Esta­dos Uni­dos. Ni Trump ni Biden

Por Pedro Brie­ger, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de enero de 2021.

El reco­no­ci­mien­to de Juan Guai­dó como “pre­si­den­te inte­ri­no” de Vene­zue­la por el nue­vo Secre­ta­rio de Esta­do Anthony Blin­ken es la cabal demos­tra­ción de que la inten­ción de derro­car a Nico­lás Madu­ro es com­par­ti­da por el Par­ti­do Repu­bli­cano y el Demócrata.

Se fue Donald Trump y todo el mun­do se pre­gun­ta qué cam­bia­rá en el víncu­lo entre Esta­dos Uni­dos y Amé­ri­ca Lati­na. Las carac­te­rís­ti­cas per­so­na­les del pre­si­den­te salien­te sir­vie­ron para eclip­sar el hecho de que es un fiel repre­sen­tan­te del Par­ti­do Repu­bli­cano, aun­que a muchos de sus diri­gen­tes ‑como el pre­si­den­te Geor­ge Bush (h)- le dis­gus­ta­ran sus moda­les. Trump no es nin­gún chi­fla­do como algu­nas veces se lo mues­tra como tam­po­co comen­zó una gue­rra por un arre­ba­to per­so­nal como se pen­sa­ba que podría suce­der. Más bien lo con­tra­rio, sus deseos de figu­rar ‑y tal vez la inten­ción de obte­ner el pre­mio Nobel de la paz- lo lle­va­ron a encon­trar­se con Kim Jong Un, el diri­gen­te máxi­mo de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Corea.

Si bien es inne­ga­ble que las carac­te­rís­ti­cas per­so­na­les son rele­van­tes, dema­sia­das veces se sobre­di­men­sio­na su inci­den­cia, como si la per­so­na en cues­tión estu­vie­ra por enci­ma del par­ti­do o estruc­tu­ra esta­tal a la que per­te­ne­ce. Si fue­ra sola­men­te por sus bra­vu­co­na­das, men­ti­ras o dis­la­tes, el par­ti­do repu­bli­cano no le hubie­ra per­mi­ti­do a Trump ser can­di­da­to o acce­der a la pre­si­den­cia. No solo esto, gran par­te del par­ti­do lo siguió ‑y sigue- en sus denun­cias de frau­de has­ta el últi­mo momento.

De la mis­ma mane­ra, no se pue­de ana­li­zar al pre­si­den­te Joe Biden por su bonho­mía o su cono­ci­mien­to de la región. Haber rea­li­za­do nume­ro­sos via­jes por Amé­ri­ca Lati­na no garan­ti­za un víncu­lo dife­ren­te a la tra­di­cio­nal polí­ti­ca impe­rial de la Casa Blan­ca. No se tra­ta de saber quién es más sim­pá­ti­co o tie­ne un tono cor­dial. Reflo­tar la Doc­tri­na Mon­roe al poco tiem­po de asu­mir su man­da­to no fue un capri­cho de Trump, como tam­po­co aban­do­nar la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud o tras­la­dar la emba­ja­da de Tel Aviv a Jeru­sa­lén. Trump con­cre­tó lo que otros pro­cla­ma­ban y le gus­ta­ba jac­tar­se de eso.

El reco­no­ci­mien­to de Juan Guai­dó como “pre­si­den­te inte­ri­no” de Vene­zue­la por el nue­vo Secre­ta­rio de Esta­do Anthony Blin­ken, un día antes de asu­mir, es la cabal demos­tra­ción de que la inten­ción de derro­car a Nico­lás Madu­ro es com­par­ti­da por el Par­ti­do Repu­bli­cano y el Demó­cra­ta, aun­que pue­da haber mati­ces en la for­ma de actuar.

Si la nariz de Cleo­pa­tra hubie­ra sido más cor­ta la his­to­ria del mun­do habría sido dife­ren­te, dijo algu­na vez Blai­se Pas­cal, como si el des­tino del Impe­rio Romano se hubie­ra defi­ni­do por la belle­za de la pode­ro­sa egip­cia. Está cla­ro que había una polí­ti­ca del Impe­rio que iba más allá del víncu­lo que tejie­ron Mar­co Anto­nio o Julio César con la rei­na. Jugan­do con las com­pa­ra­cio­nes se podría decir que la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos hacia Amé­ri­ca Lati­na no depen­de ni de los arre­ba­tos de Trump ni de la son­ri­sa de Biden.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *