Levan­te Alme­rien­se: ¿Has­ta qué pun­to un des­mon­te nos afec­ta a todos?

Sie­rra de Enme­dio es uno de los encla­ves geo­ló­gi­cos más sin­gu­la­res del levan­te. Sir­vien­do de línea fron­te­ri­za entre la región mur­cia­na y la alme­rien­se, sus fal­das alber­gan una pobla­ción que tra­di­cio­nal­men­te ha sabi­do apro­ve­char sus recur­sos y con­ser­var­los. La vas­te­dad de su tomi­llar, reves­ti­da de una diver­si­dad de her­bá­ceas para un sue­lo rico en mine­ra­les ferro­sos, se extien­de por todos sus reco­ve­cos, sir­vien­do de boti­ca natu­ral a todo el que nece­si­ta­ra ser­vir­se de ella así como da cobi­jo a tor­tu­gas mora, enga­ña­pas­to­res, zorros, lie­bres o perdices.

Una trein­te­na de hec­tá­reas fue­ron des­mon­ta­das. ¿Por qué un des­mon­te es más dañino de lo que pensamos?

PÉRDIDA DE BIODIVERSIDAD Y POLINIZADORES: La trein­te­na de hec­tá­reas levan­ta­das ha supues­to no sólo el dra­ma de alte­rar el equi­li­brio eco­ló­gi­co de una zona, sino redu­cir el mal­tre­cho núme­ro de poli­ni­za­do­res, tan nece­sa­rios para la salud ambien­tal y para la segu­ri­dad ali­men­ta­ria glo­bal. A todo ello hay que sumar el incre­men­to del uso de com­pues­tos quí­mi­cos como la pro­pi­za­mi­da en los cul­ti­vos intensivos.

EFECTO DE LAS ESCORRENTÍAS: La peda­nía huer­ca­len­se de Las Norias se encuen­tra al pie de esta mon­ta­ña. Un des­mon­te que sir­ve de embu­do, al apla­nar el terreno, de las llu­vias que se pue­dan oca­sio­nar, deja a la pobla­ción en una situa­ción muy vul­ne­ra­ble. Si a esto le suma­mos los con­ti­nuos ver­ti­dos gana­de­ros sobre estas tie­rras, la con­ta­mi­na­ción se extien­de hacia los terre­nos adya­cen­tes de biodiversidad.

PÉRDIDA DE SUELO: Uno de los fac­to­res de la deser­ti­fi­ca­ción masi­va es la pér­di­da de sue­lo fér­til, que inu­ti­li­za en pocos años no sólo las tie­rras des­ti­na­das a ese cul­ti­vo, sino para la rege­ne­ra­ción pro­gre­si­va des­pués de esa acti­vi­dad. Otro de los efec­tos cola­te­ra­les de los des­mon­tes es el arras­tre de ese sue­lo a los cau­ces y su con­se­cuen­te desem­bo­ca­du­ra al mar, lo que mer­ma el hábi­tat de las espe­cies mari­nas y la cali­dad de las aguas.

MERMA DE LOS ACUÍFEROS Y CONTAMINACIÓN DE LAS AGUAS: La no reten­ción de las aguas y el alla­na­mien­to de los sue­los pro­vo­ca una inte­rrup­ción de las fil­tra­cio­nes de agua. En el caso de que ese des­mon­te ocu­pe hec­tá­reas de rega­dío inten­si­vo, estas fil­tra­cio­nes irían acom­pa­ña­das de sus con­se­cuen­tes com­pues­tos quí­mi­cos y nitra­tos, con­ta­mi­nan­do las aguas y aumen­tan­do su conductividad.

INDEFENSIÓN CIUDADANA Y SISTEMA SANCIONADOR VICIADO: Lo más peli­gro­so de los sis­te­mas san­cio­na­do­res actua­les es que, pese a al dine­ro que el per­pe­tra­dor de estos desas­tres depo­si­ta, no pare­ce que vea­mos una repa­ra­ción de los daños cau­sa­dos al entorno. Muchas veces la acti­vi­dad pare­ce o con­ti­nuar o empeo­rar, nun­ca rege­ne­rar­se. Este patrón vicia­do se repi­te en los muni­ci­pios de Pul­pí, Huér­cal-ove­ra, Cue­vas de Alman­zo­ra o Vera, entre otros. Debe­mos sumar­nos para recla­mar una actua­ción por par­te de las admi­nis­tra­cio­nes de con­trol y vigi­lan­cia. Está en jue­go nues­tra biodiversidad.

Fuen­te: Eco­lo­gis­tas en Acción

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *