Argen­ti­na. Obser­va­to­rio gre­mial. La edu­ca­ción públi­ca como dere­cho o como pro­duc­to propagandístico/​Con polí­ti­cas esca­lo­na­das el país no sale del pozo don­de nos dejó Macri …

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de enero de 2021.

Con infor­ma­ción pro­pia y de Mun­do Gre­mial, Info Gre­mia­les, Noti­cias Gre­mia­les, Gre­mia­les del Sur, Enfo­que Sin­di­cal, Línea Sin­di­cal, Corrien­te Fede­ral de Tra­ba­ja­do­res, Canal Abier­to, ANRed, Esta­do de Aler­ta, Agen­cia ACTA y otras agencias.

._​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

.

La edu­ca­ción públi­ca como dere­cho o como pro­duc­to propagandístico

La pro­pues­ta de retorno a las cla­ses pre­sen­cia­les des­ata un deba­te en el seno de la comu­ni­dad edu­ca­ti­va acer­ca de cómo hacer­lo des­de la res­pon­sa­bi­li­dad y no como una estra­te­gia de campaña

Gus­ta­vo Terés* y Damián Gue­rra** | Los y las tra­ba­ja­do­ras de la edu­ca­ción esta­mos tran­si­tan­do diez meses de pan­de­mia, como el con­jun­to de la pobla­ción. Como todos, tam­bién, hemos teni­do que ade­cuar nues­tro tra­ba­jo al con­tex­to sani­ta­rio y, a pesar de las múl­ti­ples mani­fes­ta­cio­nes de resis­ten­cia, hemos vis­to degra­da­dos nues­tros dere­chos, entre ellos el acce­so y con­ti­nui­dad del empleo, la caí­da del sala­rio real, la super­po­si­ción de los espa­cios y tiem­pos de tra­ba­jo y de vida.

Como diji­mos, atra­ve­sa­mos situa­cio­nes comu­nes al con­jun­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y, a su vez, hemos teni­do que enfren­tar los ava­ta­res de la con­duc­ción polí­ti­ca del Esta­do, del gobierno nacio­nal y pro­vin­cial en pri­me­ra medi­da, y de gran par­te de la diri­gen­cia polí­ti­ca que ha sido corres­pon­sa­ble de la san­ción de leyes, decre­tos y regla­men­ta­cio­nes que redun­da­ron en ajus­tes y vul­ne­ra­ción de dere­chos para lxs tra­ba­ja­do­res y estudiantes

Nada nos sepa­ra ni debe sepa­rar de lo que el común del pue­blo está tran­si­tan­do, no tene­mos pri­vi­le­gios ni pre­ten­de­mos tener­los. El des­gra­na­mien­to y la ato­mi­za­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra solo aten­ta con­tra nues­tros intere­ses comu­nes, no debe­mos per­mi­tir que nues­tros emplea­do­res (el Esta­do o los pri­va­dos) acu­mu­len poder en nues­tra fragmentación.

La edu­ca­ción como pro­duc­to propagandístico

La docen­cia san­ta­fe­si­na ha asis­ti­do este año al encuen­tro entre deci­sio­nes polí­ti­cas de ajus­te y vul­ne­ra­ción de dere­chos con abier­ta indi­fe­ren­cia, fal­ta de empa­tía y des­co­no­ci­mien­to del fun­cio­na­mien­to orgá­ni­co y efec­ti­vo del sis­te­ma edu­ca­ti­vo. A eso debe­mos sumar una deli­be­ra­da polí­ti­ca de comu­ni­ca­ción infor­mal de las reso­lu­cio­nes minis­te­ria­les a tra­vés de los medios de comunicación.

Así, mien­tras tran­si­ta­mos la pan­de­mia, el gobierno apro­ve­chó para recor­tar dere­chos y para cons­truir imá­ge­nes fal­sas de lo que efec­ti­va­men­te suce­día con la edu­ca­ción de nues­tros niños, niñas y jóve­nes. La cir­cu­la­ción masi­va de la foto­gra­fía de la úni­ca escue­la rosa­ri­na que deci­dió aca­tar la vuel­ta a la pre­sen­cia­li­dad en fin de año es un ejem­plo de la inten­ción de mani­pu­la­ción de la opi­nión públi­ca a par­tir de la dis­tor­sión de los hechos; mien­tras los fun­cio­na­rios daban con­fe­ren­cias de pren­sa, las escue­las que los rodea­ban per­ma­ne­cían cerra­das y de paro.

No acep­ta­mos que nos metan en una fal­sa grieta

El Esta­do y los acó­li­tos de siem­pre han inten­ta­do sis­te­má­ti­ca­men­te ubi­car a la docen­cia san­ta­fe­si­na en una suer­te de grie­ta don­de noso­tros, docen­tes y asis­ten­tes esco­la­res, esta­ría­mos en con­tra de vol­ver a las aulas, a nues­tros pues­tos de trabajo.

Esas fal­sas grie­tas no son más que espe­cu­la­cio­nes de un gobierno que eva­lúa la polí­ti­ca públi­ca a par­tir de los “likes” y la ima­gen de encues­tas. Muy lejos están esas ence­rro­nas de las nece­si­da­des de la comu­ni­dad. No se tra­ta de “pre­sen­cia­li­dad sí, o pre­sen­cia­li­dad no”, sino de cons­truir man­co­mu­na­da­men­te un retorno a las escue­las que resul­te segu­ro para fami­lias y tra­ba­jadrxs, con el acuer­do y segui­mien­to de sani­ta­ris­tas, sin­di­ca­tos y comu­ni­dad edu­ca­ti­va para ase­gu­rar los recur­sos nece­sa­rios para el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma. Como sos­te­ne­mos des­de el comien­zo de la pan­de­mia: “Cui­da­mos nues­tras vidas, defen­de­mos nues­tros dere­chos y orga­ni­za­mos la solidaridad”.

Las vacu­nas son solo una frac­ción de res­pues­ta al problema

El Esta­do afir­ma que docen­tes y asis­ten­tes esco­la­res esta­ría­mos vacu­nadxs para el ini­cio de cla­ses que sería en for­ma­to bimo­dal pre­sen­cial-vir­tual. Des­de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de la Argen­ti­na (CTAA) de Rosa­rio esta­mos con­ven­cidxs que la vacu­na­ción es un gran ins­tru­men­to de pre­ven­ción e inmu­ni­za­ción comu­ni­ta­ria, y apos­ta­mos a que se reali­ce cuan­to antes. Cree­mos, no obs­tan­te, que en lo inme­dia­to no resol­ve­rá la pro­ble­má­ti­ca en su tota­li­dad. Los títu­los y fra­ses rim­bom­ban­tes tie­nen fecha de ven­ci­mien­to si no se actúa seria e inte­gral­men­te con cro­no­gra­mas pre­ci­sos, pau­tas cla­ras y pre­su­pues­tos acor­des. Quie­nes tra­ba­ja­mos en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo debe­mos tener cono­ci­mien­to del pro­gra­ma del gobierno para poder pla­ni­fi­car y dia­gra­mar nues­tro trabajo.

Insis­ti­mos, las escue­las no son solo maestrxs o pro­fe­sorxs en sus pues­tos de tra­ba­jo, no se tra­ta de una pues­ta a pun­to de la pro­duc­ción. Docen­tes y asis­ten­tes esco­la­res desa­rro­lla­mos nues­tra tarea jun­to a otrxs suje­tos y vin­cu­la­dos a otras ins­ti­tu­cio­nes; veci­nos, pro­vee­do­res, fami­lias, per­so­nal de man­te­ni­mien­to edi­li­cio, cen­tros de salud, clu­bes, asis­ten­cia médi­ca de urgen­cias, foto­co­pia­do­ras, trans­por­te urbano de pasa­je­ros, etc., hacen a la vida esco­lar. No somos una isla sino un cen­tro de anu­da­mien­to de la vida en comunidad.

Si duran­te los últi­mos diez meses el gobierno no ha resuel­to temas estruc­tu­ra­les de muchas escue­las con pro­ble­mas pre-pan­de­mia; si duran­te diez meses no ha inten­ta­do resol­ver la conec­ti­vi­dad para vas­tos sec­to­res de la pobla­ción que no con­ta­ban con los mate­ria­les, ser­vi­cios y sopor­tes nece­sa­rios para la vir­tua­li­dad; si duran­te diez meses solo ha gas­ta­do ener­gía en frac­cio­nar y debi­li­tar a la docen­cia a tra­vés de deci­sio­nes ambi­guas y con­tra­dic­to­rias, infor­ma­les e incon­gruen­tes; cómo pode­mos creer ama­ble­men­te que en algo más de un mes se darán res­pues­ta a todas las deman­das del sistema.

Nece­si­ta­mos ase­gu­rar los medios de cui­da­do y bio­se­gu­ri­dad; cons­truir pro­to­co­los com­ple­tos y fun­cio­na­les; nor­ma­ti­vi­zar de mane­ra con­tun­den­te y sin ambi­güe­da­des aspec­tos del sis­te­ma que están con­di­cio­na­dos por el con­tex­to de excep­cio­na­li­dad; garan­ti­zar los pues­tos de tra­ba­jo nece­sa­rios para las tareas de sani­ti­za­ción de los espa­cios esco­la­res y para el fun­cio­na­mien­to efec­ti­vo del sis­te­ma bimo­dal (pre­sen­cial-vir­tual a la vez); regu­la­ri­zar la obra social res­pec­to de auto­ri­za­cio­nes de medi­ca­men­tos y estu­dios clí­ni­cos, de alta com­ple­ji­dad y, espe­cí­fi­ca­men­te, de Covid (detec­ción y anti­cuer­pos, etc.).

La edu­ca­ción públi­ca es un dere­cho de los niños, niñas y jóvenes

Cree­mos que la degra­da­ción de la ins­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca es con­se­cuen­cia del abono per­ma­nen­te que hace la pro­pia cas­ta polí­ti­ca. Cuan­do todo es redu­ci­do a una ima­gen arti­fi­cial­men­te cons­trui­da y real­men­te inexis­ten­te, se redun­da lue­go en un aumen­to con­ti­nuo de des­con­fian­za e indi­fe­ren­cia por par­te del pue­blo sobre la cosa públi­ca. La edu­ca­ción es un dere­cho y el orden demo­crá­ti­co exi­ge su defen­sa integral.

Soli­ci­ta­mos enton­ces la con­vo­ca­to­ria inme­dia­ta a una mesa de tra­ba­jo que abor­de la pro­ble­má­ti­ca vigen­te, urgen­te ofi­cia­li­za­ción de cana­les de comu­ni­ca­ción e infor­ma­ción, aten­ción de las nece­si­da­des efec­ti­vas del sis­te­ma con­si­de­ran­do con­tex­to, nive­les y moda­li­da­des, y pre­su­pues­to acor­de a las nece­si­da­des urgen­tes y extra­or­di­na­rias que el con­tex­to requie­re, entre otras.

Lxs tra­ba­ja­dorxs de la edu­ca­ción hemos esta­do siem­pre con­ven­ci­dos del rol social de nues­tra tarea y cons­cien­tes, a su vez, de que se nos ha gol­pea­do más que reco­no­ci­do. Así mis­mo, somos maestrxs y pro­fe­sorxs que ele­gi­mos la docen­cia cada día, que tra­ba­ja­mos com­pro­me­ti­da­men­te por la edu­ca­ción públi­ca aun­que sin apos­to­la­dos. No somos inge­nuxs ni sumisxs.

Vol­ver a las escue­las, a la pre­sen­cia­li­dad, impli­ca garan­ti­zar una vuel­ta res­pon­sa­ble y segu­ra para todos y todas. Siem­pre estu­vi­mos, esta­mos y esta­re­mos a la altu­ra de las exi­gen­cias de nues­tro tiem­po, espe­ra­mos que los gobier­nos reca­pa­ci­ten y hagan lo suyo, la edu­ca­ción no pue­de some­ter­se a la ima­gen o una agen­da electoral.

*Gus­ta­vo Terés es secre­ta­rio Gene­ral de la CTA Autó­no­ma San­ta fe y de Amsa­fe Rosario

**Damián Gue­rra es mili­tan­te de Amsa­fe Rosa­rio y CTA Autó­no­ma Rosario

Ela­bo­ra­do por la Secre­ta­ría de Comu­ni­ca­ción de la CTA Autó­no­ma Rosa­rio y publi­ca­do en Agen­cia CTA

.

.

LA NAVE DE LOS LOCOS

Con polí­ti­cas esca­lo­na­das el país no sale del pozo don­de nos dejó Macri

POR VICTORIO PAULÓN

Stul­ti­fe­ra navis (Del libro La nave de los locos o de los necios. Sebas­tián Brant, 1494). El futu­ro incier­to tras la deri­va de la pandemia.

El vie­jo tru­co del Imperio

Con una cere­mo­nia mili­ta­ri­za­da como nun­ca antes asu­mió Joe Biden. En la región lati­no­ame­ri­ca­na se fes­te­ja la derro­ta del trum­pis­mo con el mis­mo gra­do de escep­ti­cis­mo con que se pre­vé un cam­bio de polí­ti­ca en esos paí­ses. La cri­sis que gene­ró el ajus­ta­do triun­fo demó­cra­ta, en el mar­co de una de las elec­cio­nes más con­cu­rri­das de la his­to­ria ame­ri­ca­na, mues­tra una con­tra­dic­ción no resuel­ta que sigue latien­do y pro­me­te esta­llar de algu­na manera.

Los dis­cur­sos polí­ti­cos pue­den enga­ñar a mucha gen­te, pero man­dar a cen­te­nas de miles a la muer­te por cau­sa de una pan­de­mia nin­gu­nea­da ter­mi­na por no resis­tir el aná­li­sis. La hege­mo­nía ame­ri­ca­na ha lle­ga­do a su pun­to más crí­ti­co y esta cri­sis polí­ti­ca no se ha de resol­ver con bue­nas inten­cio­nes y pro­cla­mas de uni­dad. La mor­tan­dad huma­na exten­di­da por todo el pla­ne­ta, con la ace­le­ra­ción de con­ta­gios com­pi­tien­do con la vacu­na­ción masi­va, se va con­vir­tien­do en el tema domi­nan­te pese a los nega­cio­nis­mos sis­te­má­ti­cos impul­sa­dos des­de los mono­po­lios informativos.

Se fue Donald Trump. Dejó un ingen­te des­plie­gue arma­do para la asun­ción presidencial.

No es lo mis­mo hacer pro­pa­gan­da por un mal can­di­da­to que ven­der la muer­te mis­ma. Como en la gue­rra, la con­cien­cia de la muer­te cer­ca­na se con­vier­te en domi­nan­te por enci­ma de todas las otras razo­nes. La cri­sis social, el estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co y las luchas por la igual­dad racial han cala­do muy hon­do en la socie­dad ame­ri­ca­na con una fuer­te pola­ri­za­ción y el resur­gi­mien­to de supre­ma­cis­tas orga­ni­za­dos dis­pues­tos a la acción direc­ta. Esta situa­ción no se resuel­ve súbi­ta­men­te y hace pre­ver que en el futu­ro inme­dia­to los Esta­dos Uni­dos se verán ocu­pa­dos en resol­ver su cri­sis inter­na y eso per­mi­ta con­di­cio­nes para el for­ta­le­ci­mien­to de expe­rien­cias nacio­na­les y regio­na­les simi­la­res a las de prin­ci­pios de este siglo más acá de sus fronteras.

De acá no se va nadie

Si le cree­mos al grie­go Nicos Pou­lan­tzas, el Esta­do no sería un espe­jo de las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción sino que es rela­ti­va­men­te autó­no­mo y sólo así pue­de con­cen­trar el rol de regu­la­dor del orden social del régi­men. Enten­der las for­mas del Esta­do y sus ins­ti­tu­cio­nes sir­ve para com­pren­der la capa­ci­dad pro­pia de sus meca­nis­mos, con­tra­dic­cio­nes y fallos.

Mayo fran­cés. La vigen­cia de un pro­gra­ma de nece­si­da­des bási­cas que el capi­ta­lis­mo no cumple.

En el Esta­do de la actua­li­dad, el con­cep­to de Gobierno abar­ca orga­nis­mos y per­so­nas a los que ins­ti­tu­cio­nal­men­te les está deri­va­do por el pue­blo –o quie­nes se arro­guen su repre­sen­ta­ción– el ejer­ci­cio del poder. Dejan­do de lado las for­mas dege­ne­ra­das como la oli­gar­quía o la dema­go­gia, exclu­yen­do de suyo las tira­nías, la demo­cra­cia for­mal repre­sen­ta­ti­va como for­ma de gobierno, su polí­ti­ca, el régi­men, el sis­te­ma de gobierno, com­pren­den un con­jun­to que pode­mos deno­mi­nar teo­ría del Esta­do o, bur­gue­sa­men­te hablan­do, dere­cho cons­ti­tu­cio­nal. Pare­ci­do pero dis­tin­to a la política.

“Sea­mos rea­lis­tas, pida­mos lo impo­si­ble”. Gran­des pro­ble­mas exi­gen impe­rio­sas solu­cio­nes para dotar al país de solu­cio­nes de fon­do. Los obje­ti­vos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y pobla­do­res sumer­gi­dos en la pobre­za, o casi –todo ello en para­le­lo con las nece­si­da­des urgen­tes– recla­man el con­cur­so de todas las fuer­zas que inte­gra­ron el fren­te elec­to­ral que ganó las elec­cio­nes en el ya lejano 2019. Toda­vía más: hacer­lo jun­to con otros espa­cios que pue­den apor­tar a la lucha con­tra los diver­sos y cama­leó­ni­cos for­ma­tos eco­nó­mi­cos y cor­po­ra­ti­vos de quie­nes deten­tan el ver­da­de­ro poder.

Los acto­res con pro­ta­go­nis­mo pro­duc­ti­vo, car­ga sin­di­cal o terri­to­rial y social deben apor­tar a la crea­ción de empleo, la recu­pe­ra­ción pro­duc­ti­va y la reduc­ción de la pobre­za. Pero no en silen­cio. Para encon­trar una sali­da sus­ten­ta­ble polí­ti­ca­men­te, que con­ten­ga los intere­ses y las solu­cio­nes para los sec­to­res más vul­ne­ra­bles, urge reto­mar la sen­da con­vo­ca­da por Alber­to Fer­nán­dez cuan­do invi­tó a la ciu­da­da­nía mili­tan­te a recla­mar ante dife­ren­cias o erro­res. Pasan­do por el difí­cil des­fi­la­de­ro de no dar­le pas­to a la opo­si­ción cerril de la dere­cha ni plan­tar la ban­de­ra del “has­ta aquí llegué”.

En ese mar encres­pa­do nave­ga la Argen­ti­na, con sus lógi­cas polí­ti­cas domés­ti­cas repe­ti­das una y otra vez has­ta el infi­ni­to sin ofre­cer un nue­vo pro­yec­to que recree la espe­ran­za. Una dere­cha cerril y desen­fre­na­da que sólo sabe de matan­zas y repre­sión juga­da a dina­mi­tar al gobierno que se impu­so por volun­tad de las mayo­rías y que sin dudas vol­ve­rá a hacer­lo en estas elec­cio­nes de medio tér­mino. Una cla­se media osci­lan­te y con­fun­di­da que recla­ma solu­cio­nes eco­nó­mi­cas sin atre­ver­se a ban­car polí­ti­cas que afec­ten los intere­ses más con­cen­tra­dos y un movi­mien­to obre­ro que apa­re­ce con ele­men­tos de una nue­va gene­ra­ción de tra­ba­ja­do­res que tran­si­ta­ron des­de el ajus­te macris­ta al ais­la­mien­to en ple­na pan­de­mia, sin encon­trar la for­ma de arti­cu­lar una polí­ti­ca para el con­jun­to de la cla­se trabajadora.

Labu­ran­tes vacu­na­dos pero no reconocidos

A cada inten­to de orga­ni­zar­se por aba­jo des­de la soli­da­ri­dad con los que luchan vie­nen las res­pues­tas de arri­ba bus­can­do pre­tex­tos para divi­dir y seguir man­te­nien­do pri­vi­le­gios per­so­na­les y nego­cios de los pocos que repre­sen­tan al con­jun­to. Si algo mos­tró la pan­de­mia es la fra­gi­li­dad del sis­te­ma de salud. Tan­to la públi­ca como la pri­va­da y el sis­te­ma de obras socia­les sin­di­ca­les evi­den­cia­ron sus limi­ta­cio­nes y desa­fían al con­jun­to a reor­de­nar los abun­dan­tes recur­sos que se des­ti­nan al cui­da­do y su apli­ca­ción en cada situación.

Cer­ca del 9% de la masa sala­rial de los tra­ba­ja­do­res regis­tra­dos se des­ti­na a las obras socia­les, el 10% de esa masa a los pro­gra­mas espe­cia­les y altas com­ple­ji­da­des. Ese es el botín que dispu­tan un puña­do de diri­gen­tes nacio­na­les, subor­di­nan­do los pro­gra­mas rei­vin­di­ca­ti­vos fren­te a los gobier­nos de turno en fun­ción de obte­ner ese bene­fi­cio. Eso expli­ca la viru­len­ta reac­ción a los dichos de CFK en el balan­ce a un año de ges­tión de gobierno.

Vacu­nas al per­so­nal sani­ta­rio. Sigue el obli­ga­do y glo­bal reco­no­ci­mien­to sala­rial y profesional.

Los tra­ba­ja­do­res de la salud que fue­ron la van­guar­dia huma­na fren­te a la pes­te no logran que se reco­noz­ca su rol irreem­pla­za­ble y siguen pade­cien­do los bajos sala­rios de los gobier­nos, de las clí­ni­cas y sana­to­rios y de los diri­gen­tes sin­di­ca­les que los emplean. Con los mis­mos recur­sos de que se dis­po­ne se pue­de lograr un sis­te­ma mucho más efi­cien­te e igua­li­ta­rio. El cuer­po de los tra­ba­ja­do­res esen­cia­les es el últi­mo ele­men­to a con­si­de­rar en las deci­sio­nes polí­ti­cas. Los nega­cio­nis­tas de la opo­si­ción y los opor­tu­nis­tas del gobierno lan­zan con­sig­nas sin nin­gu­na garan­tía para la salud de los que se expo­nen. Cla­ses pre­sen­cia­les como sea y docen­tes como obs­tácu­lo para lograr­lo es de un reduc­cio­nis­mo cer­cano al des­pre­cio. Hay fun­cio­na­rios que no fun­cio­nan y otros que fun­cio­nan para atrás.

Dejar la salud de la pobla­ción y la pro­duc­ción de reme­dios en manos de las gran­des empre­sas es lo mis­mo que pedir­le al zorro que cui­de a las galli­nas. En la post-pan­de­mia debe­ría­mos aspi­rar a que la aten­ción médi­ca y la indus­tria far­ma­céu­ti­ca pasen a ser acti­vi­da­des mane­ja­das por empre­sas estatales.

El futu­ro del gobierno nacio­nal y el del movi­mien­to sin­di­cal reco­rren el mis­mo calen­da­rio. No le alcan­za al Pre­si­den­te con un sin­di­ca­lis­mo com­pla­cien­te que no gene­re con­flic­tos, por­que el fren­te de tor­men­ta vie­ne del lado del poder eco­nó­mi­co con­cen­tra­do. Para ganar elec­cio­nes alcan­za­ría con impe­dir la divi­sión de los sec­to­res que le die­ron la vic­to­ria. Para lle­var ade­lan­te las trans­for­ma­cio­nes que per­mi­tan sus­ten­tar un pro­yec­to polí­ti­co trans­for­ma­dor nece­si­ta un movi­mien­to obre­ro uni­do y com­pro­me­ti­do con dicho pro­yec­to. La pre­sen­te cúpu­la sin­di­cal, espe­cu­la­do­ra, no lo garantiza.

Áfri­ca mía

La Nación, el reser­vo­rio ideo­ló­gi­co de la más ran­cia oli­gar­quía, aca­ba de des­cu­brir un fenó­meno de afri­ca­ni­za­ción del Conur­bano (sic). Redes socia­les esta­lla­das de indig­na­ción tra­tan­do de expli­car lo dis­cri­mi­na­to­rio y racis­ta del aná­li­sis pasa­ron por alto lo inma­nen­te de esta cla­se para­si­ta­ria que nos domi­na. Los afri­ca­nos no son de aho­ra. Cuan­do la asam­blea del año ’13 otor­gó la liber­tad de vien­tres dio un paso fun­da­men­tal para ter­mi­nar con la escla­vi­tud. Las gue­rras de la inde­pen­den­cia hicie­ron lo suyo y la pobla­ción afro­des­cen­dien­te que­dó cer­ca de la extin­ción. Los nue­vos inmi­gran­tes gene­ran el mis­mo sen­ti­mien­to y los con­vier­ten en el sím­bo­lo de lo detes­ta­ble. El Conur­bano con su com­po­si­ción de pobre­za y su adhe­sión his­tó­ri­ca al pero­nis­mo ocu­pa ese espa­cio de des­pre­cio y de peli­gro. Orgu­llo nacio­nal debe­ría gene­rar el des­pre­cio de los eter­nos colo­ni­za­do­res de las poten­cias de turno.

Nue­vos rama­les con­du­ci­dos por los com­ba­ti­vos cho­fe­res de la 60 reco­rren el Conurbano.

Cuan­do el ori­gen pro­vin­ciano no alcan­za para lograr impac­to en la dis­cri­mi­na­ción se ape­la a los orí­ge­nes con­ti­nen­ta­les para cali­fi­car al dife­ren­te. Los “cabe­ci­tas negras” se han incor­po­ra­do al acer­vo cul­tu­ral y ya no gene­ran el vio­len­to recha­zo. Por eso afri­ca­ni­zar el Conur­bano es la nue­va moda­li­dad para defi­nir el terri­to­rio a excluir. For­ma­do al calor de la pri­me­ra indus­tria­li­za­ción pero­nis­ta, pade­ció todas las con­se­cuen­cias de las ráfa­gas de ajus­tes de los ‘90 y hoy es un con­glo­me­ra­do que supera en pobla­ción a cual­quier otra pro­vin­cia. Pin­tar­lo de negro es el comien­zo de una cam­pa­ña racis­ta en pleno desarrollo.

El comien­zo de la vacu­na­ción masi­va pue­de ser el momen­to para arran­car con “la nue­va nor­ma­li­dad”. Tiro­nea­do por la pre­sión anti­cua­ren­te­na, el gobierno pue­de uti­li­zar esta ener­gía para lograr un fuer­te impul­so a la acti­vi­dad pro­duc­ti­va. En un año elec­to­ral don­de los dis­cur­sos polí­ti­cos invi­tan al olvi­do, es una bue­na opor­tu­ni­dad para recrear los vie­jos con­gre­sos de la pro­duc­ción y sen­tar a la mesa del acuer­do a los empre­sa­rios nacio­na­les que depen­den del mer­ca­do interno (que a su vez es hijo del con­su­mo popu­lar) para esta­ble­cer equi­li­brios entre pre­cios, tari­fas, sala­rios y una sóli­da polí­ti­ca des­mo­no­po­li­za­do­ra para sacar a los for­ma­do­res de pre­cios del mono­po­lio de sus caprichos.

Jun­tos, pero no revueltos

Con una pers­pec­ti­va inde­pen­dien­te des­de el pun­to de vis­ta de los más gol­pea­dos por la cri­sis y la pan­de­mia, la lucha de los sala­rios por ganar­le a la infla­ción ape­nas gas­ta pól­vo­ra en pari­ta­rias que se fir­man y se des­va­ne­cen en el cor­to pla­zo. La infla­ción galo­pan­te lle­vó a las gran­des empre­sas for­ma­do­ras de pre­cios millo­na­rios apor­tes esta­ta­les que hubie­ran ser­vi­do para poner en mar­cha el apa­ra­to productivo.

Todas las medi­das pero­nis­tas “con­tra el agio y la espe­cu­la­ción” men­cio­na­das por Cris­ti­na en su libro Sin­ce­ra­men­te care­cen de un sus­ten­to en el sis­te­ma legal que Alber­to pon­de­ra. Otra vez la refor­ma judi­cial en el tape­te. Cuan­do Juan Perón en 1953 hizo “tro­nar el escar­mien­to”, la deten­ción de “agio­tis­tas” y “con­tre­ras” no fre­nó la embes­ti­da patro­nal. El “exce­so de con­su­mo” ubi­có el aho­rro des­de 1952 como tema cen­tral en el esce­na­rio, con la capa­ci­dad de cum­plir un papel cen­tral. Muy dis­tin­to es el mar­co de pan­de­mia. De aquel apo­teg­ma “se ven­de lo que sobra” al loc­kout patro­nal del cam­po por el maíz hay un lar­go trecho.

La actual Ley de Abas­te­ci­mien­to se usó en el mar­co de una emer­gen­cia pero tie­ne farra­go­sos lími­tes en el con­tex­to de una secre­ta­ría que vació casi todas las áreas de con­trol y de la poca cola­bo­ra­ción de gre­mios, muni­ci­pios y pro­vin­cias. A pocos metros de la rec­ta elec­to­ral, la fun­cio­na­ria Pau­la Espa­ñol no alcan­za a mode­rar los des­bor­des de los for­ma­do­res de pre­cios con su diez­ma­do ejér­ci­to de ins­pec­to­res con esca­so res­pal­do de la arti­lle­ría legal. Los tra­ba­ja­do­res de ATE, mino­ría en ese sec­tor ante el mayo­ri­ta­rio UPCN, ven con desa­zón que la polí­ti­ca gre­mial se basa en cade­nas de favo­res y no en par­ti­ci­pa­ción direc­ta de los gre­mios en una polí­ti­ca de Estado.

Espa­ñol y su equi­po de jóve­nes entu­sias­tas nece­si­tan un arse­nal de con­tro­les y san­cio­nes con­tra los espe­cu­la­do­res que siem­pre hacen su agos­to cuan­do la eco­no­mía se des­ma­dra. No es con polí­ti­cas esca­lo­na­das como el Pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez saca­rá al país del pozo pro­fun­do don­de lo dejó Mau­ri­cio Macri. Se impo­ne un pro­gra­ma en todos los terre­nos y un cam­po popu­lar movi­li­za­do para rom­per la inercia.

Con la regla­men­ta­ción de la ley de tele­tra­ba­jo y su gus­to a are­na entre los dien­tes, el deba­te en el sin­di­ca­lis­mo com­pro­me­ti­do con los tra­ba­ja­do­res y el gobierno popu­lar pro­me­te ser muy rui­do­so, Una vez más el movi­mien­to de los tra­ba­ja­do­res se verá obli­ga­do a con­tra­pe­sar las impo­si­cio­nes de los pode­ro­sos que ope­ran por den­tro y por fue­ra del gobierno.

.

.

DESEMPLEO Y BAJOS SALARIOS

La pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo y la caí­da del sala­rio obs­tru­yen la recuperación

POR HORACIO ROVELLI

En la Argen­ti­na afec­ta­da por las polí­ti­cas rece­si­vas y el covid-19, en el segun­do tri­mes­tre de 2020 se per­die­ron 3.757.000 pues­tos labo­ra­les, de los cua­les 289.000 corres­pon­die­ron a asa­la­ria­dos regis­tra­dos, 1.695.000 a asa­la­ria­dos infor­ma­les y 1.774.000 a tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia. El per­so­nal domés­ti­co sufrió una pér­di­da de casi 600.000 pues­tos, la cons­truc­ción casi 400.000 y hote­les y res­tau­ran­tes 304.000 empleos.

Este des­plo­me no se recu­pe­ró mayor­men­te en la segun­da par­te del año. Sí lo hizo en algu­nos sec­to­res, pero empeo­ró en otros, dado que el Pro­duc­to Bru­to Interno des­cen­dió en 2020 con res­pec­to a 2019 en torno a un 10%, sien­do la mayor caí­da del PIB que se ten­ga regis­tro. Para peor, 2019 fue un año recesivo.

Con una pobla­ción de algo más de 45 millo­nes de habi­tan­tes, la tasa de acti­vi­dad se esti­ma en un 47%, esto quie­re decir que más de 22 millo­nes de per­so­nas están en con­di­cio­nes de tra­ba­jar. Sin embar­go, siem­pre al segun­do tri­mes­tre de 2020, solo se regis­tran 11.762.000 ocu­pa­das, de las cua­les 9.475.600 per­so­nas son asa­la­ria­das, inclu­yen­do al sec­tor pri­va­do (en junio de 2020, se con­ta­bi­li­zan 5.781.000 per­so­nas asa­la­ria­das en el sec­tor pri­va­do), sec­tor públi­co y el tra­ba­jo en casas par­ti­cu­la­res y, 2.287.000 tie­nen tra­ba­jos inde­pen­dien­tes (mono­tri­bu­tis­tas y autó­no­mos), por eso el IFE (Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia) alcan­zo a unos 8.970.000 beneficiados

Por lo tan­to, se pro­du­cen serios des­equi­li­brios entre la tasa de cre­ci­mien­to de la pobla­ción y la tasa de acu­mu­la­ción del capi­tal, que es la cau­sa cen­tral de des­em­pleo en los paí­ses atra­sa­dos. En estos casos, la rece­ta de bajar sala­rios no es la solu­ción por­que como en la amplia mayo­ría de los paí­ses no indus­trial. E, el camino es inver­tir en máqui­nas y equi­pos de últi­ma tec­no­lo­gía para gene­rar pues­tos de tra­ba­jo y aumen­tar la pro­duc­ción y la pro­duc­ti­vi­dad del trabajo.

En la Argen­ti­na de comien­zos de 2021, el sala­rio pro­me­dio de bol­si­llo (neto) de los tra­ba­ja­do­res indus­tria­les, es menor a 700 dóla­res por mes, a razón de 3,5 dóla­res la hora. No sola­men­te es uno de los más bajos de nues­tra his­to­ria, sino que inclu­so, como pedía Pao­lo Roc­ca en 2015, es menor al que se paga por igual tra­ba­jo en Bra­sil y, sin embar­go y obvia­men­te, no pode­mos com­pe­tir con Bra­sil en la mayo­ría de la pro­duc­ción manu­fac­tu­re­ra. Y por supues­to menos que menos con los paí­ses desa­rro­lla­dos cuyo sala­rio pro­me­dio ron­da los 2.200 dóla­res men­sua­les, pero son mucho más pro­duc­ti­vos por las maqui­nas, equi­pos y tec­no­lo­gía que poseen, a lo que se le suma una infra­es­truc­tu­ra en rutas, tre­nes, puen­tes, repre­sas, etc. etc. moder­na y de gran magnitud.

Las cade­nas glo­ba­les de valor son admi­nis­tra­das por las empre­sas trans­na­cio­na­les[1] y repre­sen­tan en torno al 80% del inter­cam­bio mun­dial. Menos del 30% de las expor­ta­cio­nes de la Argen­ti­na ingre­san en esas cade­nas como mero pro­vee­dor de ali­men­tos o de meta­les, don­de el 60,9 % de las expor­ta­cio­nes argen­ti­nas se divi­den tan solo en cin­co pro­duc­tos pri­ma­rios con bajo valor agregado.

Esa situa­ción impli­ca que todo el supe­rá­vit comer­cial y la inmen­sa masa de ganan­cia de un sec­tor pri­vi­le­gia­do (cons­ti­tui­do por los que con­tro­lan mer­ca­do cau­ti­vo apro­pián­do­se de una ren­ta extra­or­di­na­ria), no se trans­for­ma en inver­sión, gene­ran­do dos fac­to­res adver­sos: fal­ta de pues­tos de tra­ba­jo (y con ello pre­sión a la baja de los sala­rios) y fuga de capi­tal (invier­ten eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra­men­te en el exterior).

El rol del Estado

El obje­ti­vo final de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca es lograr el pleno empleo y la mayor equi­dad en la dis­tri­bu­ción del ingre­so. Nues­tra Cons­ti­tu­ción Nacio­nal lo deter­mi­na cla­ra­men­te cuan­do des­de el Preám­bu­lo sos­tie­ne: “Pro­mo­ver el Bien­es­tar Gene­ral”, y tam­bién en su Ley 24.013 de Empleo. Enton­ces, la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca en el sen­ti­do amplio de la pala­bra, es el con­jun­to de estra­te­gias y accio­nes que for­mu­lan los gobier­nos y en gene­ral el Esta­do para orien­tar, influir y/​o con­du­cir la eco­no­mía de los paí­ses, y como toda estra­te­gia debe res­pon­der a un plan glo­bal, esto es gran­des obje­ti­vos y las dis­tin­tas medi­das que se deben adop­tar para cum­plir con esos obje­ti­vos, cuyo fin últi­mo es la ple­na ocu­pa­ción y con una remu­ne­ra­ción que supere la línea de pobreza.

El eco­no­mis­ta Ser­gio Are­lo­vich, ase­sor de La Fede­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res Acei­te­ros de la Repú­bli­ca Argen­ti­na, afir­ma que el Esta­do debe inter­ve­nir para garan­ti­zar ingre­sos dig­nos a los tra­ba­ja­do­res en cum­pli­mien­to de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal y de la ley 24.013 de Empleo, cuyo artícu­lo 135 crea el Con­se­jo Nacio­nal del Empleo, la Pro­duc­ti­vi­dad y el Sala­rio Míni­mo, Vital y Móvil. El inci­so c de dicho artícu­lo, le con­fie­re al Esta­do la facul­tad de apro­bar los linea­mien­tos, meto­do­lo­gía, pau­tas y nor­mas para la defi­ni­ción de una canas­ta bási­ca que se con­vier­ta en un ele­men­to de refe­ren­cia para la deter­mi­na­ción del sala­rio míni­mo, vital y móvil, para afir­mar tex­tual­men­te “Si de deu­das de la demo­cra­cia se tra­ta, res­ta decir que tan­to el Esta­do como cier­to sin­di­ca­lis­mo se han mos­tra­do poco exi­gen­tes al momen­to de hacer cum­plir la nor­ma­ti­va que garan­ti­za a los tra­ba­ja­do­res el gra­do de dig­ni­dad que se les debe reco­no­cer por su con­di­ción de crea­do­res de rique­za”[2].

Según el INDEC, la Canas­ta Bási­ca Total de noviem­bre de 2020 (siem­pre es el últi­mo dato publi­ca­do) para una fami­lia cons­ti­tui­da por matri­mo­nio y dos hijos requie­re de un haber men­sual de $ 51.776. Y el sala­rio míni­mo vital y móvil impues­to por la Reso­lu­ción 4/​2020 del Minis­te­rio de Tra­ba­jo, Empleo y Segu­ri­dad Social de la Nación del 16/​10/​2020 y sin fun­da­men­tar por­qué, se fijó para octu­bre y noviem­bre de 2020 en $ 18.900 y a par­tir del 1° de diciem­bre 2020 de $ 20.587,50 por mes. Es obvio que una gran can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res for­ma­les y no for­ma­les per­ci­ben remu­ne­ra­cio­nes por deba­jo de la Canas­ta Bási­ca Total, tra­ba­jan y son pobres.

Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co la prin­ci­pal fun­ción del Esta­do es regu­lar la acti­vi­dad, esta­ble­cer las reglas de jue­go, qué es líci­to y qué es ilí­ci­to, qué es blan­co y que es negro y apun­tar al pleno empleo y al cre­ci­mien­to con la mejor dis­tri­bu­ción del ingre­so posi­ble. Por eso John M. Key­nes dis­tin­gue entre el bene­fi­cio de los empre­sa­rios y el de la socie­dad y afir­ma que la cau­sa del des­em­pleo se encuen­tra fue­ra del mer­ca­do labo­ral. De hecho, este últi­mo, es un mer­ca­do cuyo com­por­ta­mien­to es pasi­vo, en el sen­ti­do de que el equi­li­brio en el mer­ca­do labo­ral se deri­va de fuer­zas exter­nas a él. La cur­va de pro­duc­ti­vi­dad mar­gi­nal debe con­si­de­rar­se como tal, no como una cur­va de la deman­da de tra­ba­jo por par­te de los empre­sa­rios en rela­ción con los salarios.

Den­tro de esa fun­ción de regu­lar la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, el Esta­do debe, antes que nada, pre­ser­var el valor de la mone­da, que es la antí­te­sis de la deva­lua­ción. El tipo de cam­bio ya lo modi­fi­có vio­len­ta­men­te el gobierno de Cam­bie­mos que en tan solo tres meses del 25 de abril al 24 de julio de 2020 deva­luó un 100%. Pero pare­ce que no fue sufi­cien­te, por­que este gobierno fijó un dólar ofi­cial comer­cial tipo ven­de­dor por el Ban­co de la Nación Argen­ti­na de $ 59,91 el 2 de enero y el 30 de diciem­bre de 2020 su pre­cio fue de $ 89,67, con­for­man­do un ajus­te cam­bia­rio del 49,67%, que reper­cu­te direc­ta­men­te en el pre­cio de los ali­men­tos y por ende en el poder adqui­si­ti­vo de los sala­rios, jubi­la­cio­nes y pen­sio­nes y, en for­ma exce­si­va cuan­do pro­por­cio­nal­men­te el gas­to en ali­men­tos es mayor sobre el ingreso.

En todo caso debe­ría adop­tar deci­sio­nes como hizo el Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Gana­de­ría y Pes­ca de la Nación que pro­ce­dió a sus­pen­der tem­po­ra­ria­men­te la regis­tra­ción de Decla­ra­cio­nes Jura­das de Ven­ta al Exte­rior (DJVE) para el pro­duc­to maíz, cuya fecha de ini­cio de embar­que sea ante­rior al 1° de mar­zo de 2021, con el fin de pre­ser­var su des­tino al mer­ca­do interno.

El Esta­do nacio­nal y los pro­vin­cia­les deben regu­lar la acti­vi­dad comer­cial y finan­cie­ra y cobrar impues­tos direc­tos como los que creó la Ley 27.605 de Apor­te Soli­da­rio, pero no por úni­ca vez, sino todos los años y, las pro­vin­cias cobrar impues­to inmo­bi­lia­rio rural que repre­sen­ta menos del 0,4% del PIB. Es una ver­güen­za que la tie­rra más fér­til del mun­do apor­te menos del 0,4% del PIB. E indi­rec­tos como son los dere­chos de expor­ta­ción (reten­cio­nes), somos una sola Nación y no pue­de haber tra­to pre­fe­ren­cial para nadie (artícu­lo 16 de la Cons­ti­tu­ción Nacional).

Todo ello en un mar­co en que se aumen­ten los sala­rios y el empleo a tra­vés de la obra públi­ca nacio­nal, pro­vin­cial, muni­ci­pal y de estí­mu­los a las empre­sas de crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo (esen­cial­men­te a las PyMes que son las que pro­por­cio­nal­men­te más tra­ba­jo gene­ran), que se aumen­ten las remu­ne­ra­cio­nes, de modo que nin­gún tra­ba­ja­dor en acti­vi­dad o pasi­vi­dad per­ci­ba un ingre­so men­sual menor a la canas­ta bási­ca total del INDEC, es decir por deba­jo de la línea de pobreza.

Mayor sala­rio y mayor empleo for­ta­le­cen al mer­ca­do interno, al que se des­ti­na más del 70% de lo que el país pro­du­ce, máxi­me cuan­do la pre­sión de los expor­ta­do­res, de los fuga­do­res de capi­tal y del FMI es a una deva­lua­ción per­ma­nen­te de nues­tra mone­da, garan­tía de valo­ri­zar las divi­sas, pero a cos­ta del empo­bre­ci­mien­to de nues­tro pueblo.

Solo recom­po­nien­do los sala­rios (inclui­das jubi­la­cio­nes y pen­sio­nes) y el empleo la Argen­ti­na vol­ve­rá a cre­cer, y es res­pon­sa­bi­li­dad de los Esta­doe, en pri­mer lugar la Admi­nis­tra­ción Nacio­nal y lue­go las pro­vin­cias y muni­ci­pios. Lo demos­tró Nés­tor Car­los Kirch­ner: “El PBI se con­for­ma de con­su­mo, inver­sión y comer­cio exte­rior. En los ’90, se pro­bó la teo­ría del derra­me y no fun­cio­nó. Aho­ra lo arma­mos como se arman los bue­nos equi­pos de fút­bol: de aba­jo para arri­ba. Tene­mos que lograr que los cua­ren­ta millo­nes de argen­ti­nos sean con­su­mi­do­res ple­nos. El cre­ci­mien­to del con­su­mo deman­da una mayor inver­sión. Estos dos ítems, con­su­mo e inver­sión, impul­san las expor­ta­cio­nes: el con­su­mo te da mayor esca­la de pro­duc­ción y la inver­sión, mayor efi­cien­cia. Ambos bajan los cos­tos y per­mi­ten com­pe­tir a nivel inter­na­cio­nal. Así cre­cen con­su­mo, inver­sión y expor­ta­cio­nes y la eco­no­mía vue­la”. 

Cual­quier otra alter­na­ti­va es fun­cio­nal al poder eco­nó­mi­co con­so­li­da­do y sig­ni­fi­ca seguir bene­fi­cian­do a una mino­ría para­si­ta y ren­tís­ti­ca, como, sal­vo raras excep­cio­nes, se vie­nen bene­fi­cian­do des­de la dic­ta­du­ra mili­tar has­ta el pre­sen­te, a cos­ta de la exclu­sión y la mar­gi­na­li­dad de nues­tro pueblo

[1] Inclui­das las de capi­tal Chi­na, como COFCO y Shan­dong Gold, esta últi­ma se aso­cia a la Barrick Gold en la Mina Vela­de­ro de San Juan.
[2] Revis­ta Con­clu­sión del 4 de enero de 2021.



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *