Bra­sil. Entre el caos y la tragedia

Por Eric Nepo­mu­ceno. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de enero de 2021.

Bol­so­na­ro se vana­glo­ria de haber logra­do impor­tar dos millo­nes de dosis de vacu­na de India, pero se olvi­da de algu­nas cosas.

Des­de Río de Janei­ro. Entre el 14 y el 20 de este mes al menos 78 per­so­nas murie­ron lite­ral­men­te sofo­ca­das en los nor­te­ños esta­dos bra­si­le­ños de Ama­zo­nas y Pará: fal­tó oxí­geno en las uni­da­des de tera­pia inten­si­va. Otras casi mil murie­ron en la región gra­cias al colap­so de los hospitales.

Las esce­nas de médi­cos tra­tan­do deses­pe­ra­da­men­te de ayu­dar sus pacien­tes a res­pi­rar coin­ci­die­ron con la hui­da de doce­nas de inter­na­dos que opta­ron por morir en casa antes que seguir pade­cien­do la ago­nía de ver gen­te sofo­cán­do­se a su lado.

Seis días antes, el 8 de enero, el gene­ral Eduar­do Pazue­llo, ins­ta­la­do por el ultra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro en el sillón de minis­tro de Salud y supues­ta­men­te espe­cia­li­za­do en logís­ti­ca, fue infor­ma­do, en carác­ter de urgen­cia, que en Manaos, capi­tal del esta­do, el oxí­geno des­ti­na­do a los inter­na­dos esta­ba colapsando.

Y no hizo nada.

Sobran adver­ten­cias de médi­cos e inves­ti­ga­do­res alta­men­te cali­fi­ca­dos: la tra­ge­dia vivi­da en Manaos pue­de exten­der­se por el país. Están colap­sa­dos o al bor­de del colap­so los hos­pi­ta­les, tan­to públi­cos como pri­va­dos, de varios esta­dos bra­si­le­ños, San Pablo, Río de Janei­ro y Minas Gerais, los tres prin­ci­pa­les entre ellos.

Las medi­das de ais­la­mien­to tan dura­men­te com­ba­ti­das por Bol­so­na­ro son decre­ta­das a medias por gober­na­do­res y alcal­des, y rigu­ro­sa­men­te igno­ra­das por gran par­te de la población.

Digo “a medias” por­que la fis­ca­li­za­ción es ínfi­ma, y la irres­pon­sa­bi­li­dad de la gen­te, infinita.

De los paí­ses con cier­to peso en el esce­na­rio glo­bal, Bra­sil es el úni­co que ha sido rigu­ro­sa­men­te inca­paz de bus­car una coor­di­na­ción para enfren­tar la más mor­tal de las pan­de­mias de los al menos últi­mos cien años.

Aho­ra, empie­zan a apa­re­cer datos con­cre­tos indi­can­do que más allá de inep­ti­tud, el gobierno mili­ta­ri­za­do enca­be­za­do por Bol­so­na­ro actuó de mane­ra direc­ta para sabo­tear medi­das que podrían ate­nuar la tragedia.

En abril del año pasa­do, Bra­sil fue for­mal­men­te invi­ta­do a inte­grar una alian­za mun­dial de vacu­nas, que pre­ten­día reu­nir 155 paí­ses para ase­gu­rar inmu­ni­zan­tes con­tra Covid-19.

Tra­ta­se del “Covax”, y por las reglas del gru­po el país podría encar­gar más de 200 millo­nes de vacu­nas, can­ti­dad sufi­cien­te para la mitad de su pobla­ción (con­si­de­rán­do­se dos dosis por cada habitante).

Gra­cias al núme­ro de sus habi­tan­tes, Bra­sil esta­ría entre los cin­co pri­me­ros a reci­bir vacunas.

Bol­so­na­ro se negó a sumar­se al grupo.

En agos­to, la Pfi­zer entró en con­tac­to con su gobierno ofre­cien­do 70 millo­nes de dosis de su vacu­na, que esta­rían dis­po­ni­bles en diciembre.

Nun­ca hubo una res­pues­ta for­mal del minis­te­rio de Salud enca­be­za­do por un gene­ral acti­vo del Ejér­ci­to, cuya úni­ca fun­ción visi­ble es obe­de­cer de mane­ra cie­ga a un capi­tán retirado.

La secuen­cia de absur­dos es lar­ga, lar­ga. Y mor­tal, ase­si­na. Genocida.

Bol­so­na­ro se vana­glo­ria de haber logra­do impor­tar dos millo­nes de dosis de vacu­na de India. Se olvi­da de dos cosas.

La pri­me­ra: sigue negan­do la efi­ca­cia de vacu­nar­se, sigue difun­dien­do infor­ma­cio­nes ridí­cu­la­men­te absurdas.

La segun­da: dos millo­nes de dosis no son nada en un país de poco más de 210 millo­nes de habitantes.

Ah, sí, una ter­ce­ra cosa: tan­to tar­dó para mover­se, que Bra­sil pagó por cada dosis de esa vacu­na poco más del doble de lo que paga­ron paí­ses euro­peos mucho más ricos, pero que tuvie­ron la pru­den­cia de encar­gar la vacu­na a media­dos del año pasado.

La legis­la­ción bra­si­le­ña defi­ne lo que son “crí­me­nes de res­pon­sa­bi­li­dad”, sufi­cien­tes para cata­pul­tar man­da­ta­rios irresponsables.

Jair Bol­so­na­ro come­tió al menos unas cua­tro doce­nas de ellos.

En los últi­mos días cre­cen, de mane­ra pal­pa­ble, las pre­sio­nes para que tan­to el Con­gre­so, en espe­cial la Cáma­ra de Dipu­tados, y las ins­tan­cias supe­rio­res de jus­ti­cia mue­van un jui­cio ful­mi­nan­te al pre­si­den­te genocida.

Ayer, sába­do, hubo mani­fes­ta­cio­nes en casi todas las pro­vin­cias bra­si­le­ñas. Aten­dien­do a la con­vo­ca­to­ria de movi­mien­tos de izquier­da, hile­ras de auto­mó­vi­les des­fi­la­ron – solo en Bra­si­lia fue­ron como 500 – a los gri­tos de “fue­ra Bol­so­na­ro”. San Pablo (foto) y Rio fue­ron otras capi­ta­les con “carrea­tas” sonoras.

Para hoy, están pre­vis­tos des­fi­les de coches, esta vez con­vo­ca­dos por la dere­cha, que apo­yó a Bol­so­na­ro has­ta que él empe­zó a dar cla­ras mues­tras no solo de inefi­ca­cia pero de un radi­cal des­equi­li­brio psicológico.

Los son­deos de opi­nión públi­ca mues­tran que la apro­ba­ción de su gobierno se derri­te como una pale­ta al sol. Si ya era mino­ri­ta­ria des­de hace mucho, aho­ra se hace mínima.

Pero sigue el caos, sigue la tra­ge­dia, sigue el peor pre­si­den­te de la his­to­ria de la repú­bli­ca bra­si­le­ña, peor que los dic­ta­do­res que se tur­na­ron en el poder entre 1964 y 1985 tan admi­ra­dos por él, con sus tor­tu­ra­do­res san­gui­na­rios, pero que no logra­ron pro­du­cir seme­jan­te devas­ta­ción como la que Bol­so­na­ro impu­so e impo­ne a este pobre país.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *