Perú. Car­los Tapia, el “par­ti­do” y la fraternidad

Alber­to Adrian­zén M. /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de enero de 2021

A Caro­la con cariño 

Cuan­do murió Car­los Iván Degre­go­ri en mayo de 2011, Car­los Tapia me pidió que hable a nom­bre del “par­ti­do” para des­pe­dir­nos de él y ren­dir­le un home­na­je. Car­los no que­ría hablar.

Esta­ba mudo. Lo inva­día la tris­te­za. Ellos se cono­cían des­de cuan­do tra­ba­ja­ron en la Uni­ver­si­dad de Hua­man­ga y mili­ta­ron jun­tos en Aya­cu­cho en los años sesen­ta y seten­ta en una las frac­cio­nes maoís­tas del MIR que sur­gió lue­go de la derro­ta de la gue­rri­lla del año 65. Así que me paré fren­te a los ami­gos y comen­cé a hablar. Les dije que el “par­ti­do” que­ría des­pe­dir a uno de sus mejo­res cama­ra­das. En medio del bre­ve dis­cur­so, la voz se me que­bró y la emo­ción me inva­dió. Recuer­do que uno de los asis­ten­tes, Julio Cotler, hoy ausen­te, me mira­ba con una son­ri­sa como quien dice te entiendo.

Cuen­to lo del “par­ti­do” por­que esa fue una de las tan­tas inven­cio­nes, aca­so la más impor­tan­te, de Car­los Tapia. Lo men­ciono por­que la bio­gra­fía de Tapia, más allá del carác­ter per­so­na­lí­si­mo, no pue­de ser enten­di­da al mar­gen de las per­so­nas que, des­de expe­rien­cias diver­sas, pero siem­pre en el espa­cio de la izquier­da, cons­tru­ye­ron un colec­ti­vo. Tapia fue su cara más visi­ble y al mis­mo tiem­po la más polí­ti­ca de ese pro­yec­to colec­ti­vo. Y su his­to­ria, en cier­ta mane­ra, es tam­bién la his­to­ria de ese colec­ti­vo. La base de lo que fue el “par­ti­do” nació a fines de los seten­tas cuan­do se jun­ta­ron el Par­ti­do Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­rio ‑Trin­che­ra Roja (PCR-TR) y una de las frac­cio­nes del MIR, cuyos mili­tan­tes eran hom­bres y muje­res que habían mili­ta­do des­de los años sesen­ta y seten­ta. Había inte­lec­tua­les como Car­los Iván Degre­go­ri, Sine­sio López, Isa­bel Coral, Manuel Cór­do­va, Nico­lás Lynch y quien escri­be este artícu­lo; tam­bién diri­gen­tes sin­di­ca­les y cam­pe­si­nos, así como vie­jos mili­tan­tes miris­tas de dis­tin­tas regio­nes del país con los cua­les Tapia man­te­nía (y man­tu­vo has­ta el final) una rela­ción permanente.

Sin embar­go, el “par­ti­do” de Tapia no era lo que un maoís­mo dog­má­ti­co y fal­sa­men­te solem­ne lla­ma­ría la “frac­ción roja”, es decir un núcleo que deci­de recons­truir un ima­gi­na­rio par­ti­do del pro­le­ta­ria­do para hacer la revo­lu­ción tam­bién pro­le­ta­ria. Tapia, citan­do a Luis de la Puen­te, siem­pre decía que el “par­ti­do” debía ser un fac­tor de uni­dad; en ese sen­ti­do, no era un van­guar­dis­ta. Su pre­sen­cia acti­va en la crea­ción de la Uni­dad Demo­crá­ti­co Popu­lar (UDP) y más tar­de en la fun­da­ción de la Izquier­da Uni­da y del Par­ti­do Uni­fi­ca­do Maria­te­guis­ta (PUM) fue unas de las tan­tas demos­tra­cio­nes de su voca­ción uni­ta­ria y yo diría fren­tis­ta. Esa fue una de las razo­nes que lo lle­va­ron a com­ba­tir a Sen­de­ro Lumi­no­so. La otra razón fue su con­vic­ción de que cual­quier cam­bio en el país debía hacer­se en demo­cra­cia y que la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, para ser legi­ti­ma, debía tener un cla­ro carác­ter defen­si­vo. Ello era una rup­tu­ra con el “par­ti­do arma­do” como lo lla­mó José Ari­có, que fue aca­so el mode­lo de orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria has­ta esa épo­ca. Para él, como decía, la gue­rra es el fra­ca­so de la polí­ti­ca. Fue Tapia, por ejem­plo, el que inven­tó el con­cep­to de blo­queo ope­ra­ti­vo de las Fuer­zas Arma­das dejan­do muy cla­ro el papel de las masas en el cam­bio revo­lu­cio­na­rio. La revo­lu­ción que Tapia pro­po­nía debía ser un acto de masas y al mis­mo tiem­po una tarea colec­ti­va y plu­ral liga­da al desa­rro­llo de la democracia. 

Sin embar­go, el dato más impor­tan­te en rela­ción al “par­ti­do” es que la polí­ti­ca poco a poco con­vir­tió a los que par­ti­ci­pa­mos de esta expe­rien­cia ‑hablo en par­ti­cu­lar del gru­po de inte­lec­tua­les- en ami­gos entra­ña­bles don­de cada uno sabía cuál era su mejor lado lo que per­mi­tió no solo un tra­ba­jo colec­ti­vo sino tam­bién una amis­tad igual­men­te colec­ti­va. Nos unía una expe­rien­cia que aho­ra con los años uno logra enten­der: la fra­ter­ni­dad. Nadie esta­ba por enci­ma del otro y nadie podía fal­tar­le el res­pe­to al otro. Toda­vía recuer­do que en una lar­ga con­ver­sa­ción sobre temas muy per­so­na­les Tapia me dijo: cuan­do le fal­tas el res­pe­to a la otra per­so­na, todo se aca­ba. Aho­ra creo que es el res­pe­to, final­men­te, lo que nos hace igua­les. Éra­mos un gru­po que con­ver­tía la polí­ti­ca, como ha dicho Sine­sio López, en una acti­vi­dad lúdi­ca, pero tam­bién, creo, en un acto de fraternidad.

Así como dis­cu­tía­mos de polí­ti­ca, nos jun­tá­ba­mos en nues­tras casas para seguir con­ver­san­do de polí­ti­ca, pero tam­bién sobre otros temas, inclu­so pri­va­dos y per­so­na­les o para almor­zar con nues­tras fami­lias y com­par­tir con otros ami­gos. A nues­tros hijos e hijas o a los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras más jóve­nes, Tapia los tra­ta­ba de “sobri­nos” y éstos de “tío” y a todos les deba ins­truc­cio­nes del “par­ti­do” sobre lo que debían hacer. Para Tapia el “par­ti­do”, es decir la polí­ti­ca, era su razón de vida y el espa­cio vital don­de era posi­ble prac­ti­car la fra­ter­ni­dad. En el “par­ti­do” tam­bién “mili­ta­ban” hom­bres y muje­res que habían deja­do la mili­tan­cia par­ti­da­ria pero que no habían renun­cia­do a su iden­ti­dad izquier­dis­ta. Era un espa­cio polí­ti­co que unía a las per­so­nas tan­to por una ideo­lo­gía izquier­dis­ta como tam­bién por la amis­tad. Algo pare­ci­do al Club Socia­lis­ta que fun­dó Ari­co y otros inte­lec­tua­les en la Argen­ti­na por esos mis­mos años. Gon­za­lo Nie­to, otro miem­bro del “par­ti­do, solía decir­le a Tapia que era el “Pre­si­den­te de la Gala­xia” en con­tra­po­si­ción al líder de Sen­de­ro Lumi­no­so, Abi­mael Guz­mán, y a esa solem­ni­dad fría y terro­rí­fi­ca que se expre­sa­ba en su títu­lo de” Pre­si­den­te Gon­za­lo”. Tan poco solem­nes fui­mos que aún recuer­do las “cha­pas” (o seu­dó­ni­mos) que Tapia y yo nos pusi­mos como miem­bros del Comi­té Cen­tral del PUM: la mía era Emi­liano, la de él, Zapata. 

Fue el “par­ti­do” a comien­zos de los ochen­ta el que redac­ta y publi­ca el famo­so “libro ver­de” del MIR don­de anun­cia­mos nues­tra renun­cia al mar­xis­mo-leni­nis­mo y plan­tea­mos la nece­si­dad de un mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio y de un socia­lis­mo que debía ser demo­crá­ti­co. Recuer­do que, en 1982, en un deba­te sobre Polo­nia y el movi­mien­to Soli­da­ri­dad, Tapia dijo lo que fue en ese momen­to una here­jía: “en Polo­nia no exis­te la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, lo que exis­te es la dic­ta­du­ra sobre el pro­le­ta­ria­do”. Fue tam­bién el “par­ti­do”, pero sobre todo Car­los Tapia, Car­los Iván Degre­go­ri e Isa­bel Coral los que com­ba­tie­ron polí­ti­ca­men­te, en pri­me­ra línea y de mane­ra públi­ca, a Sen­de­ro Lumi­no­so, por eso la pre­sen­cia tan­to de Tapia como de Degre­go­ri en la Comi­sión de la Ver­dad y tam­bién la de Isa­bel en el Pro­gra­ma de Repo­bla­mien­to, fue un acto de reco­no­ci­mien­to a la labor que desa­rro­lla­ron duran­te los años del con­flic­to arma­do. Fue tam­bién el “par­ti­do” el que impul­só, jun­to con otros inte­lec­tua­les de izquier­da, la revis­ta el Zorro de Aba­jo como un inten­to de crear una nue­va tra­di­ción que unie­ra socia­lis­mo y demo­cra­cia. En el pri­mer núme­ro, en 1984 y en medio de la gue­rra sen­de­ris­ta, afir­ma­mos que el socia­lis­mo se había enca­lla­do en los puer­tos de Polo­nia y aho­ga­do en los arro­za­les de Cam­bo­ya y que, por lo tan­to, había que inven­tar otra mane­ra de ser socia­lis­ta. Tam­bién es el “par­ti­do” el que deci­de “rom­per” con el PUM en 1988 para fun­dar los lla­ma­dos Comi­té Regio­na­les Maria­te­guis­tas y publi­car el libro azul que se lla­mó: “Entre los dos sen­de­ros”, es decir, entre el Sen­de­ro Lumi­no­so de Abi­mael Guz­mán y el sen­de­ro neo­li­be­ral de Her­nan­do de Soto. Este fue el últi­mo espa­cio de mili­tan­cia en el que par­ti­ci­pó todo el gru­po, sin embar­go, el “par­ti­do” siguió.

Muchos años des­pués, en medio de las dudas de Car­los Iván y con­ven­ci­dos por Tapia, deci­di­mos ingre­sar a la cam­pa­ña elec­to­ral y al gobierno de Ollan­ta Huma­la, y lue­go de este fra­ca­so par­ti­ci­pa­mos como gru­po en la crea­ción de UNETE que bus­ca­ba unir a un sec­tor de la izquier­da, expe­rien­cia que tam­bién nau­fra­gó. Per­sis­ti­mos con Ciu­da­da­nos por el Cam­bio y en el ini­cio de Fuer­za Ciu­da­da­na (2014−2020) que fue­ron las últi­mas expe­rien­cias polí­ti­cas de mili­tan­cia en las que par­ti­ci­pé con Car­los Tapia. En todas y cada una de estas accio­nes, es decir en estos últi­mos cua­ren­ta años de vida (sin con­tar sus años ante­rio­res de mili­tan­cia) la volun­tad y el entu­sias­mo de Car­los Tapia siem­pre estu­vie­ron pre­sen­te. Sin embar­go, habría que decir que su vida no fue fácil ni estu­vo libre de sacri­fi­cios. Tapia era de esos vie­jos mili­tan­tes que era capaz de dejar todo o casi todo por el par­ti­do, la polí­ti­ca y la revo­lu­ción. Y eso tuvo algu­nas veces, un cos­to alto en su vida. Tapia murió cuan­do iba a cum­plir ochen­ta años, aun­que no los apa­ren­ta­ba, en el mes de julio. 

En ese sen­ti­do Car­los Tapia fue uno de los mejo­res repre­sen­tan­tes de una gene­ra­ción. Cono­cer su bio­gra­fía es tam­bién una mane­ra de cono­cer y enten­der los ava­ta­res de la izquier­da perua­na en los últi­mos 50 años. Fue el mayor de un gru­po que entra­mos a la polí­ti­ca y a la mili­tan­cia en los años sesen­ta y seten­ta, que admi­ra­ba la revo­lu­ción rusa, cuba­na, el maoís­mo, la gue­rri­lla del 65, al Che Gue­va­ra, a Sal­va­dor Allen­de, a José Car­los Mariá­te­gui y que enten­dió final­men­te que para hacer polí­ti­ca y la revo­lu­ción se requie­re que entre aque­llos que la prac­ti­can y la pre­di­can, exis­ta una fra­ter­ni­dad, es decir, una amis­tad dura­de­ra y que tras­cien­da dis­cre­pan­cias, así como un res­pe­to mutuo.

COLOFÓN

A comien­zos de diciem­bre del año pasa­do le envié a Car­los vía whatsap la copia que había encon­tra­do de un comu­ni­ca­do del 27 de enero de 1989 fir­ma­do por Sine­sio López, por el sena­dor y poe­ta cus­que­ño Luis Nie­to, Car­los Iván Degre­go­ri, Nico­lás Lynch y yo (otra vez el “par­ti­do”) don­de le expre­sá­ba­mos nues­tra soli­da­ri­dad (Car­los Tapia en ese enton­ces era dipu­tado de IU), por­que el sema­na­rio Amau­ta lo había acu­sa­do indi­rec­ta­men­te de “soplón” ya que se reu­nía con mili­ta­res en el mar­co de la lucha con­tra Sen­de­ro Lumi­no­so. Lo hice por­que no nos había­mos habla­do duran­te un buen tiem­po, pero ade­más por­que que­ría saber de su esta­do de salud. Tapia me lla­mó lue­go y con­ver­sa­mos largo. 

Debo decir que en estos últi­mos tiem­pos Car­los y yo no pen­sá­ba­mos igual sobre algu­nos temas de la polí­ti­ca. El plan­tea­ba que había que crear un “cen­tro polí­ti­co” y yo un par­ti­do de izquier­da algo que en mi opi­nión ni es alter­na­ti­vo ni con­tra­dic­to­rio con la idea del cen­tro polí­ti­co, pero sí supo­ne énfa­sis y agen­das dis­tin­tas. Sin embar­go, nun­ca estu­vo en cues­tión la amis­tad. En reali­dad, sabía­mos que ambos está­ba­mos, como se dice, en la mis­ma “trin­che­ra”.

Días antes de su inter­na­mien­to lo vol­ví a lla­mar para saber cómo anda­ba. Me res­pon­dió con un chis­te en el que me decía que el médi­co que lo ope­ró el 2019 le había dicho “ya le pro­lon­gué la vida dos años, no se pue­de que­jar”. El “loco”, así le decía­mos, tenía cuer­da para rato. No fue así. El fin de sema­na me lla­mó Caro­la, su espo­sa, para decir­me que Car­los esta­ba hos­pi­ta­li­za­do en el Reba­glia­ti y que su salud no era bue­na. El lunes vol­ví a hablar con ella y me pidió hacer públi­co su deli­ca­do esta­do de salud. El mar­tes Caro­la me dijo en la maña­na que Car­los había empeo­ra­do y en la tar­de de ese mis­mo día me lla­mó para con­tar­me que había muer­to y que por favor lo comu­ni­ca­ra. Y así lo hice, en medio de una inmen­sa tris­te­za que has­ta aho­ra me acompaña. 

Sine­sio López ha escri­to que la muer­te de Car­los Tapia la ha sen­ti­do como si fue­ra la de un her­mano. Yo tam­bién sien­to lo mis­mo o como diría el poe­ta espa­ñol Miguel Her­nán­dez, sien­to que: “Un mano­ta­zo duro, un gol­pe hela­do, /​un hacha­zo invi­si­ble y homi­ci­da, /​un empu­jón bru­tal, te ha derri­ba­do”. Adiós que­ri­do ami­go y cama­ra­da. Ya nos vere­mos en algún momento.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.