Esta­dos Uni­dos. La eco­no­mía con Biden

Por Michael Roberts, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de enero de 2021 

Las inyec­cio­nes de cré­di­to los ban­cos y las gran­des empre­sas las han uti­li­za­do para espe­cu­lar en los mer­ca­dos de valo­res y bonos en lugar de pagar sala­rios, pre­ser­var pues­tos de tra­ba­jo o aumen­tar la inversión.

Es el día de la inau­gu­ra­ción. Hay un nue­vo pre­si­den­te en los EE UU, la eco­no­mía y el Esta­do capi­ta­lis­tas más pode­ro­sos del mun­do. El man­da­to de cua­tro años de Joe Biden comien­za hoy, mien­tras Donald Trump se esca­bu­lle a su com­ple­jo gol­fís­ti­co en Flo­ri­da, des­pués de ase­gu­rar que su “movi­mien­to aca­ba de empe­zar”.¿Cuál es la situa­ción en los Esta­dos Uni­dos al hacer­se car­go del país Biden? La pan­de­mia de COVID-19 ha cau­sa­do enor­mes daños en la vida y los medios de sub­sis­ten­cia de millo­nes de esta­dou­ni­den­ses. Su impac­to ha sido mucho peor de lo que podría haber sido por varias razo­nes. Pri­me­ro, el gobierno de los Esta­dos Uni­dos, al igual que los otros gobier­nos, no había hecho nada para pre­pa­rar­se para la pan­de­mia de COVID-19. Como se ha expli­ca­do en artícu­los ante­rio­res, se había adver­ti­do a los gobier­nos que los pató­ge­nos peli­gro­sos para la vida huma­na para los que no había inmu­ni­dad se esta­ban vol­vien­do más fre­cuen­tes, lo que había pro­vo­ca­do ya una ola de epi­de­mias antes del COVID-19. Pero la mayo­ría de los gobier­nos no gas­ta­ron en pre­ven­ción (inves­ti­ga­ción sobre vacu­nas), ni en pro­tec­ción (recur­sos sani­ta­rios sóli­dos y sis­te­mas de prue­bas y ras­treo). Por el con­tra­rio, los gobier­nos habían recor­ta­do el gas­to en salud, pri­va­ti­zán­do­lo y sub­con­tra­tán­do­lo, y en el caso de Esta­dos Uni­dos, apli­can­do un sis­te­ma de segu­ro médi­co pri­va­do que dejó a una mino­ría con­si­de­ra­ble de esta­dou­ni­den­ses sin pro­tec­ción algu­na, y el res­to pagó enor­mes pri­mas por su cober­tu­ra sanitaria.

Y en los EEUU y otros paí­ses, como el Rei­no Uni­do, Sue­cia y Bra­sil, hubo una abier­ta nega­ti­va de los gobier­nos a reco­no­cer la natu­ra­le­za letal del virus y a tomar medi­das para sal­var vidas. Para estos gobier­nos, man­te­ner las empre­sas fun­cio­nan­do, espe­cial­men­te las gran­des, era más impor­tan­te. Esta acti­tud lle­vó a cie­rres tar­díos y medi­das de ais­la­mien­to social, lue­go a con­fi­na­mien­tos «light», que no supri­mie­ron la pro­pa­ga­ción del virus, y más tar­de a rela­ja­cio­nes dema­sia­do tem­pra­nas que lle­va­ron a una reac­ti­va­ción de la pandemia.

Así que mien­tras Biden pres­ta jura­men­to en la cere­mo­nia de inau­gu­ra­ción, los esta­dou­ni­den­ses toda­vía enfren­tan nive­les casi récord de casos y muer­tes cau­sa­dos por el COVID. Al mis­mo tiem­po, la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y la movi­li­dad de las per­so­nas se man­tie­nen muy por deba­jo de los nive­les ante­rio­res a la pan­de­mia. Según el últi­mo infor­me de movi­li­dad de Goo­gle, la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca de EEUU sigue estan­do entre un 20% y un 25% por deba­jo de la del año pasado.

De hecho, el cos­to eco­nó­mi­co de la pan­de­mia duran­te 2020 ha sido equi­va­len­te al 80% de la pro­duc­ción del PIB real de EEUU de 2020, si se tie­ne en cuen­ta el PIB per­di­do, las muer­tes pre­ma­tu­ras, el dete­rio­ro de la salud a lar­go pla­zo y la salud mental.

De modo que el gobierno esta­dou­ni­den­se salien­te (como muchos otros) no pudo sal­var vidas y tam­po­co pudo sal­var los medios de sub­sis­ten­cia. Y este es par­ti­cu­lar­men­te en el caso de los peor paga­dos, que a menu­do no pue­den tra­ba­jar des­de casa, se ven obli­ga­dos a tra­ba­jar en con­di­cio­nes peli­gro­sas o son des­pe­di­dos; y eso sig­ni­fi­ca ante todo negros y otras mino­rías étni­cas, muje­res y jóvenes.

En gene­ral, la eco­no­mía de EEUU se ha con­traí­do apro­xi­ma­da­men­te un 4 – 5% en 2020. Es la mayor con­trac­ción des­de prin­ci­pios de la déca­da de 1930, ¡hace 90 años! Se han per­di­do más de 25 millo­nes de empleos, y millo­nes de tra­ba­ja­do­res están reci­bien­do ayu­das de emer­gen­cia, pres­ta­cio­nes por des­em­pleo o han aban­do­na­do toda espe­ran­za. Gru­pos ente­ros de empre­sas esta­dou­ni­den­ses han cerra­do, prin­ci­pal­men­te en el sec­tor de ser­vi­cios, pero no solo, pero no reabri­rán cuan­do la eco­no­mía se recu­pe­re (cuan­do se haya vacu­na­do a sufi­cien­tes estadounidenses).

Todos los datos sugie­ren que han pro­du­ci­do «cica­tri­ces» per­ma­nen­tes en la eco­no­mía en el empleo, la inver­sión y los ingre­sos. La mayo­ría de los estu­dios sugie­ren que la eco­no­mía de EEUU en tér­mi­nos del PIB no vol­ve­rá a los nive­les de 2019 antes de fina­les de 2022, como muy pron­to, y cier­ta­men­te no a los nive­les que habría alcan­za­do el PIB si no hubie­ra habi­do la rece­sión pandémica.

Por lo tan­to, no habrá una recu­pe­ra­ción en for­ma de V como se espe­ra­ba; de hecho, de las prin­ci­pa­les eco­no­mías del mun­do, solo Chi­na lo está logran­do. En cam­bio, se está pro­du­cien­do lo que he lla­ma­do una recu­pe­ra­ción de ‘raíz cua­dra­da inver­sa’, en la que la pro­duc­ción cae pero lue­go no recu­pe­ra la mis­ma ten­den­cia de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ante­rior. Esa pro­duc­ción se pier­de para siem­pre, como mues­tra este pro­nós­ti­co para EEUU de Oxford Economics:

Pero, ¿qué pasa con las medi­das de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca adop­ta­das duran­te la rece­sión pan­dé­mi­ca bajo la admi­nis­tra­ción Trump y las que pla­nea Biden duran­te 2021 y más allá? ¿No con­se­gui­rán que la eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos vuel­va a «fun­cio­nar como siempre»?

En el últi­mo año, se ha pro­du­ci­do la mayor inyec­ción de cré­di­to al sis­te­ma mone­ta­rio de la his­to­ria, median­te com­pras de deu­da públi­ca y cor­po­ra­ti­va y prés­ta­mos a empre­sas del Ban­co de la Reser­va Fede­ral. El balan­ce de la Fed casi se ha dupli­ca­do en un año, para lle­gar a casi al 40% del PIB de EEUU y se espe­ra que aumen­te aún más este año. ¿Ha sal­va­do a las empre­sas de la quie­bra? Has­ta cier­to pun­to sí, pero prin­ci­pal­men­te a las gran­des com­pa­ñías de via­jes, auto­mó­vi­les y com­bus­ti­bles fósi­les, mien­tras que muchas peque­ñas empre­sas están quebrando.

Con las tasas de inte­rés más o menos en cero y la Fed inyec­tan­do aún más cré­di­to a las arcas de los ban­cos y las empre­sas, ¿ayu­da­rá esta gene­ro­si­dad a que la eco­no­mía de los EEUU se recu­pe­re más rápi­do en 2021? La evi­den­cia está en con­tra. La his­to­ria de lo que se lla­ma ‘fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va’ (“QE”, en la que lo impor­tan­te es la can­ti­dad de cré­di­to que se inyec­ta, no la reduc­ción del cos­to de los intere­ses) ha demos­tra­do que no es capaz de relan­zar los sec­to­res pro­duc­ti­vos de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta. Como con­clu­ye un estu­dio empí­ri­co: “el pro­duc­to y la infla­ción, en con­tras­te con algu­nos estu­dios pre­vios, mues­tran un impac­to insig­ni­fi­can­te que evi­den­cia las limi­ta­cio­nes de los pro­gra­mas del ban­co cen­tral” y «la razón del estí­mu­lo eco­nó­mi­co insig­ni­fi­can­te de la QE es que el dine­ro inyec­ta­do ha ser­vi­do para finan­ciar el cre­ci­mien­to del pre­cio de los acti­vos finan­cie­ros más que el con­su­mo y las inver­sio­nes». balatti17.pdf (free​.fr)

De hecho, lo que ha suce­di­do con todas estas inyec­cio­nes de cré­di­to es que los ban­cos y las gran­des empre­sas las han uti­li­za­do para espe­cu­lar en los mer­ca­dos de valo­res y bonos en lugar de pagar sala­rios, pre­ser­var pues­tos de tra­ba­jo o aumen­tar la inver­sión. Des­pués del páni­co ini­cial de la pan­de­mia en mar­zo, el mer­ca­do de valo­res de EEUU ha expe­ri­men­ta­do un alza sin precedentes.

Aho­ra se encuen­tra en máxi­mos his­tó­ri­cos y, en rela­ción con las ganan­cias y los acti­vos pro­duc­ti­vos, se encuen­tra en nive­les extre­mos. Sin embar­go, con más apo­yo anun­cia­do de la Fed, los mer­ca­dos finan­cie­ros podrían seguir subien­do duran­te un cier­to tiem­po. Todo lo que ha con­se­gui­do la polí­ti­ca mone­ta­ria es man­te­ner a las empre­sas con vida, al tiem­po que enri­que­ce más a los muy ricos.

La inefi­ca­cia de la polí­ti­ca mone­ta­ria para res­tau­rar la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se ha sig­ni­fi­ca­do que los eco­no­mis­tas “orto­do­xos” sean «todos key­ne­sia­nos aho­ra». El FMI, el Ban­co Mun­dial, la OCDE y, por supues­to, la entran­te admi­nis­tra­ción Biden pro­cla­man los méri­tos de aumen­tar el gas­to públi­co con un défi­cit pre­su­pues­ta­rio de «emer­gen­cia». Janet Yellen, exres­pon­sa­ble de la Reser­va Fede­ral bajo Oba­ma, será la nue­va Secre­ta­ria del Teso­ro de Biden. Yellen lo dejó cla­ro en su tes­ti­mo­nio ante el Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos: «Nece­si­ta­mos actuar a lo gran­de» por­que «los eco­no­mis­tas no siem­pre están de acuer­do, pero creo que aho­ra hay con­sen­so: sin más medi­das, corre­mos el ries­go de una rece­sión más pro­lon­ga­da y dolo­ro­sa, y que deje cica­tri­ces a lar­go pla­zo en la economía».

Por lo tan­to, tene­mos el nue­vo paque­te de estí­mu­los fis­ca­les de Biden para 2021. Los ele­men­tos prin­ci­pa­les del plan de estí­mu­lo de Biden inclu­yen pagos per capi­ta de has­ta 1,400 dóla­res; más ayu­da a los gobier­nos esta­ta­les y loca­les; la exten­sión de los bene­fi­cios por des­em­pleo de emer­gen­cia de 400 dóla­res sema­na­les; fon­dos para ayu­dar a las escue­las y uni­ver­si­da­des a reabrir; finan­cia­ción de vacu­nas, prue­bas y ras­treo; más des­cuen­tos fis­ca­les por hijos; y aumen­to del sala­rio mínimo.

A pri­me­ra vis­ta, pue­de pare­cer impre­sio­nan­te, para usar las pala­bras de Yellen, con una inyec­ción fis­cal total de has­ta el 25% del PIB. Sin embar­go, en reali­dad no es así. Pri­me­ro, muchas de estas medi­das pue­den no ser apro­ba­das en el Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos a pesar de la estre­cha mayo­ría que aho­ra tie­nen los demó­cra­tas. Ade­más, inclu­so este nivel de apo­yo fis­cal está muy por deba­jo de lo que se nece­si­ta para man­te­ner a 25 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses fue­ra de la indi­gen­cia o para que los gobier­nos loca­les no se vean obli­ga­dos a recor­tar gas­tos y empleos para «equi­li­brar sus cuen­tas». Aumen­tar el sala­rio míni­mo a $ 15 la hora sig­ni­fi­ca­ría que aque­llos con el míni­mo esta­rían muy por deba­jo del sala­rio medio pro­me­dio. Y Biden no tie­ne la inten­ción de imple­men­tar este aumen­to de inme­dia­to, sino exten­der­lo a lo lar­go del tiempo.

Biden tam­bién pla­nea un paque­te pos­pan­dé­mi­co que él lla­ma «Build Back Bet­ter Reco­very Plan» con 2 billo­nes de dóla­res en estí­mu­los a la inver­sión, muy orien­ta­do hacia ini­cia­ti­vas eco­ló­gi­cas, dan­do prio­ri­dad a “Buy Ame­ri­ca” en las lici­ta­cio­nes públi­cas, más inver­sión en I + D e infra­es­truc­tu­ra. Nue­va­men­te, esto se exten­de­rá a lo lar­go de sus cua­tro años de pre­si­den­cia y suma apro­xi­ma­da­men­te un aumen­to máxi­mo del 1% del PIB de inver­sión públi­ca si se imple­men­ta en su totalidad.

Y aquí está el pro­ble­ma. En pro­me­dio, la inver­sión del gobierno en la mayo­ría de las prin­ci­pa­les eco­no­mías capi­ta­lis­tas es de apro­xi­ma­da­men­te el 3% del PIB, mien­tras que la inver­sión capi­ta­lis­ta es de alre­de­dor del 20% del PIB. Por tan­to, la reac­ti­va­ción de la inver­sión, el cre­ci­mien­to y el empleo en una eco­no­mía capi­ta­lis­ta depen­de en últi­ma ins­tan­cia de la inver­sión capi­ta­lis­ta, no del gobierno. El plan de inver­sión de Biden se ‘exten­de­rá’ al sec­tor capi­ta­lis­ta, pero no mucho. Los estu­dios más recien­tes mues­tran que el «efec­to mul­ti­pli­ca­dor» del gas­to públi­co en el cre­ci­mien­to del PIB real no supera el 1%, y en pro­me­dio supo­ne la mitad. El plan de Biden pro­ba­ble­men­te agre­ga­ría, en el mejor de los casos, un 1% al cre­ci­mien­to de EEUU, pero más pro­ba­ble­men­te solo la mitad. Dado que la tasa media de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía de EEUU ha sido poco más del 2% anual antes del COVID e inclu­so menos per cápi­ta, por lo tan­to el plan de inver­sión de Biden no con­tri­bui­rá mucho para lograr un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do y más alto del PIB real y del empleo duran­te los pró­xi­mos cua­tro años.

El pro­ble­ma es que el sec­tor capi­ta­lis­ta de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se es muy rea­cio a inver­tir y la razón prin­ci­pal es que su ren­ta­bi­li­dad es muy baja. De hecho, la tasa de ganan­cia del capi­tal esta­dou­ni­den­se se encuen­tra en un míni­mo des­de 1945.

Sí, por todos lados escu­cha­mos las enor­mes ganan­cias obte­ni­das por empre­sas como Ama­zon, Goo­gle, Net­flix y los gran­des ban­cos duran­te la rece­sión pan­dé­mi­ca de 2020, pero las ganan­cias de los FAANGS son la excep­ción de la regla. Las ganan­cias cor­po­ra­ti­vas tota­les (des­pués de que se eli­mi­nen las dádi­vas guber­na­men­ta­les) se han redu­ci­do en un 30%. Y según Bloom­berg, en los EEUU, casi 200 gran­des cor­po­ra­cio­nes se han uni­do a las filas de las lla­ma­das fir­mas ‘zom­bis’ des­de el ini­cio de la pan­de­mia. Ya repre­sen­tan el 20% de las 3.000 empre­sas más gran­des que coti­zan en bol­sa, con deu­das de 1,36 billo­nes de dóla­res. ¡Eso sig­ni­fi­ca que 527 de las 3.000 empre­sas no gana­ron lo sufi­cien­te para cubrir sus pagos de intere­ses! Por lo que sigue habien­do un ries­go sig­ni­fi­ca­ti­vo de cri­sis cre­di­ti­cia y de colap­so finan­cie­ro futu­ro, qui­zás en 2021, cuan­do se reduz­ca la gene­ro­si­dad de la Fed.

Y lue­go está el deba­te sobre el tama­ño de la deu­da públi­ca y la infla­ción. La deu­da del sec­tor públi­co esta­dou­ni­den­se se ha dis­pa­ra­do duran­te la pan­de­mia a más del 110% del PIB estadounidense.

La opi­nión de con­sen­so actual es que 1) los gobier­nos no tie­nen alter­na­ti­va a gas­tar más y aumen­tar sus nive­les de deu­da, de lo con­tra­rio no habrá recu­pe­ra­ción des­pués de la pan­de­mia; y 2) no impor­ta si los nive­les de deu­da aumen­tan por­que el cos­to del ser­vi­cio de esas deu­das (intere­ses) es real­men­te bajo y, a medi­da que se recu­pe­ra el PIB real, los ingre­sos del gobierno aumen­ta­rán, el gas­to de emer­gen­cia dis­mi­nui­rá y el cos­to del ser­vi­cio de la deu­da será mane­ja­ble. La eco­no­mía pue­de supe­rar la car­ga de la deu­da si cre­ce, como lo hizo des­pués de la Segun­da Gue­rra Mundial.

No hay duda de que el inte­rés neto sobre la deu­da públi­ca es his­tó­ri­ca­men­te muy bajo, solo un poco más del 1% del PIB anual en com­pa­ra­ción con una tasa de cre­ci­mien­to del PIB del 2 – 3% anual. Pero algu­nos estu­dios con­ven­cio­na­les son menos opti­mis­tas. El Ins­ti­tu­to Peter­son sos­tie­ne que aque­llos “que creen que las tasas no subirán tie­nen dema­sia­da con­fian­za en sus pro­pias opi­nio­nes. Las fuer­zas que han con­tri­bui­do a tasas más bajas son uni­ver­sal­men­te difí­ci­les de pre­de­cir y, como se seña­ló ante­rior­men­te, inclu­so cam­bios modes­tos en las tasas pue­den pro­du­cir movi­mien­tos con­si­de­ra­bles en el inte­rés neto como par­te de la eco­no­mía en el futu­ro». Resis­ten­cia fis­cal en un mun­do pro­fun­da­men­te incier­to: el papel de la dis­cre­cio­na­li­dad semi­au­tó­no­ma | PIIE

Como mues­tra la tabla ante­rior, solo un aumen­to de 50 pb en los cos­tos medios del inte­rés de la deu­da públi­ca ele­va­ría los cos­tos de los intere­ses por enci­ma de la tasa de cre­ci­mien­to pro­ba­ble. Ade­más, si el pla­zo de reem­bol­so pro­me­dio de los bonos públi­cos cae (y está dis­mi­nu­yen­do), enton­ces el gobierno pron­to entra­ría en un esce­na­rio de deu­da en expan­sión para pagar el cos­to y el reem­bol­so de la deu­da exis­ten­te o, alter­na­ti­va­men­te, ten­dría que hacer recor­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos en el gas­to públi­co, como en medi­ca­re, segu­ri­dad social o, muy pro­ba­ble­men­te, en los lla­ma­dos «gas­tos dis­cre­cio­na­les» como edu­ca­ción, ser­vi­cios públi­cos, etc. Pue­de que el deba­te sobre si la aus­te­ri­dad es nece­sa­ria o no pue­de haber sido apla­za­da, tiran­do la pelo­ta cues­ta aba­jo. Pero la pelo­ta sigue estan­do ahí.

Por supues­to, los expo­nen­tes de la Teo­ría Mone­ta­ria Moder­na han recha­za­do enér­gi­ca­men­te la suge­ren­cia de que el gobierno de los EEUU debe­rá even­tual­men­te dejar de tener défi­cits pre­su­pues­ta­rios y lidiar con el aumen­to de la deu­da. Los par­ti­da­rios de la TMM argu­men­tan que Biden pue­de y debe tener défi­cits pre­su­pues­ta­rios per­ma­nen­tes has­ta que se alcan­ce el pleno empleo. No es nece­sa­rio finan­ciar estos défi­cits anua­les emi­tien­do más bonos públi­cos. Debi­do a que el gobierno con­tro­la la uni­dad de cuen­ta, el dólar, que todos deben usar, la Reser­va Fede­ral pue­de sim­ple­men­te «impri­mir» dóla­res para finan­ciar los défi­cits según lo requie­ra el Teso­ro. Resul­ta­do: pleno empleo y crecimiento.

He dis­cu­ti­do en deta­lle los erro­res en la argu­men­ta­ción de la TMM en otros artícu­los, pero la cues­tión cla­ve es que el gas­to públi­co, inde­pen­dien­te­men­te de cómo se finan­cie, pue­de no lograr los aumen­tos nece­sa­rios de inver­sión y empleo. La razón es por­que la TMM no reti­ra la capa­ci­dad de la toma de deci­sio­nes sobre las inver­sio­nes y la crea­ción de empleos de las manos del sec­tor capi­ta­lis­ta. La mayor par­te de la inver­sión y el empleo per­ma­ne­ce bajo el con­trol del capi­ta­lis­mo, no del Esta­do. Y como he argu­men­ta­do ante­rior­men­te, la inver­sión pri­va­da depen­de de la ren­ta­bi­li­dad espe­ra­da del capital.

Per­mí­tan­me repe­tir las pala­bras de Michael Pet­tis, un deci­di­do eco­no­mis­ta key­ne­siano: “la con­clu­sión es la siguien­te: si el gobierno pue­de gas­tar fon­dos adi­cio­na­les de mane­ra que el PIB crez­ca más rápi­do que la deu­da, los polí­ti­cos no tie­nen que preo­cu­par­se por la infla­ción galo­pan­te o la acu­mu­la­ción de deu­das. Pero si ese dine­ro no se uti­li­za de mane­ra pro­duc­ti­va, ocu­rre lo con­tra­rio».  Esto se debe a que “crear o pedir dine­ro pres­ta­do no aumen­ta la rique­za de un país a menos que hacer­lo resul­te direc­ta o indi­rec­ta­men­te en un aumen­to de la inver­sión pro­duc­ti­va … Si las empre­sas esta­dou­ni­den­ses se mues­tran rea­cias a inver­tir, no por­que el cos­to del capi­tal sea alto sino por­que la ren­ta­bi­li­dad espe­ra­da es baja, es poco pro­ba­ble que res­pon­dan … invir­tien­do más «.

En una gran rece­sión, las empre­sas se des­plo­man, el des­em­pleo aumen­ta y la inver­sión en medios de pro­duc­ción se detie­ne. Las ganan­cias tota­les caen, pero se han crea­do las con­di­cio­nes para un aumen­to en la tasa de ganan­cia a medi­da que los cos­tos caen y los fuer­tes devo­ran a los débi­les. Joseph Schum­pe­ter, de la escue­la aus­tria­ca de eco­no­mía, lla­mó a esto ‘des­truc­ción crea­ti­va’, siguien­do a Marx, quien argu­men­tó que las rece­sio­nes even­tual­men­te pro­por­cio­nan el entorno para una mayor ren­ta­bi­li­dad y expan­sión, por lo que se pro­du­ce un ciclo de auge, rece­sión y auge.

La rece­sión pan­dé­mi­ca de 2020 se pare­ce a la de la déca­da de 1930, por lo que even­tual­men­te debe­ría pro­por­cio­nar un impul­so a la ren­ta­bi­li­dad. Pero enton­ces hizo fal­ta una gue­rra mun­dial para poner fin a la Gran Depre­sión de los años trein­ta. Y si la Fed con­ti­núa invir­tien­do cré­di­to en las empre­sas para apun­ta­lar a los ‘zom­bis’ a expen­sas de la inver­sión pro­duc­ti­va, la eco­no­mía de los EEUU sim­ple­men­te vol­ve­rá con la admi­nis­tra­ción Biden a la eco­no­mía de bajo cre­ci­mien­to, baja inver­sión y bajo cre­ci­mien­to sala­rial de los últi­mos diez años, tras la Gran Recesión.

Y si aumen­ta la des­ilu­sión en las polí­ti­cas de Biden, se podrían sen­tar las bases polí­ti­cas para el regre­so de algo como el trum­pis­mo, que según Donald «aca­ba de empezar».

Fuen­te: Kaos en la red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *