Argen­ti­na. Cami­nos equivocados

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de enero de 2021.

La mega­mi­ne­ría no es un camino de desa­rro­llo. No es ni pue­de ser sus­ten­ta­ble. No pue­de for­mar par­te de nin­gún plan que pre­ten­da bene­fi­ciar al pue­blo argen­tino. No en Chu­but, no en La Rio­ja, no en Cata­mar­ca ni en San Juan, Jujuy, Men­do­za o nin­gu­na otra parte.

Están a la vis­ta los estra­gos que gene­ra, como lo son la des­truc­ción de las comu­ni­da­des y la con­ta­mi­na­ción irre­ver­si­ble de las aguas y la tie­rra, el des­co­no­ci­mien­to y sub­ver­sión sis­te­má­ti­ca de las reglas demo­crá­ti­cas más ele­men­ta­les, la repre­sión de la pro­tes­ta y la vio­len­cia con­tra quie­nes defien­den sus dere­chos y los de la natu­ra­le­za, entre otros. Está cla­rí­si­mo, en el mun­do ente­ro, que la mega­mi­ne­ría no resuel­ve el ham­bre ni el des­em­pleo, ni tam­po­co las gra­ves situa­cio­nes que pro­vo­ca el sis­te­ma de deu­da per­pe­tua, sea a nivel nacio­nal o provincial.

No obs­tan­te, en estos últi­mos días el pre­si­den­te ha reafir­ma­do en varios esce­na­rios, la deci­sión de su gobierno de seguir pro­mo­vien­do la mega­mi­ne­ría tóxi­ca, saquea­do­ra y endeu­da­do­ra. En San Juan y La Rio­ja, apun­tó a las “infi­ni­tas rique­zas” a apro­ve­char e hizo caso omi­so de sus nefas­tas con­se­cuen­cias, reales y poten­cia­les. Pero el ges­to pre­si­den­cial más explí­ci­to fue el reno­va­do res­pal­do al avan­ce de la mega­mi­ne­ría en algu­nas zonas de la pro­vin­cia de Chubut. 

Des­de Diá­lo­go 2000 expre­sa­mos nues­tro apo­yo a esta Ini­cia­ti­va Popu­lar y a toda la lucha del pue­blo de Chu­but y de otras pro­vin­cias del país, con­tra el extrac­ti­vis­mo mega­mi­ne­ro. Es un camino equi­vo­ca­do, una fal­sa solu­ción, en Chu­but o don­de sea. Igual­men­te equi­vo­ca­da es la pre­ten­sión de gober­nar a espal­das de la gen­te, sin con­sul­ta o con­tra la volun­tad expresada. 

No es casual que horas antes de reci­bir al gober­na­dor de Chu­but, el pre­si­den­te tuvo una “con­ver­sa­ción exce­len­te” con la direc­to­ra eje­cu­ti­va del FMI. Resal­tó des­pués el com­pro­mi­so mutuo de tra­ba­jar “para una eco­no­mía mun­dial más jus­ta e inclu­si­va.” Boni­tas pala­bras en ambas reunio­nes, lejos de refle­jar lo que real­men­te son las polí­ti­cas que impul­san: enve­ne­na­mien­to y saqueo, empo­bre­ci­mien­to, crí­me­nes con­tra los pue­blos y la natu­ra­le­za, impu­ni­dad. La mega­mi­ne­ría, el endeu­da­mien­to y el FMI, no son cami­nos de jus­ti­cia e inclusión. 

Exis­ten alter­na­ti­vas a la mega­mi­ne­ría, como vie­nen seña­lan­do los pue­blos de Chu­but y de otras pro­vin­cias ame­na­za­das. Tam­bién hay alter­na­ti­vas, como recién se ha mos­tra­do en el Jui­cio Popu­lar a la Deu­da y al FMI, a seguir “hon­ran­do” una deu­da frau­du­len­ta que nun­ca bene­fi­ció a la Argen­ti­na y que el pue­blo no debe. Sume­mos fuer­zas para abrir mejo­res caminos.

Fuen­te: Diálogo2000

Adol­fo Perez Esquivel 

Nora Cor­ti­ñas 

Beverly Kee­ne

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *