Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Abrams, des­pi­de a tu pre­si­den­te por­que no pudis­te des­pe­dir al mío

Por Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de enero de 2021.

En una com­pa­re­cen­cia en el Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Sena­do de Esta­dos Uni­dos el pasa­do 4 de agos­to, el repre­sen­tan­te de la Casa Blan­ca para asun­tos sobre Vene­zue­la, Elliott Abrams, dijo que su país esta­ba «tra­ba­jan­do duro» para que Nico­lás Madu­ro aban­do­ne la pre­si­den­cia del país sud­ame­ri­cano antes de que cul­mi­ne el año.

Abrams, cuya tra­yec­to­ria per­mi­te carac­te­ri­zar­lo que pue­de ser carac­te­ri­za­do como lo que en Esta­dos Uni­dos se lla­ma “loo­ser”, es decir un per­de­dor, una vez más fra­ca­só en Vene­zue­la. Hoy 20 de enero, Nico­lás Madu­ro con­ti­núa en Mira­flo­res mien­tras que, quien se va, es Donald Trump, jefe de Abrams.

En la audien­cia antes men­cio­na­da deno­mi­na­da: “Vene­zue­la en las garras de Madu­ro: eva­luan­do el dete­rio­ro de la segu­ri­dad y la cri­sis huma­ni­ta­ria”, Abrams afir­mó que espe­ra­ba que Madu­ro “no sobre­vi­va a [este] año” agre­ga­do que “esta­ban tra­ba­jan­do duro para que eso suce­da». Pues pare­ce que o no tra­ba­jó muy duro y se con­for­mó con creer las fan­ta­sías que le dibu­ja­ba la tras­no­cha­da opo­si­ción vene­zo­la­na o, a pesar de tra­ba­jar muy duro, el pue­blo vene­zo­lano, su gobierno y sus fuer­zas arma­das le gana­ron la partida.

En la mis­ma com­pa­re­cen­cia, este delin­cuen­te con­de­na­do por el escán­da­lo “Irán – Con­tras” mien­tras ser­vía al gobierno de Ronald Reagan, seña­ló que la caí­da de Madu­ro depen­día del recha­zo de los vene­zo­la­nos a los resul­ta­dos de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias que se hicie­ron en diciem­bre pasa­do. Lo cier­to es que en Vene­zue­la sí hubo elec­cio­nes, sí se eli­gió una nue­va Asam­blea Nacio­nal y ya Nico­lás Madu­ro acu­dió a ella para entre­gar la memo­ria y cuen­ta de su ges­tión del año 2020, cosa que Trump no podrá hacer.

En una entre­vis­ta pre­via que había dado el 22 de abril a la perio­dis­ta Eli­za­beth Fuen­tes publi­ca­da en el por­tal El Coope­ran­te, Abrams había dise­ña­do algu­nas pau­tas de su plan para Vene­zue­la. Enten­dien­do que no es posi­ble un futu­ro para el país sin la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na (FANB) y a pesar de todas las derro­tas que ésta le pro­pi­nó a la estra­te­gia impe­rial, Abrams recu­rrió a sus bajos ins­tin­tos al afir­mar que “Una Vene­zue­la con el Fon­do Mone­ta­rio, el Ban­co Mun­dial, los Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea será un país más rico para [la FANB] tam­bién”. Es evi­den­te que en Har­vard y en la Lon­don School of Eco­no­mics don­de estu­dió este recal­ci­tran­te sio­nis­ta no le ense­ña­ron his­to­ria de Venezuela.

A con­ti­nua­ción, la perio­dis­ta le pre­gun­tó “¿Si esos mili­ta­res daban un gol­pe, Esta­dos Uni­dos los apo­ya­ría?”, su res­pues­ta fue nega­ti­va por que, según él, Esta­dos Uni­dos esta­ba en con­tra de todos los gol­pes mili­ta­res argu­men­tan­do que: “Según la ley en los Esta­dos Uni­dos, no tene­mos el dere­cho de dar un cen­ta­vo de ayu­da eco­nó­mi­ca a un país don­de hay un gol­pe militar”.

Aho­ra, la cosa se puso más gra­ve, por­que una cosa es que no conoz­ca la his­to­ria de Vene­zue­la y otra que no domi­ne la de su pro­pio país. No alcan­za­ría el espa­cio de este artícu­lo para nom­brar todos los gol­pes de Esta­do que a tra­vés de la his­to­ria Esta­dos Uni­dos ha orga­ni­za­do y finan­cia­do en todo el mun­do para des­pués sos­te­ner mili­tar, polí­ti­ca, diplo­má­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te a los gobier­nos que han emer­gi­do. Solo para recor­dar los más recien­tes duran­te este siglo: Hai­tí 2004, Hon­du­ras 2009, Para­guay 2012, Bra­sil 2016 y Boli­via 2019, por no men­cio­nar los falli­dos en Vene­zue­la 2002, Ecua­dor 2010 y Nica­ra­gua 2018 en los que no pudo con­cre­tar sus objetivos.

A con­ti­nua­ción sin­ce­ró la posi­ción de Esta­dos Uni­dos para dejar­le cla­ro a los soña­do­res que aún creen que Biden es dis­tin­to a Trump. Al res­pec­to, Abrams dijo que tenía la impre­sión de que demó­cra­tas y repu­bli­ca­nos com­par­tían la mis­ma posi­ción res­pec­to de Vene­zue­la. Para que no hubie­ra dudas, con­sa­gró que: “Cuan­do hablo con los líde­res del par­ti­do demó­cra­ta en el Sena­do o la Cáma­ra, no hay dife­ren­cias en la polí­ti­ca nues­tra en rela­ción con Venezuela”.

Creía que era muy difí­cil que en Vene­zue­la hubie­ra elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en diciem­bre, pero si lle­ga­ban a rea­li­zar­se, hizo públi­co su sue­ño más desea­do:”… fácil­men­te Juan Guai­dó podría ser elec­to de nuevo…”.

Al final, para no ser menos, y hacer paten­te el tra­di­cio­nal talan­te agre­si­vo e impe­ria­lis­ta, se aco­gió a la con­sa­bi­da ame­na­za que trae la decla­ra­ción de cual­quier fun­cio­na­rio impe­rial. Ante la inte­rro­gan­te de la perio­dis­ta sobre una pro­ba­ble inva­sión mili­tar a Vene­zue­la dijo que: “Todas las opcio­nes exis­ten y no se tra­ta de una polí­ti­ca nues­tra. Es un hecho, que en el mun­do real tene­mos las fuer­zas mili­ta­res más pode­ro­sas y efi­cien­tes del mundo…”

Que sean las más pode­ro­sas nadie lo pone en duda, pero ¿las más efi­cien­tes?… a ver, qui­sie­ra recor­dar por ejem­plo, la cha­pu­ce­ría del des­em­bar­co en Nor­man­día en 1944 que Holly­wood ha que­ri­do trans­for­mar en un éxi­to super­la­ti­vo, la resis­ten­cia y vic­to­ria de Corea en 1953, la derro­ta que les pro­pi­na­ron en Viet­nam en 1975 y en Pla­ya Girón ‚Cuba en 1961, la ridi­cu­lez de los “súper SEALS”, fuer­zas espe­cia­les de la Arma­da en la peque­ña isla de Gra­na­da en 1983 cuan­do se aho­ga­ron por­que se lan­za­ron en para­caí­das en el mar cuan­do pen­sa­ban que lo esta­ban hacien­do en tie­rra, el derri­bo de los heli­cóp­te­ros Black Hawk en Soma­lia en 1993.

Y más recien­te­men­te, la derro­ta de Israel en el Líbano en 2006, el fra­ca­so de su inter­ven­ción mili­tar y el empan­ta­na­mien­to en Afga­nis­tán des­de 2001, la una­ni­mi­dad que apro­bó el par­la­men­to de Irak para soli­ci­tar su sali­da del país en 2019 don­de exis­te un gobierno de mayo­ría chií alia­do de Irán, su inca­pa­ci­dad de derro­car al gobierno de Bashar el Assad en Siria, el desas­tre de la inter­ven­ción mili­tar sau­dí en Yemen, la impo­si­bi­li­dad de ame­dren­tar mili­tar­men­te a Chi­na o a Rusia y por supues­to, la con­ti­nui­dad del gobierno boli­va­riano en la con­duc­ción de los des­ti­nos de Vene­zue­la a pesar de que Esta­dos Uni­dos man­tie­ne bajo chan­ta­je a los gobier­nos de Colom­bia, ocul­tan­do los expe­dien­tes que con­ser­va de cada uno de los man­da­ta­rios don­de cons­ta su alian­za con el nar­co­trá­fi­co y/​o el para­mi­li­ta­ris­mo a cam­bio de obli­ga­res a ins­ta­lar bases mili­ta­res para rodear a Vene­zue­la, de la mis­ma mane­ra que ha empla­za­do bar­cos de la OTAN en el Cari­be para impe­dir que lle­guen ali­men­tos, medi­ci­nas y com­bus­ti­bles al país.

¿De cual efi­cien­cia habla Abrams? Acep­to que hable del poder basa­do en los gran­des recur­sos que posee y que hacen que el país man­ten­ga un gigan­tes­co défi­cit pre­su­pues­ta­rio que con el correr del tiem­po se hará in mane­ja­ble pro­du­cien­do la caí­da del impe­rio como ha ocu­rri­do siem­pre a tra­vés de la historia.

En el caso de Abrams, sólo se pue­de hablar de un dis­cur­so que emer­ge de su pro­fun­do y enfer­mi­zo odio hacia los pue­blos, que sin embar­go han ido per­dien­do el mie­do y hoy, lo envían –una vez más- al ester­co­le­ro de la his­to­ria de don­de nun­ca debió haber sali­do y que solo evi­tó por el indul­to que le con­ce­dió Geor­ge H. W. Bush. Allí podrá encon­trar­se con Macri, Peña Nie­to, Kuz­cins­ki, Viz­ca­rra, Car­tes, Temer, Vare­la y otros, espe­ran­do que pron­to reca­len Uri­be, Duque, San­tos, Bache­let, Piñe­ra, Bol­so­na­ro y Juan Orlan­do Her­nán­dez para seguir soñan­do con la des­truc­ción de Venezuela. 

No sé si la polí­ti­ca bipar­ti­dis­ta que men­cio­na Abrams lo man­ten­drá en el car­go, caso con­tra­rio, ten­drá tiem­po sufi­cien­te para estar con sus nie­tos y aca­ri­ciar­los con sus manos lle­nas de san­gre. Pero, si los demó­cra­tas no quie­ren car­gar con su his­to­rial de derro­tas y fra­ca­sos, podre­mos decir que lo úni­co bueno de este cam­bio de gobierno en Esta­dos Uni­dos es des­pren­der­nos de la obli­ga­ción de tener que lidiar con el fas­cis­mo extre­mo que encar­na este per­so­na­je jun­to a Pen­ce, Pom­peo, Mnu­chin y otros que si están for­za­dos a irse.

Ven­drán otros, que inclu­so podrían ser peo­res, pero nadie duda que al menos por un día, mien­tras se hacen car­go, el mun­do podrá res­pi­rar un ambien­te más sano y salu­da­ble. Por nues­tra par­te, aquí esta­mos y aquí seguimos.

Fuen­tes: Baró­me­tro Inter­na­cio­nal /​/​Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *