Kir­guis­tán. En un nue­vo escenario

Por Txen­te Rekon­do. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de enero de 2021.

El pre­si­den­te, Sadyr Zha­pa­rov, ha logra­do una refor­ma que anu­la el con­tra­po­der del Par­la­men­to en un país que ha vivi­do revuel­tas en los últi­mos años. Su vic­to­ria apun­ta a la posi­ble supera­ción de la divi­sión clá­ni­ca de Kirguistán.

Las recien­tes elec­cio­nes en Kir­guis­tán ponen fin, de momen­to, a tres meses muy movi­dos en ese país de Asia Cen­tral. El caos y la incer­ti­dum­bre, pro­vo­ca­das o no, el pasa­do octu­bre han sido el esce­na­rio per­fec­to para que el alumno «más aven­ta­ja­do de la cla­se», Sadyr Zha­pa­rov, logra­ra un doble triun­fo. Será el pró­xi­mo pre­si­den­te y la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal apro­ba­da le per­mi­ti­rá for­ta­le­cer su figu­ra pre­si­den­cial sobre el Par­la­men­to. En tres meses ha pasa­do de la cár­cel a la cima del país. En las últi­mas sema­nas era tan evi­den­te su vic­to­ria que, pese a no tener nin­gún car­go ofi­cial, la TV públi­ca trans­mi­tió su dis­cur­so de Año Nue­vo como si ya fue­ra presidente.

Este peque­ño país de Asia Cen­tral, sin lito­ral, y rodea­do de pode­ro­so veci­nos, ha asis­ti­do a su ter­cer inten­to de cam­bio de régi­men en ape­nas 15 años. Con impor­tan­tes tie­rras fér­ti­les y gran­des recur­sos mine­ros, la cor­di­lle­ra de Tien Sham lo divi­de en dos duran­te bue­na par­te del año. Tras la inde­pen­den­cia, algu­nos lo lle­ga­ron a cata­lo­gar como «la Sui­za de Asia Cen­tral», e inclu­so como »una isla demo­crá­ti­ca» en la región.

En esos años, el esce­na­rio kir­guís no esta­ba exen­to de pro­ble­mas, mar­ca­dos prin­ci­pal­men­te por las divi­sio­nes polí­ti­cas inter­nas, las ten­sio­nes étni­cas, las incur­sio­nes de isla­mis­tas arma­dos o las dispu­tas con los veci­nos sobre segu­ri­dad, recur­sos y fronteras.

Aun­que el pue­blo kir­gui­so sigue sien­do, en gran medi­da, un gru­po mono­lí­ti­co con his­to­ria, len­gua, etnia y cul­tu­ra com­par­ti­das, las divi­sio­nes entre los kir­guís a tra­vés de las líneas y sublí­neas de sus cla­nes han sobre­vi­vi­do y cons­ti­tu­yen una par­te impor­tan­te de la iden­ti­dad de muchos kir­gui­sos. Las divi­sio­nes regio­na­les, tri­ba­les y de cla­nes no ayu­dan a la esta­bi­li­dad y la cohe­sión de la nación kirguisa.

Los aná­li­sis en torno a Kir­guis­tán, por regla gene­ral, se han veni­do basan­do en la polí­ti­ca de cla­nes, la divi­sión nor­te – sur del país y la men­ta­li­dad nóma­da. Polí­ti­cos y empre­sa­rios loca­les han explo­ta­do esas reali­da­des geo­grá­fi­cas y cul­tu­ra­les para cimen­tar esas divi­sio­nes polí­ti­cas, pola­ri­zar la socie­dad y obte­ner una coyun­tu­ra favo­ra­ble a sus intereses.

Sin embar­go, la estra­te­gia de Zha­pa­rov podría haber supe­ra­do esas cos­tum­bres. Si bien es cier­to que ha con­ta­do con impor­tan­tes apo­yos de cla­nes y de la región nor­te­ña de Issyk-Kul, de don­de pro­ce­de, su posi­cio­na­mien­to duran­te los enfren­ta­mien­tos inter­ét­ni­cos de 2010 y sus alian­zas con diri­gen­tes de cla­nes del sur le han per­mi­ti­do supe­rar ese obs­tácu­lo histórico.

Es cier­to que ha con­ta­do con el apo­yo de algu­nos gru­pos radi­ca­les como Kyrk Cho­ro (40 caba­lle­ros) y de algu­nas «per­so­nas peli­gro­sas, pero pode­ro­sas», en cla­ra refe­ren­cia a supues­tos víncu­los mafio­sos.
Sin embar­go, su estra­te­gia no se ha desa­rro­lla­do en tres meses, sino que se remon­ta a varios años atrás.

Su defen­sa de la terri­to­ria­li­dad del país fren­te a las dispu­tas con Kaza­jis­tán, sus luchas por la nacio­na­li­za­ción de la mina Kum­tor y por solu­cio­nar su impac­to eco­ló­gi­co le con­vir­tie­ron en refe­ren­cia para muchos kir­gui­sos. Zha­pa­rov ha esta­do «cul­ti­van­do cons­tan­te­men­te su mar­ca» duran­te muchos años.

En octu­bre de 2013, una mani­fes­ta­ción en Kara­kol, capi­tal de la nor­te­ña Issyk-Kul, deri­vó en la reten­ción o secues­tro de un impor­tan­te car­go regio­nal. Zha­pa­rov se encon­tra­ba fue­ra del país, pero fue acu­sa­do de ins­ti­gar esos hechos. Duran­te tres años per­ma­ne­ció en el extran­je­ro, tejien­do redes de apo­yo, sobre todo entre la diás­po­ra kir­guís en Rusia, y ponien­do en mar­cha una estra­te­gia basa­da en el uso tam­bién de las redes socia­les. Tras regre­sar a Kir­guis­tán en 2017 fue dete­ni­do y encar­ce­la­do para cum­plir una sen­ten­cia de 11 años y medio de prisión.

El peso de las redes socia­les ha sido cla­ve tam­bién para enten­der el triun­fo de Zha­pa­rov. Duran­te años, las redes socia­les de habla rusa se orien­ta­ban hacia los resi­den­tes urba­nos y de cla­se media. Zha­pa­rov comen­zó a impul­sar las redes en len­gua kir­guís, lo que le per­mi­tió exten­der sus apo­yos, sobre todo entre los habi­tan­tes de las regio­nes y áreas rura­les. Ha cimen­ta­do de esa mane­ra su popu­la­ri­dad, basa­da en una impor­tan­te retó­ri­ca anti-esta­blish­ment y en los ata­ques a sus enemigos.

Otro aspec­to cla­ve, en este tipo de movi­mien­tos, ha sido la impor­tan­cia de las pri­me­ras movi­li­za­cio­nes cen­tra­das en la pla­za Ala-Too de la capi­tal. El hacer­se con el con­trol cua­li­ta­ti­vo de ese lugar con­ce­de una ven­ta­ja cla­ve para con­di­cio­nar el pro­ce­so polí­ti­co pos­te­rior y los pri­me­ros pasos que se dan sobre el terreno, como bien lo demos­tra­ron los segui­do­res de Zhaparov.

Tras este triun­fo, los acto­res inter­na­cio­na­les tam­bién se adap­tan. Rusia sigue sien­do el socio geo­es­tra­té­gi­co. Chi­na, el socio comer­cial e inver­sor cla­ve, sigue con su estra­te­gia a lar­go pla­zo. Los paí­ses veci­nos obser­van con aten­ción la vuel­ta a la cal­ma. Y si a la UE no se le espe­ra, EEUU, «más que un país lejano, pare­ce que per­te­ne­ce a otro planeta».

De momen­to, todo apun­ta a que Sadyr Zha­pa­rov ha logra­do cerrar el círcu­lo que comen­zó a tra­zar hace ya mucho tiem­po. Para unos es «la últi­ma espe­ran­za» y para otros, «una ame­na­za popu­lis­ta». Y mien­tras que los nego­cios y la polí­ti­ca sigan de la mano, las pre­sio­nes y difi­cul­ta­des segui­rán pre­sen­tes en el esce­na­rio kirguís.

Foto: El pre­si­den­te Sadyr Zha­pa­rov /​/​Cré­di­tos: Vya­ches­lav Ose­led­ko (AFP)

Fuen­te: Naiz

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *