Honor al Mallku

Fue en dos lar­gas con­ver­sa­cio­nes que el Mall­ku, o Feli­pe Quis­pe Huan­ca, me resu­mió su visión estra­té­gi­ca de la eman­ci­pa­ción huma­na, siem­pre con los pies pues­tos en la tie­rra y su cabe­za en la recu­pe­ra­ción de la pro­pie­dad comu­nal y en la supera­ción de la pro­pie­dad pri­va­da. Para la cul­tu­ra domi­nan­te, era el maligno anti-héroe odia­do a muer­te por su sig­ni­fi­ca­do prác­ti­co y teó­ri­co; para la cul­tu­ra domi­na­da, para los pue­blos expo­lia­dos, era un com­pa­ñe­ro al que se le encar­ga­ban duras res­pon­sa­bi­li­da­des por su capa­ci­dad demos­tra­da. Lenin defi­nió a su admi­ra­da Rosa Luxem­burg como Águi­la, el pue­blo aima­ra lla­mó a Quis­pe, Cóndor.

El impac­to de aque­llas con­ver­sa­cio­nes fue, en esen­cia y sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, el mis­mo que el de otras man­te­ni­das con per­so­nas o colec­ti­vos viet­na­mi­tas, arge­li­nos, indios, saha­rauis, bir­ma­nos, pales­ti­nos, hai­tia­nos, mapu­ches, kur­dos, gua­ra­níes…: la tre­men­da inca­pa­ci­dad del grue­so de la izquier­da euro­cén­tri­ca para ele­var­se al nivel de con­cien­cia orga­ni­za­da de los y las revo­lu­cio­na­rias del mal lla­ma­do «ter­cer mun­do». El Mall­ku venía a decir lo mis­mo sobre el engrei­mien­to y la pre­po­ten­cia del grue­so de la izquier­da euro­cén­tri­ca: su inter­na­cio­na­lis­mo apa­ren­te ocul­ta, por un lado, un des­pre­cio pro­fun­do, y por otro lado, una pasi­vi­dad fre­cuen­te­men­te cola­bo­ra­cio­nis­ta a la hora de com­ba­tir los crí­me­nes del impe­ria­lis­mo en sus mis­mas entra­ñas. Pien­so que si el Mall­ku hubie­ra vivi­do en Euro­pa habría exten­di­do esta crí­ti­ca al tra­to que dan esas fuer­zas gran-nacio­na­lis­tas a los pue­blos opri­mi­dos por sus Estados.

Pese al tiem­po trans­cu­rri­do des­de enton­ces, y gra­cias a los apun­tes que hice des­pués de las con­ver­sa­cio­nes, aho­ra voy a inten­tar actua­li­zar a nues­tro con­tex­to median­te algu­nos pun­tos lo habla­do en aquel local popu­lar que rezu­ma­ba rebel­día y dignidad:

Intran­si­gen­cia en la carac­te­ri­za­ción del opre­sor para no olvi­dar nun­ca su fero­ci­dad, y menos cuan­do este se inten­te camu­flar con el man­to de su demo­cra­cia. Fue­ra el pasa­do colo­nia­lis­mo espa­ñol, o la siem­pre bár­ba­ra pre­sen­cia «invi­si­ble» de los yan­quis, el racis­mo de las bur­gue­sías blan­cas, crio­llas y mes­ti­zas, o el reac­cio­na­ris­mo cris­tiano, las izquier­das siem­pre han de man­te­ner actua­li­za­da la natu­ra­le­za his­tó­ri­ca de la cla­se explo­ta­do­ra y de su Esta­do. Debi­li­tar la memo­ria de sus crí­me­nes es abrir la puer­ta a que vuel­van a pro­du­cir­se. En cier­ta for­ma tal debi­li­ta­mien­to fue una de las cau­sas que faci­li­tó el gol­pe de Esta­do en Boli­via. La recu­pe­ra­ción de los fas­cis­mos en sus dife­ren­tes inten­si­da­des vie­ne impul­sa­da tam­bién por la deli­be­ra­da amne­sia his­tó­ri­ca impues­ta por los reformismos.

Intran­si­gen­cia en la denun­cia de los méto­dos repre­si­vos, como la tor­tu­ra, que el Mall­ku sufrió como tan­tas otras per­so­nas y que es una prác­ti­ca his­tó­ri­ca que defi­ne con mucha exac­ti­tud la inhu­ma­ni­dad de la cul­tu­ra ofi­cial espa­ño­la e impe­ria­lis­ta. El Mall­ku cono­cía con deta­lle la natu­ra­le­za estruc­tu­ral de la tor­tu­ra en el pre­sen­te de las bur­gue­sías cola­bo­ra­cio­nis­tas de Nues­tra­mé­ri­ca, méto­do tras­plan­ta­do por la civi­li­za­da Euro­pa des­de el siglo XV, mejo­ra­do por las lec­cio­nes fran­ce­sas a la CIA, etc. Hace muy poco, el Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go ha vuel­to a con­de­nar al Esta­do Espa­ñol, admi­nis­tra­do por un supues­to «gobierno pro­gre­sis­ta» que inclu­so tie­ne un «minis­tro comu­nis­ta», por no inves­ti­gar torturas.

Intran­si­gen­cia en la defen­sa del derecho/​necesidad de la rebe­lión con­tra la injus­ti­cia. Como mili­tan­te de la orga­ni­za­ción arma­da Túpac Kata­ri, el Mall­ku domi­na­ba la teo­ría mar­xis­ta de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, de sus dife­ren­tes nive­les tác­ti­cos de inter­ac­ción de las for­mas de rebe­lión, resis­ten­cia acti­va o pasi­va, movi­li­za­ción no-vio­len­ta y pací­fi­ca, con­te­ni­do éti­co, etc. Sin la fle­xi­ble dia­léc­ti­ca de esta teo­ría no enten­de­ría­mos el por qué el impe­ria­lis­mo ha sufri­do tan­tas derro­tas, el por qué las cla­ses y nacio­nes opri­mi­das la reac­ti­van de nue­vo, mejo­ra­da, tras cada lucha per­di­da, el por qué las muje­res tra­ba­ja­do­ras recu­rren a múl­ti­ples auto­de­fen­sas que tie­nen su matriz en esta teo­ría, etc. De hecho, la vuel­ta de la demo­cra­cia a Boli­via ha sido posi­ble tam­bién por el mie­do de amplios sec­to­res de la bur­gue­sía gol­pis­ta y de una par­te del Ejér­ci­to a que los pue­blos y el pro­le­ta­ria­do die­ran un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la prác­ti­ca de la teo­ría de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, en el caso de que no bas­ta­ra su cre­cien­te fuer­za de masas en movi­li­za­cio­nes, cor­tes de carre­te­ras, etc. Es muy pro­ba­ble que el Mall­ku hicie­ra suyas estas pala­bras de Rosa Luxem­burg en «Una vez más el expe­ri­men­to bel­ga», Deba­te sobre la huel­ga de masas, PyP, nº 62, Car­ta­go, Argen­ti­na, 1975, p. 110:

El terreno de la lega­li­dad bur­gue­sa del par­la­men­ta­ris­mo no es sola­men­te un cam­po de domi­na­ción para la cla­se capi­ta­lis­ta, sino tam­bién un terreno de lucha, sobre el cual tro­pie­zan los anta­go­nis­mos entre pro­le­ta­ria­do y bur­gue­sía. Pero del mis­mo modo que el orden legal para la bur­gue­sía no es más que una expre­sión de su vio­len­cia, para el pro­le­ta­ria­do la lucha par­la­men­ta­ria no pue­de ser más que la ten­den­cia a lle­var su pro­pia vio­len­cia al poder. Si detrás de nues­tra acti­vi­dad legal y par­la­men­ta­ria no está la vio­len­cia de la cla­se obre­ra, siem­pre dis­pues­ta a entrar en acción en el momen­to opor­tuno, la acción par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia se con­vier­te en un pasa­tiem­po tan espi­ri­tual como extraer agua con una espu­ma­de­ra. Los aman­tes del rea­lis­mo, que sub­ra­yan los «posi­ti­vos éxi­tos» de la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia para uti­li­zar­los como argu­men­tos con­tra la nece­si­dad y la uti­li­dad de la vio­len­cia en la lucha obre­ra, no notan que esos éxi­tos, por más ínfi­mos que sean, solo pue­den ser con­si­de­ra­dos como los pro­duc­tos del efec­to invi­si­ble y laten­te de la violencia.

Intran­si­gen­cia en la defen­sa a ultran­za de la pro­pie­dad comu­nal e intran­si­gen­cia radi­cal por recu­pe­rar a cual­quier pre­cio los bie­nes comu­nes arran­ca­dos por la bur­gue­sa gra­cias a sus medios de alie­na­ción, a su vio­len­cia mul­ti­fa­cé­ti­ca y polié­dri­ca, y sobre todo a su Ejér­ci­to. El Mall­ku y la orga­ni­za­ción mili­tan­te a la que per­te­ne­cía estu­vie­ron en el pun­to estra­té­gi­co del fren­te de bata­lla duran­te la lla­ma­da «gue­rra del gas» en 2003 que resul­tó vic­to­rio­sa para el pue­blo por­que, entre otras razo­nes, apli­ca­ron los méto­dos apren­di­dos en la ante­rior «gue­rra del agua» de 2000 que tam­bién aca­bó en triun­fo. Las dos fue­ron deci­si­vas para la caí­da en pica­do del poder en Boli­via por­que mos­tra­ron que no era inven­ci­ble. Fue­ron cen­tra­les por­que demos­tra­ron que los pue­blos no tenían que ceder en aque­llo que era deci­si­vo para su vida y tam­bién, pero por razo­nes anta­gó­ni­cas, para el poder boli­viano y para las gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les que que­rían qui­tar­le el agua y el gas, es decir, ele­men­tos vita­les. Es inne­ga­ble la actua­li­dad de estas lec­cio­nes para el pre­sen­te y el futu­ro de la lucha de cla­ses en el cen­tro impe­ria­lis­ta, en don­de el capi­tal se ha lan­za­do a una expro­pia­ción y pri­va­ti­za­ción masi­vas de todo lo públi­co y común… lo que se defi­ne como el cer­ca­mien­to y la per­ma­nen­te acu­mu­la­ción por desposesión.

La intran­si­gen­cia en la defen­sa y ade­cua­ción teó­ri­ca al pre­sen­te de lo que Marx defi­nía como dere­cho con­sue­tu­di­na­rio, es decir, el dere­cho pre­ca­pi­ta­lis­ta de las cla­ses y pue­blos tra­ba­ja­do­res a uti­li­zar los recur­sos natu­ra­les, ener­gé­ti­cos, etc., de su entorno de uso públi­co, no pri­va­ti­za­ble, colec­ti­vo y por ello man­te­ni­do con la racio­na­li­dad sufi­cien­te para impe­dir su ago­ta­mien­to. El Mall­ku asu­mía esta visión. No hay duda que aho­ra en ese amplio cam­po de lo común entra des­de la sani­dad has­ta el agua, la ener­gía, la edu­ca­ción, el trans­por­te, la cul­tu­ra, etc., y muy en espe­cial, la gran pro­pie­dad ban­ca­ria e indus­trial que domi­na las nue­vas tec­no­lo­gías y las finan­zas, gran pro­pie­dad con­tra la que hay que ini­ciar una per­ma­nen­te cam­pa­ña de masas para que sea expro­pia­da y devuel­ta al pue­blo obrero.

Y por no exten­der­nos, intran­si­gen­cia en la defen­sa de la cul­tu­ra, len­gua e iden­ti­dad de las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras en una visión inter­na­cio­na­lis­ta, enten­di­das como esen­cia­les para el libre desa­rro­llo de sus poten­cia­li­dad crea­ti­va y crí­ti­ca, revo­lu­cio­na­ria, en el pro­ce­so de eman­ci­pa­ción mun­dial. El Mall­ku sabía que la cul­tu­ra del uso del agua en los pue­blos de Cocha­bam­ba, por ejem­plo, es una prác­ti­ca que entien­de la cul­tu­ra como la admi­nis­tra­ción popu­lar de un valor de uso no pri­va­ti­za­ble; y sabía que la defen­sa del gas sig­ni­fi­ca­ba otro tan­to, así como sen­das lec­cio­nes inter­na­cio­na­les. Ade­cua­do este cri­te­rio al capi­ta­lis­mo que pade­ce­mos aquí, sabe­mos que la defen­sa de la sani­dad públi­ca solo es efec­ti­va si avan­za hacia un con­cep­to socia­lis­ta de salud huma­na, como ante­sa­la a una salud comu­nis­ta. De este modo, cul­tu­ra y revo­lu­ción mues­tran su uni­dad en la vic­to­ria del valor de uso sobre el valor de cam­bio, sobre la mer­can­ti­li­za­ción de la vida.

El Mall­ku ocu­pa ya un pues­to en la lis­ta de revo­lu­cio­na­rios y revo­lu­cio­na­rias que, siem­pre en su pra­xis colec­ti­va y popu­lar de masas, lle­va­ron a la prác­ti­ca aque­lla máxi­ma del Che según la cual la mejor peda­go­gía es el ejemplo.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 21 de enero de 2021

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.