Colom­bia. Que pen­sar dis­tin­to no nos cues­te la vida y la libertad

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de enero de 2021.

Des­de hace un año hay seis per­so­nas dete­ni­das que son ino­cen­tes. Son defen­so­res de dere­chos huma­nos, diri­gen­tes socia­les y líde­res estu­dian­ti­les, que han dedi­ca­do su vida al tra­ba­jo colectivo.

Reto­man­do el comu­ni­ca­do que cir­cu­ló en mar­zo del 2020, que­re­mos hoy poner en con­tex­to la situa­ción de los seis líde­res socia­les que se encuen­tran encar­ce­la­dos en la cár­cel “la mode­lo” de Bogo­tá y que cum­plen ya un año de hallar­se dete­ni­dos sin que se les solu­cio­ne su situación.

Des­de la Unión Patrió­ti­ca, Bases en rebe­lión, nos soli­da­ri­za­mos con los com­pa­ñe­ros y exi­gi­mos al Esta­do colom­biano su libe­ra­ción inme­dia­ta ante la tozu­da reali­dad de su ino­cen­cia y la per­ver­sión del mon­ta­je esta­tal que se apli­ca a estos y a otros tan­tos lucha­do­res popu­la­res, en este País en el que pen­sar dife­ren­te es un deli­to, de tal mag­ni­tud, que no solo se nos encar­ce­la, sino que tam­bién se nos ase­si­na por ello.

El Ins­ti­tu­to de Estu­dios para el Desa­rro­llo y la Paz Inde­paz ase­gu­ra que van 11 líde­res socia­les y defen­so­res de dere­chos huma­nos ase­si­na­dos duran­te 2021, y 1.127 des­de la fir­ma del acuer­do de paz en 2016. Al día 19 de enero del pre­sen­te año se anun­cian cin­co masa­cres en el País en lo que va corri­do del año, sin que fre­nen los ase­si­na­tos indi­vi­dua­les como en colec­ti­vo, en un Geno­ci­dio a cuen­ta gotas ini­cia­do des­de la lle­ga­da de los Espa­ño­les en un país gober­na­do, al decir de muchos, por ban­di­dos y criminales.

Des­de fina­les del año 2019 se desa­rro­llan en el país movi­li­za­cio­nes impor­tan­tes, que se mani­fies­tan en con­tra de la refor­ma tri­bu­ta­ria, labo­ral y pen­sio­nal, el aumen­to dra­má­ti­co del ase­si­na­to de líde­res socia­les, el apa­ren­te regre­so de los fal­sos posi­ti­vos, las dis­cu­sio­nes sobre el frac­king y el gli­fo­sa­to, y el incum­pli­mien­to de los Acuer­dos de Paz, entre otros temas de gran rele­van­cia en el esce­na­rio nacional.

Movi­li­za­cio­nes se han dado que han veni­do acom­pa­ña­das de gran repre­sión esta­tal en con­tra de los movi­mien­tos socia­les y estu­dian­ti­les que con­for­man la resis­ten­cia, mate­ria­li­za­da en alla­na­mien­tos, estig­ma­ti­za­ción, per­se­cu­ción, ase­si­na­tos, mon­ta­jes judi­cia­les y deten­cio­nes arbi­tra­rias con­tra líde­res socia­les y estu­dian­ti­les. Así, el Esta­do aspi­ra des­acre­di­tar las mar­chas y las dife­ren­tes for­mas de pro­tes­ta que se han veni­do desa­rro­llan­do en todo el país, inten­tan­do gene­rar mie­do sufi­cien­te como para callar las voces de quie­nes exi­gen sus derechos.

En el mar­co de la movi­li­za­ción social con­vo­ca­da para el 21 de enero de 2020, sien­do las 6:00 a.m. en la ciu­dad de Bogo­tá, la Poli­cía Nacio­nal y la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación rea­li­za­ron seis alla­na­mien­tos dan­do como resul­ta­do la cap­tu­ra de seis supues­tos terro­ris­tas. Los ope­ra­ti­vos, que des­ple­ga­ron una fuer­za sor­pren­den­te y ame­dren­ta­do­ra, no halla­ron dro­gas, armas o ele­men­to ile­gal alguno, que demos­tra­se la supues­ta peli­gro­si­dad de estas per­so­nas. No obs­tan­te, con ele­men­tos mate­ria­les pro­ba­to­rios bas­tan­te insu­fi­cien­tes a la hora de demos­trar las con­duc­tas delic­ti­vas, se les impu­tó el deli­to de con­cier­to para delin­quir agra­va­do y se les dic­tó medi­da de ase­gu­ra­mien­to. Adi­cio­nal­men­te se les seña­la de ser par­te de los gru­pos que aún con­ti­núan en armas de las FARC- EP.

Las bases en rebe­lión de la UP ¡Ante los hechos, con­si­de­ra­mos que no exis­te duda! Que el Esta­do colom­biano es gene­ra­dor, deter­mi­na­dor y cóm­pli­ce del Geno­ci­dio polí­ti­co con­tra la Unión Patrió­ti­ca y que lo con­ti­núa come­tien­do, en el mon­ta­je, la per­se­cu­ción y estig­ma­ti­za­ción como lo demues­tra la denun­cia que esta­mos hacien­do de lo que ocu­rre con los seis compañeros.

Es nece­sa­rio acla­rar tam­bién que cuan­do los miem­bros de las FARC ‑EP según lo pac­ta­do en 1985, en casa ver­de, ges­ta­ron, ges­tio­na­ron, cons­tru­ye­ron e hicie­ron par­te de la Unión Patrió­ti­ca jun­to a las orga­ni­za­cio­nes civi­les, socia­les y popu­la­res como defen­so­ras de la paz, lo hicie­ron sin armas bajo el acuer­do de Cese al fue­go, tre­gua y paz y fue el ejér­ci­to colom­biano quien incum­plió el acuer­do y ata­có a las tro­pas de las FARC a pesar de lo acordado.

En 1987 por incum­pli­mien­to de par­te del gobierno a varios de los pun­tos del acuer­do los gue­rri­lle­ros retor­nan a la lucha arma­da (muchos para sal­va­guar­dar su vida y sobre­vi­vir a las ame­na­zas de muer­te); el retorno a las armas impli­có la des­vin­cu­la­ción total de las accio­nes polí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas de la UP, por lo tan­to, la Unión Patrió­ti­ca nun­ca ha com­bi­na­do las for­mas de lucha; los ase­si­na­tos, la per­se­cu­ción, la estig­ma­ti­za­ción, los aten­ta­dos, el exi­lio, la cár­cel, el esta­ble­ci­mien­to colom­biano lo come­tió y lo con­ti­núa come­tien­do con­tra civi­les (hom­bres, muje­res y niños) el Esta­do colombiano.

Las seis per­so­nas cap­tu­ra­das son ino­cen­tes. Son defen­so­res de dere­chos huma­nos, diri­gen­tes socia­les y líde­res estu­dian­ti­les, que han dedi­ca­do su vida al tra­ba­jo colec­ti­vo para que los colom­bia­nos poda­mos vivir una vida digna. 

Yei­son Fran­co Sán­chez. Estu­dian­te de la UCMC de tra­ba­jo social. Tra­ba­ja des­de la rura­li­dad con orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas de Arau­ca y Meta. Lide­ra el colec­ti­vo “La bro­cha roja”. Se ha carac­te­ri­za­do por ser un estu­dian­te con pen­sa­mien­to dife­ren­te y crítico.

David Rabe­lo Gutié­rrez. Diri­gen­te social en tema de dere­chos huma­nos. Tra­ba­ja con la Cor­po­ra­ción Reini­ciar de la Unión Patrió­ti­ca. Des­de muy joven ha sufri­do la per­se­cu­ción polí­ti­ca de segun­da gene­ra­ción por la ardua lucha que tuvo con­tra el esta­do su padre David Rabe­lo Cres­po, quien fue decla­ra­do ino­cen­te por la Cor­te Inter­na­cio­nal des­pués de 7 años pri­va­do de la libertad.

Víc­tor Hugo Ruiz Herre­ra. Licen­cia­do en quí­mi­ca, car­pin­te­ro arte­sano y estu­dian­te de inge­nie­ría quí­mi­ca. Des­de muy joven ha par­ti­ci­pa­do acti­va­men­te en pro­ce­sos de edu­ca­ción popu­lar y de ges­tión ambien­tal des­de dife­ren­tes pla­ta­for­mas polí­ti­cas de izquier­da. Líder del pre­uni­ver­si­ta­rio de la Escue­la de For­ma­ción Popular.

Jai­me Olar­te Torres. Antro­pó­lo­go egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal. Tie­ne un hijo y ha tra­ba­ja­do en enti­da­des sin áni­mo de lucro en las que se des­ta­có por la defen­sa de los dere­chos huma­nos y el lide­raz­go social. Rea­li­za tam­bién tra­ba­jos en agri­cul­tu­ra urba­na en sec­to­res popu­la­res de la ciudad.

Yei­ner Aven­da­ño Bohor­quez. Estu­dian­te de sép­ti­mo semes­tre de dere­cho en la Uni­ver­si­dad Repu­bli­ca­na. Excan­di­da­to a edil de la loca­li­dad de Fon­ti­bón. Coor­di­na­dor de la loca­li­dad de San­ta­fé de la últi­ma cam­pa­ña elec­to­ral a la Alcal­día de la Coa­li­ción Colom­bia Huma­na – Unión Patrió­ti­ca. Pro­fe­sor del cole­gio Cos­ta Rica.

Julio Mar­tí­nez Tau­ti­va. Líder social de la zona de los lla­nos orien­ta­les. Su tra­ba­jo como perio­dis­ta se enfo­ca en denun­cias sobre el incum­pli­mien­to del gobierno en la sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to y los atro­pe­llos de la fuer­za públi­ca hacia los cam­pe­si­nos. Excan­di­da­to por la Unión Patrió­ti­ca al Con­ce­jo de Villa­vi­cen­cio. Tra­ba­ja en la emi­so­ra Ondas del Meta.

Según denun­ció doña Car­li­na Bohor­quez, la seño­ra madre de Yei­ner Aven­da­ño Bohor­quez, a este medio, “el día 21 de enero, sien­do las 5 y 50 de la maña­na, lle­ga a mi casa el GAO y la SIJIN y un dele­ga­do de la pro­cu­ra­du­ría a hacer un alla­na­mien­to al apar­ta­men­to don­de vivo con mis hijos Yei­ner y Jhon Jai­ro. Cogie­ron la puer­ta a pata­das y cuan­do abro, me apun­tan con sus armas y sin mediar pala­bra pro­ce­den a entrar a los cuar­tos, me sacan a la sala y pro­ce­den a revol­car todo. Se lle­va­ron un celu­lar en mal esta­do, un compu­tador, una agen­da con nom­bres de la cam­pa­ña de la “Colom­bia Huma­na”, de la cual él era coor­di­na­dor. Fue un ope­ra­ti­vo como de pelí­cu­la en el que entre­te­ni­dos en su Show, ni hicie­ron cade­na de cus­to­dia de las cosas que se lle­va­ron. Mi hijo es estu­dian­te de sép­ti­mo semes­tre de dere­cho en la Uni­ver­si­dad Repu­bli­ca­na, líder social des­de muy peque­ño pues somos sobre­vi­vien­tes del geno­ci­dio con­tra la Unión Patrió­ti­ca y víc­ti­mas de aten­ta­dos y de des­pla­za­mien­to for­za­do. A mi hijo des­de muy peque­ño le ha toca­do lidiar con todo esto, ame­na­zas cons­tan­tes con­tra noso­tros, por eso él ha pen­sa­do siem­pre dife­ren­te y ha esta­do al fren­te de las mar­chas popu­la­res, que­rien­do que Colom­bia sea un país mejor”, remar­ca doña Car­li­na. Con su voz que­bra­da, doña Car­li­na dice que “los seis no están solos, que a los seis a toda hora los lle­van en sus cora­zo­nes y que como lle­va a su hijo, tam­bién lle­va a sus cin­co compañeros”.

El mar­co nor­ma­ti­vo bajo el cual están sien­do judi­cia­li­za­dos los seis dete­ni­dos es una ley que a todas luces resul­ta incons­ti­tu­cio­nal. La Ley 1908 de 2018 “Por medio de la cual se for­ta­le­cen la inves­ti­ga­ción y la judi­cia­li­za­ción de orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les”, apli­ca­ble a los Gru­pos Arma­dos Orga­ni­za­dos, vul­ne­ra el debi­do pro­ce­so y la pre­sun­ción de ino­cen­cia. Supo­ne que quien esté sien­do ampa­ra­do des­de ese mar­co nor­ma­ti­vo podrá per­ma­ne­cer en la cár­cel has­ta 3 años y 9 meses, antes de que pue­da acce­der a un jui­cio en don­de pue­da demos­trar su ino­cen­cia. Esto no pue­de ser. Resul­ta reco­men­da­ble que las ins­tan­cias com­pe­ten­tes estu­dien y dero­guen dicha ley que no res­pe­ta la dig­ni­dad huma­na y menos cuan­do se inten­ta pasar a líde­res socia­les y estu­dian­ti­les como terro­ris­tas y ván­da­los per­te­ne­cien­tes a gru­pos arma­dos organizados.

Este 21 de enero se cum­plió un año de la cap­tu­ra e injus­to encar­ce­la­mien­to de seis líde­res socia­les y defen­so­res de dere­chos huma­nos; los seis com­pa­ñe­ros se han carac­te­ri­za­do por su cons­tan­te defen­sa de la vida, la tie­rra, la edu­ca­ción y el tra­ba­jo digno.

Como lo seña­ló en su momen­to uno de los estu­dio­sos del fenó­meno de Geno­ci­dio en Colom­bia y recu­pe­ra­dor inte­lec­tual de la per­so­ne­ría Jurí­di­ca de la Unión Patrió­ti­ca, el pro­fe­sor Iván David Ortiz Pala­cios, quien fue­ra el direc­tor del gru­po de inves­ti­ga­ción de geno­ci­dio polí­ti­co con­tra la Unión patrió­ti­ca y quien des­de la aca­de­mia plan­teo que a la UP debía devol­vér­se­le la per­so­ne­ría jurí­di­ca como par­te de la repa­ra­ción colec­ti­va: “Cuan­do se imple­men­ta el geno­ci­dio siem­pre, y simul­tá­nea­men­te, se evi­den­cia for­mas de resis­ten­cia que redun­dan en la pelea coti­dia­na de quie­nes se nie­gan a acep­tar ser some­ti­dos a la sis­te­má­ti­ca eli­mi­na­ción de su exis­ten­cia mate­rial, sim­bó­li­ca, his­tó­ri­ca e ideológica”.

La cap­tu­ra de los líde­res socia­les ha veni­do acom­pa­ña­da del ame­dren­ta­mien­to a sus fami­lias, víc­ti­mas de segui­mien­tos, hos­ti­ga­mien­tos, toma de foto­gra­fías, lla­ma­das inti­mi­dan­tes e inter­cep­ta­cio­nes en líneas tele­fó­ni­cas y medios electrónicos.

La deten­ción de estas seis per­so­nas es arbi­tra­ria y se da en un con­tex­to de estig­ma­ti­za­ción de la pro­tes­ta social. La impu­tación de car­gos es injus­ti­fi­ca­da, y vio­la el debi­do pro­ce­so y la pre­sun­ción de ino­cen­cia. Hace­mos un lla­ma­do urgen­te a las orga­ni­za­cio­nes nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, defen­so­ras de los dere­chos huma­nos y el dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio, para que se le dé un segui­mien­to a estos hechos y para que ayu­den a velar por la vida e inte­gri­dad de los com­pa­ñe­ros, hoy cap­tu­ra­dos por ser críticos.

Ha tras­cen­di­do en los últi­mos días según el perio­dis­ta Alber­to Dona­dío, sobre la vin­cu­la­ción del pre­si­den­te de Colom­bia duran­te el perio­do 7 de agos­to de 1986 – 7 de agos­to de 1990, Vir­gi­lio Bar­co Var­gas, con el geno­ci­dio rea­li­za­do en la colec­ti­vi­dad de la Unión Patriótica.

En su colum­na los­da­nie­les, Alber­to Dona­dío ale­ga que el pre­si­den­te Vir­gi­lio Bar­co, bajo la influen­cia del agen­te de la inte­li­gen­cia israe­lí Rafi Eitan, dio su vis­to bueno a un plan de exter­mi­nio de la Unión Patrió­ti­ca. La idea ori­gi­nal, según la colum­na, fue que tal liqui­da­ción iba a ser mane­ja­da bajo con­tra­to por Eitan, pero des­pués de la inter­ven­ción de un repre­sen­tan­te de las Fuer­zas Arma­das la tarea fue encar­ga­da a ellas.

Varios de los medios, que en un len­gua­je mani­do se deno­mi­nan “alter­na­ti­vos”, de los cua­les bue­na par­te son finan­cia­dos por la USAID, han sali­do a con­si­de­rar como fal­so lo afir­ma­do por Dona­dío. Así, entre otros, “razón públi­ca” titu­lo “¿Por qué no es creí­ble que Bar­co orde­na­ra el exter­mi­nio de la UP?”, por su par­te, “la silla vacía» titu­ló «Las acu­sa­cio­nes con­tra Bar­co son pura fan­ta­sía»; se fue­ron des­gra­nan­do unos cuan­tos medios, o perio­dis­tas, que con­de­na­ron y/​o defien­den, de una u otra for­ma lo seña­la­do por Dona­dío. Unos defien­den y otros con­de­nan. Para el perio­dis­ta Gon­za­lo Gui­llén no cabe duda de lo dicho por Donadío.

Fuen­te: Unión Patrió­ti­ca, Bases en rebe­lión /​/​Kaos en la Red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *