Honor al Mallku

Fue en dos lar­gas con­ver­sa­cio­nes que el Mall­ku, o Feli­pe Quis­pe Huan­ca, me resu­mió su visión estra­té­gi­ca de la eman­ci­pa­ción huma­na, siem­pre con los pies pues­tos en la tie­rra y su cabe­za en la recu­pe­ra­ción de la pro­pie­dad comu­nal y en la supera­ción de la pro­pie­dad pri­va­da. Para la cul­tu­ra domi­nan­te, era el maligno anti-héroe odia­do a muer­te por su sig­ni­fi­ca­do prác­ti­co y teó­ri­co; para la cul­tu­ra domi­na­da, para los pue­blos expo­lia­dos, era un com­pa­ñe­ro al que se le encar­ga­ban duras res­pon­sa­bi­li­da­des por su capa­ci­dad demos­tra­da. Lenin defi­nió a su admi­ra­da Rosa Luxem­burg como Águi­la, el pue­blo aima­ra lla­mó a Quis­pe, Cóndor.

El impac­to de aque­llas con­ver­sa­cio­nes fue, en esen­cia y sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, el mis­mo que el de otras man­te­ni­das con per­so­nas o colec­ti­vos viet­na­mi­tas, arge­li­nos, indios, saha­rauis, bir­ma­nos, pales­ti­nos, hai­tia­nos, mapu­ches, kur­dos, gua­ra­níes…: la tre­men­da inca­pa­ci­dad del grue­so de la izquier­da euro­cén­tri­ca para ele­var­se al nivel de con­cien­cia orga­ni­za­da de los y las revo­lu­cio­na­rias del mal lla­ma­do «ter­cer mun­do». El Mall­ku venía a decir lo mis­mo sobre el engrei­mien­to y la pre­po­ten­cia del grue­so de la izquier­da euro­cén­tri­ca: su inter­na­cio­na­lis­mo apa­ren­te ocul­ta, por un lado, un des­pre­cio pro­fun­do, y por otro lado, una pasi­vi­dad fre­cuen­te­men­te cola­bo­ra­cio­nis­ta a la hora de com­ba­tir los crí­me­nes del impe­ria­lis­mo en sus mis­mas entra­ñas. Pien­so que si el Mall­ku hubie­ra vivi­do en Euro­pa habría exten­di­do esta crí­ti­ca al tra­to que dan esas fuer­zas gran-nacio­na­lis­tas a los pue­blos opri­mi­dos por sus Estados.

Pese al tiem­po trans­cu­rri­do des­de enton­ces, y gra­cias a los apun­tes que hice des­pués de las con­ver­sa­cio­nes, aho­ra voy a inten­tar actua­li­zar a nues­tro con­tex­to median­te algu­nos pun­tos lo habla­do en aquel local popu­lar que rezu­ma­ba rebel­día y dignidad:

Intran­si­gen­cia en la carac­te­ri­za­ción del opre­sor para no olvi­dar nun­ca su fero­ci­dad, y menos cuan­do este se inten­te camu­flar con el man­to de su demo­cra­cia. Fue­ra el pasa­do colo­nia­lis­mo espa­ñol, o la siem­pre bár­ba­ra pre­sen­cia «invi­si­ble» de los yan­quis, el racis­mo de las bur­gue­sías blan­cas, crio­llas y mes­ti­zas, o el reac­cio­na­ris­mo cris­tiano, las izquier­das siem­pre han de man­te­ner actua­li­za­da la natu­ra­le­za his­tó­ri­ca de la cla­se explo­ta­do­ra y de su Esta­do. Debi­li­tar la memo­ria de sus crí­me­nes es abrir la puer­ta a que vuel­van a pro­du­cir­se. En cier­ta for­ma tal debi­li­ta­mien­to fue una de las cau­sas que faci­li­tó el gol­pe de Esta­do en Boli­via. La recu­pe­ra­ción de los fas­cis­mos en sus dife­ren­tes inten­si­da­des vie­ne impul­sa­da tam­bién por la deli­be­ra­da amne­sia his­tó­ri­ca impues­ta por los reformismos.

Intran­si­gen­cia en la denun­cia de los méto­dos repre­si­vos, como la tor­tu­ra, que el Mall­ku sufrió como tan­tas otras per­so­nas y que es una prác­ti­ca his­tó­ri­ca que defi­ne con mucha exac­ti­tud la inhu­ma­ni­dad de la cul­tu­ra ofi­cial espa­ño­la e impe­ria­lis­ta. El Mall­ku cono­cía con deta­lle la natu­ra­le­za estruc­tu­ral de la tor­tu­ra en el pre­sen­te de las bur­gue­sías cola­bo­ra­cio­nis­tas de Nues­tra­mé­ri­ca, méto­do tras­plan­ta­do por la civi­li­za­da Euro­pa des­de el siglo XV, mejo­ra­do por las lec­cio­nes fran­ce­sas a la CIA, etc. Hace muy poco, el Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go ha vuel­to a con­de­nar al Esta­do Espa­ñol, admi­nis­tra­do por un supues­to «gobierno pro­gre­sis­ta» que inclu­so tie­ne un «minis­tro comu­nis­ta», por no inves­ti­gar torturas.

Intran­si­gen­cia en la defen­sa del derecho/​necesidad de la rebe­lión con­tra la injus­ti­cia. Como mili­tan­te de la orga­ni­za­ción arma­da Túpac Kata­ri, el Mall­ku domi­na­ba la teo­ría mar­xis­ta de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, de sus dife­ren­tes nive­les tác­ti­cos de inter­ac­ción de las for­mas de rebe­lión, resis­ten­cia acti­va o pasi­va, movi­li­za­ción no-vio­len­ta y pací­fi­ca, con­te­ni­do éti­co, etc. Sin la fle­xi­ble dia­léc­ti­ca de esta teo­ría no enten­de­ría­mos el por qué el impe­ria­lis­mo ha sufri­do tan­tas derro­tas, el por qué las cla­ses y nacio­nes opri­mi­das la reac­ti­van de nue­vo, mejo­ra­da, tras cada lucha per­di­da, el por qué las muje­res tra­ba­ja­do­ras recu­rren a múl­ti­ples auto­de­fen­sas que tie­nen su matriz en esta teo­ría, etc. De hecho, la vuel­ta de la demo­cra­cia a Boli­via ha sido posi­ble tam­bién por el mie­do de amplios sec­to­res de la bur­gue­sía gol­pis­ta y de una par­te del Ejér­ci­to a que los pue­blos y el pro­le­ta­ria­do die­ran un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la prác­ti­ca de la teo­ría de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, en el caso de que no bas­ta­ra su cre­cien­te fuer­za de masas en movi­li­za­cio­nes, cor­tes de carre­te­ras, etc. Es muy pro­ba­ble que el Mall­ku hicie­ra suyas estas pala­bras de Rosa Luxem­burg en «Una vez más el expe­ri­men­to bel­ga», Deba­te sobre la huel­ga de masas, PyP, nº 62, Car­ta­go, Argen­ti­na, 1975, p. 110:

El terreno de la lega­li­dad bur­gue­sa del par­la­men­ta­ris­mo no es sola­men­te un cam­po de domi­na­ción para la cla­se capi­ta­lis­ta, sino tam­bién un terreno de lucha, sobre el cual tro­pie­zan los anta­go­nis­mos entre pro­le­ta­ria­do y bur­gue­sía. Pero del mis­mo modo que el orden legal para la bur­gue­sía no es más que una expre­sión de su vio­len­cia, para el pro­le­ta­ria­do la lucha par­la­men­ta­ria no pue­de ser más que la ten­den­cia a lle­var su pro­pia vio­len­cia al poder. Si detrás de nues­tra acti­vi­dad legal y par­la­men­ta­ria no está la vio­len­cia de la cla­se obre­ra, siem­pre dis­pues­ta a entrar en acción en el momen­to opor­tuno, la acción par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia se con­vier­te en un pasa­tiem­po tan espi­ri­tual como extraer agua con una espu­ma­de­ra. Los aman­tes del rea­lis­mo, que sub­ra­yan los «posi­ti­vos éxi­tos» de la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia para uti­li­zar­los como argu­men­tos con­tra la nece­si­dad y la uti­li­dad de la vio­len­cia en la lucha obre­ra, no notan que esos éxi­tos, por más ínfi­mos que sean, solo pue­den ser con­si­de­ra­dos como los pro­duc­tos del efec­to invi­si­ble y laten­te de la violencia.

Intran­si­gen­cia en la defen­sa a ultran­za de la pro­pie­dad comu­nal e intran­si­gen­cia radi­cal por recu­pe­rar a cual­quier pre­cio los bie­nes comu­nes arran­ca­dos por la bur­gue­sa gra­cias a sus medios de alie­na­ción, a su vio­len­cia mul­ti­fa­cé­ti­ca y polié­dri­ca, y sobre todo a su Ejér­ci­to. El Mall­ku y la orga­ni­za­ción mili­tan­te a la que per­te­ne­cía estu­vie­ron en el pun­to estra­té­gi­co del fren­te de bata­lla duran­te la lla­ma­da «gue­rra del gas» en 2003 que resul­tó vic­to­rio­sa para el pue­blo por­que, entre otras razo­nes, apli­ca­ron los méto­dos apren­di­dos en la ante­rior «gue­rra del agua» de 2000 que tam­bién aca­bó en triun­fo. Las dos fue­ron deci­si­vas para la caí­da en pica­do del poder en Boli­via por­que mos­tra­ron que no era inven­ci­ble. Fue­ron cen­tra­les por­que demos­tra­ron que los pue­blos no tenían que ceder en aque­llo que era deci­si­vo para su vida y tam­bién, pero por razo­nes anta­gó­ni­cas, para el poder boli­viano y para las gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les que que­rían qui­tar­le el agua y el gas, es decir, ele­men­tos vita­les. Es inne­ga­ble la actua­li­dad de estas lec­cio­nes para el pre­sen­te y el futu­ro de la lucha de cla­ses en el cen­tro impe­ria­lis­ta, en don­de el capi­tal se ha lan­za­do a una expro­pia­ción y pri­va­ti­za­ción masi­vas de todo lo públi­co y común… lo que se defi­ne como el cer­ca­mien­to y la per­ma­nen­te acu­mu­la­ción por desposesión.

La intran­si­gen­cia en la defen­sa y ade­cua­ción teó­ri­ca al pre­sen­te de lo que Marx defi­nía como dere­cho con­sue­tu­di­na­rio, es decir, el dere­cho pre­ca­pi­ta­lis­ta de las cla­ses y pue­blos tra­ba­ja­do­res a uti­li­zar los recur­sos natu­ra­les, ener­gé­ti­cos, etc., de su entorno de uso públi­co, no pri­va­ti­za­ble, colec­ti­vo y por ello man­te­ni­do con la racio­na­li­dad sufi­cien­te para impe­dir su ago­ta­mien­to. El Mall­ku asu­mía esta visión. No hay duda que aho­ra en ese amplio cam­po de lo común entra des­de la sani­dad has­ta el agua, la ener­gía, la edu­ca­ción, el trans­por­te, la cul­tu­ra, etc., y muy en espe­cial, la gran pro­pie­dad ban­ca­ria e indus­trial que domi­na las nue­vas tec­no­lo­gías y las finan­zas, gran pro­pie­dad con­tra la que hay que ini­ciar una per­ma­nen­te cam­pa­ña de masas para que sea expro­pia­da y devuel­ta al pue­blo obrero.

Y por no exten­der­nos, intran­si­gen­cia en la defen­sa de la cul­tu­ra, len­gua e iden­ti­dad de las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras en una visión inter­na­cio­na­lis­ta, enten­di­das como esen­cia­les para el libre desa­rro­llo de sus poten­cia­li­dad crea­ti­va y crí­ti­ca, revo­lu­cio­na­ria, en el pro­ce­so de eman­ci­pa­ción mun­dial. El Mall­ku sabía que la cul­tu­ra del uso del agua en los pue­blos de Cocha­bam­ba, por ejem­plo, es una prác­ti­ca que entien­de la cul­tu­ra como la admi­nis­tra­ción popu­lar de un valor de uso no pri­va­ti­za­ble; y sabía que la defen­sa del gas sig­ni­fi­ca­ba otro tan­to, así como sen­das lec­cio­nes inter­na­cio­na­les. Ade­cua­do este cri­te­rio al capi­ta­lis­mo que pade­ce­mos aquí, sabe­mos que la defen­sa de la sani­dad públi­ca solo es efec­ti­va si avan­za hacia un con­cep­to socia­lis­ta de salud huma­na, como ante­sa­la a una salud comu­nis­ta. De este modo, cul­tu­ra y revo­lu­ción mues­tran su uni­dad en la vic­to­ria del valor de uso sobre el valor de cam­bio, sobre la mer­can­ti­li­za­ción de la vida.

El Mall­ku ocu­pa ya un pues­to en la lis­ta de revo­lu­cio­na­rios y revo­lu­cio­na­rias que, siem­pre en su pra­xis colec­ti­va y popu­lar de masas, lle­va­ron a la prác­ti­ca aque­lla máxi­ma del Che según la cual la mejor peda­go­gía es el ejemplo.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 21 de enero de 2021

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *