Perú. Perio­dis­mo femi­nis­ta: con­tra la impu­ni­dad machis­ta en los medios

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de enero de 2021

¿El perio­dis­mo pue­de ser femi­nis­ta o no? Cua­tro muje­res perio­dis­tas y comu­ni­ca­do­ras expli­can cómo se cons­tru­yen las noti­cias des­de otras pers­pec­ti­vas y pra­xis sobre un deba­te urgen­te en el periodismo.

En cuan­to al géne­ro, his­tó­ri­ca­men­te en el perio­dis­mo y en la cons­truc­ción de las noti­cias ha domi­na­do una visión andro­cén­tri­ca, mas­cu­li­na, hete­ro­se­xual y blan­ca; esa hege­mo­nía es la que los femi­nis­mos han veni­do a des­mon­tar para intro­du­cir otras pers­pec­ti­vas, como la de géne­ro. Quien no ve esto es por­que está tan den­tro del pro­ble­ma que no es capaz de detectarlo.

“Lo impor­tan­te es inves­ti­gar los hechos, no que­dar­nos en la super­fi­cie del #YoTe­CreoHer­ma­na, en el #MeToo yo te creo per se”, Pao­la Ugaz en RTV.

“Algu­na gen­te femi­nis­ta se mete al perio­dis­mo pero no con esa bús­que­da de la ver­dad sino con un carác­ter de acti­vis­ta y en ese caso se les con­fun­de todo y le hacen un daño enor­me a la cau­sa del femi­nis­mo y tam­bién al perio­dis­mo (…) y usan las redes par armar unos car­ga­mon­to­nes espec­ta­cu­la­res”, Álva­rez Rodrich en RTV.

Para deba­tir las diver­sas cues­tio­nes que con­cier­nen al femi­nis­mo, es segu­ro que una femi­nis­ta no ele­gi­ría a Augus­to Álva­rez Rodrich como inter­lo­cu­tor. Si hay alguien que le ha abier­to en los últi­mos tiem­pos las puer­tas a la impu­ni­dad machis­ta en los medios y lo ha jus­ti­fi­ca­do des­de su supues­ta pro­gre­sía y en nom­bre de una muy dis­cu­ti­ble liber­tad de expre­sión, ese es Augus­to Álva­rez Rodrich. Des­de la posi­ción de poder que ocu­pa en el dia­rio La Repú­bli­ca, le ha nega­do apo­yo a perio­dis­tas muje­res con las que com­par­te espa­cio de tra­ba­jo cuan­do éstas han denun­cia­do las prác­ti­cas patriar­ca­les den­tro de ese perió­di­co, inclu­so el aco­so sexual de sus jefes; ha nin­gu­nea­do la labor de su edi­to­ra de géne­ro cuan­do ella solo defen­día lo jus­to y ha insul­ta­do públi­ca­men­te a una refe­ren­te femi­nis­ta como Rocío Sil­va Santisteban. 

No ha esta­do Álva­rez Rodrich tam­po­co a la altu­ra cuan­do ha teni­do que res­pon­der los cues­tio­na­mien­tos reite­ra­dos al medio que diri­ge sobre la cla­ra miso­gi­nia con la que mane­jan la infor­ma­ción. Sobran ejem­plos para seña­lar su for­ma de tra­tar y refe­rir­se al movi­mien­to femi­nis­ta como agre­si­va, irres­pe­tuo­sa y, por supues­to, machis­ta. Por eso, Álva­rez Rodrich sería la últi­ma per­so­na con la que cual­quier femi­nis­ta habla­ría de can­ce­la­cio­nes, MeToo, tole­ran­cia, puni­ti­vis­mo o cual­quier otro tema que preo­cu­pe al inte­rior del femi­nis­mo. Y no por fal­ta de volun­tad de diá­lo­go sino por­que es inú­til y con­tra­pro­du­cen­te vali­dar como siquie­ra deba­ti­bles los pseu­do­ar­gu­men­tos de alguien a quien pare­ce inte­re­sar­le el femi­nis­mo solo cuan­do se tra­ta de ata­car­lo para pro­te­ger sus intereses.

La úni­ca puer­ta que las femi­nis­tas cerra­mos es aque­lla que le da voz al machis­mo. Más aún si se dis­fra­za de hom­bre que se auto­se­ña­la, incohe­ren­te­men­te, como feminista. 

“Yo tam­bién soy perio­dis­ta y femi­nis­ta. Pero hay otra face­ta que es el acti­vis­ta y que en algu­nos casos ese acti­vis­mo cho­ca con el perio­dis­mo por­que el acti­vis­mo pro­mue­ve su cau­sa con­tra lo que sea y el perio­dis­mo bus­ca la ver­dad, bus­ca los hechos”, Álva­rez Rodrich en RTV.

Foto: Lat­fem

¿Es el perio­dis­mo femi­nis­ta menos profesional?

Este artícu­lo, sin embar­go, no es para mos­trar el anti­fe­mi­nis­mo de Rodrich o su poca o nula auto­ri­dad para hablar de algo que no entien­de ni cono­ce, pese a auto­de­no­mi­nar­se femi­nis­ta. Este artícu­lo tie­ne como pro­pó­si­to abor­dar el falaz men­sa­je emi­ti­do en la entre­vis­ta en vivo que AAR hizo en su espa­cio sema­nal en la web de La Repú­bli­ca a la perio­dis­ta Pao­la Ugaz y que lle­va el títu­lo de “El femi­nis­mo hoy en el Perú”. En ella, ambos se esfuer­zan por ins­ta­lar un fal­so deba­te en torno a si el perio­dis­mo pue­de ser o no femi­nis­ta, o de si el acti­vis­mo es un peli­gro para la bús­que­da de la ver­dad y el segui­mien­to de los hechos. 

“Yo soy perio­dis­ta, soy repor­te­ra, y lo pri­me­ro para mi, lo que es impor­tan­te son los hechos. Enton­ces, a mi no me bas­ta el #MeToo. El Metoo, cla­ro, hace que todo el mun­do vaya y diga (…) que apo­ya a la víc­ti­ma pero deja detrás un prin­ci­pio míni­mo que es la corro­bo­ra­ción de hechos”, Pao­la Ugaz para­fra­sean­do y conin­ci­dien­do con Gui­ller­mo­prie­to en RTV.

Este es un pseu­do­ar­gu­men­to recu­rri­do por par­te de gen­te que no ha enten­di­do de qué tra­ta el femi­nis­mo y tie­ne una visión más bien des­in­for­ma­da y defor­ma­da de lo que es y lo que bus­ca. Hace un año algu­nos perio­dis­tas inter­pe­la­ron a la argen­ti­na Lucia­na Peker, duran­te el fes­ti­val Gabo de perio­dis­mo, por­que se nom­bró a sí mis­ma como perio­dis­ta femi­nis­ta. Los cole­gas ase­gu­ra­ban que el perio­dis­mo femi­nis­ta no es perio­dis­mo o que el perio­dis­mo no pue­de ser femi­nis­ta por­que si “toma par­ti­do” deja inme­dia­ta­men­te de ser perio­dis­mo, pues trai­cio­na los están­da­res de obje­ti­vi­dad y neu­tra­li­dad. Esto no es ver­dad. Lo que pre­ten­den negar, de mane­ra cons­cien­te o incons­cien­te, es que el perio­dis­mo nun­ca es neu­tral, aun­que lo inten­te. La sola elec­ción de un titu­lar pue­de depen­der de la sub­je­ti­vi­dad del perio­dis­ta y una deci­sión pre­sun­ta­men­te obje­ti­va res­pon­de muchas veces a los intere­ses y ses­gos de las pro­pias empre­sas perio­dís­ti­cas y a cues­tio­nes de poder. En cuan­to al géne­ro, his­tó­ri­ca­men­te en el perio­dis­mo y en la cons­truc­ción de las noti­cias ha domi­na­do una visión andro­cén­tri­ca, mas­cu­li­na, hete­ro­se­xual y blan­ca; esa hege­mo­nía es la que los femi­nis­mos han veni­do a des­mon­tar para intro­du­cir otras pers­pec­ti­vas, como la de géne­ro. Quien no ve esto es por­que está tan den­tro del pro­ble­ma que no es capaz de detectarlo.

Si las perio­dis­tas femi­nis­tas no hubie­ran abier­to tam­bién la pala­bra —sue­le decir Peker — , no se hubie­ra exten­di­do la denun­cia del abu­so sexual con ese nivel de impac­to. Esa ha sido su fun­ción y su com­pro­mi­so, el de acom­pa­ñar las luchas de las muje­res de mane­ra acti­va. ¿Cómo no hacer perio­dis­mo pro dere­chos, femi­nis­ta y anti­rra­cis­ta, cues­tio­nan­do lo que hay de estruc­tu­ral en las vio­len­cias que pade­cen las muje­res, denun­cian­do los pri­vi­le­gios de un géne­ro sobre otro, y los demás ejes de opre­sión, cuan­do en los medios aún exis­te una omni­po­ten­cia de la mira­da masculina?

Por esta into­le­ran­cia que tú meni­cio­nas, sim­ple­men­te a cual­quie­ra que dis­cre­pa con alguno (sic) de la mane­ra más míni­ma con su for­ma de ver el mun­do (…) sim­ple­men­te lo pasan a la lis­ta negra, y com­ba­ten eso y no se dan cuen­ta que allí estan per­dien­do alia­dos en esa cau­sa”, Álva­rez Rodrich en RTV.

Perio­dis­mo con enfo­que de género

El perio­dis­mo con enfo­que de géne­ro o perio­dis­mo femi­nis­ta cum­ple hoy una fun­ción abso­lu­ta­men­te nece­sa­ria y urgen­te: ende­re­zar las dis­tor­sio­nes de géne­ro en las que el sexis­mo impreg­na­do en nues­tro len­gua­je y cul­tu­ra se expre­sa cul­pan­do a la mujer de ser vio­la­da, aco­sa­da, vio­len­ta­da y has­ta ase­si­na­da; o cuan­do se repli­can este­reo­ti­pos que pro­pa­gan el odio con­tra ellas por­que quie­ren man­te­ner­las en una posi­ción subal­ter­na; o cuan­do se nie­gan sus dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos. Tam­bién cum­ple mucho mejor con la urgen­te fun­ción de incor­po­rar la inter­sec­cio­na­li­dad en el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión. Esto es, una real com­pren­sión e inclu­sión en las temá­ti­cas perio­dís­ti­cas de las iden­ti­da­des polí­ti­cas y socia­les de las per­so­nas que gene­ran dis­cri­mi­na­ción dia­ria y estruc­tu­ral en rela­ción a su géne­ro, cla­se socio­eco­nó­mi­ca, etni­ci­dad, apa­rien­cia físi­ca, diver­si­dad fun­cio­nal y neu­ro­di­ver­si­dad, etc.

“La esce­na maca­bra de ese señor Cillo­niz en el ascen­sor, lo ponían como un acto de machis­mo. Yo decía: eso no es machis­mo, es un pata que está des­qui­cia­do, que tie­ne un pro­ble­ma de salud men­tal, pero eso no es la mas­cu­li­ni­dad esa cosa, es otra cosa”, Álva­rez Rodrich en RTV.

“El señor ade­más tenía denun­cias de haber gol­pea­do a su madre. Eso no tie­ne que ver con el machis­mo, es un tema que va más allá de cual­quier dis­cur­so”, Pao­la Ugaz en RTV.

Es decir, el perio­dis­mo femi­nis­ta y mili­tan­te rom­pe con estruc­tu­ras, con prác­ti­cas muy enrai­za­das, con modos de hacer patriar­ca­les, den­tro de las redac­cio­nes e inclu­so de la pro­pia aca­de­mia perio­dís­ti­ca. Son las perio­dis­tas femi­nis­tas las que han teni­do la valen­tía de seña­lar por pri­me­ra vez la miso­gi­nia en los pro­pios medios de comu­ni­ca­ción en los que tra­ba­jan, o el aco­so y el abu­so sexual que han teni­do que sopor­tar de sus pro­pios admi­ra­dos maes­tros, jefes y pro­fe­so­res. Por eso, y por ser muje­res, enfren­tan repre­sa­lias todos los días, con­tra­tos pre­ca­rios y explo­ta­ción laboral.

Algo que per­so­nas como Álva­rez Rodrich y Ugaz pare­cen igno­rar en la con­ver­sa­ción que sos­tu­vie­ron, es que el mun­do está cam­bian­do y con él cam­bia el perio­dis­mo y su pra­xis. No pare­cen haber­se ente­ra­do de cuán des­fa­sa­da está la mira­da que ape­la a la pres­ti­gio­sa auto­ri­dad mas­cu­li­na, al direc­tor ilu­mi­na­do que eli­ge una cor­te de redactores/​reporteros estre­lla. Tan­to su poder como el poder de los gru­pos que los sos­tie­nen, su éti­ca y su prác­ti­ca perio­dís­ti­ca es hoy cues­tio­na­da por nue­vas gene­ra­cio­nes de perio­dis­tas pro­fe­sio­na­les, sóli­dos y com­pro­me­ti­dos con ejer­cer un perio­dis­mo don­de se inclu­yen en teo­ría y prác­ti­ca los dere­chos de todxs. Es en este con­tex­to en el que la otra mitad de la pobla­ción, las muje­res, levan­ta la voz.

“Otra de las refle­xio­nes impor­tan­tes de Gui­ller­mo­prie­to que dice ¿qué tie­ne que tener una éti­ca afe­mi­nis­ta? Tole­ran­cia, por­que qué pasa si no hay tole­ran­cia: Hay rabia. Hay rabia, que es lo que vemos cuan­do uno por lo menos cues­tio­na cual­quier cosa que tie­ne que ver con estas his­to­rias de #MeToo (…). Sin tole­ran­cia y sin corro­bo­ra­ción de los hechos yo no pue­do ir por ese lado que se quie­re en el femi­nis­mo”, Pao­la Ugaz en RTV.

Y esa otra mitad ya no solo se con­for­ma con cuo­tas, sino que lucha en for­ma y con­te­ni­do por pre­sen­cia y repre­sen­ta­ti­vi­dad, por pari­dad, por equi­pa­rar sala­rios, por ocu­par espa­cios de deci­sión en los medios de comu­ni­ca­ción, por no seguir sien­do dis­cri­mi­na­da. Es una lucha en desa­rro­llo; bas­ta ver, por ejem­plo, cómo fun­cio­na el Con­se­jo edi­to­rial de un perió­di­co como La Repú­bli­ca – que con­for­ma AAR jun­to a casi cien por cien­to de miem­bros mas­cu­li­nos; o ver la con­tra­dic­ción entre el edi­to­rial que recha­za la pers­pec­ti­va de géne­ro mien­tras a su vez tie­nen a la pri­me­ra edi­to­ra de géne­ro de un medio nacio­nal, Lucia Solis. Tam­bién se refle­jan estas con­tra­dic­cio­nes en la ges­tión del perió­di­co y en el tra­ta­mien­to de la infor­ma­ción, así como en las bajas cuo­tas de redac­to­ras y colum­nis­tas. No se dan cuen­ta que las audien­cias han cam­bia­do, se han femi­ni­za­do y que recla­man pers­pec­ti­va de géne­ro, que has­ta podría salir­les ren­ta­ble si les impor­ta­ra de ver­dad. Inclu­so la adi­ción de una edi­to­ra de géne­ro en el dia­rio fue un par­che deses­pe­ra­do a la mul­ti­tud de recla­mos que evi­den­cia­ban una abso­lu­ta incom­pren­sión del cam­bio que se está vivien­do. La edi­to­ra de géne­ro de la Repú­bli­ca tie­ne a los enemi­gos den­tro de la pro­pia casa y des­de allí da bata­lla, pero la resis­ten­cia de lo pasa­do que se nie­ga a trans­for­mar es fuer­te. Álva­rez es una mues­tra de ello.

¿Qué pue­de ofre­cer hoy un medio de comu­ni­ca­ción femi­nis­ta y las perio­dis­tas que tra­ba­ja­mos con enfo­que de géne­ro? 

Enfo­que de géne­ro trans­ver­sal a todo el perió­di­co; inves­ti­ga­cio­nes rigu­ro­sas, bien fun­da­men­ta­das y con­tex­tua­li­za­das, que lla­men a hacer­nos pre­gun­tas, a cues­tio­nar­nos, repor­ta­jes que fun­cio­nan como una herra­mien­ta de empa­tía y cui­da­do para las super­vi­vien­tes que han deci­di­do salir al fren­te de sus his­to­rias, en un mun­do en el que toda­vía está ins­ta­la­do el “no te creo”. Pasó con los repor­ta­jes del NYT y del New Yor­ker que gana­ron un Pulitzer por la inves­ti­ga­ción del caso del aco­sa­dor y vio­la­dor Har­vey Weins­tein, un tra­ba­jo monu­men­tal y con muchos recur­sos (esa es la dife­ren­cia con los medios de nues­tros paí­ses) para encon­trar todo lo que se nece­si­ta­ba para seña­lar­lo y para que ellas no fue­ran daña­das. Este es un caso en el que el perio­dis­mo con una pers­pec­ti­va de géne­ro inter­vino cuan­do otros sis­te­mas falla­ron, pero no es el único.

Quie­nes no entien­den el femi­nis­mo cen­su­ran y deva­lúan la denun­cia públi­ca en redes socia­les, cuan­do actual­men­te y jus­ta­men­te debi­do al sis­te­ma patriar­cal que les cie­rra las puer­tas en el perio­dis­mo, la Poli­cía o el Poder Judi­cial, no hay nada más impor­tan­te que el impac­to social de las voces de miles de muje­res que en estos años han reve­la­do la ver­de­ra dimen­sión sis­té­mi­ca de la cul­tu­ra del aco­so y la vio­len­cia sexual en el mun­do. No lo hicie­ron los perio­dis­tas, lo hicie­ron las muje­res y no hablan­do baji­to. De hecho, por ejem­plo, el caso de Gui­ller­mo Cas­tri­llón que cita en la con­ver­sa­ción Pao­la Ugaz como un caso que ella lle­va siguien­do hace tres años, es un caso basa­do cien por cien­to en denun­cias públi­cas hechas por las 16 víc­ti­mas en sus redes socia­les; que lue­go de com­par­tir sus his­to­rias y vin­cu­lar­se siguie­ron avan­zan­do jun­tas en su lucha por jus­ti­cia- y que por cier­to sigue entram­pa­da en el Poder Judi­cial. La corro­bo­ra­ción de datos o la inves­ti­ga­ción en este caso sir­vió para hacer pre­sión públi­ca pero no fue en nin­gún caso un des­ta­pe perio­dís­ti­co y revelador.

“No nos can­ce­le­mos entre peru­nos y perua­nas por estos temas (…) Aho­ri­ta el tema del #MeToo ate­rra a mucha gen­te por­que dice: ¡Uy ya salí. Ya salí en la pági­na, ya mi vida se…perdí el tra­ba­jo, me fui”, Pao­la Ugaz en RTV.

El perio­dis­mo femi­nis­ta no es el perio­dis­mo ‘sal­va­dor’ que expli­ca los dra­mas de las otras, no es solo que “de voz” a las que no la tie­nen, el perio­dis­mo femi­nis­ta es uno de voces y cuer­pos situa­dos, que habla de noso­tras, que se encar­na en nues­tras pala­bras, pro­po­ne la escu­cha per­ma­nen­te y acom­pa­ña, por­que en lugar de aco­mo­dar­se con el poder, cola­bo­ra en des­mon­tar hege­mo­nías

Los hechos no son menos hechos en manos de perio­dis­tas femi­nis­tas. Las perio­dis­tas femi­nis­tas no somos menos perio­dis­tas, ni menos pro­fe­sio­na­les cuan­do hace­mos nues­tro tra­ba­jo, al con­tra­rio, bus­ca­mos ahon­dar en los pro­ble­mas que otros no ven, visi­bi­li­zar­los, dia­lo­gar y com­par­tir refle­xio­nes sobre estos para poner las vidas en el cen­tro y que el impac­to de la jus­ti­cia social con la que esta­mos com­pro­me­ti­das sea mayor y más dura­de­ra, para erra­di­car colec­ti­va­men­te la cul­tu­ra de la vio­len­cia y apa­ña­mien­to de estos abu­sos, deli­tos y crímenes. 

La argen­ti­na Lucia­na Peker decía el otro día des­pués de cele­brar la reso­lu­ción que decre­ta el abor­to legal, libre y gra­tui­to en Argen­ti­na, por la que se faja­ron miles de muje­res, entre ellas miles de perio­dis­tas femi­nis­tas como Peker, algo que zan­ja muy bien los cues­tio­na­mien­tos hacia el perio­dis­mo femi­nis­ta: “No con­ta­mos la his­to­ria. La hici­mos con­tan­do. El perio­dis­mo femi­nis­ta es un sopli­do de letras que cons­tru­yó el futuro”. 

Así es, el perio­dis­mo no solo cuen­ta, tam­bién pue­de “hacer con­tan­do”. Y en ese camino esta­mos muchas. 

Sobre las autoras:

Gabrie­la Wie­ner es perio­dis­ta, escri­to­ra y feminista

Clau­dia Cis­ne­ros es perio­dis­ta y comu­ni­ca­do­ra con estu­dios en mujer y géne­ro y feminista

Kathe­ri­ne Subira­na es perio­dis­ta, escri­to­ra y feminsita

Lau­ra Arro­yo es comu­ni­ca­do­ra polí­ti­ca, femi­nis­ta y compositora

Por Gabrie­la Wie­ner, Clau­dia Cis­ne­ros, Kathe­ri­ne Subira­na y Lau­ra Arroyo/​Publi­ca­do en FemLatam

FUENTE: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *