Perú. Car­los Tapia, el “par­ti­do” y la fraternidad

Alber­to Adrian­zén M. /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de enero de 2021

A Caro­la con cariño 

Cuan­do murió Car­los Iván Degre­go­ri en mayo de 2011, Car­los Tapia me pidió que hable a nom­bre del “par­ti­do” para des­pe­dir­nos de él y ren­dir­le un home­na­je. Car­los no que­ría hablar.

Esta­ba mudo. Lo inva­día la tris­te­za. Ellos se cono­cían des­de cuan­do tra­ba­ja­ron en la Uni­ver­si­dad de Hua­man­ga y mili­ta­ron jun­tos en Aya­cu­cho en los años sesen­ta y seten­ta en una las frac­cio­nes maoís­tas del MIR que sur­gió lue­go de la derro­ta de la gue­rri­lla del año 65. Así que me paré fren­te a los ami­gos y comen­cé a hablar. Les dije que el “par­ti­do” que­ría des­pe­dir a uno de sus mejo­res cama­ra­das. En medio del bre­ve dis­cur­so, la voz se me que­bró y la emo­ción me inva­dió. Recuer­do que uno de los asis­ten­tes, Julio Cotler, hoy ausen­te, me mira­ba con una son­ri­sa como quien dice te entiendo.

Cuen­to lo del “par­ti­do” por­que esa fue una de las tan­tas inven­cio­nes, aca­so la más impor­tan­te, de Car­los Tapia. Lo men­ciono por­que la bio­gra­fía de Tapia, más allá del carác­ter per­so­na­lí­si­mo, no pue­de ser enten­di­da al mar­gen de las per­so­nas que, des­de expe­rien­cias diver­sas, pero siem­pre en el espa­cio de la izquier­da, cons­tru­ye­ron un colec­ti­vo. Tapia fue su cara más visi­ble y al mis­mo tiem­po la más polí­ti­ca de ese pro­yec­to colec­ti­vo. Y su his­to­ria, en cier­ta mane­ra, es tam­bién la his­to­ria de ese colec­ti­vo. La base de lo que fue el “par­ti­do” nació a fines de los seten­tas cuan­do se jun­ta­ron el Par­ti­do Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­rio ‑Trin­che­ra Roja (PCR-TR) y una de las frac­cio­nes del MIR, cuyos mili­tan­tes eran hom­bres y muje­res que habían mili­ta­do des­de los años sesen­ta y seten­ta. Había inte­lec­tua­les como Car­los Iván Degre­go­ri, Sine­sio López, Isa­bel Coral, Manuel Cór­do­va, Nico­lás Lynch y quien escri­be este artícu­lo; tam­bién diri­gen­tes sin­di­ca­les y cam­pe­si­nos, así como vie­jos mili­tan­tes miris­tas de dis­tin­tas regio­nes del país con los cua­les Tapia man­te­nía (y man­tu­vo has­ta el final) una rela­ción permanente.

Sin embar­go, el “par­ti­do” de Tapia no era lo que un maoís­mo dog­má­ti­co y fal­sa­men­te solem­ne lla­ma­ría la “frac­ción roja”, es decir un núcleo que deci­de recons­truir un ima­gi­na­rio par­ti­do del pro­le­ta­ria­do para hacer la revo­lu­ción tam­bién pro­le­ta­ria. Tapia, citan­do a Luis de la Puen­te, siem­pre decía que el “par­ti­do” debía ser un fac­tor de uni­dad; en ese sen­ti­do, no era un van­guar­dis­ta. Su pre­sen­cia acti­va en la crea­ción de la Uni­dad Demo­crá­ti­co Popu­lar (UDP) y más tar­de en la fun­da­ción de la Izquier­da Uni­da y del Par­ti­do Uni­fi­ca­do Maria­te­guis­ta (PUM) fue unas de las tan­tas demos­tra­cio­nes de su voca­ción uni­ta­ria y yo diría fren­tis­ta. Esa fue una de las razo­nes que lo lle­va­ron a com­ba­tir a Sen­de­ro Lumi­no­so. La otra razón fue su con­vic­ción de que cual­quier cam­bio en el país debía hacer­se en demo­cra­cia y que la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, para ser legi­ti­ma, debía tener un cla­ro carác­ter defen­si­vo. Ello era una rup­tu­ra con el “par­ti­do arma­do” como lo lla­mó José Ari­có, que fue aca­so el mode­lo de orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria has­ta esa épo­ca. Para él, como decía, la gue­rra es el fra­ca­so de la polí­ti­ca. Fue Tapia, por ejem­plo, el que inven­tó el con­cep­to de blo­queo ope­ra­ti­vo de las Fuer­zas Arma­das dejan­do muy cla­ro el papel de las masas en el cam­bio revo­lu­cio­na­rio. La revo­lu­ción que Tapia pro­po­nía debía ser un acto de masas y al mis­mo tiem­po una tarea colec­ti­va y plu­ral liga­da al desa­rro­llo de la democracia. 

Sin embar­go, el dato más impor­tan­te en rela­ción al “par­ti­do” es que la polí­ti­ca poco a poco con­vir­tió a los que par­ti­ci­pa­mos de esta expe­rien­cia ‑hablo en par­ti­cu­lar del gru­po de inte­lec­tua­les- en ami­gos entra­ña­bles don­de cada uno sabía cuál era su mejor lado lo que per­mi­tió no solo un tra­ba­jo colec­ti­vo sino tam­bién una amis­tad igual­men­te colec­ti­va. Nos unía una expe­rien­cia que aho­ra con los años uno logra enten­der: la fra­ter­ni­dad. Nadie esta­ba por enci­ma del otro y nadie podía fal­tar­le el res­pe­to al otro. Toda­vía recuer­do que en una lar­ga con­ver­sa­ción sobre temas muy per­so­na­les Tapia me dijo: cuan­do le fal­tas el res­pe­to a la otra per­so­na, todo se aca­ba. Aho­ra creo que es el res­pe­to, final­men­te, lo que nos hace igua­les. Éra­mos un gru­po que con­ver­tía la polí­ti­ca, como ha dicho Sine­sio López, en una acti­vi­dad lúdi­ca, pero tam­bién, creo, en un acto de fraternidad.

Así como dis­cu­tía­mos de polí­ti­ca, nos jun­tá­ba­mos en nues­tras casas para seguir con­ver­san­do de polí­ti­ca, pero tam­bién sobre otros temas, inclu­so pri­va­dos y per­so­na­les o para almor­zar con nues­tras fami­lias y com­par­tir con otros ami­gos. A nues­tros hijos e hijas o a los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras más jóve­nes, Tapia los tra­ta­ba de “sobri­nos” y éstos de “tío” y a todos les deba ins­truc­cio­nes del “par­ti­do” sobre lo que debían hacer. Para Tapia el “par­ti­do”, es decir la polí­ti­ca, era su razón de vida y el espa­cio vital don­de era posi­ble prac­ti­car la fra­ter­ni­dad. En el “par­ti­do” tam­bién “mili­ta­ban” hom­bres y muje­res que habían deja­do la mili­tan­cia par­ti­da­ria pero que no habían renun­cia­do a su iden­ti­dad izquier­dis­ta. Era un espa­cio polí­ti­co que unía a las per­so­nas tan­to por una ideo­lo­gía izquier­dis­ta como tam­bién por la amis­tad. Algo pare­ci­do al Club Socia­lis­ta que fun­dó Ari­co y otros inte­lec­tua­les en la Argen­ti­na por esos mis­mos años. Gon­za­lo Nie­to, otro miem­bro del “par­ti­do, solía decir­le a Tapia que era el “Pre­si­den­te de la Gala­xia” en con­tra­po­si­ción al líder de Sen­de­ro Lumi­no­so, Abi­mael Guz­mán, y a esa solem­ni­dad fría y terro­rí­fi­ca que se expre­sa­ba en su títu­lo de” Pre­si­den­te Gon­za­lo”. Tan poco solem­nes fui­mos que aún recuer­do las “cha­pas” (o seu­dó­ni­mos) que Tapia y yo nos pusi­mos como miem­bros del Comi­té Cen­tral del PUM: la mía era Emi­liano, la de él, Zapata. 

Fue el “par­ti­do” a comien­zos de los ochen­ta el que redac­ta y publi­ca el famo­so “libro ver­de” del MIR don­de anun­cia­mos nues­tra renun­cia al mar­xis­mo-leni­nis­mo y plan­tea­mos la nece­si­dad de un mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio y de un socia­lis­mo que debía ser demo­crá­ti­co. Recuer­do que, en 1982, en un deba­te sobre Polo­nia y el movi­mien­to Soli­da­ri­dad, Tapia dijo lo que fue en ese momen­to una here­jía: “en Polo­nia no exis­te la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, lo que exis­te es la dic­ta­du­ra sobre el pro­le­ta­ria­do”. Fue tam­bién el “par­ti­do”, pero sobre todo Car­los Tapia, Car­los Iván Degre­go­ri e Isa­bel Coral los que com­ba­tie­ron polí­ti­ca­men­te, en pri­me­ra línea y de mane­ra públi­ca, a Sen­de­ro Lumi­no­so, por eso la pre­sen­cia tan­to de Tapia como de Degre­go­ri en la Comi­sión de la Ver­dad y tam­bién la de Isa­bel en el Pro­gra­ma de Repo­bla­mien­to, fue un acto de reco­no­ci­mien­to a la labor que desa­rro­lla­ron duran­te los años del con­flic­to arma­do. Fue tam­bién el “par­ti­do” el que impul­só, jun­to con otros inte­lec­tua­les de izquier­da, la revis­ta el Zorro de Aba­jo como un inten­to de crear una nue­va tra­di­ción que unie­ra socia­lis­mo y demo­cra­cia. En el pri­mer núme­ro, en 1984 y en medio de la gue­rra sen­de­ris­ta, afir­ma­mos que el socia­lis­mo se había enca­lla­do en los puer­tos de Polo­nia y aho­ga­do en los arro­za­les de Cam­bo­ya y que, por lo tan­to, había que inven­tar otra mane­ra de ser socia­lis­ta. Tam­bién es el “par­ti­do” el que deci­de “rom­per” con el PUM en 1988 para fun­dar los lla­ma­dos Comi­té Regio­na­les Maria­te­guis­tas y publi­car el libro azul que se lla­mó: “Entre los dos sen­de­ros”, es decir, entre el Sen­de­ro Lumi­no­so de Abi­mael Guz­mán y el sen­de­ro neo­li­be­ral de Her­nan­do de Soto. Este fue el últi­mo espa­cio de mili­tan­cia en el que par­ti­ci­pó todo el gru­po, sin embar­go, el “par­ti­do” siguió.

Muchos años des­pués, en medio de las dudas de Car­los Iván y con­ven­ci­dos por Tapia, deci­di­mos ingre­sar a la cam­pa­ña elec­to­ral y al gobierno de Ollan­ta Huma­la, y lue­go de este fra­ca­so par­ti­ci­pa­mos como gru­po en la crea­ción de UNETE que bus­ca­ba unir a un sec­tor de la izquier­da, expe­rien­cia que tam­bién nau­fra­gó. Per­sis­ti­mos con Ciu­da­da­nos por el Cam­bio y en el ini­cio de Fuer­za Ciu­da­da­na (2014−2020) que fue­ron las últi­mas expe­rien­cias polí­ti­cas de mili­tan­cia en las que par­ti­ci­pé con Car­los Tapia. En todas y cada una de estas accio­nes, es decir en estos últi­mos cua­ren­ta años de vida (sin con­tar sus años ante­rio­res de mili­tan­cia) la volun­tad y el entu­sias­mo de Car­los Tapia siem­pre estu­vie­ron pre­sen­te. Sin embar­go, habría que decir que su vida no fue fácil ni estu­vo libre de sacri­fi­cios. Tapia era de esos vie­jos mili­tan­tes que era capaz de dejar todo o casi todo por el par­ti­do, la polí­ti­ca y la revo­lu­ción. Y eso tuvo algu­nas veces, un cos­to alto en su vida. Tapia murió cuan­do iba a cum­plir ochen­ta años, aun­que no los apa­ren­ta­ba, en el mes de julio. 

En ese sen­ti­do Car­los Tapia fue uno de los mejo­res repre­sen­tan­tes de una gene­ra­ción. Cono­cer su bio­gra­fía es tam­bién una mane­ra de cono­cer y enten­der los ava­ta­res de la izquier­da perua­na en los últi­mos 50 años. Fue el mayor de un gru­po que entra­mos a la polí­ti­ca y a la mili­tan­cia en los años sesen­ta y seten­ta, que admi­ra­ba la revo­lu­ción rusa, cuba­na, el maoís­mo, la gue­rri­lla del 65, al Che Gue­va­ra, a Sal­va­dor Allen­de, a José Car­los Mariá­te­gui y que enten­dió final­men­te que para hacer polí­ti­ca y la revo­lu­ción se requie­re que entre aque­llos que la prac­ti­can y la pre­di­can, exis­ta una fra­ter­ni­dad, es decir, una amis­tad dura­de­ra y que tras­cien­da dis­cre­pan­cias, así como un res­pe­to mutuo.

COLOFÓN

A comien­zos de diciem­bre del año pasa­do le envié a Car­los vía whatsap la copia que había encon­tra­do de un comu­ni­ca­do del 27 de enero de 1989 fir­ma­do por Sine­sio López, por el sena­dor y poe­ta cus­que­ño Luis Nie­to, Car­los Iván Degre­go­ri, Nico­lás Lynch y yo (otra vez el “par­ti­do”) don­de le expre­sá­ba­mos nues­tra soli­da­ri­dad (Car­los Tapia en ese enton­ces era dipu­tado de IU), por­que el sema­na­rio Amau­ta lo había acu­sa­do indi­rec­ta­men­te de “soplón” ya que se reu­nía con mili­ta­res en el mar­co de la lucha con­tra Sen­de­ro Lumi­no­so. Lo hice por­que no nos había­mos habla­do duran­te un buen tiem­po, pero ade­más por­que que­ría saber de su esta­do de salud. Tapia me lla­mó lue­go y con­ver­sa­mos largo. 

Debo decir que en estos últi­mos tiem­pos Car­los y yo no pen­sá­ba­mos igual sobre algu­nos temas de la polí­ti­ca. El plan­tea­ba que había que crear un “cen­tro polí­ti­co” y yo un par­ti­do de izquier­da algo que en mi opi­nión ni es alter­na­ti­vo ni con­tra­dic­to­rio con la idea del cen­tro polí­ti­co, pero sí supo­ne énfa­sis y agen­das dis­tin­tas. Sin embar­go, nun­ca estu­vo en cues­tión la amis­tad. En reali­dad, sabía­mos que ambos está­ba­mos, como se dice, en la mis­ma “trin­che­ra”.

Días antes de su inter­na­mien­to lo vol­ví a lla­mar para saber cómo anda­ba. Me res­pon­dió con un chis­te en el que me decía que el médi­co que lo ope­ró el 2019 le había dicho “ya le pro­lon­gué la vida dos años, no se pue­de que­jar”. El “loco”, así le decía­mos, tenía cuer­da para rato. No fue así. El fin de sema­na me lla­mó Caro­la, su espo­sa, para decir­me que Car­los esta­ba hos­pi­ta­li­za­do en el Reba­glia­ti y que su salud no era bue­na. El lunes vol­ví a hablar con ella y me pidió hacer públi­co su deli­ca­do esta­do de salud. El mar­tes Caro­la me dijo en la maña­na que Car­los había empeo­ra­do y en la tar­de de ese mis­mo día me lla­mó para con­tar­me que había muer­to y que por favor lo comu­ni­ca­ra. Y así lo hice, en medio de una inmen­sa tris­te­za que has­ta aho­ra me acompaña. 

Sine­sio López ha escri­to que la muer­te de Car­los Tapia la ha sen­ti­do como si fue­ra la de un her­mano. Yo tam­bién sien­to lo mis­mo o como diría el poe­ta espa­ñol Miguel Her­nán­dez, sien­to que: “Un mano­ta­zo duro, un gol­pe hela­do, /​un hacha­zo invi­si­ble y homi­ci­da, /​un empu­jón bru­tal, te ha derri­ba­do”. Adiós que­ri­do ami­go y cama­ra­da. Ya nos vere­mos en algún momento.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *