Argen­ti­na. Cami­nos equivocados

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de enero de 2021.

La mega­mi­ne­ría no es un camino de desa­rro­llo. No es ni pue­de ser sus­ten­ta­ble. No pue­de for­mar par­te de nin­gún plan que pre­ten­da bene­fi­ciar al pue­blo argen­tino. No en Chu­but, no en La Rio­ja, no en Cata­mar­ca ni en San Juan, Jujuy, Men­do­za o nin­gu­na otra parte.

Están a la vis­ta los estra­gos que gene­ra, como lo son la des­truc­ción de las comu­ni­da­des y la con­ta­mi­na­ción irre­ver­si­ble de las aguas y la tie­rra, el des­co­no­ci­mien­to y sub­ver­sión sis­te­má­ti­ca de las reglas demo­crá­ti­cas más ele­men­ta­les, la repre­sión de la pro­tes­ta y la vio­len­cia con­tra quie­nes defien­den sus dere­chos y los de la natu­ra­le­za, entre otros. Está cla­rí­si­mo, en el mun­do ente­ro, que la mega­mi­ne­ría no resuel­ve el ham­bre ni el des­em­pleo, ni tam­po­co las gra­ves situa­cio­nes que pro­vo­ca el sis­te­ma de deu­da per­pe­tua, sea a nivel nacio­nal o provincial.

No obs­tan­te, en estos últi­mos días el pre­si­den­te ha reafir­ma­do en varios esce­na­rios, la deci­sión de su gobierno de seguir pro­mo­vien­do la mega­mi­ne­ría tóxi­ca, saquea­do­ra y endeu­da­do­ra. En San Juan y La Rio­ja, apun­tó a las “infi­ni­tas rique­zas” a apro­ve­char e hizo caso omi­so de sus nefas­tas con­se­cuen­cias, reales y poten­cia­les. Pero el ges­to pre­si­den­cial más explí­ci­to fue el reno­va­do res­pal­do al avan­ce de la mega­mi­ne­ría en algu­nas zonas de la pro­vin­cia de Chubut. 

Des­de Diá­lo­go 2000 expre­sa­mos nues­tro apo­yo a esta Ini­cia­ti­va Popu­lar y a toda la lucha del pue­blo de Chu­but y de otras pro­vin­cias del país, con­tra el extrac­ti­vis­mo mega­mi­ne­ro. Es un camino equi­vo­ca­do, una fal­sa solu­ción, en Chu­but o don­de sea. Igual­men­te equi­vo­ca­da es la pre­ten­sión de gober­nar a espal­das de la gen­te, sin con­sul­ta o con­tra la volun­tad expresada. 

No es casual que horas antes de reci­bir al gober­na­dor de Chu­but, el pre­si­den­te tuvo una “con­ver­sa­ción exce­len­te” con la direc­to­ra eje­cu­ti­va del FMI. Resal­tó des­pués el com­pro­mi­so mutuo de tra­ba­jar “para una eco­no­mía mun­dial más jus­ta e inclu­si­va.” Boni­tas pala­bras en ambas reunio­nes, lejos de refle­jar lo que real­men­te son las polí­ti­cas que impul­san: enve­ne­na­mien­to y saqueo, empo­bre­ci­mien­to, crí­me­nes con­tra los pue­blos y la natu­ra­le­za, impu­ni­dad. La mega­mi­ne­ría, el endeu­da­mien­to y el FMI, no son cami­nos de jus­ti­cia e inclusión. 

Exis­ten alter­na­ti­vas a la mega­mi­ne­ría, como vie­nen seña­lan­do los pue­blos de Chu­but y de otras pro­vin­cias ame­na­za­das. Tam­bién hay alter­na­ti­vas, como recién se ha mos­tra­do en el Jui­cio Popu­lar a la Deu­da y al FMI, a seguir “hon­ran­do” una deu­da frau­du­len­ta que nun­ca bene­fi­ció a la Argen­ti­na y que el pue­blo no debe. Sume­mos fuer­zas para abrir mejo­res caminos.

Fuen­te: Diálogo2000

Adol­fo Perez Esquivel 

Nora Cor­ti­ñas 

Beverly Kee­ne

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.