Eus­kal Herria. Más de 9.000 presxs con nom­bre y cara, en 62 años de con­flic­to político

Por Ramon Sola. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de enero de 2021.

El reto de poner nom­bre y ros­tro a los encar­ce­la­dos por moti­vos polí­ti­cos en estas déca­das ha aca­ba­do en estu­dio exhaus­ti­vo. ‘Aska­ta­sun hai­zea’ cons­ta­ta que tras Fran­co se ha encar­ce­la­do el doble que en las dos déca­das ante­rio­res o que en Ataun de cada 1.000 veci­nos 23 han esta­do presos.

La fun­da­ción Eus­kal Memo­ria ha dedi­ca­do su mono­grá­fi­co de 2020 a ana­li­zar la pri­sión polí­ti­ca en Eus­kal Herria. Ini­cial­men­te se plan­tea­ba como reco­pi­la­to­rio de quie­nes la han sufri­do o aún sufren des­de 1958 has­ta la actua­li­dad: nom­bres y ape­lli­dos, lugar de naci­mien­to, fecha de encar­ce­la­mien­to, foto­gra­fías… En la pri­me­ra edi­ción ya publi­ca­da se iden­ti­fi­ca a 9.023, lo que de entra­da es una noti­cia de alcan­ce. Pero, ade­más, cru­zan­do datos de ese lis­ta­do han sali­do con­clu­sio­nes rele­van­tes, un estu­dio en toda regla.

Joxe­rra Bus­ti­llo, Euge­nio Etxe­bes­te Ant­ton e Iña­ki Ega­ña ponen fir­ma a lo que en reali­dad es fru­to de una tupi­da red de volun­ta­rios con­tras­tan­do datos y de horas y horas bucean­do en heme­ro­te­cas y archi­vos. ¿Qué bus­ca­ban? «A todas las per­so­nas que en estas seis déca­das han sido ingre­sa­das en ins­ti­tu­cio­nes de reclu­sión más allá de la deten­ción, ya sean cár­ce­les, cuar­te­les u otros cen­tros, por­que inclu­so hubo con­ven­tos», indi­can a GARA. Per­so­nas entre las que hay muchos miem­bros de ETA y otras orga­ni­za­cio­nes arma­das pero tam­bién «socia­lis­tas, comu­nis­tas, repu­bli­ca­nos, anar­quis­tas, cris­tia­nos, sin­di­ca­lis­tas, car­lis­tas, insumisos…».

La con­clu­sión prin­ci­pal de todo esto es evi­den­te: la pri­sión polí­ti­ca como prác­ti­ca no solo masi­va sino ade­más sos­te­ni­da en el tiem­po. Las cur­vas por déca­das o quin­que­nios refle­jan algu­nos picos pero en gene­ral una con­ti­nui­dad has­ta esta pasa­da déca­da: así, los 1.218 encar­ce­la­mien­tos cer­ti­fi­ca­dos en 1966 – 70 no son muchos más que los 1.031 entre 1991 – 95, aun­que los régi­me­nes se pre­sen­ten como muy dis­tin­tos. Tam­bién pue­de sor­pren­der que ape­nas el 38% de los casos pro­ce­dan del perio­do fran­quis­ta, entre 1958 y 1976; casi dos ter­cios, por lo tan­to, se han pro­du­ci­do duran­te o tras la «Tran­si­ción».

Casi dos de cada tres encar­ce­la­mien­tos des­de 1958 se han pro­du­ci­do tras 1976, y eso que cuan­do una per­so­na ha sido apre­sa­da más de una vez se le ha regis­tra­do en la pri­me­ra de ellas. Un dato que evi­den­cia que la prác­ti­ca tras­cien­de a regí­me­nes y gobiernos

Etxe­bes­te apun­ta que las épo­cas más inten­sas de encar­ce­la­mien­tos polí­ti­cos (tam­bién se apre­cia­ba en el estu­dio ante­rior sobre la tor­tu­ra) han sido «el fran­quis­mo y el Gobierno de Feli­pe Gon­zá­lez. Son dos épo­cas de gran con­flic­ti­vi­dad polí­ti­ca, lo que demues­tra que la pri­sión está uni­da total­men­te al con­flic­to político».

Con las cifras cer­ti­fi­ca­das se ha podi­do, por ejem­plo, cal­cu­lar qué por­cen­ta­je de cada pobla­ción ha sufri­do estos encar­ce­la­mien­tos. Y es ahí don­de se refle­ja la dimen­sión de esta prác­ti­ca, con expo­nen­tes como Ataun (23 por mil habi­tan­tes) u Onda­rroa (21). Solo en 7 de los 88 muni­ci­pios de Gipuz­koa y en 13 de los 112 de Biz­kaia no se ha halla­do algún caso en estas décadas.

Iña­ki Ega­ña mati­za que no cabe con­cluir que la disi­den­cia vas­ca encar­ce­la­da sea prin­ci­pal­men­te rural, pues­to que las capi­ta­les tam­bién pre­sen­tan cifras impor­tan­tes. Gas­teiz acu­mu­la el 71,5% de los casos de Ara­ba, sin ir más lejos.

Menor obvia­men­te es el alcan­ce repre­si­vo en Ipar Eus­kal Herria, con 7 encar­ce­la­dos en Zube­roa, 29 en Nafa­rroa Behe­rea y 235 en Lapur­di fren­te a los 3.241 de Gipuz­koa o los 3.154 de Bizkaia.

Insu­mi­sos, bre­to­nes, mujeres…

Más de 9.000 son muchí­si­mos, pero ¿podrían ser toda­vía bas­tan­tes más? No lo saben a cien­cia cier­ta, pero sí indi­can que nada más publi­car­se el tra­ba­jo ya han reci­bi­do lla­ma­das para deta­llar más casos, «aun­que sea de alguien que estu­vo un mes pre­so por no pagar una mul­ta», refie­re Egaña.

Bus­ti­llo con­fir­ma que, como ocu­rre con la tor­tu­ra, entre quie­nes han sido pre­sos polí­ti­cos hay cier­ta ten­den­cia a mini­mi­zar la situa­ción pro­pia: «¿Cómo me voy a com­pa­rar yo con los de la ‘doc­tri­na Parot’?, indi­ca como ejem­plo de esta sen­sa­ción. Así que la inves­ti­ga­ción en abso­lu­to pue­de dar­se por cerra­da, remar­ca Ega­ña, sobre todo en lo que res­pec­ta a los ya leja­nos 60 y 70. Si resul­ta cier­ta la refe­ren­cia de 40.000 deten­cio­nes polí­ti­cas hechas en su día por Jon Mire­na Lan­da, qui­zás no estén tan lejos de la reali­dad, tenien­do en cuen­ta que son nume­ro­sas las per­so­nas que han pade­ci­do dos o tres encar­ce­la­mien­tos en dife­ren­tes épo­cas… o has­ta media docena.

Una de las apor­ta­cio­nes de las que Ega­ña se sien­te más orgu­llo­so es haber logra­do com­ple­tar el lis­ta­do de insu­mi­sos encar­ce­la­dos: 610, muchos de ellos nava­rros, lo que supo­ne ade­más más de la mitad de los cas­ti­gos de cár­cel impues­tos por esto del Esta­do espa­ñol. Un indi­ca­dor cla­ro del impac­to que tuvo esta lucha en Eus­kal Herria, dice el his­to­ria­dor donostiarra.

Bus­can­do otros deta­lles nove­do­sos lle­ga­mos a las per­so­nas no naci­das en este país y que han aca­ba­do encar­ce­la­das por el con­flic­to polí­ti­co de Eus­kal Herria. No son pocas: 427. De ellas, 262 pro­ce­den de otros pun­tos del Esta­do espa­ñol, 42 del fran­cés, 35 de los Paï­sos Cata­lans, 34 de Bre­ta­ña, 31 de Gali­cia, 7 de Chi­le, 4 de Alemania…

El por­cen­ta­je de muje­res encar­ce­la­das es igual­men­te muy rele­van­te en com­pa­ra­ción con el entorno. Ega­ña expli­ca que en los esta­dos espa­ñol y fran­cés no pasan del 5% las repre­sa­lia­das polí­ti­cas, pero en Eus­kal Herria alcan­zan el 14,2%. Y con otra sal­ve­dad rele­van­te; aun­que se pudie­ra pen­sar que su impli­ca­ción ha ido cre­cien­do con las déca­das, el por­cen­ta­je es muy simi­lar en todo el perio­do ana­li­za­do, lo que cer­ti­fi­ca que en la fase fran­quis­ta ya eran muy acti­vas comparativamente.

Pros y contras

¿Ela­bo­rar este libro ha supues­to hur­gar en muchas heri­das? Ega­ña pin­ta la cara y Etxe­bes­te la cruz de la mone­da. El pri­me­ro des­ta­ca que todas las orga­ni­za­cio­nes a las que se ha pedi­do cola­bo­ra­ción para encon­trar refe­ren­cias en sus archi­vos o publi­ca­cio­nes han dado una «esplén­di­da aco­gi­da» y faci­li­ta­do el tra­ba­jo. Euge­nio Etxe­bes­te aler­ta sin embar­go de que tam­bién han apre­cia­do accio­nes colec­ti­vas o indi­vi­dua­les de borrar ras­tros inclu­so en inter­net, por lo que cree que hay que dar­se pri­sa en regis­trar todo esto antes de que el tiem­po y la des­me­mo­ria acti­va lo borren. En cual­quier caso, dejan cla­ro que se ha res­pe­ta­do la volun­tad de quien expre­só que no que­ría ser inclui­do en el libro.

El títu­lo, ‘Vien­to de liber­tad-Aska­ta­sun hai­zea’, remi­te a un pre­so que aca­bó fusi­la­do, Jon Pare­des Manot Txi­ki. Como es habi­tual, la edi­ción ha sido entre­ga­da solo a los babes­les de la Fun­da­ción Eus­kal Memo­ria a cam­bio de su apor­ta­ción eco­nó­mi­ca (recuer­dan que se pue­den ins­cri­bir nue­vos socios en cual­quier momen­to, bien en la web o por correo o teléfono).

En la edi­ción digi­tal se irán actua­li­zan­do los datos que apa­rez­can; de los 9.000 nom­bres y ape­lli­dos han lle­ga­do ya a reco­pi­lar más de 5.000 fotos. Todo engro­sa el poten­te cen­tro de docu­men­ta­ción de la fun­da­ción tras doce años.

Etxe­bes­te con­si­de­ra que este tra­ba­jo con­cre­to ten­dría un valor indu­da­ble en uni­ver­si­da­des o ins­ti­tu­tos, para divul­gar una reali­dad con poco o nin­gún paran­gón en Euro­pa, «sal­vo que nos vaya­mos a la Segun­da Gue­rra Mun­dial», apos­ti­lla Egaña.

Aquí el cua­dro adjun­to en pdf para mejor visionado

108 PUEBLOS «EN ROJO» Y SOLO 142 SIN CASOS

Toman­do la ico­no­gra­fía usa­da para el covid-19, Eus­kal Memo­ria ha con­for­ma­do esta cla­si­fi­ca­ción por loca­li­da­des y habi­tan­tes encar­ce­la­dos por moti­va­ción política:

SEMÁFORO ROJO: 108 muni­ci­pios en que se han halla­do más de 500 encar­ce­la­dos por 100.000 habi­tan­tes. En total, 2.460 para una pobla­ción total de casi 330.000. De estos pue­blos, 45 son de Nafa­rroa Garaia (Leitza, Agoitz, Etxa­rri Ara­natz…), 42 de Gipuz­koa (Ataun, Eibar, Arra­sa­te, Erren­te­ria, Her­na­ni, Oiar­tzun, Tolo­sa…) y tam­bién están Legu­tio, Zor­notza, Ger­ni­ka, Lekei­tio, Ondarroa…

NARANJA: Entre 300 y 499 pre­sos por 100.000. Englo­ba a 68 muni­ci­pios rozan­do el millón de habi­tan­tes total, entre los que se pue­den citar Lau­dio, Agu­rain, Ara­maio, Iurre­ta, Bermeo, Beran­go, Elgoi­bar, Ber­ga­ra, Pasaia, Tolo­sa, Zarautz, Bera, Basa­bu­rua, Altsa­su… y tres capi­ta­les: Bil­bo, Donos­tia e Iruñea.

AMARILLO: Entre 60 y 200 por 100.000. Aquí figu­ran Bara­ñain, Bur­la­ta, Lodo­sa, Tafalla,Tutera, Irun, Legaz­pi, Orio, Asti­ga­rra­ga, Duran­go, Bara­kal­do, Basau­ri, Gal­da­kao, Getxo, Por­tu­ga­le­te, San­tur­tzi, Amu­rrio, Araia, Oion o Gas­teiz. Tota­li­zan 140 loca­li­da­des y 1,24 millo­nes de habitantes.

VERDE: Por deba­jo de esa cota están 23 pue­blos con 42 encar­ce­la­dos entre todos: Zizur Nagu­sia, Noain, Egue­si­bar, Iru­ra, Zalla, Etxebarri…

AZUL: En 183 muni­ci­pios no cons­ta caso alguno. Son muchos pero en reali­dad muy peque­ños; suman solo 130.906 habitantes.

Foto: Ega­ña, Bus­ti­llo y Etxe­bes­te, con el libro. (Cré­di­to: Jon Urbe, FOKU)

Fuen­te: Naiz

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *