural (Cose­mer) ten­drá nue­vos linea­mien­tos. Habrá un artícu­lo dedi­ca­do a la aten­ción a comu­ni­da­des indí­ge­nas a las que se pre­ten­da des­po­jar de su terri­to­rio y que acre­di­ten la pose­sión ancestral. 

Macías ade­lan­ta que muchas, como en el caso de Repe­chi­que, podrían tener extra­via­dos los docu­men­tos de la épo­ca virrei­nal que ava­lan esto, por eso se le pedi­rá al Inpi que, al menos en el caso de Repe­chi­que, emi­ta una opi­nión favo­ra­ble res­pec­to a que son los posee­do­res legí­ti­mos de las tierras. 

Tere­sa y sus com­pa­ñe­ras espe­ran que así sea y que pron­to pue­dan estar cosien­do en su taller.

FUENTE: Perio­dis­mo Situado

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *