Méxi­co. De la caí­da de Tenoch­titlán al Tren Maya, ¿qué sig­ni­fi­ca pedir perdón?

Tex­to y foto: Dali­ri Oro­pe­za /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 24 de enero de 2021

Esta es una refle­xión sobre los 500 años de la caí­da de Tenoch­titlán y las exi­gen­cias de per­dón. A pro­pó­si­to del pró­xi­mo via­je que rea­li­za­rán los zapa­tis­tas a Espa­ña, la soció­lo­ga María Euge­nia Sán­chez Díaz repa­sa sus apor­tes fren­te a la ideo­lo­gía mes­ti­zan­te que pre­va­le­ce en el país.

PUEBLA.- María Euge­nia Sán­chez Díaz se ha dedi­ca­do a estu­diar la ideo­lo­gía mes­ti­zan­te y sus reper­cu­sio­nes des­de la épo­ca colo­nial, pasan­do por el Esta­do nación has­ta la actua­li­dad. El racis­mo cor­dial, la inequi­dad, los des­ga­rra­mien­tos, son su mate­ria de inda­ga­ción, pero tam­bién las iden­ti­da­des y los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción social. 

La doc­to­ra en socio­lo­gía hace una refle­xión des­de esta pers­pec­ti­va y lan­za un lla­ma­do a la dig­ni­dad ante el 2021 que vivi­mos, en el que el gobierno anun­ció con­me­mo­ra­cio­nes por los 500 años de la caí­da de Tenoch­titlán des­de el dis­cur­so ins­ti­tu­cio­nal del gobierno en turno. En esta con­ver­sa­ción, María Euge­nia, evo­ca su libro publi­ca­do en 2011 jun­to con Jor­ge Gómez Izquier­do, La ideo­lo­gía mes­ti­zan­te, el gua­da­lu­pa­nis­mo y sus reper­cu­sio­nes sociales.

Ella es aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Ibe­ro­ame­ri­ca­na Pue­bla; y des­de 1990 es inte­gran­te de la Aca­de­mia de Cien­cias de Nue­va York. Ade­lan­ta a Pie de Pági­na par­te de la inves­ti­ga­ción que coor­di­nó duran­te tres años con Uni­ver­si­da­des del Sis­te­ma Jesui­ta: Des­ga­rra­mien­tos civi­li­za­to­rios: sím­bo­los, cor­po­rei­da­des, territorios.

En ese con­tex­to, habla de sus con­clu­sio­nes y del zapatismo: 

“La dig­ni­dad, como cons­truc­to socio­cul­tu­ral, que han cons­trui­do al pre­cio de una resis­ten­cia inima­gi­na­ble, tie­ne una impre­sio­nan­te poten­cia sub­ver­si­va, y el anun­cio del via­je a Espa­ña me pare­ce de un valor humano incal­cu­la­ble”, ase­gu­ra la doc­to­ra en sociología. 

El racis­mo cordial

¿Nece­si­ta­mos perdones?

La soli­ci­tud de per­dón y el per­dón de unas nacio­nes a otras no es una nove­dad. El Rey Feli­pe VI pre­si­dió el lunes 30 de noviem­bre de 2015 un acto solem­ne con moti­vo de la Ley por la que se con­ce­de la nacio­na­li­dad espa­ño­la a los sefar­díes, des­cen­dien­tes de los judíos que fue­ron expul­sa­dos de Espa­ña en 1492, reco­no­cien­do que se les había hecho un daño.

—¿Cómo enten­der la deman­da de per­dón que el pre­si­den­te López Obra­dor hizo al Rey de España?

La deman­da de per­dón que hizo al Rey de Espa­ña reve­la la com­ple­ji­dad de los anda­mia­jes his­tó­ri­cos de racis­mo y de vio­len­cia, cuya vigen­cia se ha hecho visi­ble de mane­ra con­tun­den­te en la cri­sis civi­li­za­to­ria en la que esta­mos inmer­sos. La deman­da y las reac­cio­nes a la mis­ma son reve­la­do­res de la for­ma como la lla­ma­da iden­ti­dad nacio­nal, cen­tra­da en la cate­go­ría de mes­ti­zo, escon­dió el racis­mo en Méxi­co, y de cómo el ethos de la blan­qui­tud sigue sien­do hege­mó­ni­co, inclui­do en AMLO.

—¿Cómo ana­li­zar la colo­nia­li­dad actual y sus consecuencias?

AMLO es un libe­ral y por lo mis­mo cree en el desa­rro­llo y en el pro­gre­so, que sabe­mos que se han dado a expen­sas del des­po­jo y la mise­ria de gran par­te de la pobla­ción. Por otra par­te es duro cons­ta­tar que se tra­ta de una ten­den­cia que por iner­cias de lar­go alien­to no es fácil de rever­tir. Es impor­tan­te reco­no­cer esa encru­ci­ja­da o difi­cul­tad. López Obra­dor es desa­rro­llis­ta y por ser libe­ral está sumer­gi­do en una ideo­lo­gía racis­ta, de lo que podría­mos lla­mar un racis­mo cor­dial

El libe­ra­lis­mo del siglo XIX –el de Juá­rez, el de Lafra­gua– está impreg­na­do del racis­mo cien­tí­fi­co que vino de Euro­pa. Las éli­tes polí­ti­cas e inte­lec­tua­les del Méxi­co Inde­pen­dien­te desa­rro­lla­ron polí­ti­cas edu­ca­ti­vas y dis­po­si­ti­vos cul­tu­ra­les para blan­quear cul­tu­ral y físi­ca­men­te a la pobla­ción. Así fue­ron cons­tru­yen­do un suje­to racis­ta, por­que se con­si­de­ra­ba que sería el mes­ti­zo el que trae­ría el pro­gre­so a la nación, y a la ideo­lo­gía mes­ti­zan­te le sub­ya­ce la aspi­ra­ción a la blan­qui­tud y por lo mis­mo un racis­mo laten­te. Ade­más el mes­ti­za­je, en Méxi­co, fue un pro­ce­so de desin­dia­ni­za­ción for­za­da, y esa heri­da está viva. AMLO for­ma par­te de ese cons­truc­to mestizo. 

El mes­ti­za­je al ser una aspi­ra­ción a la blan­qui­tud, fol­klo­ri­za el pasa­do y el pre­sen­te indí­ge­na como una for­ma de negar­lo o de subor­di­nar­lo ¿Qué pode­mos decir del per­mi­so que se hizo a la Madre Tie­rra para la cons­truc­ción del Tren Maya? Se tra­tó de un ritual en un lugar pavi­men­ta­do don­de abrie­ron un agu­je­ro. Eso es racis­mo cor­dial, es decir aquél que refun­cio­na­li­za la dife­ren­cia para man­te­ner la jerar­quía racis­ta, cla­sis­ta. Se fol­klo­ri­za a los indí­ge­nas y se les tra­ta como meno­res de edad. ¿Qué fue sino fol­klo­ri­za­ción y mani­pu­la­ción la cele­bra­ción del Día de Muer­tos en El Pala­cio Nacio­nal, al mis­mo tiem­po que se está favo­re­cien­do la para­mi­li­ta­ri­za­ción de Chia­pas para debi­li­tar o des­truir toda opo­si­ción al Tren Maya? ¿Qué sig­ni­fi­ca pedir per­dón por la vio­len­cia con­tra los indí­ge­nas cuan­do al mis­mo tiem­po se impo­ne de mane­ra vio­len­ta, con con­sul­tas mani­pu­la­das, un orde­na­mien­to terri­to­rial tan depre­da­dor como dicho tren? Eso sig­ni­fi­ca hipo­cre­sía, mani­pu­la­ción, y es un aten­ta­do a la dig­ni­dad de los pue­blos ori­gi­na­rios y de todos noso­tros, los no indígenas. 

Escon­der las desigualdades

Las reac­cio­nes a la deman­da de per­dón soli­ci­ta­do al Rey de Espa­ña han ido en dos sen­ti­dos. Por una par­te, la de pobla­ción que nie­ga que el nues­tro es un país racis­ta, que asu­me que la matriz meso­ame­ri­ca­na y la matriz his­pa­na se arti­cu­la­ron de mane­ra hori­zon­tal y pro­du­je­ron una nue­va cul­tu­ra “armo­nio­sa”, negan­do la ten­sión vigen­te entre ambas matri­ces. Ha sido la reac­ción de aque­llos que con­si­de­ran que la uni­dad de los “mexi­ca­nos” es sinó­ni­mo de escon­der las des­igual­da­des y la dis­cri­mi­na­ción, de quie­nes no desean tocar ese pasa­do por­que ten­dría con­se­cuen­cias impor­tan­tes en el presente.

Cito algu­nos frag­men­tos del poe­ma que escri­bió Sita­lin Sán­chez Acevedo.

“Yo sé por qué pre­fie­ren bur­lar­se de AMLO antes que eno­jar­se con el rey de Espa­ña

Sé que acep­tar lo que dice AMLO es acep­tar una heri­da dolo­ro­sa. Por­que es acep­tar que vio­la­ron a nues­tras abue­las y bisa­bue­las y que el mito del mes­ti­za­je, la unión de dos cul­tu­ras, es una his­to­ria que tie­ne san­gre de por medio.

Sé que, si dicen que supe­re­mos el pasa­do, es por­que si miran atrás van a encon­trar en su his­to­ria abue­las, tíos y madres indí­ge­nas que no quie­ren reco­no­cer, por­que de su genea­lo­gía sólo impor­ta el abue­lo blanco.

Sé que, si no quie­ren pelear­se con Espa­ña, es por­que para uste­des resul­ta más ana­cró­ni­co que exis­ta­mos toda­vía indí­ge­nas a que sigan exis­tien­do reyes. Sé que es por­que aspi­ran a ser los hijos, aun­que sea bas­tar­dos, de una monar­quía decadente. 

Sé que pre­fie­ren que no nos pidan dis­cul­pas a noso­tros los indí­ge­nas por­que sería reco­no­cer que no sola­men­te esta­mos en museos.

Sita­lin ter­mi­na el poema: 

[…] AMLO pide las dis­cul­pas y, ade­más, can­ce­la el Tren Maya. No seas hipócrita”.

—Por otra par­te, está la reac­ción de muchos, la de aque­llos que han sufri­do en car­ne pro­pia la dis­cri­mi­na­ción por el color de la piel, por la evi­den­cia de su pasa­do y pre­sen­te indí­ge­na y que se ale­gran de esta peti­ción, por­que la dis­cri­mi­na­ción ha sig­ni­fi­ca­do sopor­tar la injus­ti­cia y la humi­lla­ción, y se exi­ge rei­vin­di­ca­ción. ¿Pero no se tra­ta de una rei­vin­di­ca­ción a expen­sas de la mani­pu­la­ción de las pobla­cio­nes indí­ge­nas actua­les? ¿De una mani­pu­la­ción para escon­der y legi­ti­mar las agre­sio­nes de las que son víc­ti­mas de par­te del actual gobierno? 

Los zapa­tis­tas

—En este con­tex­to, ¿cómo miras la pro­pues­ta de los zapatistas?

—La mira­da colo­nial, la pos­tu­ra colo­nial, la narra­ti­va colo­nial, el len­gua­je colo­nial rigen la cul­tu­ra en Méxi­co, la inte­lec­tual, la polí­ti­ca y la popu­lar. Están tan intro­yec­ta­das que es difí­cil, a veces, reco­no­cer­las. Los zapa­tis­tas las visi­bi­li­za­ron de mane­ra con­tun­den­te con el levan­ta­mien­to de 1994, e inten­ta­ron un diá­lo­go hori­zon­tal con el Méxi­co no indí­ge­na, inten­to iné­di­to en la his­to­ria del país. Pero esa hori­zon­ta­li­dad tie­ne un pre­cio muy alto, supo­ne la trans­for­ma­ción de las estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y simbólicas. 

El anun­cio de que una comi­ti­va zapa­tis­ta via­ja­rá a Espa­ña en 2021 para lle­gar a Madrid el 13 de agos­to, fecha que coin­ci­de con los 500 años de la caí­da de Tenoch­titlán es un acto de dig­ni­dad y crea­ti­vi­dad. Via­ja­rán a Espa­ña para afir­mar que: “No nos con­quis­ta­ron. Que segui­mos en resis­ten­cia y en rebel­día […] que no tie­nen por qué pedir que les per­do­ne­mos nada, ya bas­ta de jugar con el pasa­do lejano para jus­ti­fi­car, con dema­go­gia e hipo­cre­sía, los crí­me­nes actua­les y en cur­so”. En ese sen­ti­do la lucha y la diná­mi­ca de los zapa­tis­tas a lo lar­go de todos estos años y el anun­cio de su via­je a Euro­pa, sig­ni­fi­can, para mí, la lucha por con­ti­nuar rom­pien­do esa mira­da, esa narra­ti­va de gra­ves con­se­cuen­cias socia­les. Y rom­pen ese dis­cur­so “cru­zan­do mares y diferencias”.

La dig­ni­dad, como cons­truc­to socio­cul­tu­ral, tie­ne una impre­sio­nan­te poten­cia sub­ver­si­va, y el anun­cio del via­je a Espa­ña me pare­ce de un valor humano incalculable. 

FUENTE: Pie­de­Pa­gi­na

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *