Nues­tra­mé­ri­ca. Aún esta­mos a tiem­po de hacer posi­ble lo imposible

Por: Adol­fo Pérez Esqui­vel, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de enero de 2021.

Los pue­blos bus­can alcan­zar la con­vi­ven­cia y la paz en su diná­mi­ca per­ma­nen­te de trans­for­ma­ción social, cul­tu­ral, polí­ti­ca y espi­ri­tual, enten­dien­do la nece­si­dad de encon­trar cami­nos de uni­dad en la diversidad.

La huma­ni­dad sufrió dos gue­rras mun­dia­les con millo­nes de muer­tos, heri­dos y el aumen­to de la mar­gi­na­li­dad y pobre­za; la comu­ni­dad de las nacio­nes bus­có supe­rar esa tra­ge­dia y dar­se un códi­go de con­duc­ta dan­do naci­mien­to a la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos, valio­so apor­te. La Comu­ni­dad de las Nacio­nes avan­zó en gene­rar espa­cios de con­vi­ven­cia y recons­truir las vidas de los pue­blos, pero sin modi­fi­car las estruc­tu­ras de domi­na­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca capi­ta­lis­ta que afir­ma­ron su poder inter­na­cio­nal pro­vo­can­do con­flic­tos y otras gue­rras que aumen­ta­ron la con­fron­ta­ción Este- Oes­te, la into­le­ran­cia, la dis­cri­mi­na­ción y la con­cen­tra­ción eco­nó­mi­ca en pocas manos.

Esta ponen­cia la expu­se en la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca de Cór­do­ba, Argen­ti­na, hace ya algu­nos años, pero pien­so que tie­ne vigen­cia fren­te a la reali­dad actual y he suma­do a la refle­xión algu­nos pro­ble­mas como la pan­de­mia del Covid 19, tra­ge­dia sin pre­ce­den­tes que afec­ta a toda la huma­ni­dad y la otra pan­de­mia que es el ham­bre en el mundo.

Tho­más Mer­ton seña­la que nin­gún ejér­ci­to es garan­te de la Paz, todos están estruc­tu­ra­dos para ejer­cer la vio­len­cia del poder de las armas.

El mun­do vive con­flic­tos y gue­rras de “baja inten­si­dad,” se suman los geno­ci­dios coti­dia­nos del ham­bre, la pobre­za y la con­cen­tra­ción del poder de quie­nes mane­jan el pode­río mun­dial e impo­nen a los pue­blos meca­nis­mos de domi­na­ción como la “deu­da exter­na”, apro­pián­do­se de los bie­nes y recur­sos de paí­ses más pobres y débiles.

Hoy, a los gol­pes mili­ta­res en diver­sos paí­ses, se suma la Law­fa­re, es decir la gue­rra judi­cial impues­ta en Bra­sil con­tra Lula, en Hon­du­ras con­tra Manuel Zela­ya, en Boli­via para el gol­pe de Esta­do con­tra el gobierno de Evo Mora­les, en Para­guay con­tra Fer­nan­do Lugo y la agre­sión per­ma­nen­te con­tra Cuba y Vene­zue­la, que pone en evi­den­cia la polí­ti­ca de domi­na­ción que inten­ta impo­ner los EEUU al con­ti­nen­te latinoamericano.

La huma­ni­dad debe enfren­tar desa­fíos que supera en muchos aspec­tos los cono­ci­dos has­ta nues­tra épo­ca, la cien­cia y téc­ni­ca han gene­ra­do nue­vos cami­nos y debe­mos estar aten­tos. Sim­ple­men­te quie­ro seña­lar algu­nos de estos emer­gen­tes que nos preocupa.

La tec­no­lo­gía ha lle­va­do a la huma­ni­dad a la ace­le­ra­ción del tiem­po que ha alte­ra­do el rit­mo natu­ral y pro­vo­ca­do en el ser humano y nues­tras socie­da­des cam­bios pro­fun­dos e irre­ver­si­bles, como los rit­mos asi­mé­tri­cos que viven los pue­blos lla­ma­dos sub-desa­rro­lla­dos que no podrán alcan­zar a quie­nes dis­po­nen del cono­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co y científico.

El tiem­po de la téc­ni­ca es dife­ren­te del tiem­po cós­mi­co, así como del tiem­po humano. Es más, la tec­no­cro­nía no sólo trans­for­ma el tiem­po cós­mi­co, sino tam­bién la tem­po­ra­li­dad huma­na y por ello la téc­ni­ca tie­ne el for­mi­da­ble poder de modi­fi­car, ade­más, de la natu­ra­le­za huma­na, la natu­ra­le­za a secas. – como seña­la R. Panikkar.

En todo caso es un hecho que el hom­bre solo sin la ayu­da de la téc­ni­ca, no sigue a la máqui­na, sino que es engu­lli­do por ella. Por otra par­te, debe­mos tener con­cien­cia que la tec­no­lo­gía lle­gó para que­dar­se y por lo tan­to es nece­sa­rio desa­rro­llar la capa­ci­dad del equi­li­brio y no de la dependencia.

La huma­ni­dad dis­po­ne de con­di­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y cien­tí­fi­cas para supe­rar el ham­bre, bas­ta leer los infor­mes de la FAO don­de afir­ma que por día mue­ren en el mun­do más de 35 mil niños de ham­bre. El ham­bre es un mal cró­ni­co y la pan­de­mia del Covid 19 ha pro­fun­di­za­do la des­igual­dad social, se cal­cu­la más de 821 millo­nes de per­so­nas en el mun­do víc­ti­mas del ham­bre. Un geno­ci­dio eco­nó­mi­co del cual no se habla y que pasa a ser par­te de los lla­ma­dos “olvi­dos inten­cio­na­dos”, en un mun­do que está en con­di­cio­nes de supe­rar ese terri­ble fla­ge­lo que afec­ta a la humanidad

El médi­co bra­si­le­ño Josué de Cas­tro quien fue­ra direc­tor de la FAO, en la déca­da del 60 publi­ca una obra que con­ti­núa vigen­te, “La Geo­gra­fía del Ham­bre” seña­la la gra­ve situa­ción de des­igual­dad entre los pue­blos. Son las gue­rras silen­cio­sas que afec­tan a gran par­te de la huma­ni­dad; “Josué Seña­la que, “el ham­bre es la mani­fes­ta­ción bio­ló­gi­ca de una enfer­me­dad sociológica”.

Quie­ro recor­dar al Dr. Nor­man Bur­log, quien reci­bie­ra el Pre­mio Nóbel de la Paz en 1970 por la lla­ma­da “Revo­lu­ción Ver­de”, una exce­len­te per­so­na con quien me reu­ní en varias opor­tu­ni­da­des. Creía que su tra­ba­jo sería com­pren­di­do y apli­ca­do para supe­rar el ham­bre en el mun­do, tenía cla­ro la nece­si­dad de encon­trar nue­vos méto­dos y téc­ni­cas de pro­duc­ción de ali­men­tos; sin embar­go sus apor­tes se uti­li­za­ron para los mono­cul­ti­vos y tec­no­lo­gía de alto cos­to e impac­to ambien­tal, la impo­si­ción de los agro tóxi­cos para alcan­zar los rin­des de pro­duc­ción, en nom­bre del desa­rro­llo y el aumen­to de las fron­te­ras de los mono­cul­ti­vos van des­tru­yen­do la bio­di­ver­si­dad, expul­san­do a los peque­ños y media­nos pro­duc­to­res rura­les y dañan­do la vida y a la Madre Tierra.

Con Nor­man Bur­log hemos con­ver­sa­do y dis­cu­ti­do sobre la pro­duc­ción, el desa­rro­llo y la sobe­ra­nía y la cul­tu­ra ali­men­ta­ria de gran diver­si­dad y rique­za de los pue­blos, como el impac­to de los mono­cul­ti­vos impues­tos a la pro­duc­ción sobre los peque­ños y media­nos pro­duc­to­res rura­les. Polí­ti­cas apli­ca­das por gobier­nos y empre­sas que con­fun­den desa­rro­llo con explo­ta­ción, dañan­do la bio­di­ver­si­dad y rique­za de las comu­ni­da­des y pue­blos y pro­fun­di­zan­do la des­igual­dad con aque­llos que no dis­po­nen de los recur­sos eco­nó­mi­cos y téc­ni­cos para supe­rar las asi­me­trías y des­igual­da­des y sufren los impac­tos ambien­ta­les y eco­nó­mi­cos, sien­do des­pla­za­dos de sus terri­to­rios e impo­nien­do los agro-tóxi­cos y la depen­den­cia a las semi­llas trans­gé­ni­cas. Sumán­do­le a esas polí­ti­cas eco­nó­mi­cas la mega­mi­ne­ría, que pro­vo­ca gra­ves daños a los bie­nes y recur­sos natu­ra­les como el agua y al medio ambiente.

Estas polí­ti­cas de explo­ta­ción no pue­den ser apli­ca­das sin la apro­ba­ción y com­pli­ci­dad de los gobier­nos, que apun­tan a la coyun­tu­ra, y no a los cam­bios estruc­tu­ra­les que los pue­blos nece­si­tan para su vida y desarrollo.

En la Uni­ver­si­dad de Tokio, Japón, hace ya algu­nos años tuve la opor­tu­ni­dad de cono­cer a Van­da­na Shi­va inves­ti­ga­do­ra india, quien vie­ne tra­ba­jan­do y denun­cian­do las cau­sas y efec­tos de la pro­duc­ción agrí­co­la, las polí­ti­cas y con­se­cuen­cias de los gran­des intere­ses económicos.

Es impor­tan­te cono­cer sus tra­ba­jos y algu­nas de sus obras fun­da­men­ta­les, la “Bio-pira­te­ría“, “La cose­cha roba­da”, “La demo­cra­cia de la Tie­rra,” entre otras , don­de expo­ne la gra­ve situa­ción de los cam­pe­si­nos en la India por la apro­pia­ción de sus sabe­res y expe­rien­cias sobre las semi­llas que se fue­ron trans­mi­tien­do de gene­ra­ción en gene­ra­ción y que hoy, empre­sas tras­na­cio­na­les se apro­pian y paten­tan, las semi­llas y sabe­res de los pue­blos, y cuan­do éstos recla­man sus dere­chos son repri­mi­das sus pro­tes­tas socia­les, les obli­gan a pagar las semi­llas trans­gé­ni­cas y enci­ma les apli­can la ley anti­te­rro­ris­ta, vio­lan­do los gobier­nos el dere­cho de los pueblos.

Es nece­sa­rio cam­biar los ejes de nues­tros aná­li­sis, como lo seña­la F. Kapra: “los nue­vos con­cep­tos de la físi­ca han oca­sio­na­do un pro­fun­do cam­bio en nues­tra visión del mun­do, deter­mi­nan­do el paso de una con­cep­ción meca­ni­cis­ta new­to­nia­na, a una holís­ti­ca y eco­ló­gi­ca y bus­car los valo­res y éti­ca en nues­tras socie­da­des, uni­ver­si­da­des, escue­las y pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción social y pro­te­ger a la Madre Tierra.

Es prio­ri­dad de los pue­blos el pre­ser­var los recur­sos natu­ra­les, el agua y la bio­di­ver­si­dad, hoy en peli­gro por la devas­ta­ción y vora­ci­dad de aque­llos que pri­vi­le­gian el capi­tal finan­cie­ro sobre la vida de los pue­blos; olvi­dan­do que pre­cio y valor no son lo mis­mo. Hay quie­nes pien­san que hay que “huma­ni­zar el capi­ta­lis­mo”, no creo que sea posi­ble por­que nació sin cora­zón. Es la des­hu­ma­ni­za­ción que pier­de el ros­tro y con­cien­cia de la humanidad.

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos tie­nen muchas luces y som­bras; por un lado, la cien­cia ha pro­lon­ga­do la vida de los seres huma­nos, eli­mi­na­do las dis­tan­cias entre los pue­blos, ele­va la vida has­ta un gra­do insos­pe­cha­ble has­ta hace poco tiem­po en el mun­do y por otro debe­mos tener con­cien­cia que la máqui­na ya no se adap­ta al hom­bre, sino que es éste quien debe adap­tar­se al rit­mo de la máqui­na. Lo que debe tener­se pre­sen­te es la ace­le­ra­ción, la vida del ser humano y la téc­ni­ca nos ha lle­va­do a pre­gun­tar­nos hacia don­de vamos y para qué.

Quie­ro plan­tear bre­ve­men­te qué enten­de­mos por dere­chos huma­nos, si bien en la car­ta de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los DDHH de las Nacio­nes Uni­das sus prin­ci­pios están en las bases y valo­res de las reli­gio­nes y pen­sa­do­res en diver­sos tiem­pos y épo­cas, es fun­da­men­tal cla­ri­fi­car des­de don­de se debe hacer un abor­da­je correc­to para no caer en el aco­ta­mien­to y can­san­cio de las polí­ti­cas de DDHH.

Los dere­chos huma­nos son inte­gra­les y hacen a la vida mis­ma de las per­so­nas y los pue­blos. Hoy son las comu­ni­da­des que sufren la fal­ta de garan­tías para desa­rro­llar­se ple­na­men­te en la demo­cra­cia, por lo tan­to DDHH y demo­cra­cia son valo­res indi­vi­si­bles, se cons­tru­ye en el hacer coti­diano, en la par­ti­ci­pa­ción social, cul­tu­ral y polí­ti­ca, por lo tan­to debe­mos com­pren­der los dere­chos huma­nos des­de su inte­gri­dad y res­ta­ble­cer el equi­li­brio entre el ser humano y la Madre Tie­rra, pre­ser­van­do la crea­ción y su evolución.

Es urgen­te pro­te­ger la vida pla­ne­ta­ria antes que sea tar­de, en vol­ver la mira­da y el pen­sa­mien­to en res­ta­ble­cer el equi­li­brio entre las nece­si­da­des del ser humano y la Madre Tie­rra, nues­tra Casa Común, hay cami­nos a seguir tenien­do pre­sen­te la vida pla­ne­ta­ria, las Encí­cli­cas del Papa Fran­cis­co, Lau­da­to Si y Fra­te­lli Tuti son un lla­ma­do a la men­te y al cora­zón. Otros pen­sa­do­res, teó­lo­gos, cien­tí­fi­cos lla­man a encon­trar nue­vos cami­nos para la vida.

Es nece­sa­rio encon­trar nue­vos para­dig­mas hacia la cons­truc­ción de un “Nue­vo Con­tra­to Social”, caso con­tra­rio los gran­des intere­ses eco­nó­mi­cos con­ti­nua­rán des­tru­yen­do la Casa Común. La rebe­lión de los pue­blos fren­te a la situa­ción actual es poder recu­pe­rar el equi­li­brio entre sus nece­si­da­des y el res­pe­to a la Madre Tie­rra antes que sea tar­de. Las actua­les demo­cra­cias dele­ga­ti­vas no res­pon­den a sus nece­si­da­des y es nece­sa­rio la cons­truc­ción de demo­cra­cias par­ti­ci­pa­ti­vas, don­de pue­dan ejer­cer sus dere­chos y tomar deci­sio­nes y no deri­var todo el poder en sus gobier­nos y poder deter­mi­nar el camino a seguir-.

Algu­nas posi­bi­li­da­des y pis­tas para encon­trar cami­nos alter­na­ti­vos: la Aca­de­mia de Cien­cias del Ambien­te de Vene­cia, Ita­lia, ha lan­za­do la cam­pa­ña para cons­ti­tuir el Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal sobre los crí­me­nes ambien­ta­les que la huma­ni­dad vie­ne sopor­tan­do en el mun­do, como la devas­ta­ción y con­ta­mi­na­ción, las que­mas y defo­res­ta­ción. La pro­pues­ta es la refor­ma del Art. 7 del “Esta­tu­to de Roma” e incluir los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad con­tra la Madre Natu­ra­le­za, por la degra­da­ción que pro­vo­can empre­sas que actúan con total impu­ni­dad y com­pli­ci­dad de muchos gobier­nos, como la des­truc­ción de la capa­ci­dad pro­duc­ti­va de los peque­ños y media­nos productores.

Si vemos el tiem­po reco­rri­do des­de la Cum­bre de Río, has­ta Río + 20, tene­mos que seña­lar que fue Río- 20, en don­de las posi­bi­li­da­des de avan­zar fue­ron inver­sas a lo anun­cia­do y que con­ti­núa pro­fun­di­zán­do­se la des­truc­ción de los bos­ques, la bio­di­ver­si­dad y alcan­zan­do en muchos paí­ses índi­ces de con­ta­mi­na­ción y des­truc­ción de los recur­sos natu­ra­les, como el agua, pro­vo­can­do daños ambien­ta­les irreversibles.

La cam­pa­ña de la FAO es lle­gar al año 30 como meta para supe­rar el ham­bre en el mun­do, pero no creo que ese obje­ti­vo se alcan­ce en la actual situa­ción mun­dial de explo­ta­ción y dependencia.

Fren­te a la pan­de­mia del Covid 19 que sufre la huma­ni­dad es urgen­te que las vacu­nas lle­guen a todos los sec­to­res socia­les y sean un bien libre y gra­tui­to para toda la huma­ni­dad. Las vacu­nas van a ayu­dar, pero no van a resol­ver el mor­tal virus del Covid 19, el pro­ble­ma es res­ta­ble­cer el equi­li­brio con la Madre Tie­rra. Hay que apren­der a vivir

Es urgen­te des­per­tar con­cien­cia crí­ti­ca, valo­res, y com­pren­der que somos par­te y no due­ños de la Madre Tie­rra; nece­si­ta­mos cam­biar la estruc­tu­ra del pen­sa­mien­to car­te­siano y com­pren­der el pen­sa­mien­to holís­ti­co que nos per­mi­ti­rá recu­pe­rar el sen­ti­do de per­te­nen­cia, iden­ti­dad y valo­res, es decir el equi­li­brio de la creación.

Son muchos los desa­fíos que enfren­ta­mos en nues­tros paí­ses y el mun­do y debe­mos bus­car en nues­tro inte­rior la fuer­za de la espi­ri­tua­li­dad y poner en prác­ti­ca el amor en acción. Hacer cami­nar la pala­bra del pen­sa­mien­to crí­ti­co y valo­res, que nos per­mi­ta gene­rar y cons­truir un “nue­vo con­tra­to social” para pro­te­ger la crea­ción y no caer en el derro­tis­mo, en que no hay sali­da al sis­te­ma impe­ran­te y a los meca­nis­mos de domi­na­ción que hoy ago­bian y sufre las dos ter­ce­ras par­tes de la huma­ni­dad. La peor de las derro­tas es la resignación.

Nece­si­ta­mos for­ta­le­cer la espe­ran­za en que otro mun­do es posi­ble, no los palia­ti­vos que cal­man el dolor, pero nada cam­bia, es decir la nece­si­dad de asu­mir los desa­fíos, la resis­ten­cia y des­per­tar de los pue­blos, dejar de ser espec­ta­do­res y asu­mir­se como suje­tos y cons­truc­to­res de su pro­pia his­to­ria antes que sea tar­de para la vida planetaria.

Fuen­te: Cuba Debate

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.